logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Joven ayuda a anciana ciega a llegar a casa: ella lo recompensa llevándolo a refugio subterráneo en el bosque - Historia del día

Vanessa Guzmán
26 ago 2022
02:15
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Lucas ayudó a una anciana ciega que estaba desorientada en la calle y ella lo condujo hacia el bosque a las afueras de la ciudad hasta que llegaron a un extraño refugio. La mujer le dijo algo increíble sobre lo que había en el interior, y el chico tuvo que tomar una decisión importante.

Publicidad

"¡Hasta luego, Lucas!", gritó su amigo Roberto, mientras cruzaba la calle y se dirigía en otra dirección a su casa. Él y Lucas caminaban juntos después de la escuela y solían separarse en la misma intersección.

Por lo general, Lucas continuaba su camino a su casa, pero en lugar de eso, se quedó allí reflexionando sobre las palabras de su amigo por un rato.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Su hermana, Cindy, tenía cáncer, y su familia no tenía seguro para pagar la cirugía necesaria y los tratamientos posteriores. Tendrían que endeudarse seriamente, y la hermana de Roberto insistió en que no valía la pena.

“Pero lo vale. Su vida vale la pena", pensó el joven de 15 años y finalmente comenzó a caminar hacia su casa nuevamente.

Lucas frunció el ceño después de ver a una mujer mayor parada sola en la calle. Llevaba anteojos oscuros y tenía un bastón, lo que hizo que el chico se diera cuenta de que tenía que ser ciega.

El niño era consciente de que los ciegos sabían cómo moverse y eran en su mayoría independientes, pero algo en su rostro lo hizo detenerse.

Publicidad

"Señora, ¿necesita ayuda?", preguntó amablemente.

"Oh, sí. Gracias por detenerte. Necesito regresar a mi casa a menos de un kilómetro de distancia, pero ahora estoy un poco desorientada. Creo que es mi edad", explicó la mujer.

"Originalmente, le había pagado a un repartidor para que me acompañara, pero le di el dinero en efectivo y se escapó después de caminar unos minutos".

"Eso es terrible. Ok, puedo ayudarle a llegar a casa si me dice en qué dirección ir". Continuó el adolescente, enlazando el brazo de la mujer con el suyo.

"Gracias, joven. Vamos hacia el frente", apuntó con su bastón y comenzó a caminar con Lucas. "Puedo pagarte por tu tiempo, por supuesto".

Publicidad

Lee también: Niño ve que anciana solitaria va al bosque todos los días: un día la oye gritar y corre hacia ella - Historia del día

"No, de ninguna manera. No voy a aceptar tu dinero".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

El adolescente pensó que esto sería rápido y solo un ligero desvío antes de llegar a casa, pero pronto se dio cuenta de que se estaban alejando hacia las áreas suburbanas.

"Señora, ¿está segura de que este es el camino correcto? Si me dice su dirección, la pondré en Google Maps y así podemos llegar más rápido", ofreció Lucas, aunque no pararon de caminar.

"No, no. Puede que esté ciega, joven, pero sé a dónde vamos", dijo la anciana. "Puedes llamarme Sra. Quintero".

"Está bien, entonces. Sigamos adelante, señora Quintero", respondió, encogiéndose de hombros.

Publicidad

Pronto llegaron al borde del bosque, que obviamente no era la dirección correcta para su casa. Se detuvo por unos momentos e instó a la dama a que se diera la vuelta.

"Señora, claramente este no es el camino. Vamos hacia el bosque y es peligroso. La noche está a solo unas pocas horas de llegar", advirtió Lucas, temeroso.

"Joven, este es el camino correcto. Lo sabrás cuando lleguemos allí", dijo la anciana con confianza, casi tirando del joven de 15 años para que pudieran continuar. Era un poco fuerte para su edad.

Lucas estaba cada vez más preocupado con cada paso que daba hacia el interior del bosque. "¿Su casa está por aquí? Hemos caminado varios kilómetros, Sra. Quintero. ¿Qué está pasando?", preguntó con tono desesperado.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Pensó en soltarse el brazo y salir corriendo. Pero dejar atrás a la mujer mayor le parecía horrible. "Está cerca", dijo e ignoró su pregunta. La anciana usó su bastón para señalar un área determinada. Lucas frunció el ceño y vio una puerta que cubría un refugio en medio del bosque.

Publicidad

"¿Qué hay ahí?", se preguntó cuando la Sra. Quintero soltó su brazo y metió la mano en sus bolsillos. Finalmente, desenterró un juego de llaves.

"Aquí tienes, niño. Todo lo que hay dentro ahora es tuyo. Haz con él lo que quieras", le dijo la Sra. Quintero. "Considéralo una recompensa".

"¿Qué?", preguntó el adolescente de nuevo, confundido. Pero la señora mayor volvió a apuntar con el bastón hacia la puerta, instándolo a entrar.

"¿Es esto una trampa?", preguntó Lucas, tomando las llaves de su mano y abriendo la puerta que crujió y chirrió al destrabarla. En su cabeza, estaba listo para correr lejos de la mujer mayor, pero le preocupaba ser emboscado por otras personas. Así es como secuestran a los niños.

Publicidad

"Me temo que tendrás que usar tu teléfono para ver el interior", sugirió la mujer mayor, todavía en el mismo lugar. Ella no iba a seguirlo adentro, lo que hizo que Lucas se preocupara aún más. Una extraña sensación se deslizó por su espalda, mientras sacaba su teléfono y encendía la linterna.

Pero sus emociones cambiaron por completo cuando la luz iluminó el contenido del refugio secreto. El área estaba llena de lingotes de oro, bolsas de efectivo y cajas de gemas preciosas. También había obras de arte que Lucas pensó que podrían ser increíblemente caras.

"Sra. Quintero, ¿qué es esto?", preguntó, saliendo del refugio y enfrentándose a la mujer mayor.

Publicidad

“Es todo por lo que he trabajado estos años. No tengo familia y pensé en dárselo a la primera persona que me ayudara sin pedir nada a cambio. Te juro que no miento”, respondió ella.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Puede usarlo para contratar ayuda o hacerse una cirugía para recuperar la vista", sugirió el adolescente, todavía confundido por toda la situación.

"No quiero contratar a nadie ni operarme. Estoy bien, sin ver un mundo que se está desmoronando y la codicia que se ha apoderado de todos", respondió la anciana y se dio la vuelta para alejarse.

"¿A dónde va? Se va a perder", gritó Lucas, tratando de cerrar la puerta rápidamente, pero la estructura de madera era demasiado pesada.

Todo lo que escuchó fue una risa divertida y muy pronto, la Sra. Quintero desapareció de su vista. Salió del bosque solo, usando Google Maps para no perderse. Nunca alcanzó a la anciana ciega y se maravilló de esta situación durante todo el camino a casa.

Publicidad

Apenas durmió esa noche, pero se dio cuenta de que el dinero podría ayudar a la familia de Roberto a pagar los tratamientos de su hermana. Por la mañana, salió temprano de su casa y volvió al bosque, ya que pensó que podría haber sido un sueño.

Era real. El contenido todavía estaba allí, por lo que agarró una bolsa de dinero en efectivo y fue a la casa de Roberto, dejándoles el dinero en efectivo con una nota que decía que era de un benefactor anónimo.

Fingió estar sorprendido cuando Roberto reveló la noticia más tarde ese día. "¿Es suficiente para pagar todo?", preguntó.

"No estoy seguro, pero ciertamente ayudará", respondió su amigo, y Lucas decidió darles dos bolsas más de efectivo solo para estar seguro.

Publicidad

Lucas le había preguntado a su madre sobre una anciana ciega llamada Sra. Quintero, pero ella no tenía idea. Preguntó a algunos vecinos y ninguno la conocía tampoco. Supuso que ella probablemente no vivía en su área y había caminado hasta allí porque estaba más cerca del bosque.

Sin embargo, en su corazón, pensó que ella podría haber sido un ángel enviado a él para que pudiera hacer algo bueno con el dinero. Y eso fue lo que hizo con todo lo que había dentro del refugio. Nunca le contó a nadie sobre eso y nunca usó nada para sí mismo porque su familia no necesitaba dinero.

Muchos meses después, la hermana de Roberto estaba en remisión y Lucas visitó su casa para celebrar. No había nadie más cerca cuando ella le dijo que quería agradecer a quien le había enviado el dinero.

Publicidad

Lee también: Joven se queda en casa de abuela en Navidad y se entera de mapa del tesoro escondido en ático - Historia del día

"Puedes agradecerles viviendo tu vida al máximo, haciendo el bien en el mundo, marcando la diferencia. Creo que por eso estamos aquí", respondió Lucas, Cindy asintió. Él estaba en lo correcto.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Algunos milagros son muy reales y suceden todos los días cuando menos los esperamos: Lucas recibió una gran recompensa de una misteriosa anciana y tomó una decisión importante.

Vive tu vida al máximo, ayudando a tantas personas como puedas y tratando de marcar una diferencia en el mundo de alguien: Lucas le dijo a Cindy que la mejor manera de agradecer al benefactor secreto era experimentar al máximo su segunda oportunidad en la vida.

Esta pieza está inspirada en historias de la vida cotidiana de nuestros lectores y escrita por un escritor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes son solo para fines ilustrativos. Comparte tu historia con nosotros; tal vez cambie la vida de alguien. Si desea compartir su historia, envíela a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Pasajeros ignoran el llanto de bebé recién nacida hasta que el chofer se da cuenta de que los padres no están en el bus - Historia del día

01 de junio de 2022

En su boda, novia descubre que su abuela pobre es millonaria tras abrir su regalo - Historia del día

05 de junio de 2022

Cajero le grita a niño al que le faltan $2: se desconcierta al ver que el chico tiene raquetas atadas a sus pies - Historia del día

20 de mayo de 2022

Conserje camina 2,5 horas a diario para llegar al trabajo hasta que sus colegas se enteran - Historia del día

02 de mayo de 2022