logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Hijo recibe invitación para el funeral de su madre: llega a la tumba y escucha su voz detrás de él - Historia del día

Vanessa Guzmán
27 ago 2022
12:55
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Pablo recibió una invitación al funeral de su madre, con quien hace tiempo que no tenía relación y lamentó todos los años perdidos que podrían haber pasado juntos.

Publicidad

“¿Quién podría haber enviado esto?”, escuchó Pablo decir a su esposa, Andrea. Él había abierto la invitación, que ahora ella sostenía. Las manos del hombre yacían inmóviles a sus costados, y el tiempo parecía haberse detenido por completo.

Su corazón se rompía y su cerebro no podía entender lo que estaba sucediendo. La invitación era para el funeral de su madre Gina. No tenía idea de que ella estaba enferma.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

No se comunicaban a menudo, en parte por culpa de él. A los 18, Pablo quería seguir su sueño y convertirse en músico. Pero Gina pensaba que su elección de carrera era una tontería, principalmente porque era bueno en matemáticas.

“Hijo. Eres brillante y habilidoso. Puedes ser cualquier cosa. ¿Por qué no vas a la universidad y estudias mientras practicas tu guitarra y tocas los fines de semana?”, le suplicó ella después de que él le contó sobre su decisión de mudarse a la capital para perseguir sus sueños.

Lee más: En funeral de su mejor amiga, mujer recibe una nota suya y adopta a niños de los que no sabía nada - Historia del día

Publicidad

En retrospectiva, ese era un consejo bastante acertado. Era razonable. Pero en ese entonces, Pablo estaba empeñado en convertirse en una estrella y no aceptaba otra cosa que no fuera el apoyo total de las personas que lo rodeaban.

Por lo tanto, se alejó. Cortó a Gina y apenas se hablaron a lo largo de los años. Era demasiado terco para disculparse, especialmente cuando sus sueños no resultaron como esperaba.

Así que él vivía normalmente, apenas respondiendo a sus llamadas, que ella hacía con la mayor frecuencia posible.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Finalmente, fue a la universidad, se convirtió en ingeniero de sonido y, aunque no logró convertirse en una estrella, estaba involucrado en la industria de la música.

La universidad no era tan horrible como pensaba que sería a los 18 años. Pero aún no podía aceptar que su madre había tenido razón.

Además, él y Andrea se casaron en secreto, por lo que nadie estuvo en su boda. Pero él se dio cuenta de lo herida que había estado Gina después de que él se lo contara. Ella también le rogaba que la visitara, pero él rechazaba todos sus esfuerzos. Él no estaba listo.

Habían pasado años desde entonces, y recibir esta invitación fue completamente inesperado. No tenía idea de que ella estaba enferma.

Publicidad

“Pablo, ¿estás escuchando? ¿Quién te envió esto? ¿Quién organizó este funeral? Dijiste que no tenías más familia”, le preguntó Andrea, pero el hombre negó con la cabeza. No tenía idea y, francamente, no le importaba.

“No lo sé, pero tengo que ir. ¿Puedes venir conmigo?”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

“No puedo. El trabajo es demasiado agitado... y sinceramente, cariño, creo que esto es algo que tienes que enfrentar por tu cuenta. Ni siquiera la conocí. Estaré aquí para apoyarte cuando regreses”, respondió Andrea.

Él sabía que ella tenía razón. Tenía muchas cosas que decirle y prefería estar solo.

El viaje a su ciudad natal duró poco más de una hora. En el trayecto Pablo ensayó qué decir en el evento. Pensaba que tenía un buen discurso en mente, y esperaba que ella pudiera perdonarlo por todo.

Para su sorpresa, la sala funeraria estaba vacía cuando llegó. Pablo caminó hacia el ataúd cerrado en el frente de la habitación, sin apenas notar las pocas flores que lo rodeaban. El corazón le latía con fuerza en el pecho y tuvo que apoyar una mano en la madera cuando la alcanzó.

Publicidad

“Mamá, necesito decirte todo lo que tengo en el pecho antes de que te pongamos bajo tierra. Lo siento mucho. Fui un hijo horrible. Tú tenías razón. Fui demasiado terco. Demasiado orgulloso para admitirlo. La forma en que te traté a lo largo de los años es imperdonable”.

“Pero espero que me perdones, al menos desde el cielo. Porque te amo, y si tuviera una segunda oportunidad, lo arreglaría todo”, pronunció el hombre con todo el dolor que había estado guardando desde que recibió la invitación.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Se le habían escapado algunas lágrimas y respiró hondo para decir algo más. Pero alguien lo interrumpió. “Tienes una segunda oportunidad, Pablo”, expresó una voz femenina detrás de él en un tono ahogado, y el hombre casi sufre un infarto.

Su cuerpo giró rápidamente, y allí estaba ella. Su madre estaba de pie justo allí.

“¿Mamá? ¿Qué…? ¿Qué está pasando?”, respiró, sosteniendo su mano contra su pecho.

“Cariño, sé que esto fue un poco drástico, pero no sabía de qué otra manera comunicarme. Lo he intentado durante años y no querías verme. Pensé que este era mi último recurso”, reveló Gina, con lágrimas cayendo de sus ojos.

Publicidad

Continuó justificando sus acciones, explicando que había planeado su funeral y había enviado la invitación. Pero Pablo no estaba escuchando una vez más. Una vez que su corazón se calmó, envolvió a la mujer mayor en sus brazos y prometió no dejarla nunca más.

“Por favor, nunca vuelvas a hacer algo como esto. Y puede que me enoje más tarde, pero no me importa ahora. Lo siento, mamá. Te amo tanto”, dijo en su hombro. Él la sintió temblar mientras lloraba.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Cuando se recuperaron, el hombre le pidió que lo acompañara a la capital para que conociera a su esposa, y ella asintió con entusiasmo mientras nuevas lágrimas se acumulaban en sus ojos.

Eventualmente, Gina se mudó allí con ellos y compensaron los años de no comunicarse, sabiendo que la vida era demasiado corta como para dejar de lado a los seres queridos por orgullo.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Es esencial escuchar los consejos de tus padres, incluso si no estás de acuerdo. Los padres solo quieren lo mejor para ti. Conversa con ellos sobre el camino que quieres tomar en la vida. Alejarlos nunca es la respuesta.

Publicidad

La vida es demasiado corta. Evita tomar decisiones de las que después te puedas arrepentir. Pablo no se dio cuenta de cuánto lamentaba lo que había pasado con su madre hasta que ella murió. Obtuvo una segunda oportunidad porque el funeral fue una mentira, pero no todos obtienen algo así.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: En el funeral de un viejo millonario, joven viuda se asusta al oír que él golpea desde el ataúd - Historia del día

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Hombre se arrepiente de rechazar invitación de la abuela cuando va a casa por el verano y ve el árbol de Navidad allí - Historia del día

23 de junio de 2022

Mis hijos me abandonaron en mi cumpleaños 86 tras recibir una carta de una mujer desconocida el día anterior - Historia del día

23 de julio de 2022

Mujer a quien le quedan 10 meses de vida va a casa de su ex a confesarle su amor: otra mujer le abre la puerta - Historia del día

11 de junio de 2022

Hijo lleva a su anciano padre soltero a su ciudad natal y accidentalmente conoce a su madre, a quien nunca antes había visto - Historia del día

26 de mayo de 2022