logo
Getty Images
Fuente: Getty Images

Hijo se entera de que pandillero visita a su anciana madre mientras él no está: regresa y no puede reconocer su casa - Historia del día

Vanessa Guzmán
05 ago 2022
05:40
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un hijo ocupado fue a visitar a su anciana madre después de meses de ausencia y descubrió que un tipo al que consideraba miembro de una pandilla la visitaba regularmente.

Publicidad

Cristian Rodríguez era un hombre ocupado, importante, y su tiempo era valioso. Su esposa e hijos lo sabían, al igual que sus empleados, pero nadie lo sabía tan bien como su madre, Esther.

A pesar de que se proclamaba un hijo devoto, rara vez veía a su mamá. A veces, pasaban tres o cuatro meses entre visitas, sin importar cuántas veces lo llamara ella.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

Las cosas cambiaron tras recibir una llamada de una de las vecinas de su madre. Ella alertó a Cristian de que un joven extraño la estaba visitando, un hombre con mala reputación.

Según la vecina, el hombre era miembro de una pandilla y ella sospechaba que sus frecuentes visitas probablemente significaban que le estaba robando a Esther.

Alarmado, Cristian llamó a su esposa y le dijo que llegaría tarde a casa para cenar. Luego condujo hasta la casa de su madre. El hombre tocó la puerta y gritó: “¡Mamá!”.

Lee más: Anciana celebra su cumpleaños 80 sola en geriátrico: ninguno de sus hijos va a visitarla - Historia del día

Publicidad

Después de mucho rato, escuchó el sonido de los pasos de su madre y Esther abrió la puerta. “¡Cristian!”, dijo ella feliz. “¡Qué maravillosa sorpresa!”.

“¡Mamá!”, exclamó el hombre, aliviado. “¡¿Estás bien?!”.

“Por supuesto que estoy bien”, dijo Esther. “¿Por qué no lo estaría?”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

“Bueno, la señora Dolores me llamó”, dijo Cristian, vacilante. “Mira, ¡entremos y sentémonos!”.

Esther asintió y condujo a su hijo por el pasillo hasta la sala de estar. Mientras su madre se acomodaba con cuidado en el sofá, Cristian echó un vistazo rápido a su alrededor.

Todo parecía estar en su lugar. La tele, la radio... No faltaba nada. De hecho, la casa se veía muy ordenada. Ni una mota de polvo estropeaba las superficies de los muebles.

El hombre se sentó y fue al grano. “Mira, mamá”, dijo. “La Sra. Dolores dijo que un personaje desagradable te ha estado visitando casi todos los días. ¿Esta persona te está robando? ¿O extorsionándote?”.

Publicidad

“¿Qué?”, dijo la mujer mayor, sorprendida. “¿Eso fue lo que dijo? ¡Dolores es una entrometida y una chismosa, y debería ocuparse de sus propios asuntos!”.

“Mamá”, insistió Cristian. “¡No has respondido a mi pregunta!”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

Esther levantó la barbilla y miró fijamente a su hijo. “No entiendo”, dijo ella. “No te he visto en casi seis meses, casi nunca llamas, ¿y ahora quieres que te explique mi vida?”.

El hombre se sonrojó. “Mamá”, dijo. “No ha pasado tanto tiempo. Y sabes que estoy muy ocupado...”.

“Por supuesto que lo estás”, dijo Esther. “Por eso no he visto a mis nietos en tanto tiempo. Te olvidas de mí, ¿no?”.

“¡No!”, protestó Cristian. “No es así. Es solo...”.

“Eres un hombre ocupado”, dijo Esther con calma. “No puedes darte el lujo de gastar tiempo en algo que no te reporta ganancias, como visitar a tu madre”.

Publicidad

Cristian estaba enojado. “Estoy aquí ahora, ¿no?”, dijo él. “¡Estoy mostrando preocupación y no me traerá ningún beneficio!”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

“Estás aquí solo porque Dolores te llamó”, dijo Esther con tristeza. “Quieres que la gente piense bien de ti, que eres un buen hijo, ¿no es así?”.

“¡Lo intento!”, dijo el hombre enojado. “¡Dios sabe que lo intento!”.

“No te esfuerzas mucho”, dijo la mujer mayor sin rodeos. “Mira a tu alrededor, hijo. ¿Qué ves?”.

Lee también: Mis hijos me abandonaron en mi cumpleaños 86 tras recibir una carta de una mujer desconocida el día anterior - Historia del día

Cristian comenzó a mirar y notó que la sala de estar no solo estaba impecable. Las paredes y el techo estaban recién pintados y los cristales de las ventanas brillaban.

Publicidad

“Todo se ve muy bien, mamá”, dijo. “Pero no deberías trabajar demasiado”.

“Yo no trabajo en absoluto”, dijo ella. “No puedo permanecer de pie demasiado tiempo debido a mi artritis”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Cristian se levantó y se asomó a la cocina. Todo estaba tan impecable como la sala de estar. Toda la casa olía a fresco y limpio, y se veía pulcra.

“No entiendo”, dijo el hombre, desconcertado.

Esther miró el reloj y sonrió. “¡Entenderás, en unos minutos!”

Sonó el timbre y Esther se levantó para abrir la puerta. Regresó con un hombre y una niña con ella.

¡Cristian podía ver por qué la Sra. Dolores había dicho que el hombre era miembro de una pandilla! Era ENORME, con brazos enormemente musculosos cubiertos de tatuajes. Parecía rudo y fuerte.

Publicidad

La pequeña tenía alrededor de siete años y era delicada como una muñeca de porcelana. Llevaba un bonito vestido rosa de princesa y cargaba una muñeca. “Mira, abuela Esther”, dijo, sosteniendo el juguete.

“¿Abuela?”, preguntó Cristian. “Mamá, ¿quiénes son estas personas?”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

“Hijo, este es mi amigo David Morales y su hija Marcia”, dijo Esther. “David vive cerca y viene casi todos los días. Nos conocimos en el supermercado y me trajo las compras a casa”.

“Es padre soltero. No tiene familia en la ciudad. Yo también estoy sola, así que nos apoyamos mutuamente. ¡Él es mi salvador! Pinta y arregla lo que se rompe...”.

“¡Y la abuela Esther hace las mejores galletas!”, interrumpió la pequeña. “¡Papá no sabe hornear!”.

David sonrió y no parecía tan feroz. “Esther me está enseñando”, dijo.

“Mamá”, protestó Cristian. “¡Tú tienes una familia, me tienes a mí y tienes tus propios nietos!”.

Publicidad

“Y te amo, hijo, y extraño a mis nietos”, dijo Esther con tristeza. “Pero me siento sola y nunca te veo. No me necesitas, pero David, Marcia y yo nos necesitamos”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Cristian salió de la casa de su madre, profundamente avergonzado por su negligencia. Comenzó a visitar a Esther con más frecuencia y a llevar a sus hijos para que pasaran tiempo con su abuela. Llegó a conocer muy bien a David y a su hija, y los dos hombres se hicieron amigos.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Nuestros padres nos necesitan en sus últimos años, como nosotros los necesitamos en nuestros primeros años. Cristian descuidó a su madre. Luego se sorprendió al descubrir que ella se había acercado a otra familia.

El amor y el cuidado son lo que hace a una familia. Esther, David y Marcia se convirtieron en una familia, no por la biología, sino porque se amaban y se preocupaban el uno por el otro.

Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Madre anciana saca a su hijo del testamento y deja todo a un repartidor del supermercado - Historia del día

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Mujer cría a la niña que su hijo abandonó hace 10 años: él regresa y ve la casa abandonada y vacía - Historia del día

21 de abril de 2022

Tras 11 años, hijo visita a su madre anciana y no la encuentra en ninguna parte: oye voces masculinas en el sótano - Historia del día

18 de junio de 2022

Mujer siente que está en trabajo de parto: su esposo la encierra en casa en vez de llevarla al hospital - Historia del día

31 de mayo de 2022

Madre anciana le pide a hijo que la visite: él lo hace 2 años después y encuentra una tumba en vez de su casa - Historia del día

21 de mayo de 2022