logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Pandilla se burla de mujer de talla grande en la playa: al día siguiente le presentan sus respetos - Historia del día

Mayra Pérez
09 ago 2022
13:50
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Una pandilla de hombres fornidos y musculosos se burlan de una mujer de talla grande en la playa y poco después ella le salva la vida a uno de ellos. Al día siguiente, le hacen una visita.

Publicidad

Patty Wilson era una mujer grande con un gran corazón. Si bien la mayoría de las personas no veían más allá de su apariencia, ella tenía mucha confianza en sí misma y no dejaba que las murmuraciones la afectaran.

“Ella necesita perder peso; ¡Es ENORME! ¡Ocupa tanto espacio!; ¡Toda esa grasa no le hace ningún bien!”, escuchaba con frecuencia.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

La encantadora mujer de 39 años mostraba sus curvas sin inhibiciones, y las personas a su alrededor no se sentían cómodas. Si tuviera la oportunidad de conocerla, coincidirían en que era una mujer hermosa.

Todos los veranos, Patty disfrutaba de pasar tiempo en su casa de playa, y de tomar el sol. Uno de esos días soleados, lucía un hermoso traje de baño, en compañía de su hijo, Andrés.

Ella podía sentir los ojos de la gente escudriñándola, pero no le importaba. ¡Se veía increíble tal y como era, y ella lo sabía!

Mientras Andrés construía un castillo de arena, Patty se aplicaba protector solar cómodamente instalada en una silla de playa. De repente, escuchó a alguien reírse y vio a un grupo de hombres altos y musculosos tomando la mesa junto a ella.

Publicidad

“¡Dios mío!”, dijo un hombre y Patty lo escuchó. “¡Esa mujer es claramente obesa! ¡Tiene que perder algunos kilos!”.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

La mujer no reaccionó. Cerró los ojos y fingió que no estaba escuchando mientras los hombres continuaban burlándose de ella.

“¡Mira tu cuerpo! ¡Vas a explotar si sigues aumentando de peso!”, le dijo uno de los hombres y todos se echaron a reír.

Andrés, que vio que los hombres miraban a su madre y se reían, entendió que se estaban burlando de ella. Corrió hacia ella, preocupado. “¡Mamá! ¡Se están burlando de ti! ¿Por qué no les dices nada?”.

Patty respondió: “No me están insultando, cariño. ¡Se están insultando a sí mismos! ¿Recuerdas lo que mamá te enseñó?”. El niño asintió.

Publicidad

“Faltarle el respeto a alguien es algo terrible, ¡y nadie debería hacerlo!”, repitió el niño.

“¡¡Exactamente!! ¡Ahora vuelve a jugar! ¡No les hagas caso!”.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

Patty no reaccionó ante ellos en absoluto, y poco después, sus voces cesaron. Abrió los ojos, se bajó las gafas de sol y notó que los hombres se habían ido de la mesa contigua.

Ella dejó escapar un suspiro de alivio. “¿Qué les pasa? ¡No es como si estuvieran pagando por mi comida como para comentar sobre mi figura!”, se dijo a sí misma.

Después de descartar ese pensamiento, Patty respiró hondo y volvió a relajarse. Poco después, Andrés volvió a correr hacia ella.

“¡Mamá! ¡Mamá! ¡Alguien necesita ayuda! ¡Alguien se desmayó, mamá, y están gritando! ¡Es uno de los que estaban aquí!”.

Publicidad

“¿Desmayado? ¿Dónde?”, preguntó su madre preocupada.

“¡Allí, mamá!”. Andrés señaló a una multitud de personas en la distancia.

Patty siguió a su hijo y, cuando llegaron allí, reconoció al mismo grupo de hombres que se habían estado burlando de ella antes. El niño tenía razón.

“¡Alguien, por favor ayude a nuestro jefe!”, gritó uno de ellos con desesperación. “¡Está inconsciente!”.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Patty examinó al hombre de inmediato y se dio cuenta de que había sufrido un golpe de calor. “Por favor, denle un poco de espacio”, les dijo a todos. “Y llamen al 911; es un caso de golpe de calor. ¡Estará bien!”

“¡Aléjate, gorda! ¿No puedes ayudarte a ti misma y esperas ayudarlo?”, le gritó uno de los hombres.

Ella negó con la cabeza y dijo: “No sé si alguien le dijo esto antes, señor, pero es demasiado grosero. Soy enfermera, ¡así que puedo AYUDARLO y usted no! Ahora ¡Muévase! ¡Y si no me deja ayudarlo, su amigo, jefe o quien sea estará en grave peligro!”.

Lee también: Niña le pide a desconocido que la ayude a encontrar a su papá y le da un papel con su dirección - Historia del día

Publicidad

Aterrorizados por la vida de su jefe, los otros hombres hicieron lo que ella les indicaba. Trasladaron al hombre inconsciente a un lugar con sombra y Patty le quitó la camisa y la ropa ajustada antes de aplicar una toalla húmeda en su espalda y cuello.

Como los paramédicos se estaban retrasando, Patty pidió al grupo de amigos que lo llevaran a su automóvil y se dirigió rápidamente al hospital local donde ella trabajaba.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Una vez que estuvieron allí, el hombre fue llevado a la sala de emergencias y Patty rápidamente se cambió a su uniforme médico. Andrés se quedó en la recepción, mientras su madre intentaba solventar la delicada situación.

Cuando finalmente se despertó, el hombre miró a la enfermera y la reconoció de inmediato. “Muchas gracias por ayudarme”, dijo. “Y lamento lo que pasó hoy”.

“¡Está bien, esta mujer OBESA está agradecida por sus palabras, señor! Sus amigos lo están esperando afuera, pero necesita descansar un rato antes de poder verlos”.

Avergonzado por sus palabras, el hombre volvió a disculparse con Patty. De repente, notó algo en ella. Su atención se centró en el colgante alrededor de su cuello, que reconoció.

Publicidad

“Si no te importa”, dijo. "¿Puedo preguntar dónde conseguiste ese colgante? ¡Eso pertenecía a mi difunto amigo de la infancia! Hay una foto de él ahí. ¡Lo sé!”.

Pasando sus manos por el colgante, Patty miró al hombre con incredulidad. “¿Tu amigo? ¡Él era mi esposo!”, dijo con emoción.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Al día siguiente, todos se presentaron en su casa con flores. Patty se sorprendió cuando abrió la puerta.

“¿Qué están haciendo aquí? ¿Cómo supieron mi dirección?”, preguntó confundida.

Uno de ellos le tendió las flores y dijo: “Le preguntamos al personal del hospital, Patty. Gracias por ayudarnos. Lamentamos cómo te tratamos. Nunca debimos burlarnos de ti y debemos esforzarnos en ser mejores personas en el futuro”.

Patty, que tenía un gran corazón, los perdonó.

“Gracias”, dijo, asintiendo con la cabeza y aceptando las flores. “No les guardo rencor. ¿Quieren probar las galletas que hice? Si es así, ¡pasen! Verán, no son dietéticas, ¡pero son deliciosas!”, dijo y todos se rieron.

Publicidad

Se unieron a Patty para tomar un delicioso refrigerio a la hora del té y pasaron un buen rato juntos. Nunca volvieron a intimidar a otra persona.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Nunca debes burlarte de las personas por su apariencia. Aunque Patty intentaba ignorar las burlas y las críticas constantes, la verdad es que el acoso constante afecta el día a día de cualquier persona.

Siéntete cómodo con tu apariencia porque eres maravilloso tal como eres. Patty siempre fue criticada por su apariencia, pero no dejó que esto afectara la forma en que se veía a sí misma. Se mantuvo segura de su apariencia, y así es como uno debe ser.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Publicidad

Te puede interesar: Mujer rica echa de la casa a su suegra pobre y después encuentra una nota en la mesa - Historia del día

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
info

AmoMama.es no promueve ni apoya violencia, autolesiones o conducta abusiva de ningún tipo. Creamos consciencia sobre estos problemas para ayudar a víctimas potenciales a buscar consejo profesional y prevenir que alguien más salga herido. AmoMama.es habla en contra de lo anteriormente mencionado y AmoMama.es promueve una sana discusión de las instancias de violencia, abuso, explotación sexual y crueldad animal que beneficie a las víctimas. También alentamos a todos a reportar cualquier incidente criminal del que sean testigos en la brevedad de lo posible.

Publicaciones similares

Visitantes de restaurante lujoso se burlan de anciana discapacitada: el dueño grita su nombre en plena cena - Historia del día

13 de julio de 2022

Hombre pobre le da a una anciana su último par de zapatos: al otro día recibe un boleto de lotería ganador - Historia del día

02 de agosto de 2022

Niño llora y llama a su mamá encerrado en casa hasta que un indigente entra a escondidas - Historia del día

24 de abril de 2022

Mamá se burla de hombre sucio en tienda: descubre su identidad cuando llevan a su hijo al hospital al día siguiente - Historia del día

10 de julio de 2022