logo
Getty Images
Fuente: Getty Images

Hombre le presenta a su abuela a su prometida: ella se arrodilla suplicando el perdón de la anciana - Historia del día

Mayra Pérez
29 ago 2022
13:55
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Gabriela Borges voló para ver a su prometido, Mark, quien se había mudado varios meses antes. Sin embargo, todo su mundo se estremeció cuando lo vio con una mujer mayor. Nunca esperó que el karma jugara con ella de esa manera.

Publicidad

“Damas y caballeros, tomen asiento. Nuestro vuelo está listo para partir”, escuchó decir a una de las azafatas a través del sistema de megafonía. Gabriela se arregló el cinturón de seguridad y pensó en ponerse los auriculares.

Sin embargo, la mujer mayor sentada a su lado la interrumpió: “Las salidas son siempre la peor parte de los vuelos, ¿no?”, comentó la dama, mirando a Gabriela y esperando una respuesta.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

“Sí, pueden dar miedo al principio”, respondió ella, asintiendo con la cabeza y sonriendo torpemente.

“Sin embargo, esta es una buena aerolínea”, continuó la mujer mayor.

“Si, eso creo”, dijo Gabriela cortésmente.

“No me gusta viajar mucho, pero voy a visitar a alguien importante. No lo he visto en mucho tiempo, y él me invitó especialmente, así que tengo que ir, ¿sabes?”, compartió la mujer mayor.

“Sí, entiendo”, respondió, sin saber qué más decir. Claramente, la mujer quería hablar sobre eso. Gabriela sabía que algunas personas se sentían mejor durante situaciones tensas si hablaban, pero ella nunca había sido la más habladora del mundo.

Publicidad

“Odio volar durante tanto tiempo, pero tampoco me gustan los vuelos de conexión, así que opté por ir directo, aunque tres horas es demasiado. ¿Alguna vez has estado en vuelos más largos?”.

“Bueno, fui a Europa hace años, así que sí”, respondió Gabriela cuando el avión finalmente comenzó a moverse y ganar velocidad. Afortunadamente, esto distrajo a su vecina por un tiempo.

Gabriela tomó su teléfono y se puso a mirar fotos. Hizo clic en una foto de ella y Mark tomada algunos meses atrás. Le habían ofrecido una nueva y fantástica oportunidad de trabajo y no pudo rechazarla. Ella se mudaría en unos meses más cuando terminara su contrato de trabajo actual.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Ellos estaban trabajando duro para mantener su relación a través de la distancia. Pero había sido muy difícil, y repasar las imágenes la tranquilizaba.

Publicidad

Luego apareció su foto de compromiso. Fue el momento más dulce de todos. Mark le había propuesto matrimonio durante un hermoso pícnic, y ella no podía imaginar casarse con alguien más romántico.

Sin que ella se diera cuenta, el avión se había estabilizado y la mujer mayor de repente le tocó el hombro. “¿Qué estás mirando?”.

Suspiró, incómoda por tener que responder esa pregunta. Su vida privada era solo suya. Pero no quería ser grosera con la mujer. “Este es mi prometido. Voy camino a verlo”.

“Eso es dulce. Me encanta ver a los jóvenes planeando su futuro. ¿Van a tener hijos?”.

Publicidad

Gabriela finalmente frunció el ceño ante esa pregunta. ¿Qué hace que la gente piense que está bien preguntar algo tan privado y personal?, pensó. Quería terminar la conversación de inmediato, pero en lugar de eso dijo: “Tal vez, no lo sé”.

“Por supuesto, hay muchas cosas en las que pensar en este momento cuando se trata de tener hijos. No es lo mismo que cuando era más joven. Todos tenían hijos después de casarse. Era la única opción”, dijo la señora.

“Ahora hay inflación, carreras y tantos otros factores que afecta esta decisión. Aunque, si quieres mi opinión…”, dijo sin hacer pausa.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

“No quiero”, pensó Gabriela, sin animarse a decirlo en voz alta.

“... Realmente deberías tenerlos. No hay nada como criar hijos, y luego, nietos, que es aún mejor”, continuó la mujer mayor. “Entonces, prométeme que lo pensarás”.

“¿Quién se cree esta mujer que es para hablarme así? ¿Parezco como si quisiera hablar sobre mis opciones reproductivas? Esto es ridículo”, pensó Gabriela y quiso decir algo sarcástico, pero simplemente no dijo nada.

Sin embargo, su silencio no fue suficiente para disuadir a la mujer mayor.

“Espero que no seas una de esas mujeres de carrera que solo piensan en su trabajo. Eso no es bueno. Tener una carrera está bien, pero la familia debe ser lo primero. Atender a tu esposo e hijos, cocinar…”, continuó la anciana.

Publicidad

Finalmente, Gabriela comenzó a perder la paciencia. Podía tolerar muchas cosas, pero este discurso descarado sobre los roles de género de la vieja escuela era demasiado, y era aún peor viniendo de una completa extraña.

“Entonces, ¿piensas que las mujeres no deberían ser tan ambiciosas como los hombres y solo deberían enfocarse en ser amas de casa?", espetó Gabriela, esperando haber mantenido su voz baja.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

“No, no. Pero aun así, al final del día, la carrera no es tan importante. El dinero va y viene. Dios siempre proveerá. Pero construir una buena familia es algo que no puedes tener más adelante. Tienes que empezarla rápidamente. Y créame, jovencita, una vez que lo hagas, te dará cuenta de que un trabajo no significa nada al lado de eso”.

La vena de la frente de Gabriela empezó a palpitar. Estaba segura de que su cara estaba roja como una remolacha por la ira. “Cualquier cosa que elija, es mi elección, y debe ser respetada. Mi prometido tiene que entender eso”, respondió lenta y cuidadosamente.

“Oh, cariño. La mayoría de los hombres dicen que están bien teniendo una esposa profesional, pero eso no es cierto en absoluto. En el fondo, quieren que una mujer se quede en casa, cuide la casa y los niños, y en general sea su sistema de apoyo”.

Publicidad

“Mi prometido no es así. Me ama por mí. Si tenemos hijos, ¡quizás sea él quien se quede en casa con ellos!”, exclamó, y su voz sonó demasiado fuerte.

Por supuesto, estaba mintiendo. Ella y Mark trabajaban porque ambos eran ambiciosos y motivados en sus carreras. Tampoco se quedaría en casa por estos hipotéticos niños.

“¡Eso es absurdo! ¡No puedes hacerle eso!”, respondió la señora mayor, y las cejas de Gabriela casi se salen de su cabeza.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

“Señora, ese no es su problema. Preferiría que se guardara sus opiniones por el resto del viaje. No tolero ese tipo de conversación. Esto no es la década de 1950”, replicó Gabriela. Sabía que sus palabras sonarían como insultos, pero ya había tenido suficiente.

La anciana quería responder, y también estaba enojada por alguna loca razón que no podía entender. Pero de repente, empezó a toser y toser. Y se puso tan mal que Gabriela llamó a la azafata, quien hizo que la señora la acompañara.

A Gabriela le preocupaba que su pelea hubiera afectado la salud de la mujer, pero no había podido evitar reaccionar ante los sermones de una extraña. En algún momento, le preguntó a la azafata por ella.

Publicidad

“Oh, la senté en un asiento vacío en primera clase. Ahora está bien y durmiendo”, respondió la amable mujer antes de reanudar sus funciones.

Gabriela respiró hondo y se sintió mejor. Ahora tenía más espacio y nadie con quien hablarle durante el resto del vuelo. Llegó justo a tiempo y revisó su teléfono. Mark le había enviado un mensaje.

“Te estoy esperando justo afuera. Tengo una sorpresa para ti”, escribió enigmáticamente, junto a una carita feliz que hizo sonreír a Gabriela. Siempre tenía sorpresas guardadas y ella no podía esperar para verlo.

Su bolso tardó una eternidad en salir. Parecía que casi todos los demás en su vuelo ya se habían ido cuando vio su equipaje. Estaba tan ansiosa por ver a Mark.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Se apresuró a cumplir con el resto del protocolo del aeropuerto y pasó por la puerta de llegada, mirando de un lado a otro en busca de su prometido.

Publicidad

Por fin, lo vio, agitando la mano y sonriéndole ampliamente. Él era el amor de su vida. Su maravilloso Mark, quien nunca la convertiría en ama de casa. “Vaya, tengo que olvidarme de las palabras de esa anciana”, pensó.

Pero Mark no estaba solo, y Gabriela casi podía escuchar el sonido de los neumáticos chirriando cuando se detuvo en seco. Estaba de pie junto a la anciana del avión. Ella lo vio poner su mano sobre el hombro de la mujer y señalarla.

El rostro de Mark brillaba de felicidad. Tenía que ser alguien importante para él. Ella era la sorpresa. Gabriela comenzó a caminar, sintiendo que iba camino al juicio final. No podía creer esta coincidencia.

Publicidad

“¡Gabriela! Quiero presentarte a la maravillosa mujer que me crio, mi abuela Bárbara. Aunque la llamo Nana”, dijo su prometido, y Gabriela estaba sudando de vergüenza. Pero extendió su mano hacia la anciana mujer.

"Es un placer conocerla. Soy Gabriela", dijo, y los ojos de la mujer mayor se entrecerraron por un segundo. Se preparó para recibir un regaño. La tensión se sentía en el aire, pero por alguna razón inexplicable, Mark no se dio cuenta.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

El momento pareció una eternidad, pero solo pasaron unos segundos antes de que Bárbara extendiera su mano. “Es un placer conocerte, cariño”, dijo con una sonrisa.

Mark los guio hacia su auto en el estacionamiento, y Gabriela dejó que Barbara tomara el asiento delantero. Durante todo el viaje, se preguntó cómo disculparse con ella por sus palabras y por causarle un ataque de tos en el vuelo.

A medida que se acercaban a la casa, pensó en otra cosa. Sabía que Mark había sido criado por su abuela, ya que sus padres habían fallecido cuando él tenía 10 años. Pero por las historias que le contó, Bárbara no había sido ama de casa en absoluto.

Publicidad

No se había quedado en casa para criar hijos y nunca se casó con el abuelo de Mark. Su discurso en el avión no tenía ningún sentido. ¿Había cambiado de opinión en la vejez?

Finalmente, llegaron al condominio de Mark y él recogió sus maletas. Estuvieron en silencio durante el viaje en ascensor y se instalaron en su lugar rápidamente.

“Voy a tomar una ducha, cariño. ¿Puedes quedarte con mi abuela por unos minutos?”, preguntó Mark después de darles un recorrido por la casa y servirle algunas bebidas.

“Claro”, dijo ella, asintiendo demasiado rápido.

Cuando Mark se fue, Gabriela se volvió y vio a Bárbara sentada en el sofá. Su rostro estaba vuelto hacia la ventana. De repente, dirigió su mirada hacia ella y no pudo soportarlo más. Tenía que hablar sobre el elefante en la habitación, y solo había una forma de hacerlo.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Una hora después, Gabriela se acercó a la anciana y se arrodilló, con la cabeza gacha avergonzada, suplicando su perdón: “Señora Bárbara, no tenía idea de que usted era la abuela de Mark. ¡Lo siento mucho! No puedo creer que le hablé a alguien de esa manera”.

Publicidad

“Debí haber respetado sus opiniones. Y le causé un ataque de tos. Por favor, perdóneme”, rogó Gabriela.

“Oh, cariño, levántate”, dijo la anciana, sorprendiendo a Gabriela, quien la miró. “No necesitas disculparte en absoluto”.

“¿Por qué no?”.

“Hice eso a propósito”, reveló Bárbara y de repente se rio, luego palmeó el sofá. “Ven a sentarte conmigo”.

Gabriela se sentó en el sofá, confundida. “¿Qué quiere decir con a propósito?”.

Lee también: Hijastra de millonario comete un crimen: policía se da cuenta de que lo hizo para alejarse de su padrastro - Historia del día

Publicidad

“Te vi mirando tus fotos con Mark en tu teléfono. Al principio no sabía quién eras, pero luego vi las fotos y pensé... en conocerte mejor”, comenzó Bárbara, mostrando una sonrisa descarada.

“Entonces, ¿todo fue una prueba?”.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

“En realidad no todo. Solo que resultó ser así”, explicó Bárbara. “Odio a las mujeres sin ambición. Sé que no debo juzgar, pero lo hago. Yo fui una mujer trabajadora, incluso cuando tuve que criar a un niño a mi edad avanzada”.

“Quiero que Mark se case con alguien que quiera labrarse su futuro, no que quiera que él la mantenga. Y tú, cariño, pasaste la prueba con honores. Eres obstinada, apasionada y un poco contundente”.

“No dejarás que otros te pisoteen a ti y a lo que quieres. Lo respeto y me encanta. Entonces, también tengo que disculparme por haber sido tan dura. Oh, y el ataque de tos, bueno, eso fue inesperado”.

Publicidad

Finalmente, todo el cuerpo de Gabriela se relajó y se rio. “Oh, Dios mío. ¿Pero está bien? Estaba preocupada, pero la azafata me dijo que estabas bien”.

“Sí, estoy bien. Es solo una tos. Cuando eres mayor, todo empeora y más personas se preocupan. Pero no fue nada. Por supuesto, no quería decir nada. Me llevaron a primera clase, así que debería agradecerte por eso”, agregó Bárbara, y ambas se rieron.

El resto de su estadía fue fantástica. Nunca le dijeron a Mark sobre su primera reunión oficial. Era su secreto.

Meses después, Gabriela pudo mudarse y casarse con su prometido. Bárbara acompañó con orgullo a su nieto por el pasillo y vio cómo se casaba con una mujer que ella aprobaba de todo corazón.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Hay que ser paciente y cortés con las personas mayores. Gabriela no quería hablar con la anciana y luego se enojó con sus opiniones. Pero su pelea le provocó un ataque de tos y ella se sintió terrible. Siempre es mejor ser cortés, incluso si la situación es molesta.

Publicidad

Es mejor no juzgar los planes de otras personas para el futuro. Todos tienen derecho a sus opiniones y metas para el futuro. Nadie debe ser juzgado si sus puntos de vista no se ajustan a las expectativas de los demás.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Te puede interesar: Padres prefieren al hijo menor y descuidan al mayor: el chico desaparece y regresa 11 años después - Historia del día

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Conserje camina 2,5 horas a diario para llegar al trabajo hasta que sus colegas se enteran - Historia del día

02 de mayo de 2022

Un mes antes de convertirse en millonaria, mujer pobre estaba hurgando en la basura - Historia del día

13 de julio de 2022

Esposa halla 2 boletos de avión en el maletín de su marido: lo atrapa de vacaciones con una mujer mayor - Historia del día

17 de julio de 2022

Bebé nace a la misma hora de la muerte de su padre: tiene que visitar su tumba en vez de recibir abrazos cálidos

14 de julio de 2022