logo
Flickr / Satish Krishnamurthy
Fuente: Flickr / Satish Krishnamurthy

Mesero paga la cena de mujer a quien dejaron plantada: al otro día ella lo invita a un yate privado - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Al ver que una mujer no podía pagar su mitad de la cuenta, un mesero actuó con amabilidad. No anticipó cómo este acto aparentemente pequeño comenzaría un nuevo capítulo en su vida.

Publicidad

Estaba poniendo la mesa, tenedor a tenedor brillante, vaso a vaso vacío. En su mente, estaba componiendo una melodía para la pista de jazz que sonaba de fondo. Era un buen día.

Ella estaba sentada en la mesa de al lado, su perfume llenaba el aire a su alrededor. Su acompañante apenas levantaba la vista de su plato con un filete de pescado.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

Sus piernas temblaban inquietas. Sus dedos golpeaban a un ritmo que ni siquiera el tiempo podía alcanzar. Era un mal día. “¡Apuesto a que ese mesero está teniendo un mejor día que yo!”, pensó ella.

El mesero todavía estaba componiendo su melodía, tomando órdenes, encantando a los invitados, sirviéndoles comida deliciosamente aromática, y…

“Espera un minuto. ¿Esa pareja está discutiendo? El chico se ve todo alterado. ¡Y está a punto de crear una escena en un ajetreado domingo por la noche! Y la chica... parece indefensa”.

Observó desde la distancia que el acompañante de la mujer se puso de pie, le arrojó unos dólares a la cara, golpeó la mesa y salió furioso.

Publicidad

Lee más: Chica rica se burla de mesero pobre hasta que un día él le salva la vida a su padre - Historia del día

Los comensales quedaron intrigados por el drama. La chica evitó sus miradas fugaces, se secó los ojos llenos de lágrimas con su pañuelo y llamó al camarero. Sus miradas se encontraron a través de la multitud.

“¿Cuánto tengo que pagar?”, preguntó nerviosa.

La verdad era que su acompañante se había ido después de pagar solo la mitad de la comida. Él se retractó de su promesa de pagar la cena y ahora ella no tenía efectivo ni tarjeta para pagar su parte.

Publicidad

“Este tipo no me creerá. Probablemente ha escuchado demasiadas de estas historias y pensará que mi dilema no es genuino”, pensó la mujer.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

El mesero la observó rebuscando en un bolso vacío, fingiendo buscar dinero que debería haber estado allí. Él le sonrió a la mujer y supo exactamente qué decir.

Se inclinó y dijo: “Me temo que solo aceptamos tarjetas, y la máquina de tarjetas está rota en este momento. Mientras la arreglamos, ¿puedo ofrecerle un manjar de cortesía por su inconveniente?”.

La mujer estaba sorprendida por su suerte. Pero incluso antes de eso, se sorprendió de lo educadas y sofisticadas que eran las palabras y los modales del camarero.

“Claro, esperaré”. Eso le daría suficiente tiempo para encontrar una excusa o huir.

Publicidad

Durante el resto de la noche, la mujer estuvo sentada sola en la mesa, y el mesero le enviaba pequeños platos de postre para degustar.

El lugar todavía estaba lleno de gente. Aparentemente, la máquina de tarjetas todavía no estaba arreglada. Pero, después de un rato, ya nada le molestaba a la mujer. Estaba sumergida en los dulces que el mesero le enviaba.

“¡Gracias! ¡Este está para morirse!”.

Los dos extraños solo se comunicaban a través de sus gestos y sus miradas. Finalmente, llegó la hora de cerrar, y cuando el mar de personas comenzó a salir por la puerta, la mujer buscó ansiosamente al mesero. Él acababa de irse tras terminar su turno.

Publicidad

Ella corrió hacia el frente del restaurante y lo vio alejarse lentamente hacia la oscuridad de la calle poco iluminada.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

El camarero iba caminando mientras formaba una canción en su mente. No veía la hora de llegar a casa y tocarla con su guitarra.

“¡Oye! ¡Oye, tú!”, gritó la mujer que iba corriendo tras él.

El mesero se dio la vuelta y la vio. Ella lucía... diferente. Su cabello bailaba mientras trataba de alcanzarlo, y la bocanada de su dulce perfume ahora era imperdible.

“¡No me dijiste cuánto tenía que pagar!”.

“Ah, yo lo pagué”.

“¿El camarero pagó por mí? ¿Por qué tendría que hacer eso?”, se preguntó ella. No podía procesar el gesto de amabilidad.

Publicidad

“¿La gente todavía hace eso?”, pensó ella en voz alta, sin dejar de caminar al lado del hombre extraño. “¿Ser amable?”.

Un aire casual y humorístico inesperado se estaba acumulando entre los dos.

“Bueno, no fue gran cosa. Sabía que no tenías dinero. Y parecía que estabas teniendo un mal día. Así que te ayudé un poco, eso es todo”.

“Así que básicamente sentiste pena por mí”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

El hombre redujo la velocidad y se apresuró a defenderse. “No, no es así. Solo sé lo que se siente pasar un mal día. ¡Créeme, lo sé!”.

Hizo una pausa y giró los ojos mientras recordaba algunos de sus días oscuros. “Me gusta pensar que alguien haría algo bueno por mí también en días así...”.

El camarero de repente se dio cuenta de algo. La mujer desconocida había estado caminando con él durante los últimos 15 minutos. Estaban teniendo una conversación como se conocieran desde hace años.

Era un camino sin rumbo que no quería terminar. No podía recordar la última vez que se había sentido tan cómodo hablando de su vida, y mucho menos con una persona extraña. Cada rincón que recorría con ella le levantaba un poco más el ánimo.

Publicidad

Lee también: Anciano ciego le da a pobre mesero una billetera llena de dinero y le pide que tome $2 como propina - Historia del día

No pudo evitar notar que la nariz de la mujer se arrugaba cuando hablaba de su estación favorita. Sus manos se agitaban libremente como una niña pequeña, y su risa tenía pequeños bufidos hilarantes que trataba desesperadamente de ocultar.

A él le partía el corazón que la noche estaba a punto de terminar.

“¡Bueno, aquí me quedo yo!”. Ella se inclinó para besarlo suavemente en la mejilla. A estas alturas, él estaba hipnotizado por su cercanía.

Publicidad

“Gracias de nuevo por ser extrañamente amable y por el mejor tiramisú que he probado en toda mi vida”, le dijo ella.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

Mientras la mujer caminaba de camino a su apartamento, podía sentir que él todavía estaba de pie esperando y mirándola, luchando por no decir algo. Eso la hizo sonreír.

Al día siguiente en el restaurante, él no pudo concentrarse en su trabajo. Los tenedores, platos y vasos no estaban tan perfectamente alineados.

La melodía que había inventado en su cabeza se había desvanecido frustrantemente. Y no podía creer que se había olvidado de preguntarle a la mujer su nombre.

De repente, un hombre alto y fornido irrumpió con una pregunta extraña.

“¡Buenas noches! ¿Fue usted quien habló con la Srta. López?”.

Publicidad

“¿La Srta. López?”, preguntó el mesero. El nombre no se le hacía conocido.

“¿Fue usted quien dijo que la máquina de tarjetas no funcionaba ayer?”.

Esto asustó al camarero, pero, más que todo, lo hizo sentir confundido. “La única persona a la que le dije eso fue...”.

“Necesito que venga conmigo, señor. Ha sido invitado por la Sra. López a su yate privado”.

Parecía más una orden que una petición. Todavía algo confundido, el mesero terminó su turno y siguió al hombre intimidante.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

“¿A dónde vamos?”, reunió el coraje para preguntar mientras estaba sentado en el asiento trasero de un automóvil de lujo.

No hubo respuesta. “¿Quién es la Srta. López?”, se preguntó.

Cuando se bajó del auto, estaba en algún lugar de la hermosa costa de la ciudad. El sonido de las olas lo cautivó hasta que finalmente la volvió a ver.

“¡Es ella! ¡Ah, ella es la Sra. López!”, suspiró con alivio al ver a la misma chica cuya factura había pagado el día anterior.

Pero aparte de la sonrisa en su rostro, casi todo lo demás era diferente. Llevaba un elegante vestido vaporoso, su cabello estaba suelto y acababa de bajar de un yate.

Publicidad

“¿Quién eres?”, preguntó él.

“Soy la misma chica que conociste ayer”, dijo ella. “¿Por qué no damos un paseo?”, le dijo al camarero mientras le regalaba una sonrisa divertida por su confusión.

Mientras caminaban por la orilla de la playa, el hombre se enteró de que la mujer que lo había cautivado no era una chica común. Ella le explicó que era hija de un millonario.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

Parecieron detener su caminata por un momento. Fue entonces cuando el mesero desconcertado supo la verdadera razón por la cual ella había guardado el gran secreto.

“Vivo frugalmente para que no me rompan el corazón otra vez. He tenido suficientes relaciones en las que el tipo solo estaba interesado en mi riqueza”.

“Como una romántica empedernida que ha visto demasiadas comedias románticas, esta es la solución que se me ocurrió. ¡Y mira, funcionó!”.

“¿Qué quieres decir?”, preguntó él mientras su corazón latía, esperando escuchar la respuesta de la mujer a su pregunta.

Publicidad

“Nunca había conocido a alguien como tú. Pero había soñado con una persona así como mi pareja ideal”.

“Nunca me había reído como lo hice ayer. Nunca había escuchado a nadie hablar con tanta pasión sobre sus esperanzas y sueños. Nunca me había divertido tanto simplemente caminando por esta aburrida ciudad. Nunca había conocido a alguien tan amable”.

Ella tomó su mano y nerviosamente preguntó: “Si alguna vez has visto una comedia romántica, esta es la parte en la que te pregunto: ¿te gustaría tener una segunda cita conmigo?”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

“No”, el hombre finalmente habló después de escuchar a la mujer. Ella se quedó estática, sin palabras.

“Porque eso significaría que ya hemos tenido nuestra primera cita. Empecemos desde el principio. Hola, soy Andy”.

“Soy Érika”.

Él no podría haber pensado en ningún otro nombre que le quedara mejor.

“Vámonos de aquí, Érika. Creo que conozco un café que te va a encantar. Solo hay una regla: yo pago”.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Publicidad

Un acto de bondad al azar podría cambiar tu vida. Si Andy no hubiera decidido ayudar a Érika pagando su cuenta, habría sido un día normal para él. Ayudarla cambió su vida para siempre; encontró el amor.

El amor puede encontrarte en los lugares más inesperados. Érika estaba en el restaurante acompañada por un hombre que solo estaba interesado en ella por su dinero. Ella lo descurbió y terminaron su relación. No esperaba encontrarse con un pretendiente mejor esa misma noche.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Años después de que mesera compartiera almuerzo con indigente, empieza a trabajar para él - Historia del día

Publicidad

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Visitantes de restaurante lujoso se burlan de anciana discapacitada: el dueño grita su nombre en plena cena - Historia del día

13 de julio de 2022

Mujer le compra una hamburguesa a niño pobre y hambriento: toda su familia va a su casa al otro día - Historia del día

16 de julio de 2022

Mujer le da todos sus ahorros a un indigente, luego recibe mansión de $2 millones a cambio - Historia del día

03 de mayo de 2022

Hija le grita a su anciana madre en restaurante: le muestra respeto después de que la mesera interviene - Historia del día

26 de mayo de 2022