logo
Fachada de una casa. | Foto: Shutterstock
Fuente: Fachada de una casa. | Foto: Shutterstock

Anciana le dice a vecina que va a ser desalojada: los vecinos se únen para comprarle una casa - Historia del día

Mayra Pérez
23 sept 2022
17:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Una anciana es desalojada del que fuera su hogar por los últimos cincuenta años, y teme que tendrá que vivir en un hogar de retiro. Sin embargo, recibe la mejor de las sorpresas de las personas más inesperadas.

Publicidad

“Es culpa de todas estas familias nuevas”, pensó Bárbara. En los últimos cinco años, el antiguo y acogedor vecindario había caído en un proceso de gentrificación, como lo llamaron los agentes inmobiliarios.

Uno por uno, sus viejos amigos se vieron obligados a vender o sus contratos de arrendamiento fueron rescindidos por propietarios codiciosos, decididos a ganar dinero rápido.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

“Los odio”, gritó Bárbara, con lágrimas en los ojos. “¡Los odio!”.

Bárbara había estado viviendo en la misma casa durante más de cincuenta años. Ella y su difunto esposo se habían mudado cuando el mayor de sus hijos tenía siete años y el menor dos. Los había criado en ese lugar y enterró a su esposo viviendo allí.

Arrugó el aviso de desalojo entre sus dedos hinchados. Su casero quería que se fuera. Iba a remodelar la casa y venderla. No le importaba lo que le pasara a Bárbara.

Sus hijos seguían presionándola para que se mudara a un hogar de ancianos. El mayor le había dicho: “¡Es lo mejor que te pudo haber pasado, mamá! Múdate a una residencia y allí te cuidarán”.

Publicidad

Pero Bárbara no quería ir a ninguna residencia de ancianos. Quería vivir en su propia casa, con sus recuerdos y sus cosas a su alrededor.

Se sentó en el porche y comenzó a llorar. Tenía ochenta y un años y no sabía qué hacer ni adónde acudir en busca de ayuda y apoyo. Escuchó una voz que decía suavemente: “¿Estás bien?”.

Una de sus nuevas vecinas estaba de pie junto a su puerta; era una mujer joven con cabello largo y oscuro que vestía un traje elegante y tacones altos. “¿Quién diablos usaba tacones altos en la calle?”, se preguntó la anciana.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

“Estoy bien”, respondió y se secó rápidamente las lágrimas en las mejillas. “¡Y si no lo estoy, no es asunto tuyo!”.

“Estás equivocada”, dijo la joven. Abrió la cerca y caminó hacia Bárbara. “Mi madre siempre me dijo que como seres humanos debemos cuidarnos unos a los otros. Somos una comunidad. Eso es lo que es un vecindario. Entonces, ¿por qué no me dices qué está pasando?”.

Lee también: Tras la muerte de su hermano, mujer ayuda a su cuñada viuda hasta que ve su casa en ruinas - Historia del día

“Tengo 81 años”, le dijo Bárbara a su vecina. “Me están desalojando de mi casa y mis hijos quieren que vaya a un hogar de ancianos. ¡Yo no quiero eso! ¡Quiero vivir mi vida con dignidad hasta el final! Que la gente no me diga qué comer, a qué hora levantarme o qué hacer ¡Quiero vivir en mi propia casa!”.

Publicidad

Bárbara rompió a llorar una vez más y la joven le pasó el brazo por los hombros. “¿Cuándo tienes que irte?”, le preguntó.

“Para fin de mes”, dijo Bárbara. “¡Y no puedo pagar otro lugar!”.

“Bueno”, dijo la joven. “No pierdas la esperanza. ¡Nunca sabes lo que puede pasar!”.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Dos semanas después, Bárbara estaba ocupada empacando sus pertenencias en cajas de cartón cuando la joven llamó a su puerta. Con ella iban dos hombres y otra mujer.

“¡Hola, Bárbara!”, dijo la joven. “Hemos venido a ayudarte con la mudanza”.

“¿Mudarme a dónde?”, preguntó Bárbara, desconcertada.

“Bueno, ¿conoces esa gran casa verde, dos calles más abajo?”, preguntó la joven.

“Sí”, dijo Bárbara.

“Hay una casita al lado”, dijo la mujer, sonriendo. “Todos en el vecindario nos reunimos y la compramos para ti. Te mudarás allí”.

Publicidad

Bárbara la miró sorprendida. Ella presionó sus manos contra su boca. “¿Tú hiciste eso?”, le preguntó a la joven. “¿Hiciste esto por mí, una completa extraña?”.

“No eres una extraña, Bárbara”, dijo la mujer con delicadeza. “Eres un maravilloso ser humano que necesitaba ayuda”.

“Estuve rezando con mucha fe”, dijo Bárbara. “¡Y esta es la respuesta perfecta a mis oraciones!”.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Siempre que tengas la posibilidad, ayuda a tu prójimo. Aunque resulta tentadoramente sencillo ignorar los problemas de los demás, la verdad es que unidos resulta fácil ayudar al necesitado y la recompensa es verlos sonreír.

El odio es uno de los peores sentimientos y no debemos alimentarlo. Bárbara sentía animadversión por sus nuevos vecinos y resultó que justamente ellos hicieron lo necesario para ayudarla en su problema.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Te puede interesar: Viuda con 5 hijos alimenta a anciano pobre y después de un tiempo recibe camioneta nueva de regalo - Historia del día

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Adolescente limpia el jardín de una anciana todo el día y después todos los vecinos se reúnen cerca de su casa - Historia del día

27 de agosto de 2022

Niña ayuda a vecino mayor a subir una pendiente: al otro día él va con todos los vecinos para agradecerle - Historia del día

29 de agosto de 2022

Mi mamá me excluyó de su testamento y dejó su herencia a su vecina anciana - Historia del día

17 de julio de 2022

Anciana endeudada es desalojada de su casa, recibe llamada diciéndole: "Compré su casa para usted" - Historia del día

24 de agosto de 2022