logo
Mujer caminando bajo la lluvia con un paraguas. | Foto: Shutterstock
Mujer caminando bajo la lluvia con un paraguas. | Foto: Shutterstock

Mamá soltera camina 3 horas al trabajo por un año: un día halla un auto nuevo con las llaves junto a su ventana - Historia del día

Madison trabajaba duro en un restaurante de carnes para mantener a sus dos hijos, pero tenía que caminar tres horas todos los días para llegar porque los autobuses no pasaban cerca de su casa. Un día, un auto nuevo con sus llaves apareció junto a su ventana.

Publicidad

“No puedo creer que camines tanto todos los días. Al menos, estarás en plena forma”, dijo el compañero de trabajo de Madison, Alex, durante su descanso.

Estaban fuera del restaurante de carnes donde trabajaban, descansando un poco antes de la hora punta del almuerzo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

“Sí, pero necesito un auto. Mi rodilla está empezando a matarme. No sé si podré hacerlo por mucho más tiempo”, respondió ella, suspirando profundamente.

“Estoy ahorrando, pero cuando eres madre soltera, tus hijos tienen que ser prioridad en todo momento. Y los gastos extra surgen cuando menos los esperas”.

“Eso es cierto”, estuvo de acuerdo Alex, asintiendo. “Sé cómo es eso. Quiero decir, no tengo hijos, pero aun así lo entiendo”.

Publicidad

Siguieron hablando durante unos minutos más hasta que llegó el momento de volver a entrar. Madison trabajaba en la parrilla del restaurante, uno de los lugares más importantes del lugar.

Ella cubría los turnos de la mañana y el almuerzo, y otra persona trabajaba en el turno de la cena porque Madison tenía que irse a casa caminando para atender a sus hijos.

Afortunadamente, tenía una vecina que se ofreció como voluntaria para recogerlos donde los dejaba el autobús escolar (era el único transporte público que llegaba a su vecindario) y los observaba hasta que Madison llegaba a casa.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Ella estaba agradecida con su vecina por eso. De lo contrario, no podría mantener este trabajo, que pagaba bastante bien.

Con suerte, pronto podría comprar un automóvil, y los días de caminar tres horas cada día (una hora y media al trabajo y lo mismo de vuelta a casa) serían un recuerdo lejano.

Madison se despertó muy temprano e instó a sus hijos a vestirse rápidamente para poder caminar con ella hasta el área donde se detenía el autobús escolar.

No era una parada de autobús regular, pero el distrito la había asignado ya que muchos niños en su vecindario no tenían otra forma de ir a la escuela. Por lo general, la madre dejaba a sus hijos allí y continuaba caminando la larga distancia hasta el restaurante.

Sin embargo, ese día, mientras ella y sus hijos salían por la puerta, escuchó a los niños gritar: “¡Dios mío! ¡MAMÁ! ¡MIRA ESO!”.

“¿Qué? ¿Qué? Es muy temprano para gritar, chicos”, dijo la mujer, pero se fijó hacia dónde miraban los niños. Había un auto estacionado en su camino de entrada, que generalmente estaba vacío.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

“Mamá, ¿compraste un auto?”, preguntó Lucas, uno de sus hijos.

“No, cariño. Uno de los vecinos debe haber estacionado aquí accidentalmente o podrían tener invitados”, respondió Madison, mirando a su alrededor para ver quién podría haber dejado un auto en el camino de entrada.

Entonces algo llamó su atención. Era un juego de llaves junto a su ventana, y había una pequeña nota adjunta.

La agarró y la leyó: “Para Madison, ¡para que nunca más tengas que caminar tanto!”. La mujer estaba en estado de shock.

Lucas tomó la nota y la leyó. “¡Es tu auto, mamá! ¡Tenemos un auto! ¡SÍ!”, gritó emocionado, mirando a su hermanito y saltando.

“¿Es esto real?”, se preguntó ella en voz baja mientras los niños rodeaban el vehículo y miraban dentro.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Madison tomó las llaves y abrió la puerta del auto. Sus hijos subieron emocionados y ella encendió el motor. Todavía estaba estupefacta, pero necesitaba ponerse a trabajar.

Llevó a sus hijos directamente a la escuela y las sonrisas en sus rostros no tenían precio. Luego se fue a trabajar y estacionó el auto donde solían hacerlo los otros empleados.

Estaba meciendo las llaves en sus manos mientras entraba al restaurante. Se preguntaba quién sería la persona generosa que había dejado el auto en el camino de entrada de su casa. Pero, de repente, la respuesta apareció frente a ella.

Vio a todo el personal, incluso a aquellos que no tenían turno hasta más tarde, aplaudiéndola. Las lágrimas se acumularon en sus ojos cuando se dio cuenta de lo tonta que había sido al no haber adivinado de inmediato quién le había dado un regalo tan generoso.

Solo unas pocas personas en el mundo sabían lo mucho que caminaba y lo duro que trabajaba. Los abrazó a todos y les agradeció a cada uno por su increíble gesto. También les preguntó cómo habían podido lograrlo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Para su sorpresa, algunos de ellos, incluido Alex, habían participado en un concurso de parrilladas el pasado fin de semana y habían usado sus ganancias para comprarle el auto.

“Pero, ¿por qué? Pudieron haber usado ese dinero para otra cosa. Ni siquiera me conocen tan bien”, les dijo Madison, secándose las lágrimas de los ojos.

“Sabemos lo duro que trabajas, chica. Ya llevas aquí un año y, a veces, hacer algo bueno por alguien que lo necesita es mucho mejor que gastar dinero en ti mismo”, dijo Alex.

Sus otros compañeros de trabajo asintieron y elogiaron a la madre por ser muy trabajadora y cuidar a sus hijos tan maravillosamente. Después de los nacimientos de sus chicos, este fue el mejor día de la vida de Madison.

Ella quería devolver la amabilidad que sus compañeros de trabajo le brindaron, y continuaría trabajando duro para hacerlo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Hacer algo bueno por alguien que lo necesita es mejor que cualquier otra cosa: Los compañeros de trabajo de Madison hicieron algo increíblemente generoso, pues sabían que eso era mucho más gratificante que usar el dinero que ganaron para ellos mismos.

  • El trabajo duro da sus frutos, incluso en formas que nunca esperas: La sólida ética de trabajo y la dedicación de Madison eran evidentes todos los días, y sus compañeros de trabajo lo notaban. Eso los inspiró a hacer el bien y demostrar que el trabajo duro conduce a cosas buenas.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Esposo deja a su esposa en silla de ruedas, luego la ve caminar en el parque con otro hombre - Historia del día

31 de octubre de 2023

Adolescente deja la universidad y trabaja para ayudar a su mamá enferma, desconocido le da todo el dinero para su tratamiento - Historia del día

11 de septiembre de 2023

Maestra visita a niño que no iba a la escuela y se entera de que cuida solo de su hermana pequeña - Historia del día

04 de noviembre de 2023

Mujer rica sigue a un niño que se lleva sobras de comida de su cubo de basura a diario - Historia del día

30 de julio de 2023

Exalumno me salvó de la pobreza cuando perdí a mi esposo y a mi hija en un solo día - Historia del día

05 de octubre de 2023

Gerente se burla de abuelo pobre en concesionario de coches de lujo hasta que regresa con fajos de dólares más tarde - Historia del día

08 de noviembre de 2023

Hombre solitario pierde 59 kilos y encuentra nuevo trabajo para adoptar a niño que encontró en sótano - Historia del día

20 de octubre de 2023

Hombre amoroso deja notas a su mujer todos los días durante años, un día ella despierta y no encuentra nada - Historia del día

21 de agosto de 2023

Mujer renuncia a su carrera para tener hijos, en su 3er aniversario de boda descubre que su esposo no quiere hijos - Historia del día

08 de septiembre de 2023

"No culpes a los demás de tus fracasos", le grita hijo a su papá despedido, luego le dice "estoy orgulloso de ti" - Historia del día

03 de noviembre de 2023

Una mujer se esconde en el balcón, ve a su esposo entrar en el dormitorio con la profesora de su hijo - Historia del día

02 de agosto de 2023

Hombre rico descubre que su hijo hace renunciar a viejo maestro: "¡Recoge tus cosas!", le ordena su padre - Historia del día

02 de agosto de 2023

Papá pobre paralítico con 2 hijos crea tienda de buenas acciones, pronto tiene innumerables compradores - Historia del día

04 de noviembre de 2023

Mendigo muy querido en su barrio se entera de que tiene un hijo y se presenta en su cumpleaños al día siguiente - Historia del día

11 de septiembre de 2023