logo
Niño pescando. | Getty Images
Niño pescando. | Getty Images

Niño muere intentando alimentar a su mamá enferma y 3 hermanos: amable desconocida adopta a la familia poco después - Historia del día

Georgimar Coronil
06 oct 2022
10:50

Un pobre niño se embarcó en una conmovedora misión para alimentar a su madre enferma y a sus tres hermanos. Lamentablemente, esto le costó la vida.

Publicidad

Laura estaba sentada en su silla de ruedas, mirando la foto de su boda. Sus ojos, llenos de lágrimas, se negaban a secarse. Su dolor crecía al pensar en su difunto marido Samuel.

"¡¿Mamá?! ¿Qué te pasa? ¿Aún no lo has superado?", dijo Luis 10 años, interrumpiendo los pensamientos de Laura. "Todos lo echamos de menos, pero tenemos que seguir adelante. Te prometo que un día nuestra vida cambiará para mejor".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Laura quedó sumida en su pena, así que Luis decidió animarla. Y lo primero que hizo fue ir a la cocina para prepararle algo rico para comer. En ese momento se percató de que no tenían víveres.

"Tengo que hacer algo. Quiero sorprender a mamá", pensó Luis y supo lo que tenía que hacer para que ella volviera a sonreír.

Publicidad

"Mamá, voy a salir con mis amigos. Volveré pronto a casa, ¿vale?", dijo.

"¿Salir? Pero, ¿a dónde?", preguntó.

"Es sábado, mamá. Recuerda que solía ir al parque con mis amigos todos los fines de semana. No he ido desde que papá nos dejó. Quiero ir hoy porque quiero tomar aire fresco".

"¡Está bien! Pero, por favor, ten cuidado. Y no llegues tarde, cariño".

Laura creyó que su hijo mayor le estaba diciendo la verdad, así que le permitió salir. No tenía ni idea de que estaba a punto de sorprenderla y hacerla sonreír después de mucho tiempo haciendo algo que nunca había soñado.

"Es más de la una. ¿Dónde está Luis? No debería haberle dejado salir", expresó Laura, mirando el reloj. Se dirigía a la puerta principal cada vez que oía a alguien fuera de su casa. Estaba ansiosa. Luis nunca había estado fuera tanto tiempo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Publicidad

"Este chico, a veces me pone nerviosa. Se olvida de que es el mayor de sus hermanos y tiene que ser responsable", pensó Laura.

Se inquietó al contar cuánto dinero le quedaba para la compra. Aunque recibía su prestación mensual por invalidez, apenas era suficiente para los gastos.

Después de la muerte de Samuel, Laura padecía esclerosis múltiple, lo que le provocaba problemas de movilidad y la confinaba a una silla de ruedas.

Aun así, siguió adelante por el bienestar de sus hijos y se molestó por el comportamiento de Luis ese día, sin saber que la haría sonreír.

"¡Mamá! ¡Mira lo que te he traído!", exclamó Luis, colocando una cesta delante de ella que olía a pescado. Laura abrió la tapa de la cesta y encontró pescado fresco.

"¡Dios mío, cariño! ¿De dónde has sacado tanto pescado?".

"¡Los he pescado yo!".

"¿Qué? ¿Has ido a pescar? Pero te dije que no te acercaras a ese lago, ¿no?".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Publicidad

"Mamá, está bien. Ya tengo diez años y puedo manejarlo. Vi a papá hacerlo e incluso le ayudé mucho. Ya soy un maestro de la pesca. Tranquila, mamá".

Laura se quedó sin palabras y no supo cómo reaccionar.

"¿No estás contenta, mamá? Quería sorprenderte con algo rico para comer. Nuestra despensa estaba casi vacía, así que pensé que podríamos cenar algo de pescado al horno".

"Me alegro, hijo. Pero, por favor, no vayas a ese lago sin decírmelo otra vez, ¿de acuerdo?".

Aunque Laura se alegró de la sorpresa de Luis, no quería correr ningún riesgo. Después de perder a su marido, no quería sufrir más.

Pero el destino tenía otros planes para el fin de semana siguiente.

"Señora Laura, tiene que venir con nosotros. Es una emergencia", dijo una de las vecinas el sábado siguiente por la tarde.

"¿Qué pasa? ¿Está todo bien? ¿Y a dónde? Estoy esperando a mi hijo, Luis. Llegará a casa en cualquier momento desde el parque".

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"Señora Laura, se trata de Luis", respondió la mujer, y la ansiedad de Laura se duplicó.

"¿Sobre mi hijo? ¿Qué pasa con él? ¿Qué ha pasado? ¿Puede alguien decirme, por favor, qué ha pasado?", gritó mientras los vecinos se aglomeraban en su casa.

"Señora Laura, hemos venido a llevarla con nosotros al hospital. Su hijo Luis... su hijo ha sido atropellado por un coche cuando volvía a casa desde el lago".

El corazón de Laura empezó a latir con fuerza y el miedo le subió por las entrañas.

"¿Qué?", gritó y corrió al hospital para ver a su hijo.

"Lo siento. Su hijo Luis ha tenido muerte cerebral, y ya no hay nada que podamos hacer para salvarlo", dijo el médico.

Publicidad

"¡Despierta, hijo! Por favor, no me dejes... ¡Despierta, por favor!", gritaba, con su voz resonando en el pasillo.

Luis falleció. Seis meses después del entierro, el estado de Laura había empeorado, pero hacía lo mejor posible por el bienestar de sus tres hijos. Su mundo había ido de mal en peor tras el fallecimiento de Luis.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Laura había perdido toda esperanza cuando una mujer desconocida llamó a su puerta, sonriendo.

"¡Sra. Laura! Hola, soy Miranda Pereira, y acabo de regresar con mi hija tras su viaje de ensueño a Disneylandia", dijo la mujer. Laura estaba desconcertada. ¿Qué quería esta señora de ella?

"Quería encontrarme contigo ese día en el hospital, pero ya te habías ido. No pude encontrarte y finalmente conseguí tu dirección en los registros del hospital".

Publicidad

"Espera... ¿Quién eres tú? ¿Y qué quieres? No te conozco. ¿Nos hemos visto antes?", dijo Laura.

"¡Conoces a mi hija, Carla!", dijo Miranda, señalando a su hija de 10 años. "Carla, ¿por qué no vas a jugar con los hijos de la señora Laura mientras hablamos?".

"Espera, no lo entiendo. ¿Qué está pasando? ¿Quiénes son ustedes?", preguntó Laura de nuevo.

"¡Mi hija tiene el corazón de tu hijo!".

"Carla tuvo un trasplante de corazón hace seis meses. Fue el corazón de tu hijo el que le salvó la vida. Su corazón está latiendo dentro de ella ahora!", reveló Miranda.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Publicidad

"¿El corazón de mi hijo Luis? ¡Oh, Dios mío! Sí, ahora lo recuerdo... Había firmado unos papeles", exclamó Laura, recordando una decisión que cambió su vida cuando Luis estaba en su lecho de muerte.

Resulta que Laura estaba tan angustiada cuando se enteró del grave estado de su hijo que, cuando los médicos le plantearon la posibilidad de que Luis salvara la vida de varias personas con sus órganos, aceptó y firmó los papeles de donación de órganos.

La hija de Miranda, Carla, estaba entre los que habían conseguido una nueva vida gracias a Luis. Laura estaba encantada tras enterarse de esto y salió a abrazar a la niña, llorando.

Pero Miranda también vino a revelar algo más: una oferta para una vida mejor.

"Mira, sé que esto puede sonar raro. Pero me gustaría ofrecerte mudarte a nuestra casa de invitados. Ha estado vacía durante años, ¡y estoy segura de que te gustaría!".

"¡No sé cómo agradecértelo!", exclamó Laura, y sus lágrimas no paraban.

"Por favor, no... Debería darles las gracias a ti y a tu hijo... Nada puede compensar el sacrificio que hicieron al aceptar donar el corazón aquel día... Tú y Luis salvaron la vida de mi hija".

Publicidad

Tal y como había prometido Luis, la vida de su madre había cambiado para mejor.

Poco después, Laura y sus tres hijos se mudaron a su nueva casa. Ella también recibió tratamiento gratuito y, poco a poco, pudo volver a ponerse en pie. Además, le encantaba pasar tiempo con Carla. Su sonrisa y vivacidad le recordaban a su difunto hijo, Luis.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Ten fe en los milagros: Tras la muerte de su marido, Laura perdió la esperanza pero siguió adelante por el bien de sus hijos. Su dolor se duplicó cuando perdió inesperadamente a Luis en un accidente. Sin embargo, su fe y su esperanza en la vida se restauraron cuando conoció a Carla, la chica que recibió el corazón de Luis.
  • Cuando tengas la oportunidad de expresar tu gratitud a alguien que te ha ayudado, hazlo: En agradecimiento a la nueva vida de Carla, Miranda le ofreció a Laura y a sus hijos mudarse con ella. También le proporcionó un tratamiento gratuito para que Laura pudiera volver a caminar y llenó su vida de alegría.
Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
info

La información contenida en este artículo en AmoMama.es no se desea ni sugiere que sea un sustituto de consejos, diagnósticos o tratamientos médicos profesionales. Todo el contenido, incluyendo texto, e imágenes contenidas en, o disponibles a través de este AmoMama.es es para propósitos de información general exclusivamente. AmoMama.es no asume la responsabilidad de ninguna acción que sea tomada como resultado de leer este artículo. Antes de proceder con cualquier tipo de tratamiento, por favor consulte a su proveedor de salud.

Publicaciones similares

3 historias desgarradoras de personas desaparecidas cuya verdad se descubrió repentinamente

17 de mayo de 2024

Descubrí que mi hijo desaparecido fue adoptado por otra mujer - Historia del día

11 de abril de 2024

Mi esposo le dio a nuestro hijo su viejo portátil, pero se olvidó de borrar de él sus fotos secretas

10 de abril de 2024

Mi ex arruinó mi primer día de trabajo, yo me vengué brillantemente de él el mismo día

28 de marzo de 2024

Mi pequeño hijo llamó mamá a una vendedora en una tienda - Me rompí al descubrir la verdad

08 de mayo de 2024

Mi hijo me exige que cuide a su hijo porque hice lo mismo con su hermano mayor hace 20 años

17 de mayo de 2024

Mamá de la novia ve al novio entrando en el baño con la dama de honor en plena boda - Historia del día

24 de enero de 2024

Mi suegra nos visitó mientras yo estaba fuera de casa - Cuando volví, mi hija me contó algo que destrozó a nuestra familia

11 de abril de 2024

Mi marido le dio a nuestro hijo su laptop, pero se olvidó de borrar sus fotos secretas de ella - Historia del día

13 de mayo de 2024

Mi suegro dudaba de que yo hubiera dado a luz a la hija de su hijo – El resultado del ADN lo destrozó

09 de mayo de 2024

Hijos se niegan a mantener a su anciano padre, se enteran de que murió intentando ganar al menos un centavo - Historia del día

20 de mayo de 2024

Mi hijo levantó la falda de una vendedora gritando: "¡Mamá, mira! Por eso está enfadada"

22 de mayo de 2024

Mamá se muere por conocer a la novia de su hijo, queda atónita cuando trae a una mujer de su misma edad - Historia del día

04 de marzo de 2024

Mi hija de 14 años encontró un chupete en el maletín de mi marido — La sorprendente verdad casi me destruye

09 de mayo de 2024