logo
Un bebé mirando hacia un lado. | Foto: Shutterstock
Fuente: Un bebé mirando hacia un lado. | Foto: Shutterstock

Abuela queda sola a cargo de su nieto bebé: ve a todos sus vecinos frente a su puerta un día - Historia del día

Una abuela que se tuvo que hacer cargo de su nieto bebé estaba enfrentando dificultades, hasta que un día todos sus vecinos se reunieron en su puerta. La visita sorpresa la confundió, pero los residentes de su vecindario hicieron algo aún más sorprendente.

Publicidad

María, de 62 años, revolvía su té mientras mecía suavemente a su nieto Lucas, de 17 meses, para que se durmiera. Ella se aseguró de que estuviera profundamente dormido antes de colocarlo cuidadosamente en su cuna para relajarse y poder disfrutar de su té.

Cuando su única hija y su yerno murieron en un terrible accidente automovilístico unos meses atrás, la mujer mayor quedó devastada. Su hijo pequeño había quedado huérfano.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Al no tener a nadie más, el bebé quedó bajo el cuidado de María, quien estaba preocupada por cómo se las arreglaría. Ella tenía una pequeña tienda de abarrotes, que era su negocio familiar, y tenía la seguridad financiera suficiente para cuidar a Lucas.

Sin embargo, mientras envejecía, la mujer comenzó a sentirse más cansada. Incluso en su juventud, nunca había sido tan enérgica o multitarea. Y ahora que tenía que criar a su nieto sola, le resultaba difícil.

“Dame fuerzas, Señor”, suspiró mientras tomaba un sorbo del té. “¿Cuánto tiempo continuaré así? ¿Qué pasará con mi nieto cuando no esté para cuidarlo?”.

Lee más: Abuela guarda cada centavo, compra un abrigo nuevo y lo corta para tres niñas pobres - Historia del día

Publicidad

María solía pensar en esto casi todos los días. Le preocupaba que un día alguna enfermedad desconocida se la llevara y su nieto se quedara sin familia.

Le temía tanto a ese escenario que cada minuto de su tiempo lo pasaba con Lucas. Quería hacer tantos recuerdos con él como fuera posible.

Ese día, mientras María sorbía su té, perdida en sus pensamientos, de repente percibió olor a quemado. Corrió a la cocina y se dio cuenta de que su tostada se había carbonizado.

“¡Dios! ¡Ahora todo se me olvida!”, pensó.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

María se estaba volviendo más olvidadiza con su edad avanzada, y errores como estos se habían vuelto comunes para ella. El otro día, había olvidado cerrar la tienda de comestibles antes de irse. Afortunadamente, no pasó nada terrible.

Después de que la mujer mayor tostó rebanadas de pan fresco y desayunó, escuchó un sonido de llanto en la habitación de Lucas. El bebé se había despertado y María sabía que no volvería a dormirse fácilmente.

“¿Qué le pasó a mi bebé?”, le preguntó la abuela inocentemente al pequeño mientras lo acunaba en sus brazos. “¿Tienes hambre, cariño?”.

Mientras mecía a Lucas en sus brazos, María olió algo asqueroso y se dio cuenta de que era hora de cambiarle el pañal a su nieto.

Publicidad

“¡Vaya! Este niño travieso hizo popó, y ahora la abuela tendrá que limpiarlo”. María frunció el ceño. “No, no. No es necesario que llores, cariño. La abuela te va a cambiar y ponerte ropa limpia ahora mismo”.

María colocó cuidadosamente a Lucas sobre una manta y le cambió el pañal rápidamente. “¡Mira, mi bebé está limpio ahora! Ah, ¿veo una pequeña sonrisa allí?”, preguntó, sonriéndole al pequeño, quien comenzó a reírse.

“¡Llita!”, pronunció el bebé.

“¡Vamos a ver a los pájaros y a los árboles, Lucas! El día está hermoso”, dijo María, mirando por la ventana de su habitación. “¡Vamos a vestirte!”.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

La mujer mayor y su nieto salieron de casa para dar un rápido paseo por la plaza del pueblo antes de la cena. María se cansó de caminar, así que se sentó un banquillo para descansar mientras el pequeño Lucas jugaba con su pelota.

Publicidad

“Dios bendito”, dijo con un suspiro, mirándolo jugar en la plaza. “¿Me durará la salud para cuidarlo hasta que sea mayor? Quiero verlo crecer”.

Cuando regresaron a casa, la abuela alimentó a Lucas y luego preparó una cena sencilla para ella. Después acostó al pequeño y le leyó cuentos hasta que se quedó dormido.

Días más tarde, María se estaba duchando en el baño cuando resbaló en el suelo y se lesionó la pierna. Aunque podía caminar, le dolía mucho la rodilla.

Eso le dificultaba poder moverse normalmente, así que le pidió a su dependienta, Lincy, que se hiciera cargo de la tienda. Durante varios días, María no salió de su casa y sus vecinos no la vieron por los alrededores.

Publicidad

Mientras tanto, se esforzaba por cuidar a Lucas, y tenía muchas dificultades haciéndolo debido a su lesión en la pierna. Pero no quería molestar a nadie innecesariamente, por lo que continuó haciendo las cosas por su cuenta.

Una mañana, estaba en la cocina preparando té cuando escuchó el timbre de la puerta. Caminó con dificultad hasta la entrada, apoyándose en el bastón de su difunto esposo, el cual tuvo la suerte de encontrar cuando más lo necesitaba.

Cuando abrió vio a todos sus vecinos en el porche delantero. Todos la miraban como si hubieran visto un fantasma. “¿Qué están haciendo todos aquí?”, preguntó María, confundida, mirando sus rostros en blanco.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Su vecina de al lado, la Sra. Silva, habló. “¿Qué te pasó, María? ¿Están bien tú y Lucas? ¡No te habíamos visto en mucho tiempo y estábamos preocupados!”, dijo la señora.

Publicidad

María sonrió levemente. “Ah, es solo que...”. Les contó que se había lastimado y que estaba teniendo dificultades para manejar las cosas. Sabía que no podía ocultarlo por más tiempo.

Algunos vecinos ya habían estado notando algunas cosas. Algunos habían visto que su casa estaba desordenada, pues no había podido limpiarla adecuadamente.

“¿Y por qué no nos pediste ayuda?”, preguntó otro vecino. “Sabemos que las cosas no han sido fáciles para ti, cariño. ¡Deberías habernos llamado! ¡Siempre hemos estado dispuestos a ayudarte!”.

Lee también: Abuela a la que le prohibieron visitar a su nieta ve a la niña subirse a un auto con un extraño - Historia del día

Publicidad

A María le daba vergüenza pedirles ayuda, pero no podía rechazarlos después de ver su genuina preocupación por ella. Los dejó entrar a todos y decidieron limpiar su casa.

La abuela protestó, diciendo que no tenían que molestarse, pero no le hicieron caso y la ayudaron a salir. Más tarde, la Sra. Silva la llevó a un ortopedista. Este aconsejó que la internaran en el hospital durante dos semanas.

“Pero tengo que cuidar a mi nieto, doctor”, dijo la mujer mayor, sintiéndose impotente. “¡No puedo dejarlo solo!”.

“No te preocupes, María”, dijo la Sra. Silva. “José y yo cuidaremos a Lucas. Él también es como un nieto para nosotros. Solo concéntrate en mejorar y volver a casa pronto, ¿de acuerdo?”.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

María no pudo evitar llorar. “Dios. Todos ustedes están haciendo mucho por mí. ¿Cómo les devolveré el favor?”.

Publicidad

“No es necesario”, respondió la Sra. Silva, sonriendo.

Cuando María fue dada de alta del hospital y regresó a casa, apenas reconoció la vivienda. Estaba impecable, y el pequeño Lucas se veía saludable y había subido un poco de peso.

Resultó que los vecinos se habían turnado para cuidarlo y les ENCANTABA alimentarlo.

La abuela no podía dejar de llorar ante la amabilidad de sus vecinos.

“Ángeles”, susurró entre lágrimas, mientras miraba su casa. “Todos son unos ángeles. Muchas gracias por haberme ayudado”.

Publicidad

María se sentía inmensamente agradecida con sus vecinos. Entonces los invitó a una cena especial en agradecimiento. Al final, admitió que le daba vergüenza pedir ayuda.

“Somos vecinos y se supone que debemos ayudarnos mutuamente en momentos de necesidad”, le recordó la Sra. Silva. “Así que no tienes que avergonzarte por eso”.

Esto hizo que María sonriera.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Si realmente necesitas ayuda, no dudes en pedirla. Si María hubiera pedido ayuda a sus vecinos antes, no habría tenido problemas para cuidar a Lucas sola. Afortunadamente, aprendió que pedir ayuda a las personas no debería ser vergonzoso.

Ayuda a tus vecinos y asegúrate de estar pendiente de ellos regularmente. Los vecinos de María fueron muy amables al visitarla cuando no la vieron por varios días seguidos. Debido a su vigilancia, a María le trataron la pierna y pudo regresó a su hogar, a un lugar limpio y con un nieto bien alimentado.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Publicidad

Lee más: Abuela se queda sin ahorros al criar a su nieto sola: un día encuentra $110.000 en su cuenta bancaria - Historia del día

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
info

La información contenida en este artículo en AmoMama.es no se desea ni sugiere que sea un sustituto de consejos, diagnósticos o tratamientos médicos profesionales. Todo el contenido, incluyendo texto, e imágenes contenidas en, o disponibles a través de este AmoMama.es es para propósitos de información general exclusivamente. AmoMama.es no asume la responsabilidad de ninguna acción que sea tomada como resultado de leer este artículo. Antes de proceder con cualquier tipo de tratamiento, por favor consulte a su proveedor de salud.

Publicaciones similares

Anciana no puede pagar los víveres para la cena: halla bolsas llenas de comida al regresar a casa - Historia del día

21 de agosto de 2022

Niños ven a papá llorar por primera vez cerca de la tumba de mamá: oyen su canción de cuna favorita detrás de ellos - Historia del día

15 de octubre de 2022

Papá viudo compra cuna vieja para sus bebés gemelas y encuentra un sobre adentro - Historia del día

12 de julio de 2022

Niña ayuda a su pobre madre con las tareas del hogar: halla la llave del baúl de antigüedades del bisabuelo - Historia del día

14 de septiembre de 2022

Mujer mayor compra comida para dos niños perdidos: los devuelve a casa y ve su foto en el dormitorio de ellos - Historia del día

02 de octubre de 2022

Mujer compra viejo abrigo en tienda de segunda mano y halla nota en el bolsillo que dice: "Ayuda a mis nietos" - Historia del día

23 de junio de 2022

Niños cuidan la finca del abuelo mientras él está hospitalizado: hallan a una bebé abandonada en el granero - Historia del día

09 de octubre de 2022

Vecino lleva el periódico a la puerta de una anciana a diario hasta que un día los ve intactos - Historia del día

22 de julio de 2022

Hombre se arrepiente de rechazar invitación de la abuela cuando va a casa por el verano y ve el árbol de Navidad allí - Historia del día

23 de junio de 2022

Hombre solitario ayuda a una anciana con sus 3 nietos: recibe llamada de los servicios sociales tras su muerte - Historia del día

22 de septiembre de 2022

Hombre mayor limpia la basura alrededor de las casas vecinas y ve que un niño lo ayuda - Historia del día

04 de septiembre de 2022

Mujer deja a sus trillizos con el padre y elige su carrera: años después se presenta y les pide ayuda - Historia del día

19 de junio de 2022

Abuela se gasta los ahorros en darle a su nieto el mejor día de su vida: solo lo vuelve a ver tras 15 años - Historia del día

20 de agosto de 2022

Nadie visita a señora en hogar de ancianos hasta que familiares se enteran de que heredó fortuna de $2,3 millones - Historia del día

24 de julio de 2022

logo

AmoMama crea contenido interesante y útil para mujeres. En Amomama recogemos y contamos historias de gente de todo el mundo.

Creemos firmemente que la historia de cada ser humano es muy importante y ofrece a nuestra comunidad una oportunidad para que ninguna mujer se sienta sola en sus sueños, creencias y sentimientos. Nuestro contenido toca los corazones y no deja indiferente a nadie.

InstagramFacebookYoutube
© 2023 AmoMama Media Limited