logo
Bebés gemelos. | Foto: Getty Images
Fuente: Bebés gemelos. | Foto: Getty Images

Adolescente valiente salva a bebés gemelos del huracán y los lleva a casa: la madre aparece en su tercer cumpleaños - Historia del día

Vanessa Guzmán
21 oct 2022
05:00

Adrián no podía creer que alguien hubiera elegido abandonar a unos bebés gemelos en medio de un huracán. No sabía que ellos se convertirían en una parte importante de su vida. O que su madre biológica aparecería tres años después, revelando la impactante verdad.

Publicidad

Adrián tenía unas cien cosas de las que quejarse y las anotaba en su pequeño diario naranja. Su padre le había dado ese diario, el último regalo del hombre trabajador y temeroso de Dios que murió en un accidente laboral una semana después del cumpleaños número 14 de Adrián.

El chico abrió el diario en una página nueva y comenzó a garabatear con letras agresivas. El libro estaba destinado a ayudarlo a escribir sus ideas y emociones. Pero después de que su padre falleció, Adrián solo tenía cosas de enojo para escribir.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

"Esta nueva casa es estúpida. ¡Está húmeda, mohosa y no tiene espacio para mi bicicleta o mi guitarra!... ¡Me siento tan solo aquí!... Lo extraño".

Adrián recordó a su padre y, por un segundo, se sintió de nuevo sin aliento.

"¡Mamá! ¡Voy a salir!", le gritó el adolescente a su mamá, que se estaba preparando para ir a trabajar.

"¡Adrián! ¿Terminaste de desempacar las cajas en tu habitación?".

El adolescente estaba irritado y pensaba que su madre sonaba como un disco rayado. "¡Lo haré cuando regrese!". Agarró su chaqueta y caminó hacia la puerta.

Publicidad

Justo cuando estaba a punto de salir de la casa, su madre lo llamó de nuevo. "Si vas a salir de todos modos, ¿podrías ir al supermercado también? La lista está en el refrigerador".

Janet sabía que esa tarea molestaría a Adrián, pero no lo habría enviado si tuviera otra opción. Esperaba escuchar un "te amo, mamá" cuando Adrián salía de la casa. En cambio, su adolescente enojado se deslizó fuera sin una palabra, cerrando la puerta de un golpe al salir.

Un segundo después de que Adrián se fue, Janet recordó: "¡Olvidó llevar un paraguas!".

Lee también: Mamá soltera de 3 hijos adopta a mellizos abandonados en un parque: la madre biológica se aparece cuando cumplen 18 - Historia del día

Publicidad

Adrián realmente debería haber llevado uno con él. Justo cuando salía de la tienda después de comprar los comestibles que le había pedido su madre, notó un viento violento que levantaba polvo en el aire. Los cielos habían comenzado a retumbar, advirtiendo a la ciudad de un huracán que se aproximaba.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

Adrián se subió completamente la cremallera de la sudadera con capucha, se cubrió la cabeza. El cielo se oscurecía cada vez más y los vientos eran mucho más fuertes. Aceleró el paso hacia su pequeña casa en la colina. Fue entonces cuando lo escuchó. Un sonido extraño en algún lugar en el viento. Sonaba como un gatito o un bebé llorando.

"¿De dónde podría venir ese sonido?", pensó Adrián, tomando sus próximos pasos con mucho cuidado.

Cuanto más caminaba, más fuertes se volvían los sonidos. Cuando rastreó la fuente, su corazón se hundió por un momento. Solo para estar seguro, se frotó los ojos y volvió a mirar. Los sonidos provenían de un cochecito abandonado en medio del camino.

Publicidad

Preocupado por el bebé abandonado cuyo llanto no se detenía, Adrián corrió hacia la carriola, solo para sorprenderse nuevamente.

No había un bebé en el cochecito sino dos. Los gemelos no podían tener más de unos pocos meses, y las fuertes ráfagas de viento parecían estar lastimándoles los oídos.

Sin saber qué hacer, Adrián rápidamente se quitó la sudadera con capucha y cubrió a los bebés con ella, luego movió la carriola a un lado del camino y esperó en el clima violento.

"Tal vez alguien tuvo que dejar a los bebés aquí por unos segundos. Volverán", se dijo Adrián, agarrándose los brazos y tratando de mantenerse caliente.

Publicidad

Habían pasado 15 minutos y ni un alma había cruzado esa calle. Había empezado a llover y Adrian no tuvo más tiempo para pensar.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

"¡Muy bien, bebés! Tengo que llevarlos a un lugar seguro. Vámonos a casa", dijo el chico y con cuidado llevó la carriola a su casa.

Con Janet en el trabajo, Adrián tuvo que descubrir cómo hacer que los bebés se sintieran cómodos solo. Los movió a su cómoda cama, la fortaleció con almohadas y se acostó junto a ellos, cantando una melodía para que se durmieran.

Esos pocos momentos de ver a esas dos almas inocentes, desconectadas del mundo, retorciéndose y quedándose dormidas con el sonido de su voz, hicieron que el corazón de Adrián se derritiera.

No se dio cuenta cuando se quedó dormido justo al lado de ellos. Aproximadamente una hora más tarde, Janet lo despertó visiblemente sorprendida, quien había regresado a casa del trabajo.

Publicidad

"¿Qué es todo esto, Adrián? Estos bebés... ¿de quién son?". Janet no pudo encontrar el más mínimo sentido a la situación.

Cuando Adrián explicó lo que pasó, Janet bajó un poco la guardia y suspiró. "Busca una bolsa de pañales en la carriola, Adrián. ¡Debe estar en algún lugar en la parte de atrás!".

Adrián le entregó la bolsa a su madre, y ella buscó dentro un biberón de leche o fórmula. Fue entonces cuando notó una nota metida dentro.

"Estimados vecinos, esto es desafortunado, pero necesitamos su ayuda con estos bebés. No nos conocemos, pero soy un hombre de 55 años con una esposa y una hija de 18 años".

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

"Hemos estado viviendo en la casa contigua a la suya y aunque nunca hablamos cara a cara, los hemos estado observando. Parecen personas amablea y esperamos que nos ayuden".

Publicidad

"Mi hija solo tiene 18 años y no queremos que su vida se estanque siendo una madre adolescente. Ella tiene nuestro legado que cumplir. Así que les pido que traten a estos bebés como se trata a cualquier niño abandonado. Tal vez podrían entregarlos a servicios infantiles o buscarles una familia".

"Hagan lo que hagan, sean discretos con nuestra identidad. Se lo rogamos, el orgullo de nuestra familia está en juego".

Janet se enfurecía mucho más con cada línea que leía. Cuando terminó, arrojó la carta al suelo y lloró por lo crueles que pueden ser los seres humanos.

Rápidamente cambió su enfoque de nuevo a los bebés. "Adrián, llama a servicios infantiles. Tenemos que ayudar a que estos bebés tengan un buen hogar".

Publicidad

Adrián vaciló. Levantó su teléfono, pero antes de presionar el botón de llamada, miró a su madre, quien también estaba teniendo dudas.

"Mamá… ¿no puede ser el nuestro un buen hogar para los gemelos?", preguntó, con esperanza en su voz.

Era como si el chico hubiera leído su mente. Sostener a los gemelos había despertado un sentimiento olvidado de alegría dentro de ella, y la verdad era que no podía decidirse a separarse de ellos.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

Al ver a su madre llorar, Adrián colgó su teléfono y la madre y el hijo comenzaron a trazar un plan para que Janet adoptara a los gemelos.

Unas semanas más tarde, la adopción se llevó a cabo y Janet y Adrián estaban encantados con los nuevos miembros de su familia.

Janet tuvo que trabajar más duro y Adrián aprendió todas las habilidades que necesitaba para cuidar a sus hermanos gemelos, a los que llamaron Javier y Jorge. Pronto, Adrián, Janet y los gemelos se volvieron una gran familia.

Pasaron los años y era un día festivo en la casita de la colina. Javier y Jorge se estaban convirtiendo en pequeños traviesos de tres años ese día. Justo cuando Janet sacó el pastel, sonó el timbre. Janet y Adrián compartieron una mirada confusa.

Publicidad

"¿Quién podría ser?", dijo Janet, caminando hacia la puerta. La familia no había invitado a nadie.

"¿Sí? ¿Cómo podemos ayudarte?", Janet sonrió amablemente a la joven que estaba de pie en el umbral.

La mujer estaba a punto de decir algo cuando Javier y Jorge llegaron corriendo a la puerta, mirando al visitante desde detrás del vestido de Janet.

Tan pronto como llegaron los niños, la joven se echó a llorar. Se arrodilló, abrió los brazos a los niños y gritó: "¡Mis bebés! ¡Han crecido tanto!".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

Janet y Adrián observaron con incredulidad, al darse cuenta de que la madre biológica de sus amados niños había regresado repentinamente. Una parte de Janet quería estar enojada con la joven de 21 años, pero la tristeza genuina en sus ojos atrajo la amabilidad de Janet.

Esa noche, la joven madre, Susana, reveló su angustiosa experiencia de quedar embarazada y dar a luz a los bebés, después de lo cual sus padres la repudiaron.

Unas semanas después del nacimiento de los mellizos, los padres de Susana la llamaron repentinamente a ella y a sus bebés a casa, diciendo que querían "arreglar la relación".

"¡Era una trampa!". dijo Susana, conteniendo las lágrimas.

Publicidad

"El día de ese fatídico huracán, me encontraba terriblemente mal. Con el pretexto de llevarme al hospital, mis padres me subieron al auto y dejaron a los bebés".

"Cuando me desperté, estaba en el hospital, en una parte completamente diferente del país y sin saber dónde estaban mis bebés".

"Intenté pelear, amenazar y razonar con mis padres. Pero no cedían".

"Harta de su indiferencia, les dejé una nota y me escapé de su casa. He cortado todos los lazos con ellos durante los últimos dos años y ellos tampoco se han acercado a mí".

"Desde entonces, todo lo que siempre quise hacer fue progresar sola, para poder encontrar a la mujer que había tenía a mis bebés y quitárselos".

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

"Así es como terminé en tu puerta. ¡Y mira, en un día tan auspicioso!", comentó Susana y sonrió sonrojada.

Publicidad

Janet se sintió conmovida por la historia de Susana, pero su corazón se rompía por dentro, sabiendo que la mujer podría pedirle que les devolviera a sus hijos. "No tendré el corazón para decir que no", pensó y suspiró.

Pero Susana tenía otros planes. Ese día, había visto lo felices que eran sus hijos en esa casa y lo cariñosos que habían sido la madre y el hermano mayor que habían encontrado.

"No estoy aquí para quitarles a los niños. Significaría alejar a los niños de su familia, y nunca haría eso. Porque sé lo que es perderlos". Susana abrazó a Janet y le secó las lágrimas.

Lee también: Niña se lleva bebé abandonado a casa, años más tarde un abogado le informa de la herencia de $2,7 millones del niño - Historia del día

Publicidad

Susana hizo un pedido, y eso la convertiría en una parte significativa de las vidas de Javier y Jorge. Y Janet y Adrián nunca fallaron en esa promesa. Incluso cuando los niños crecieron en su amoroso hogar, Susana permaneció cerca de ellos como una fuente de gran apoyo e inspiración a lo largo de sus años de crecimiento.

Mientras que Janet se sentía llena de alegría por criar a dos niños más inteligentes, Adrián era quizás el más feliz de todos, sabiendo que los amaría y protegería como lo haría un padre.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Una familia amorosa es una bendición, no la descuides: Los padres de Susana no lo entendían, pero ella sabía que tenía que volver por sus hijos. Janet y Adrián, que habían perdido a su ser humano más querido, también aprovecharon la oportunidad de ampliar su familia con los adorables gemelos.

El amor de una madre no tiene límites: Janet entendió a su hijo adolescente y sus instintos maternales se activaron poco después de enterarse de la historia de los niños. Y Susana, una madre mucho más joven, luchó contra viento y marea y regresó por sus bebés, aunque no los separó de su nuevo hogar lleno de amor.

Esta pieza está inspirada en historias de la vida cotidiana de nuestros lectores y escrita por un escritor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes son solo para fines ilustrativos. Comparte tu historia con nosotros; tal vez cambie la vida de alguien. Si desea compartir su historia, envíela a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Niño ayuda a señora con equipaje en el aeropuerto y se queda dormido: se despierta y ve que sus padres lo dejaron - Historia del día

21 de junio de 2022

Señora pobre ayuda a mamá soltera a cuidar a su recién nacido en un avión y recibe 100 rosas tras el aterrizaje - Historia del día

06 de septiembre de 2022

Niño de 11 años cuida a sus hermanas mientras la madre pasa las noches fuera de casa - Historia del día

20 de agosto de 2022

Mujer mayor compra comida para dos niños perdidos: los devuelve a casa y ve su foto en el dormitorio de ellos - Historia del día

02 de octubre de 2022

Hombre rico hospeda a hermana pobre: en la mañana ve que ella se fue y dejó a un niño que él no sabía que existía - Historia del día

02 de agosto de 2022

Mis hijos me abandonaron en mi cumpleaños 86 tras recibir una carta de una mujer desconocida el día anterior - Historia del día

23 de julio de 2022

Mujer lleva a casa a su muy esperado bebé: su madre con ceguera afirma que no es su nieto - Historia del día

29 de agosto de 2022

Niño corre a la casa de anciana tras escuchar accidentalmente sus gritos de ayuda en un teléfono público - Historia del día

08 de agosto de 2022

Papá que perdió las piernas cría solo a bebés gemelos: inesperadamente recibe oportunidad de $2 millones para volver a caminar - Historia del día

16 de agosto de 2022

Niños cuidan la finca del abuelo mientras él está hospitalizado: hallan a una bebé abandonada en el granero - Historia del día

09 de octubre de 2022

Niño finalmente es adoptado después de 5 familias adoptivas en 5 años: la madre biológica lo encuentra 1 día después - Historia del día

17 de agosto de 2022

Niño pobre nota que hay comida en su lonchera todos los días a pesar de que su madre solitaria está en coma - Historia del día

13 de julio de 2022

Dos hermanos envían a mamá a sus vacaciones de ensueño: ella no reconoce su casa cuando regresa - Historia del día

21 de agosto de 2022

Anciana pasa la noche en la calle por culpa de su hija - Historia del día

23 de agosto de 2022

logo

AmoMama crea contenido interesante y útil para mujeres. En Amomama recogemos y contamos historias de gente de todo el mundo.

Creemos firmemente que la historia de cada ser humano es muy importante y ofrece a nuestra comunidad una oportunidad para que ninguna mujer se sienta sola en sus sueños, creencias y sentimientos. Nuestro contenido toca los corazones y no deja indiferente a nadie.

InstagramFacebookYoutube
© 2023 AmoMama Media Limited