logo
Tres niños se abrazan | Foto: Shutterstock
Tres niños se abrazan | Foto: Shutterstock

Mellizos traen a una bebé de las calles y la tratan como una hermana: se enteran de su legado de $3 millones 1 año después - Historia del día

Mayra Pérez
27 oct 2022
17:20

Los mellizos descubrieron un cochecito con una niña adentro y la llevaron a su casa. Eran pobres, pero sus padres decidieron quedarse con la bebé. Al día siguiente, recibieron la más inesperada visita.

Publicidad

“Por favor, mamá. Por favor, papá. Ella es tan dulce. Haremos todo por ella”, Jess, uno de los mellizos, le suplicó a sus padres, y su hermano, Billy, lo apoyó de inmediato.

Los niños habían estado fuera de su casa jugando con sus amigos del vecindario cuando vieron una carriola con una pequeña niña adentro.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Intentaron distraerla para que no llorara, la hicieron reír y finalmente la llevaron a casa cuando parecía que iba a llover. Pero no sabían cómo lo tomarían sus padres. En su hogar las cosas eran difíciles.

Su padre, Jaime, había tenido un accidente en el trabajo y aún no comenzaba a recibir los beneficios por discapacidad que otorga el gobierno. Su madre, Kiara, era quien mantenía el hogar.

Publicidad

Trabajaba como empleada doméstica al otro lado de la ciudad. Ellos vivían en un barrio muy humilde, lejos de las lujosas mansiones donde contrataban a su madre.

Ver la emoción de sus mellizos por la bebé hizo que los padres dudaran. Querían llamar a Servicios Sociales y llevarla a un lugar seguro, pero los niños, que por lo general eran traviesos, estaban siendo muy dulces y no querían decepcionarlos.

“Chicos, es un poco difícil en este momento. Estamos escasos de dinero”, les dijo Jaime, mordiéndose los labios con preocupación.

“¡Por favor! ¡Por favor! Nunca pediremos nada caro. ¡Por favor!”, suplicaron los mellizos.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Finalmente, Kiara miró a su esposo y se encogió de hombros. Él le sonrió. “Bueno, niños. Puede quedarse con nosotros, pero tendremos que llamar a Servicios Sociales mañana”, dijo el padre, y los mellizos quedaron encantados.

“¿Por qué no me ayudan a limpiar un poco la cocina, para que pueda alimentar a la bebé y preparar la cena?”, dijo Kiara, preparada para escuchar sus habituales protestas.

Pero los chicos corrieron a ayudar. Limpiaron la cocina lo mejor que pudieron. Tan solo tenían cinco años. Fue un milagro, y Kiara comenzó a pensar que tal vez esta bebé sería lo mejor que les había pasado.

Pasaron una gran noche, y aunque la bebé lloró varias veces, todos en la casa ayudaron a cuidarla. Kiara les dijo a los mellizos que volvieran a dormir, pero ellos habían hecho una promesa y querían cumplirla

Ella suspiró ante eso, preguntándose cuánto duraría esta nueva actitud. Definitivamente, era un cambio muy agradable.

A la mañana siguiente, Kiara estaba a punto de llamar a Servicios Sociales cuando alguien apareció en su puerta. Era la señora Carmina, una de las mujeres ricas para las que trabajaba.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Tenía una enorme mansión en un sector muy lujoso de la ciudad y su familia tenía mucho dinero. Al menos, así lo percibían el común de las personas.

“Señora, ¿qué está haciendo aquí?”, preguntó Kiara, sorprendida de verla allí.

“¡Tienes que quedarte con la bebé!”, dijo la mujer con desesperación. “Mi esposo… se ha ido. No sé qué hacer. No quiero que mi hija sea enviada con mis padres o, peor aún, con mi horrible hermana. Así que tienen que quedarse con ella”.

“Espere. ¿La niña que encontraron mis hijos es suya?”, preguntó Kiara, confundida. ¿Por qué no reconocí a esta bebé?, se preguntó.

“¡Sí! La dejé cerca de tu casa porque he visto los buenos que son con sus hijos. Quiero que crezca rodeada de mucho amor y valores. Por favor, Kiara. Haz esto por mí”, continuó Carmina. Esta vez, le tomó las manos y las apretó con fuerza.

“No entiendo. ¿Por qué no puedes quedarte con tu bebé?”, quiso saber Kiara.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

“No me queda mucho tiempo de vida. Tengo cáncer terminal. Cuando mi esposo se enteró, prefirió abandonarnos. Y no puedo dejar que mis padres ni nadie de mi horrible familia la críen”.

“Por favor, te lo suplico”, insistió la angustiada mujer, negándose a soltar las manos de Kiara. “No vine ayer porque quería ver cómo reaccionaban con ella, y decidieron cuidarla. La protegieron. Ustedes son los padres que ella necesita”.

“Íbamos a llamar a Servicios Sociales, pero nosotros… quiero decir, nuestros hijos se enamoraron de tu niña”, dijo Kiara. “Y sí, claro que la cuidaremos”.

“¡Gracias! ¡Muchas gracias! Tengo que irme ahora. No quiero que nadie sepa que ella está aquí. Pero no se preocupen. Los ayudaré. Solo tengan paciencia”, dijo la mujer y corrió hacia su auto como si alguien la persiguiera.

Kiara se quedó en la puerta, en estado de shock, hasta que el auto desapareció calle abajo. Entró y le contó todo a su esposo.

“Bueno, supongo que nos quedaremos con la bebé, entonces”, comentó Jaime. “Necesito ver cómo puedo comenzar a trabajar de forma remota y ganar algo de dinero”.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

“Me imagino que la señora Carmina ya no será mi cliente, pero la señora Garrido quería más ayuda, así que puedo pedirle turnos adicionales. Por ahora, estarás a cargo de los tres niños. ¿Puedes manejarlos tú solo?”, le preguntó y lo besó en la mejilla.

Tuvieron a la niña, Eva, durante varios meses antes de que un abogado les enviara un cheque y documentos para que se convirtieran en sus tutores legales. La señora Carmina había fallecido y les dejó su dinero para la bebé. Fue un enorme legado de $ 3 millones.

Ahorraron gran parte de ese dinero para el futuro de Eva, continuaron trabajando muy duro y Jaime encontró un trabajo en línea después de tomar algunos cursos.

Y los chicos nunca rompieron su promesa. Ayudaban en casa, se aplicaron en los estudios, jugaban con su hermana y la protegían como solo los hermanos mayores pueden hacerlo.

Cuando Eva cumplió 18 años, recibió su herencia y decidió dividirla entre los mellizos y sus padres. Ellos la habían acogido sin importarles nada más que mantenerla a salvo. Y aunque su situación económica era precaria, no dudaron en darle la bienvenida.

“Ustedes se merecen esto tanto como yo. Son mi familia. Tan simple como eso”, dijo, y todos sonrieron.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Sembrar valores en nuestros hijos es mucho más importante que el dinero y los lujos: Carmina escogió una familia de desconocidos que criaban a sus hijos con amor y valores, por encima de su rica familia, como tutores de su hija Eva.
  • Actúa con generosidad, sin esperar nada a cambio: Jaime, Kiara y los mellizos recibieron a la pequeña Eva en su familia, sin saber nada de ella. Al crecer, ella compartió su enorme herencia con ellos, porque eran su familia.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Chica llorando con ropa raída irrumpe en boda y se pone de parto justo a los pies del novio - Historia del día

30 de octubre de 2023

Mujer rica insulta a anciana pobre en salón de la ópera hasta que de repente aparece en escena - Historia del día

12 de octubre de 2023

Tribunal está por quitarle la patria potestad a la abuela hasta que el nieto pronuncia sus primeras palabras - Historia del día

11 de octubre de 2023

Profesora da cobijo a alumna embarazada que vive en furgoneta abandonada después de que sus padres la echaran - Historia del día

30 de septiembre de 2023

Abuela regaña a niña por sus extraños dibujos hasta que famoso dibujante aparece en su puerta - Historia del día

31 de octubre de 2023

Conserje de parque encuentra a bebé abandonada en callejón, años después tiene a toda la ciudad buscándolo - Historia del día

30 de septiembre de 2023

Maestra visita a niño que no iba a la escuela y se entera de que cuida solo de su hermana pequeña - Historia del día

04 de noviembre de 2023

43 notables fracasos de padres que no fueron perfectos

09 de octubre de 2023

Camarero grosero se burla de una anciana en un bar de mala muerte hasta que ella se quita la peluca - Historia karmática

11 de noviembre de 2023

"¡Es mi nuevo hijo!": Mujer regresa a casa del funeral de su hijo con un niño en brazos - Historia del día

15 de octubre de 2023

Mi suegra me pide dinero por cuidar a mi nieto y un año después me ruega que la cuide a ella - Historia del día

14 de octubre de 2023

Profesor pobre da en adopción a hijo tras muerte de su esposa, 8 años después se lo encuentra en clase - Historia del día

07 de octubre de 2023

Profesor regaña a niño por llegar tarde, al día siguiente llega una anciana al colegio y pide verlo - Historia del día

18 de octubre de 2023

Sorprendí a mi mamá intentando entrenar a mi bebé para dormir

06 de noviembre de 2023