logo
Hijo abrazando a su papá. | Foto: Shutterstock
Fuente: Hijo abrazando a su papá. | Foto: Shutterstock

Acusé a mi padre de criarme estrictamente y hacerme estudiar mucho: hoy soy rico, feliz y agradecido - Historia del día

Vanessa Guzmán
02 nov 2022
23:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Culpé a mi padre por ser muy duro y obligarme a estudiar mucho. Incluso lo despreciaba por ser estricto a veces. Pero ahora, a los 35 años, no tengo más que elogios para él.

Publicidad

"Ser joven tiene que ver con la mentalidad, Daniel. No te limites".

Esas palabras permanecerán conmigo para siempre. Mi padre solía decirme esas líneas cada vez que lo culpaba por hacer de mi vida un infierno con sus estrictas reglas.

"Eso es fácil de decir para ti, papá", respondía. "Tus amigos no te llaman perdedor. ¡Nadie se ríe de ti cuando entras a clase todos los días! No volveré a ser tan joven, papá. Quiero disfrutar mi vida como mis amigos".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Daniel", decía mi padre en voz baja. "Si se burlan de ti porque lo estás haciendo bien, no son tus verdaderos amigos. No estaré ahí para ti toda tu vida. Todo lo que estoy haciendo es por tu bien".

Yo tenía 15 años en ese momento. Joven, entusiasta, de espíritu libre y listo para descubrir el mundo. Pero mi padre insistió en que solo estudiara. Para ser más específicos, estudiar, comer y dormir. Sí, eso resumió toda mi adolescencia y mis años universitarios.

En un momento, me sentí como si fuera una rata de laboratorio, y mi padre era el científico que probaba sus estrategias de "éxito" conmigo.

No me permitía salir con mis amigos ni jugar videojuegos muy a menudo. La cena del sábado por la noche involucraba debates sobre los resultados de mis pruebas, y mi desempeño era examinado con más frecuencia que el nivel de azúcar en la sangre de papá. Sufría de diabetes.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Afortunadamente, me gradué de la escuela secundaria como un estudiante sobresaliente y de la universidad con honores. A los 35 años, había construido un negocio rentable, una familia encantadora compuesta por mi hermosa esposa, Laura, y dos niños adorables, Javier y Pedro. También tenía una hermosa casa, pero faltaba algo. Algo no parecía estar del todo bien.

Publicidad

Una noche, invité a papá a cenar a casa. Tan pronto como llegó, escuché fuertes ruidos provenientes de la habitación de Javier y Pedro. Entré en su habitación y los vi discutiendo sobre un juego de computadora.

"¡Eres un perdedor, Javier!", gritó Pedro. "¡Eres un tramposo! ¡Nunca habrías ganado si no hubieras hecho trampa!".

"¡No es mi culpa que seas estúpido, Pedro! ¡Vete de aquí!", dijo Javier en voz alta.

Lee también: 10 errores comunes que los padres cometen en la crianza de sus hijos

"¡Silencio!", dije en un susurro. "El abuelo está en la casa. ¡Shhh!".

Publicidad

Pedro y Javier se sonrojaron. Le temían a papá más de lo que yo le temía.

De repente, papá entró en su habitación.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"¿Es así como estás criando a tus hijos? ¡Esto es decepcionante, Daniel!", declaró el hombre mayor.

"Oye, papá, cálmate, ¿de acuerdo?", dije.

"Deberías vigilar más de cerca a tus hijos. ¡No es así como te crie!", se quejó.

Bueno, mi estilo de crianza ha sido muy diferente del de papá. Les di a mis hijos total independencia, nunca los presioné y siempre les brindé lo mejor. Sus discusiones no me convierten en un mal padre. Y lo que dijo mi papá me hizo sentir ofendido.

Todo padre quiere lo mejor para sus hijos.

Publicidad

"Está bien, papá, mira", le dije rotundamente. "Son MIS hijos. Sé lo que es mejor para ellos. ¿Y cuál es el problema si dos hermanos discuten sobre un videojuego? ¡Son niños! ¡Es muy natural!".

-Daniel, tú eres…

"No, papá. ¡Ya es suficiente!", dije en voz bastante alta, y Laura vino corriendo a la habitación. "Esto es todo, papá. Aclaremos una cosa hoy. Lo he estado ocultando durante mucho tiempo".

"Daniel, cariño", intervino Laura. Había sentido la tensión en el aire y estaba tratando de disiparla. "Vamos a cenar, ¿de acuerdo? Está listo. Papá nos ha visitado después de tanto tiempo...".

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Pero papá la detuvo. "No, Laura. Déjalo hablar. Mi hijo tiene algo que decirme y me gustaría escucharlo".

Publicidad

"Por supuesto que deberías, papá. NO QUIERO QUE DESTRUYAS LA VIDA DE MIS HIJOS. Arruinaste mi juventud, y eso fue suficiente. ¡Déjalos disfrutar y vivir sus vidas, papá! ¡Por favor!".

"¡Daniel! ¡BASTA!", dijo Laura, rígidamente.

Papá se quedó en silencio. Luego dijo: "Creo que debería irme, pero quédate con esto...". Me dio un sobre que contenía una invitación a mi reunión universitaria al día siguiente. La universidad lo había enviado a la casa de mi papá porque no tenían mi nueva dirección.

"Después de conocer a tus amigos y compañeros de la universidad, cambiarás de opinión", me dijo.

Publicidad

Después de eso, papá se fue. No cenó. Me sentí mal. Sí, fui demasiado duro con él, pero una parte de mí se sintió satisfecha. Había reprimido mi frustración durante demasiado tiempo.

De todos modos, cuando llegué a la reunión al día siguiente, me llevé el susto de mi vida. Me sentí fuera de lugar. La mayoría de las personas que pensaba que eran "geniales" en los días de la universidad ahora estaban en problemas.

"No puedo permitirme tener hijos", dijo uno de ellos. "Esta inflación me está matando".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Lo mismo, hombre", agregó otro. "Estamos viviendo de nuestros ahorros y tarjetas de crédito... Perdí el trabajo y mi esposa está enferma... Los niños todavía están en la escuela. No sé cómo me las arreglaré".

"Hola, chicos, vamos a relajarnos, está bien", dije para aligerar el ambiente tenso. "¿Qué tal si todos planeamos un viaje juntos? Será un buen cambio de la vida agitada".

"Lo siento, Daniel. No puedo permitirme eso", dijo uno de mis amigos.

"Igual, hombre", comentó alguien más. Y lentamente, la mayoría de ellos me rechazaron. Fue entonces cuando recordé las palabras de mi padre.

Publicidad

"Después de conocer a tus amigos y compañeros de universidad, cambiarás de opinión".

Llamé a papá tan pronto como regresé a mi auto. "Oye, papá, ¿estás libre?".

"¿Terminó el evento?", preguntó.

"Sí”, le contesté.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Ven. Tomemos un poco de vino", dijo.

Conduje hasta la casa de mi padre y tuvimos una conversación sincera ese día. "Daniel, no tienes idea de cuánto me maldije por ser tan duro contigo, pero no quería que destruyeras tu futuro. Tal vez debería haber equilibrado el ser estricto con el indulgente", dijo.

"Mi padre vino de la nada y nos abandonó a mi madre y a mí", continuó. "Dormíamos en la calle y comíamos de los botes de basura... Esa era una mala vida. No quería que sufrieras. Hoy estás en una buena posición y me alegro. Perdón por no dejarte vivir como querías".

"No, papá", murmuré mientras lo abrazaba con fuerza. Estaba llorando como un bebé. "Tú eres la razón por la que tengo éxito hoy. Todo es gracias a ti".

Publicidad

Lee también: Madre desata acalorado debate tras revelar que deja que su hijo de 3 años diga groserías

"Niño tonto", dijo, riendo. "Es porque trabajaste muy duro. Tus esfuerzos valieron la pena. ¡Este éxito es completamente tuyo! Y, sí, tus hijos... críalos como quieras. Me equivoqué al interferir. Lo siento”.

Papá nunca se atribuyó el mérito de mi éxito, aunque él estaba detrás de él. No estoy seguro de lo que harías en mi posición, pero ahora solo tengo elogios para mi padre.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Todo padre quiere lo mejor para sus hijos: El padre de Daniel había tenido una infancia realmente terrible y no quería que su hijo pasara por lo mismo, por eso lo crio de manera tan estricta.
  • No ejerzas demasiada presión sobre tu hijo: Daniel se sintió asfixiado por el estilo de crianza de su padre y en un momento comenzó a despreciarlo. Al final, su padre se dio cuenta de que debería haber tratado de lograr un equilibrio entre ser estricto e indulgente. Por lo tanto, sea amable contigo mismo y con tu hijo.

Esta pieza está inspirada en historias de la vida cotidiana de nuestros lectores y escrita por un escritor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes son solo para fines ilustrativos. Comparte tu historia con nosotros; tal vez cambie la vida de alguien. Si desea compartir su historia, envíela a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Viudo adopta a niña con síndrome de Down: 20 años después, el padre biológico aparece en su boda - Historia del día

20 de septiembre de 2022

Papá se entera de que su hija pasa horas en la cocina de la escuela después de clases y va la oficina del director - Historia del día

20 de julio de 2022

Niño rico oye que su papá se burla de la abuela de compañero de clase en la graduación y la defiende - Historia del día

27 de julio de 2022

Empleado de limpieza nota a niña en los juegos del parque día y noche: "No tengo adónde ir", admite ella - Historia del día

20 de octubre de 2022

Chico reprocha a su mamá por pasar noches fuera tras la muerte de papá: una noche ella le ofrece que la acompañe - Historia del día

31 de julio de 2022

Niño promete regar las plantas de la anciana cuando ella se muda a un asilo: halla una nota en la tierra - Historia del día

16 de agosto de 2022

Madre de 5 hijos alimenta a 3 niños que encontró solos: "¿Eres nuestra mamá ahora?", le preguntan - Historia del día

19 de septiembre de 2022

Hombre pobre se siente destruido cuando niña huérfana se le acerca y dice: "Papi, ¿viniste a buscarme?" - Historia del día

10 de septiembre de 2022

Hombre cuida a su abuela y el resto de la familia la ignora hasta que ella hace público su testamento - Historia del día

23 de septiembre de 2022

Hijo echa a su madre a favor de su prometida: años después él va a su casa pobre y divorciado - Historia del día

25 de octubre de 2022

Pasé mi cumpleaños 75 solo en un hogar de ancianos: 2 hijos y 4 nietos de los que no sabía nada me visitaron - Historia del día

25 de octubre de 2022

Hombre rico hospeda a hermana pobre: en la mañana ve que ella se fue y dejó a un niño que él no sabía que existía - Historia del día

02 de agosto de 2022

Anciano vende su hogar para pagar el tratamiento de su nieto, luego recupera su casa - Historia del día

09 de octubre de 2022

Huérfana le muestra a hombre rico un dibujo de su abuela: él se desconcierta al ver la imagen de su madre - Historia del día

09 de agosto de 2022

logo

AmoMama crea contenido interesante y útil para mujeres. En Amomama recogemos y contamos historias de gente de todo el mundo.

Creemos firmemente que la historia de cada ser humano es muy importante y ofrece a nuestra comunidad una oportunidad para que ninguna mujer se sienta sola en sus sueños, creencias y sentimientos. Nuestro contenido toca los corazones y no deja indiferente a nadie.

InstagramFacebookYoutube
© 2022 AmoMama Media Limited