logo
Indigente pide dinero en la calle | Foto: Shutterstock
Fuente: Indigente pide dinero en la calle | Foto: Shutterstock

Una niña amable me dio $100 cuando yo no tenía hogar: años después pagué la cirugía vital de su hija - Historia del día

Mayra Pérez
03 nov 2022
17:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un vagabundo recibió algo de dinero de una niña en un puesto de limonada, y cambió su vida por completo. Años más tarde, quiso devolverle el dinero y supo que ella estaba en problemas. Fue entonces cuando decidió agradecerle de una manera especial.

Publicidad

“Hay muchas maneras en que las personas se quedan sin hogar. No piensas que las decisiones que tomas cuando eres joven, las personas con las que pasas el rato o tus acciones pueden arruinar tu vida. Pero lo hacen”, le conté, suspirando y bebiendo un poco de limonada.

“Fui un idiota cuando era adolescente y no lo hice mejor como adulto. Luego, me quedé solo, perdido y sin mis seres queridos a mi alrededor. Lo perdí todo, y ahora estoy aquí y no sé qué más hacer…”.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

Después de unos minutos, terminé mi diatriba de lástima y la taza de limonada que la pequeña niña me había ofrecido gratis en su pintoresco puesto.

Ella me había preguntado por qué no tenía un hogar. Estoy seguro de que no esperaba un discurso, pero solo quise ser honesto.

“Quiero darte esto”, la escuché decir con su dulce vocecita. “Tómalo”.

Vi que sus manos estaban sosteniendo un fajo de billetes. “Ese dinero es tuyo”, dije negando con la cabeza.

“Tú lo necesitas más que yo”, insistió la niña y se encogió de hombros. “Úsalo para cambiar tu vida. Mami dice que un poco de dinero puede hacer la diferencia. No sé si eso es cierto, pero espero que a ti te ayude”.

Publicidad

Me quedé mirando ese fajo de billetes durante un rato, y finalmente los tomé. Fui a mi lugar habitual en un callejón y dormí, pensando en qué podía hacer con él. Normalmente, si consigo algo de efectivo, lo gasto rápidamente.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Pero algo en esos billetes me obligó a reflexionar. No podía gastarlos de cualquier manera. Tenía que hacer algo significativo con ellos. Tenía que cambiar mi vida.

Y lo hice.

Veinte años después, yo era un hombre completamente diferente. Encontré a alguien que me permitió trabajar en la construcción y me alquiló una habitación por casi nada. Fue un regalo del cielo. Trabajé, trabajé, trabajé, sin desviarme nunca de mi objetivo final.

Lee también: Madre soltera de tres hijos es despedida de su trabajo: su hijo menor visita a su exjefe para defenderla - Historia del día

Publicidad

Eventualmente, pude terminar la secundaria y fui a la universidad pública. Me convertí en el dueño de una contratista y estaba ganando más dinero de lo que jamás había imaginado.

Me casé y tuve un hijo. Pero nunca gasté los 100 dólares que me había dado la niña. Los encontré un día en un cajón en casa y pensé en usarlos finalmente.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Me subí a mi auto y conduje hasta su casa, sorprendiéndome incluso a mí mismo, ya que todavía recordaba dónde vivía.

Era un vecindario tranquilo y me pregunté si ella estaría allí. Era la casa de sus padres, después de todo, así que pensé en preguntar. Para mi sorpresa, ella misma abrió la puerta.

“¿Puedo ayudarte?”, dijo con mucha amabilidad.

Me aclaré la garganta y expliqué lo mejor que pude lo que había sucedido en el pasado. Ella me miró confundida, pero luego asintió. “Creo recordar. Estaba ahorrando para una bicicleta o algo así y te di todo mi dinero”, dijo la mujer. “¿Qué estás haciendo aquí?”.

Publicidad

“En realidad, guardé ese dinero todos estos años”, le expliqué, mientras metía la mano en mi bolsillo para sacar los billetes. “Nunca lo usé. Son los mismos billetes y todo. Pero este dinero sí cambió mi vida. Me dio el impulso que necesitaba, como dijiste”.

“¿Por qué no entras?”, me invitó. “Mi nombre es Penélope, por cierto”.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

“Marcos”, dije y entré. Hablamos durante mucho tiempo y bebimos limonada. Pero en algún momento, suspiró, mirando los billetes que había dejado en su mesa de café.

“Dinero... el dinero es lo peor. Siempre ha sido un gran problema en mi vida, especialmente ahora”, reveló Penélope, haciéndome fruncir el ceño.

“¿Qué está pasando?”, quiso saber Marcos.

Me dijo que su hijita estaba enferma y que no tenían seguro. Tuvo que regresar con sus padres a esta casa porque el padre de la niña se había marchado.

“Nos estamos ahogando en una deuda médica, y es un agujero del que no creo que salga nunca. Mi hija ahora necesita cirugía, pero tengo que empezar a pagar, o no harán nada”, me explicó y me miró como disculpándose.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

“Lo siento. No quise cargarte con mis problemas. Quiero decir, probablemente tú lo pasaste peor que yo. Otros siempre lo pasan peor. Debería estar agradecida”, agregó casi enseguida.

Publicidad

“Sí, la pasé mal, pero eso no significa que tu situación no sea importante”, le aseguré, y después de unos minutos, me despedí.

Los $100 no le servirían de mucho, así que supe lo que tenía que hacer. Le envié un cheque y una carta explicando de qué se trataba y le rogué que lo aceptara. Y lo hizo. La vida de su hija estaba en juego.

Ella me respondió por correo electrónico, detallando lo bien que le estaba yendo a su niña y cómo la cirugía había cambiado su vida. Después de leer esas palabras, supe que mi deuda finalmente estaba realmente saldada.

Sí, técnicamente le di más dinero del que ella me dio a mí, pero ella había cambiado mi vida con su maravilloso gesto. Estoy seguro de que, cuando crezca, su hija será tan desinteresada como ella, y el mundo necesita más personas como Penélope.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Debes ser agradecidos. Marcos buscó a la niña, que había sido tan buena con él, años más tarde. Descubrió la mejor manera de devolverle la desinteresada ayuda que ella le había dado en su peor momento.

Publicidad

Hay actos de generosidad que pueden cambiar la vida de alguien. La niña no dudó en regalarle todo su dinero a un indigente, y su decisión cambió la vida de Marcos.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Te puede interesar: Nadie le cede el asiento a embarazada en el bus: en la siguiente parada todos son echados menos ella - Historia del día

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Pandillero es el único que visita a la anciana en su cumpleaños 100: su hijo llega y no puede reconocer su hogar - Historia del día

28 de septiembre de 2022

Pobre adolescente le hace RCP a un indigente: una limusina los lleva al aeropuerto días después - Historia del día

09 de octubre de 2022

Viuda ve a su hija con un desconocido después de la escuela: se apresura a averiguar por qué - Historia del día

15 de julio de 2022

Chica vende vestido de $2.000 para pagar tratamiento de la mamá de un amigo: 17 años después se entera de que es millonaria - Historia del día

06 de agosto de 2022

Chofer de bus es despedido por dar un viaje gratis a chica sin hogar: luego ella visita al jefe en una camioneta negra - Historia del día

05 de octubre de 2022

Madre soltera de 3 hijos refugia a hombre sin hogar que perdió la memoria y descubre que es millonario - Historia del día

20 de septiembre de 2022

Madre soltera de tres hijos es despedida de su trabajo: su hijo menor visita a su exjefe para defenderla - Historia del día

02 de agosto de 2022

Mamá de dos hijos que vive en auto viejo comparte la comida con vecina pobre: al otro día recibe casa nueva de $370.000 - Historia del día

22 de julio de 2022

Indigente interviene cuando cajera humilla a veterano anciano: obtiene un trabajo bien remunerado después - Historia del día

31 de agosto de 2022

Niña pobre consuela a niño rico cuyo padre está en coma: 19 años después ella acude a él en busca de ayuda - Historia del día

03 de septiembre de 2022

Niño huérfano trabaja a diario para ayudar a su mamá adoptiva enferma: se entera de que un extraño pagó sus facturas médicas - Historia del día

17 de octubre de 2022

Padre viudo con 5 hijos devuelve $30.000 enviados por error a su cuenta bancaria: recibe el triple como recompensa - Historia del día

27 de octubre de 2022

Madre de cuatro hijos es despedida sin recibir pago: dos años después compra la empresa - Historia del día

25 de julio de 2022

Joven huérfano adopta a niña recién nacida y descubre que es su hermana biológica - Historia del día

04 de octubre de 2022

logo

AmoMama crea contenido interesante y útil para mujeres. En Amomama recogemos y contamos historias de gente de todo el mundo.

Creemos firmemente que la historia de cada ser humano es muy importante y ofrece a nuestra comunidad una oportunidad para que ninguna mujer se sienta sola en sus sueños, creencias y sentimientos. Nuestro contenido toca los corazones y no deja indiferente a nadie.

InstagramFacebookYoutube
© 2022 AmoMama Media Limited