logo
Hombre compartiendo con una niña en silla de ruedas. | Foto: Getty Images
Hombre compartiendo con una niña en silla de ruedas. | Foto: Getty Images

Todas mis novias me dejaron cuando se enteraron de que tenía una hija discapacitada: un día todas vinieron a mi casa - Historia del día

Un hombre con una hija discapacitada no había tenido suerte en el amor hasta que sucedió algo inesperado y todos en su pequeño pueblo se enteraron. Sus antiguas novias aparecieron en su casa, rogando por una oportunidad, pero él no tenía idea de qué hacer.

Publicidad

Cuando mi novia Lucía quedó embarazada de mí, no sabíamos qué esperar, pero estábamos emocionados. Sin embargo, debido a algunas dificultades durante el parto y otros términos médicos que realmente nunca entendí, nuestra preciosa hija, Marla, quedó paralizada.

Eso afectó mucho a Lucía, que también estaba experimentando depresión posparto. Finalmente, ella se fue y yo me quedé solo criando a nuestra pequeña.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

No me he arrepentido ni un segundo. Ella es la luz de mi vida, inteligente, curiosa y luchadora. Soy un padre orgulloso, y mi madre, Rosa, también la ama.

La cuidaba todos los días mientras yo iba a trabajar. No era el hombre más exitoso del mundo, pero me iba bien en nuestro pequeño pueblo.

Publicidad

Como mi hija era brillante, quería que comenzara a aprender cosas, y una amiga de mi madre recomendó a su sobrina, Patricia, para algunas sesiones de tutoría todas las tardes.

Ella era maestra en el preescolar local y necesitaba algo de dinero extra, por lo que el acuerdo funcionaba a la perfección. Era encantadora con Marla y mi madre, y mi vida parecía genial. Hasta que conocí a Eliana y me enamoré a primera vista.

No había considerado tener citas tras la partida de Lucía. Era demasiado doloroso pensar que la madre de mi hija nos abandonaría, así que aparté esa parte de mí. Pero Eliana lo cambió todo. Era hermosa, dulce y muy atractiva.

Empezamos a salir y nuestra química era espectacular. También le dije que tenía una hija y parecía emocionada de conocerla. Eso era un gran alivio. Pero las cosas no resultaron como esperaba.

Un día, planeamos una salida familiar al zoológico. Era un lugar seguro y neutral donde Eliana podría pasar tiempo con Marla. Algo informal.

Aparentemente, debería haber mencionado que mi hija estaba discapacitada antes de ese día, porque los ojos de Eliana se abrieron como platos cuando llegué con mi pequeña.

Publicidad

Ella fingió una sonrisa y siguió el juego durante todo el día hasta que terminó la cita. Más tarde recibí una llamada de su parte.

“Lo siento. Ya dudaba en salir con un hombre con una hija, pero no puedo hacer esto”, dijo Eliana.

“Cariño, no te estoy pidiendo nada. A Marla la cuidan muchas personas. No serás responsable de nada, y ella es increíble. Ya verás”, le dije, casi suplicando.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

“No. No puedo. Lo siento. Adiós”, tartamudeó rápidamente y colgó.

Eso fue todo. Eliana estaba fuera de mi vida. Por supuesto, no quería a nadie que sintiera eso hacia Marla, pero estaba devastado. Era la primera mujer con la que había conectado desde que Lucía nos abandonó. Mi madre, e incluso Patricia, me consolaron sobre la situación.

Publicidad

“Mira, Eliana hizo lo correcto, pero de la manera equivocada”, opinó Patricia. “Como se fue antes de que ella o Marla pudieran encariñarse, evitó que sus sentimientos resultaran heridos. No todos pueden tratar con niños, y no todos deberían”.

“Tienes razón”, dije.

“Encontrarás a alguien mejor pronto. ¡Estoy segura!”, dijo ella, dándome esperanza antes de irse de casa esa tarde.

Mi madre repitió las mismas palabras y, de alguna manera, me animó. Había estado solo durante demasiado tiempo y nunca debería dejar de tener citas.

Sin embargo, no pensé que esa escena habría de repetirse una y otra vez. Primero, estaba Karla, que era genial y era una modelo preciosa.

Cuando le dije desde el principio que estaba criando a una hija discapacitada, pareció estar de acuerdo. Pero cada vez que intentaba que conociera a Marla, se le ocurría una excusa.

Tenía que trabajar. Salir con amigos. Tenía una consulta médica. Lo que sea. Un día la llamé y ella dijo que la estaba presionando y que ya no podía seguir saliendo conmigo. Así que nos separamos.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Luego, salí con Ana. Ella era más atrevida. Usaba ropa de cuero y tenía una actitud sensata. Esperé un poco antes de hablarle de Marla. Ese fue otro error. Cuando se enteró, me dijo que eso era un factor decisivo porque “nunca habría salido con un hombre con hijos”.

Ok, pensé que era justo porque no había sido sincero. Sin embargo, tres mujeres más, Janette, Gloria y Mariana, me dejaron cuando se enteraron de Marla. Me sentía destrozado.

Había perdido toda esperanza. Ya no quería tener más citas. Sabía que las mujeres con las que había salido no tenían la culpa del todo.

Podían elegir salir y tener ciertos límites, pero se sentía horrible que ninguna de ellas le diera a mi hija una pequeña oportunidad de ganarse su corazón. Marla tenía mucho amor para dar.

Además, me sentía como un perdedor que no podía darle a mi pequeña una nueva mamá o figura materna. Sí, tenía a mi mamá, y Patricia era muy especial para ella. Pero no era lo mismo. Pensé que no era lo mismo.

Era hora de seguir adelante.

Un día, estaba llevando a Marla de regreso a casa tras visitar el acuario cuando me pidió que le comprara una barra de Snickers y un refresco de la tienda cercana. Entramos, compré los artículos y mi niña sugirió algo extraño.

Publicidad

“¿Podemos comprar un boleto de lotería?”, preguntó con su dulce voz.

“¿Qué?”, dije riendo. “¿Por qué?”.

“¡Lo veo en la televisión con la abuela! Quiero comprar uno. ¡Tal vez ganemos!”, dijo mi pequeña emocionada.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Sabía que mi madre se divertía mirando programas de lotería aún cuando nunca compraba billetes. Así que me encogí de hombros y compré uno de cada uno en la tienda para que Marla pudiera disfrutar. Nunca pensé que esa compra cambiaría nuestras vidas.

Fuimos a la casa de mi mamá para ver algunos de los programas de lotería. También había comprado algunos raspa y gana, donde Marla ganó $5.

Publicidad

Pero había un bote grande, aparentemente, por valor de casi un millón de dólares, y mi madre estaba emocionada de ver quién ganaría eso.

Estaba revisando los números con mi hija cuando me levanté para tomar un trago y, de repente, ambas gritaron.

“¡Ganamos! ¡Ganamos!”.

Me reí de ellas. “¡Claro, ganamos un millón de dólares!”, dije en tono de broma mientras negaba con la cabeza.

“¡Andrés, ganamos!”, me dijo mi madre con seriedad, enfatizando la última palabra, y la miré a la cara durante un largo minuto.

Me tomó semanas finalmente darme cuenta de que era verdad. Incluso después de depositar el dinero en el banco, pensaba que desaparecería. Pero ahí estaba, ¡casi un millón de dólares! Decidí que inmediatamente le daría un buen uso.

Comencé por hacer que nuestra casa fuera más amigable para las personas con discapacidad. Mandé instalar rampas y algunos artefactos para facilitarle a Marla el acceso a las cosas por su cuenta en la casa.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Hicimos lo mismo para la casa de mi madre. Una gran parte de nuestras ganancias también se invirtió en el fondo universitario de Marla, al que no había contribuido tanto como me hubiera gustado.

Pero ahora tenía suficiente para que pudiera estudiar lo que quisiera, donde quisiera. También pagué todas las facturas médicas e hipotecas pendientes.

Una vez resueltos todos los asuntos importantes, me compré el auto nuevo que siempre había soñado tener. No fue una compra sabia, pero pensé que estaría bien darme un capricho. El resto del dinero lo ahorré, esperando oportunidades para invertirlo y hacerlo crecer.

Sin embargo, no me veía venir lo que ocurriría después.

Publicidad

Vivir en una ciudad pequeña es genial hasta que te das cuenta de que la gente tarda muy poco en saberlo todo sobre ti. Los chismes corrieron rápido después de que compré ese auto, y me tomó por sorpresa encontrarme a Eliana frente a mi puerta un día.

“¡Andrés! ¡Qué bueno verte!”, me dijo, como si nunca me hubiera abandonado.

Antes de que pudiera preguntarle nada, vi dos coches más acercarse. De uno de ellos salió Gloria. Luego vi que Janette salía del otro.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

“¿Qué hacen ustedes aquí?”, pregunté, perplejo.

“Quería hablar contigo”, respondió Gloria primero.

Publicidad

Jannette y Eliana repitieron: “Yo también”.

Pensé que esta situación no podía volverse más extraña hasta que también aparecieron Ana, Karla y Mariana.

“¿Me están jugando una broma? ¿Qué diablos está pasando?”, pregunté, indignado por la situación. Las mujeres se miraron entre sí con el ceño fruncido y confundidas, pero ninguna dijo nada.

Por suerte, también vi acercarse el coche de mi madre. Iba a traer a Marla y casualmente Patricia también estaba con ellas. La maestra de mi hija salió, ayudó a mi madre a acomodar a Marla en su silla y caminó detrás de ellas con los ojos muy abiertos.

Mi madre miró a cada mujer mientras metía la silla de ruedas de mi hija en la casa. Había algo en sus ojos que no podía explicar. Como si las estuviera evaluando para algo. Se detuvo en la entrada de mi casa y se dirigió a Patricia. “Patty, cariño. Lleva a Marla adentro y cierra la puerta”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

“Mamá, no sé qué están haciendo aquí. Todas acaban de aparecer y todavía estoy tratando de averiguar por qué”, comencé, sacudiendo la cabeza y mirando a las chicas, confundido.

“Ay, Andrés. Te amo, pero a veces, los hombres son estúpidos”, dijo, palmeándome el hombro con condescendencia. “Señoras. Deberían sentirse avergonzadas”.

Hubo movimientos colectivos de pies y cabezas inclinadas. Eliana dijo: “Solo quería hablar con Andrés porque rompimos tan terriblemente”.

“¿En serio? Eso es conveniente”, dijo mi madre con sarcasmo. “Sé por qué están todas aquí ahora. ¡Lárguense! ¡Ahora mismo, arpías! Se enteraron del dinero de mi hijo y ahora quieren darle una oportunidad a él y a mi nieta, ¿verdad?”.

No tenía idea de qué estaba pasando. Pensaba que mi madre estaba loca por decir algo así, pero cuando giré la cabeza y miré los rostros de las mujeres con las que había salido, supe que era la verdad. Mis labios se apretaron y asentí.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

“Váyanse”, dije con calma. “No tengo ningún interés en hablar con ninguna de ustedes. Váyanse ahora”.

Algunas intentaron protestar, pero mi madre las hizo callar y las amenazó con llamar a la policía. Lentamente, todas se fueron.

Entré y solté una carcajada enorme. Estaba medio perplejo, medio aliviado. No podía creer que esas mujeres hubieran aparecido porque ahora tenía algo de dinero.

Mi madre también se rió, y pronto, Patricia y Marla se nos unieron. Por supuesto, mi hija no sabía exactamente lo que estaba pasando, pero estaba feliz.

Estaba contenta con la gente en esa habitación y compartía nuestra alegría. Mi madre fue a acostarla e invité a Patricia a sentarse conmigo en el porche trasero. Hablamos de la situación y nos reímos de la osadía de algunas personas.

Mi madre se fue cuando Marla se durmió, y yo le agradecí…. Por absolutamente todo.

Pero esa noche, Patricia se quedó un poco más y me di cuenta de que la persona que había estado buscando estaba justo frente a mí. Ella ya amaba a mi hija, a mi madre y a mí.

Había estado demasiado desconsolado y hastiado de tener citas para verla de esa manera. Pero esa noche lo hice. La invité a salir unas semanas después y nos casamos dos años más tarde.

Publicidad

Patricia adoptó a Marla cuando mi pequeña tenía diez años y tuvimos dos hijos más que amaban apasionadamente a su hermana mayor. A veces, las mejores cosas de la vida ya están frente a ti. Solo hay que abrir los ojos para verlas.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Algunas personas no son dignas de tu tiempo, y deberías alegrarte de no tenerlas en tu vida: Las mujeres que Andrés había elegido no merecían estar en su vida después de que le dieron la espalda cuando se enteraron de Marla. Al final, supo que había sido lo mejor.
  • Mira a las maravillosas personas que ya tienes apoyándote y ayudándote: Andrés no se había dado cuenta de que Patricia era la mujer perfecta para él hasta que recibió la visita de sus ex novias debido a su nuevo dinero.
Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Envié a mi hija a veranear con mi madre, al llegar allí me enteré de que mi madre había muerto y mi hija había desaparecido - Historia del día

17 de enero de 2024

La suegra de la novia le exige que pague su peinado, maquillaje y vestido - La mamá de la novia la escucha y la confronta

04 de marzo de 2024

Suegra exige que la novia pague su peinado, maquillaje y vestido de boda - La mamá de la novia la escucha y la enfrenta

12 de febrero de 2024

¿Me pasé de la raya cuando animé a mi hija a divorciarse de su esposo?

26 de enero de 2024

Mi difunta madre dejó herencia de $5 millones a mi avaricioso hermano y mis tías y yo sólo recibí un sobre con una dirección

10 de enero de 2024

Hijos revelan los mayores secretos que sus padres les rogaron que no contaran a mamá

02 de febrero de 2024

Gente comparte sus peores historias con su suegra

01 de febrero de 2024

Mamá abandona a su hija albina con el papá y recibe una inesperada invitación de la niña rechazada 17 años después - Historia karmática

12 de noviembre de 2023

Mandé a mi hija con mi madre a pasar el verano, pero pronto me enteré de que mi mamá había muerto y mi hija había desaparecido - Historia del día

06 de marzo de 2024

Estaba segura de que la hija de mi esposo vivía con nosotros hasta que los encontré juntos en la cama - Historia del día

22 de enero de 2024

Mujer ve mensaje de un desconocido sobre ella en el teléfono de su esposo y se arriesga a invitar al remitente a su casa

07 de febrero de 2024

37 historias reales de personas que cancelaron su boda

23 de enero de 2024

37 historias reales de personas que cancelaron su boda

17 de enero de 2024

Adolescente desaparece y reaparece 10 años después en casa de su familia señalando al padrastro - Historia del día

15 de enero de 2024