logo
Bebé recién nacido en un hospital. | Foto: Getty Images
Fuente: Bebé recién nacido en un hospital. | Foto: Getty Images

Pasé casi 400 días en el hospital con mi bebé enfermo y supe que no teníamos hogar cuando nos dieron de alta - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Una madre soltera dio a luz prematuramente y tuvo que pasar más de un año en el hospital con su bebé. Pero cuando salió, su hijo adulto había hecho algo que nunca había imaginado que podía pasar.

Publicidad

Nunca imaginé que no sería capaz de darle a mi hijo una vida mejor. Cuando quedé embarazada de Javier, pensaba que vivir en la vieja casa rodante de mi difunta madre sería temporal.

El embarazo había sido una sorpresa, pero pensaba que podría trabajar duro para poder mudarnos a un departamento o tal vez a una casa pequeña en poco tiempo. Sin embargo, eso no sucedió.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Las cuentas se amontonaban, y cada vez que reunía un poco de dinero, tenía que gastarlo en alguna emergencia. Pero aun así trabajaba duro, con la esperanza de que Javier apreciara lo que hacía por él y se convirtiera en un gran hombre.

Él no era la persona más ambiciosa del mundo. Cuando cumplió 18 años, le dije que era hora de buscar trabajo, pero que podía quedarse conmigo hasta que encontrara su equilibrio.

No quería ser una de esas madres que echaban a sus hijos. Yo no era así. Desafortunadamente, Javier lo tomó como una señal de que podía quedarse para siempre.

Lee más: Policía lleva a embarazada en trabajo de parto al hospital: se convierte en padre de la bebé más adelante - Historia del día

Publicidad

Él tenía 22 años y trabajaba con el salario mínimo sin ningún esfuerzo extra cuando accidentalmente quedé embarazada de nuevo.

Había estado saliendo con un hombre después de mucho tiempo de haber estado sola, y pensaba que nuestra relación iría a alguna parte, pero él huyó cuando le dije que estaba esperando un bebé.

“No podemos permitirnos una boca más que alimentar”, se quejó Javier cuando se lo dije.

“Nos las arreglaremos. Los bebés son una bendición, y este es tu hermano, Javier. De lo contrario, puedes mudarte y empezar a valerte por ti mismo”, respondí, encogiéndome de hombros.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Honestamente, sus palabras me rompieron el corazón porque sabía que tenía razón. Yo era mucho mayor y estaba peor que cuando había nacido Javier. El mundo era aún más complejo y sentía que nunca saldría de este agujero.

Publicidad

Mi ansiedad y preocupaciones se dispararon y afectaron mi salud. Fui hospitalizada a los cinco meses de gestación, pues había iniciado el trabajo de parto.

Los médicos trataron de detener el progreso, pero el bebé estaba decidido a nacer antes de tiempo. Yo tenía mucho dolor y estaba muy preocupada.

Mi segundo hijo nació y fue colocado en una incubadora. Era demasiado prematuro y los médicos no estaban contentos. Veía sus miradas de preocupación, pero ninguno de ellos quería darme malas noticias porque todavía me estaba recuperando.

Comencé a visitar a mi bebé en la sala de niños cuando mejoré. También había otros bebés prematuros en incubadoras, y aunque yo era una estúpida y no sabía nada de medicina, me sentía esperanzada. Pensaba que, si mi hijo todavía estaba vivo, se recuperaría y saldría de esta.

Publicidad

“¿Es él?”, preguntó Javier cuando nos visitó.

“Sí, ese es tu hermano”, respondí, sonriendo mientras ponía mi mano sobre la incubadora.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

“Es muy pequeño. No puedo creer que esté vivo”, murmuró mi hijo, poniendo su mano en la máquina.

“Lo sé. Es un milagro”, le dije con lágrimas en los ojos. Javier hizo más preguntas sobre la condición de su hermano y yo no tenía mucha información para decirle. No entendía la mayoría de los términos, pero los médicos a menudo me decían que tuviera paciencia.

“¿Estás segura de esto? Tal vez, sería más humano dejarlo ir. ¿Tiene dolor?”, preguntó Javier con el ceño fruncido.

“Tengo que hacer todo lo que pueda”, insistí, con la voz quebrada. “Tengo que hacerlo, tal como lo hice contigo. Estabas saludable, pero yo no tenía casi nada cuando te tuve”.

Publicidad

“No tenemos mucho ahora. Casi nada que ofrecerle”, me recordó mi primogénito. ¿Era un indicio de vergüenza lo que detecté en su tono?

“Nos tenemos el uno al otro. Eso es mucho más de lo que yo tenía contigo”, le dije, asintiendo. Javier volteó la cabeza y me miró a los ojos durante varios largos segundos. Finalmente, asintió.

“Tienes razón. Las cuentas no serán bonitas, pero él merece una oportunidad. ¿Cómo se llama?”, preguntó mi hijo, y su tono me confundió, pero no tenía tiempo de analizar nada.

“No lo he decidido, pero estaba pensando... ¿Lucas?”.

“Eso es perfecto”, dijo.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Javier se fue esa noche, y aunque las cosas entre nosotros nunca habían sido sentimentales, sentía que mi hijo adulto realmente se preocupaba por su hermano pequeño. Pero no podía estar segura, por supuesto.

Publicidad

Desafortunadamente, las cosas tomaron un giro en el hospital. Mi bebé sufrió algunas complicaciones por haber nacido demasiado pronto y tuvo que quedarse más tiempo... y más tiempo... y más tiempo.

Algunos médicos me dijeron que no sobreviviría a las varias cirugías que necesitaba. Pero Lucas sobrevivió, se recuperó y continuó mejorando.

Estuve en el hospital con mi bebé durante 398 días, y ese último mes lo vi prosperar a pesar de sus complicaciones. Finalmente, nos dieron de alta.

Lee también: Anciano vende su hogar para pagar el tratamiento de su nieto, luego recupera su casa - Historia del día

Publicidad

Aunque mi hijo necesitaba un montón de medicamentos, posiblemente de por vida, era hermoso y adorable. Había valido la pena todo el dolor de más de un año.

Salí del hospital con mi bebé y me dirigí a nuestro tráiler, que no estaba tan lejos. No podía contactar a Javier por alguna razón, pero no estaba preocupada. Había estado ocupado los últimos meses.

Cuando llegué a nuestra vivienda, descubrí que otra familia estaba viviendo allí. "Perdóneme, soy Amanda. Esta es mi casa", le dije, confundida, al hombre que había abierto la puerta.

“No, compramos este tráiler”, respondió, levantando las manos. “Le pagué en efectivo a Javier, en forma justa”.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

“¿Qué? No, eso es imposible. Soy la dueña de esta casa”.

Negué con la cabeza. Pensaba que Javier había vendido mi única casa y huido con el dinero. Por eso no podía contactarlo. A pesar de todas mis luchas a lo largo de los años, nunca estuve sin hogar. Mi difunta madre se aseguró de dejarme el tráiler antes de fallecer.

Publicidad

Pero ahora, ¿mi perezoso hijo adulto me lo había quitado? No era justo. Estaba ansiosa y comencé a hiperventilar con mi bebé en mis brazos.

“¡Mamá!”, escuché y volteé rápidamente. Vi a mi hijo mayor corriendo hacia mí.

“Javier, ¿qué está pasando? ¿Qué hiciste? ¡Este es nuestro hogar!”, lloré, lo que alarmó al bebé, y él también comenzó a llorar. “Ya, ya, ya”.

“Sólo ven conmigo. ¡Ya verás!”, dijo Javier y me guio mientras nos alejábamos.

“Por favor, cuéntame qué pasó mientras estaba en el hospital”, le pedí, todavía calmando a Lucas mientras caminábamos.

Publicidad

“Un año atrás cuando ya estabas en el hospital, me di cuenta de que había sido un hijo horrible contigo y el idiota más perezoso del mundo”, comenzó Javier. “Vi tu amor por mí reflejado en tu amor por mi hermano, y supe que no podía seguir siendo un idiota por el resto de mi vida”.

“Finalmente hice algo. Trabajé todos los turnos extra y los fines de semana que pude en la empresa contratista. Mi jefe incluso me ama ahora. Ahorré todo lo que pude”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

“Sé que todavía tienes facturas médicas por pagar, a pesar de que los médicos te ofrecieron ayuda y tratamientos gratuitos. Pero trabajaremos para saldar las cuentas pendientes juntos”.

“Javier, eso es maravilloso. Pero todavía no entiendo por qué vendiste el tráiler”, interrumpí.

“Ya no podemos vivir en ese tráiler, mamá. Apenas había espacio para nosotros dos, y Lucas no merece crecer así. Así que ahorré y nos compré un lugar pequeño de dos dormitorios cerca”.

“No es la mejor casa, y necesitará algunas reparaciones serias. Pero es nuestra. Tiene un sótano, así que viviré allí. Estoy planeando instalarle una puerta separada, por lo que es como un apartamento, pero ya me ocuparé de eso”, reveló el joven.

Publicidad

La madre no podía creerlo. “¿Compraste una casa?”, pregunté, atónita. “¿Para que vivamos todos juntos?”

“Si, mamá”, sonrió Javier. “¿Estás orgullosa?”.

“Creo que me va a dar un infarto por todo este orgullo”, respondí, sonriendo.

Javier me guio a la vivienda. No estaba completamente amueblada, pero teníamos camas y una cocina completa. Mi hijo mayor también había comprado una cuna de segunda mano para Lucas.

Todo era perfecto. Era algo que pensaba que nunca tendríamos, y no podía creer que mi hijo lo hubiera comprado pensando en que íbamos a vivir juntos allí.

Publicidad

“¿Estás seguro? Quiero decir, aunque usaste el dinero del tráiler, esta es principalmente tu casa”, le dije después de poner a Lucas a dormir en su nueva cuna.

“Mamá, las personas que vivían aquí echaron a sus hijos cuando cumplieron 18 años, y tú deberías haberlo hecho conmigo, pero no lo hiciste. Querías que estuviera a salvo”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

“Me di cuenta de cuánto trabajabas por mí, y necesitaba resarcirlo. La casa está a nombre de ambos, pero es tuya. Te amo”, explicó Javier, y nos abrazamos por un largo tiempo.

Nuestra vida no era perfecta después de eso. Teníamos enormes facturas que pagar. Teníamos que hacer muchas reparaciones en la casa y muchos gastos con Lucas, sus medicinas y todo lo que necesitaba.

Pero Javier, ahora de 23 años, trabajaba muchas horas, y poco después comencé a trabajar también, limpiando casas donde podía llevar a Lucas conmigo.

Hicimos todo lo que pudimos y logramos estabilizar nuestra situación. Al menos sé que ahora podemos sortear los obstáculos juntos.

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Una mamá amorosa hará todo lo posible para criar a un hijo: Amanda sacrificó mucho para criar a su hijo mayor y no se dio por vencida con su segundo hijo, incluso con sus complicaciones médicas.

  • Nunca es demasiado pronto para que un hijo ayude a sus padres: Cuando tenía 23 años, Javier se encargó de ayudar a mantener a su madre y a su hermano pequeño. Trabajaba duro y logró comprar un nuevo hogar para todos.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Mamá es echada de casa con su bebé por la suegra: la ve rebuscando en la basura años después - Historia del día

Publicidad

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
info

La información contenida en este artículo en AmoMama.es no se desea ni sugiere que sea un sustituto de consejos, diagnósticos o tratamientos médicos profesionales. Todo el contenido, incluyendo texto, e imágenes contenidas en, o disponibles a través de este AmoMama.es es para propósitos de información general exclusivamente. AmoMama.es no asume la responsabilidad de ninguna acción que sea tomada como resultado de leer este artículo. Antes de proceder con cualquier tipo de tratamiento, por favor consulte a su proveedor de salud.

Publicaciones similares

Chico rompe con su novia por $25.000: años después se entera de que tienen un hijo - Historia del día

25 de agosto de 2022

Gasté mi dinero en salvar a un niño y tengo que decirle a mi hija que no tendrá regalos de cumpleaños este año - Historia del día

08 de octubre de 2022

Niño de 11 años cuida a sus hermanas mientras la madre pasa las noches fuera de casa - Historia del día

20 de agosto de 2022

Pobre hombre adopta a una anciana y la hace parte de su familia: sus 10 hijos aparecen tras su muerte - Historia del día

09 de septiembre de 2022

Hijo echa a su madre a favor de su prometida: años después él va a su casa pobre y divorciado - Historia del día

25 de octubre de 2022

Hombre rico hospeda a hermana pobre: en la mañana ve que ella se fue y dejó a un niño que él no sabía que existía - Historia del día

02 de agosto de 2022

Empleado de limpieza nota a niña en los juegos del parque día y noche: "No tengo adónde ir", admite ella - Historia del día

20 de octubre de 2022

Indigente repara el techo de una anciana abandonada por su hijo: ella le cumple el sueño de su infancia a cambio - Historia del día

04 de octubre de 2022

Adolescente valiente salva a bebés gemelos del huracán y los lleva a casa: la madre aparece en su tercer cumpleaños - Historia del día

21 de octubre de 2022

Mis hijos me abandonaron en mi cumpleaños 86 tras recibir una carta de una mujer desconocida el día anterior - Historia del día

23 de julio de 2022

"¿Cuándo regresan tus padres?", le pregunta señora a niña solitaria en el parque: "Nunca", responde ella - Historia del día

22 de julio de 2022

Niña le lee a su vecino ciego de 89 años: ve una foto de su padre marcada como "hijo" en las páginas de un libro - Historia del día

04 de agosto de 2022

Pobre mujer cuida a su vieja maestra: días después encuentra el testamento de la señora en su buzón - Historia del día

04 de agosto de 2022

Niña se lleva bebé abandonado a casa, años más tarde un abogado le informa de la herencia de $2,7 millones del niño - Historia del día

12 de septiembre de 2022

logo

AmoMama crea contenido interesante y útil para mujeres. En Amomama recogemos y contamos historias de gente de todo el mundo.

Creemos firmemente que la historia de cada ser humano es muy importante y ofrece a nuestra comunidad una oportunidad para que ninguna mujer se sienta sola en sus sueños, creencias y sentimientos. Nuestro contenido toca los corazones y no deja indiferente a nadie.

InstagramFacebookYoutube
© 2022 AmoMama Media Limited