logo
Niño tocando la guitarra. | Foto: Shutterstock
Fuente: Niño tocando la guitarra. | Foto: Shutterstock

Mi hijo me hizo llorar cuando me regaló un audífono para que pudiera escuchar la canción que me escribió - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Sharon se había estado esforzando demasiado hasta el punto de poner en peligro su vida, todo por el bien de su hijo. La madre no sabía que él tenía planeada la sorpresa más hermosa para ella.

Publicidad

¡Diez años! Permanecí en un matrimonio sin amor durante diez años, a pesar de saber que cualquier día mi esposo podía abandonarme para estar con su amante más joven y rica.

Seguía esperando que las cosas mejoraran, no por mi bien, sino por el bien de nuestro hijo, Andy. Siempre ha sido el centro de mi universo, mi pequeño. Y no quería que enfrentara la experiencia de venir de un hogar roto.

Pero sucedió lo inevitable. Mi esposo nos abandonó. Me dejó a mí y a nuestro hijo, sin nada a lo que recurrir ni a dónde ir. Recogí nuestras maletas y salí al mundo, con la esperanza de que fuera amable con una mujer abandonada y su hijo de 9 años.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Sobrevivimos las dos primeras semanas viviendo en la habitación de mi muy reacio primo lejano. Andy odiaba estar allí: era más feliz viviendo en el apartamento lúgubre que pudimos permitirnos alquilar unas semanas más tarde.

Publicidad

Tenía dificultades para encontrar un trabajo decente y estable debido a mi falta de educación. Así que no teníamos mucho, pero siempre había comida en la mesa. Para Andy, al menos.

Lo dejaba durmiendo en su cama todas las noches y luego me sentaba en la mesa de la cocina y pensaba en formas de tratar de mejorar el día siguiente.

Muy pronto, estaba trabajando en tres empleos diferentes. Además, aceptaba todos los trabajos extraños que nadie más quería hacer: limpiar baños, pasear perros, voltear hamburguesas, vender sobras, lo que fuera.

Estaba tan sobrecargada de trabajo que, en un momento dado, no había dormido durante tres noches seguidas. Apenas comía, así que cada vez que levantaba algo pesado o caminaba demasiado, mi cuerpo casi se apagaba por unos segundos.

Publicidad

Lee más: Mamá de quintillizos no puede pagar los víveres: una voz detrás dice: "Tu factura ya fue pagada" - Historia del día

“Si pudiera aguantar unos meses más”, pensaba mientras recuperaba el aliento antes de volver a decirlo, “¡Solo unos meses más, Sharon!”.

Habían pasado cerca de cuatro años y todavía estaba trabajando hasta el agotamiento. Y cuando finalmente salía para ir a casa, pasaba buscando a Andy por la vivienda de la vecina de al lado.

La amable mujer ha sido muy especial con nosotros. Ha estado cuidando a mi hijo durante varias horas todos los días desde que nos mudamos allí. La Sra. Rodríguez vivía sola y apreciaba la compañía de Andy.

Publicidad

“¡Tu chico tiene la voz de un ángel!”, me decía ella.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Me mataba no poder tener tiempo para escucharlo cantar o que me contara sobre su día. Me mataba que ni siquiera tenía tiempo de cantarle canciones de cuna mientras se quedaba dormido.

Publicidad

“Solo unos meses más”, me decía a mí misma, mientras me estaba quedando dormida en el charquito de mis lágrimas en la cama.

¿Me estaba quedando dormida o me estaba desmayando por el agotamiento? Ya no podía distinguir… no me importaba.

Pero algo ocurrió una mañana en que buscaba frenéticamente las llaves de la casa, preocupada por llegar tarde al trabajo.

Tenía un largo día por delante, pero ni siquiera llegué a la puerta principal de mi propia casa. Traté de mover el sofá para ver si las llaves se habían caído detrás. Mi Andy, que ahora tiene 13 años, estaba disfrutando las últimas cucharadas de su cereal. Fue entonces cuando sucedió.

Publicidad

Él escuchó un golpe y salió corriendo para encontrar a su madre desmayada en el suelo cerca del sofá.

¿Qué habrá pasado por la mente de mi pobre muchacho? Todavía me estremezco al pensar en eso.

Lo siguiente que recuerdo fue haberme despertado en el hospital con el toque de la mano de Andy en mi hombro y un murmullo inquietante a mi alrededor. Los médicos que rondaban mi cama me habían llevado un documento para que lo leyera, lo que me pareció inusual.

Leí que me había quedado inconsciente por falta de sueño y niveles peligrosamente bajos de azúcar en la sangre, pero, además, me había golpeado la cabeza contra el borde de madera del sofá mientras caía.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Y luego vino la peor noticia: la caída me había hecho bajar temporalmente mi sentido del oído al 20%. Eso explicaba los extraños ruidos que me rodeaban. Lloré desconsoladamente, arrugando el papel con angustia.

Publicidad

“¿Qué voy a hacer ahora?”. Pensé mientras miraba a Andy. Él estaba diciendo: “¡Te amo, mamá!”. Me sentía devastada porque apenas podía escucharlo decir esas palabras.

La Sra. Rodríguez ayudó tanto como pudo con los trámites del hospital, pero yo sabía que mis problemas iban a empeorar.

Por lo que entendí, los médicos recomendaron usar un audífono. Era algo delicado que costaba un ojo de la cara, y yo no podía pagarlo.

Pasaron seis meses y todavía estaba sola, sin un sistema de apoyo que me tranquilizara. Todavía trabajaba muchas horas; solo que esta vez, me estaba obligando a comer y dormir lo suficiente para evitar caer inconsciente de nuevo.

Publicidad

Eventualmente, mi salario mejoró cuando logré encontrar un trabajo diurno más permanente trabajando desde casa. Pero, a pesar de eso, me dolía el silencio que se había creado entre mi hijo y yo.

Unos años atrás, no podía hacer que dejara de hablar. Pero allí estaba ahora, pasando la mayoría de las tardes en casa de sus amigos hasta que era casi la hora de la cena.

Y cuando pasaba tiempo en casa, estaba encerrado en su habitación con los auriculares puestos, tocando una melodía con una guitarra prestada y cantando.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

“¡Si tan solo pudiera oírlo cantar!”. A menudo deseaba poder escuchar su música desde su habitación. Pero nada me preparó para que mi deseo se cumpliera tan solo unas semanas después.

Me desperté esa mañana con el enérgico canto de los pájaros, las bocinas y los pitidos del tráfico en la calle y un extraño hormigueo en mi oído derecho.

Pero estaba a punto de escuchar el sonido más dulce.

“¿Mamá?”, la voz de Andy llegó directo a mi corazón.

Me giré y él estaba sentado en una silla a los pies de mi cama. Tenía una sonrisa en su rostro y una guitarra en la mano.

Publicidad

Lee también: Mamá viuda de 3 hijos se queda sin dinero y recibe bono inesperado de $150.000 en su trabajo - Historia del día

“¿Qué es eso que tienes en la oreja?”, preguntó con una sonrisa de complicidad.

Toqué mi oído, y de hecho había algo allí.

“¿Hay un… audífono?”, pregunté, mientras mi voz se desvanecía por la incredulidad al final de esa pregunta.

“¡Así es mamá! ¿Cómo se siente?”, me preguntó, todavía sentado frente a mí, con los ojos muy abiertos.

“Se siente... ¡Se siente increíble! ¿De dónde sacaste esto?”, le pregunté a mi dulce hijo.

Publicidad

Resultó que mi chico grande había tomado clases particulares y había estado ahorrando todas sus ganancias para comprarme el costoso audífono.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

Por eso se la pasaba en casa de su amigo. Porque sabía que, si lo descubría, nunca lo hubiera dejado compartir la carga de ganar dinero.

“Mamá, escucha esto. He estado trabajando en una canción... una canción que escribí para ti”, dijo Andy, y comenzó a tocar.

Durante todo este tiempo, había pensado que no tenía un sistema de apoyo, que estaba sola en mi lucha. Pero ese día, cuando me enteré de lo que Andy había hecho por mí, supe que había estado equivocada.

Su voz era divina. Mis lágrimas fluyeron cuando me di cuenta de que él era el mejor sistema de apoyo en mi vida, y con la fuerza de su amor, supe que podía mover montañas.

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Los niños tienen una manera de abrir nuestros corazones y aliviar nuestras cargas: Andy solo tenía 13 años, pero tranquilizó el corazón preocupado de su madre de la manera más inesperada.

  • Cuidemos a quienes nos han criado en los momentos más difíciles: Necesitamos más personas como Andy en el mundo que se esfuercen por mostrar amor y apoyo a los corazones cansados ​​que los criaron.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Hijo adolescente le lleva un regalo a su madre viuda cada vez que la ve llorar: el último fue una nueva casa - Historia del día

Publicidad

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
info

La información contenida en este artículo en AmoMama.es no se desea ni sugiere que sea un sustituto de consejos, diagnósticos o tratamientos médicos profesionales. Todo el contenido, incluyendo texto, e imágenes contenidas en, o disponibles a través de este AmoMama.es es para propósitos de información general exclusivamente. AmoMama.es no asume la responsabilidad de ninguna acción que sea tomada como resultado de leer este artículo. Antes de proceder con cualquier tipo de tratamiento, por favor consulte a su proveedor de salud.

Publicaciones similares

Pobre chico cuida a diario de su viejo maestro enfermo: su hijo aparece solo 1 año después - Historia del día

18 de septiembre de 2022

Anciana no puede pagar los víveres para la cena: halla bolsas llenas de comida al regresar a casa - Historia del día

21 de agosto de 2022

Niño engaña a su madre para que falte al trabajo y termina salvándole la vida - Historia del día

04 de septiembre de 2022

Hombre ignora las cartas que su madre le manda cada día hasta que recibe una invitación a su funeral - Historia del día

02 de noviembre de 2022

Hombre culpa a su papá de su pobreza: tras su muerte, el hijo se ve obligado a asumir el trabajo de su padre - Historia del día

09 de agosto de 2022

Anciana saca a los gemelos de la playa, entra en la casa de la madre y la encuentra tirada en el suelo - Historia del día

21 de octubre de 2022

Mis hijos me abandonaron en mi cumpleaños 86 tras recibir una carta de una mujer desconocida el día anterior - Historia del día

23 de julio de 2022

Mi hija se quejaba de que soy sobreprotectora hasta que se convirtió en madre soltera de mellizas 1 año después - Historia del día

24 de octubre de 2022

Chico reprocha a su mamá por pasar noches fuera tras la muerte de papá: una noche ella le ofrece que la acompañe - Historia del día

31 de julio de 2022

Mi esposo se negaba a ayudarme con nuestro bebé que lloraba de noche hasta que me quedé dormida al volante - Historia del día

31 de octubre de 2022

Hijo deja encerrada a mamá en el sótano mientras tiene una cita: recibe llamada del hospital más tarde - Historia del día

02 de septiembre de 2022

Reprendí a un mendigo que rondaba mi auto y resultó que acababa de evitar que me robaran - Historia del día

05 de noviembre de 2022

Mujer cuida a su pobre abuela cuando todos le dan la espalda: halla su testamento tras su muerte - Historia del día

16 de agosto de 2022

Anciana solitaria teje calcetines para vecino pobre: más tarde, él le pide que sea su abuela - Historia del día

27 de julio de 2022

logo

AmoMama crea contenido interesante y útil para mujeres. En Amomama recogemos y contamos historias de gente de todo el mundo.

Creemos firmemente que la historia de cada ser humano es muy importante y ofrece a nuestra comunidad una oportunidad para que ninguna mujer se sienta sola en sus sueños, creencias y sentimientos. Nuestro contenido toca los corazones y no deja indiferente a nadie.

InstagramFacebookYoutube
© 2022 AmoMama Media Limited