logo
Pareja de ancianos sentados en un banco ve el paisaje | Foto: Shutterstock
Fuente: Pareja de ancianos sentados en un banco ve el paisaje | Foto: Shutterstock

Nuestros nietos decidieron salvar nuestro matrimonio de 49 años y gastaron sus ahorros en la luna de miel que nunca tuvimos - Historia del día

Mayra Pérez
23 nov 2022
19:40
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

El matrimonio de Erica y Simón parecía destinado a terminar antes de celebrar su aniversario número 50. Sin embargo, sus nietos les hicieron un regalo muy especial que lo cambió todo.

Publicidad

Cada vez que la gente escucha que Simón y yo hemos estado casados ​​por 50 años, todos se emocionan. Pero la verdad es que, a puertas cerradas, nuestra vida es fría y solitaria.

Todavía recuerdo la gran pelea que tuvimos la noche en que decidimos terminar. Simón y yo estábamos sentados en lados opuestos de la cama, leyendo. El silencio en la habitación era pesado, y comencé a tararear una melodía sin darme cuenta.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Publicidad

Era nuestra canción favorita de los Beatles. Solo escucharla venían a mi mente los recuerdos de muchos eventos felices compartidos. Mis ojos aún estaban en el libro, pero en mi mente estaba en el pasado; paseos en moto, idas al cine, besos robados.

Estaba tarareando desde mi corazón, sabiendo que él me estaba escuchando. Una parte de mí esperaba que lo hiciera conmigo y volviera a ser el hombre del que me había enamorado.

Quería que me abrazara y abriera su corazón. Pero él solo me gritó: “¡Por favor, deja de hacer eso! ¿Es que ni siquiera puedo leer en paz? ¡49 años de matrimonio, y aún sigo rogando por un poco de paz y tranquilidad!”.

Publicidad

Eso me dolió profundamente. Habíamos tenido varias peleas hasta entonces por cosas mucho más importantes. Pero que arruinara la alegría que sentía al tararear nuestra canción fue la gota que colmó el vaso.

Me puse de pie y le recordé todas las formas en que había roto mi corazón en las últimas cuatro décadas. Todos los sentimientos no resueltos que había estado reprimiendo en mi interior se desbordaron. Podía ver el dolor en su rostro mientras me escuchaba, pero no podía callar.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Publicidad

“El Simón que conocí está muerto. Nuestra relación está muerta. ¡Y me sigue matando seguir a tu lado cada minuto de cada día!”, dije finalmente. Mis ojos llenos de lágrimas miraban los suyos.

Simón se secó el rostro, frunció los labios temblorosos y dijo: “Está bien, entonces lo mejor será que nos divorciemos”.

Al día siguiente, nos sentamos en el sofá y llamamos a nuestros hijos por videollamada. “Tenemos noticias difíciles. Su madre y yo hemos decidido divorciarnos”, dijo Simón.

Nuestro hijo mayor pensó que era una especie de broma, y ​​los otros tenían una mirada muy confusa en sus rostros.

Publicidad

“Sabemos lo impactante que esto puede parecerles, y es posible que tengan muchas preguntas. Pero sepan que nuestra decisión es definitiva”, dije, tratando de lucir serena.

Todos se veían desconsolados, y una parte de mí estaba agradecida de que ninguno de nuestros nietos estuviera en la llamada. Carlos, Camila, Zyan y Mila ya no eran niños, pero estaba segura de que esta noticia los destrozaría.

Nos adoraban y habían estado planeando una gran celebración para nuestro aniversario de bodas número 50. No pude evitar sentir que los habíamos defraudado.

Al día siguiente, Simón y yo nos sorprendimos al encontrar a nuestros nietos en la puerta de la casa.

Publicidad

“Nuestros padres nos contaron su decisión. Lamentamos que ambos se sientan así…”, dijo Carlos.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

“¡No podía creerlo al principio!”, dijo Mila con voz llorosa. “Quiero decir… crecimos pensando que ustedes se amaban sinceramente y jamás se separarían”.

Publicidad

“Puede que hayamos sido ingenuos, ¡pero todavía sentimos que están destinados a estar juntos!”. Camila tomó nuestras manos.

“Y entonces… tenemos algo para ustedes”. Zyan, el más joven de ellos, puso un sobre en nuestras manos. “Esta es una solicitud para darle a su relación una última oportunidad”.

Simón abrió el sobre y lo que había dentro nos dejó boquiabiertos. Había dos billetes de avión a París y el itinerario para un viaje por Europa para nosotros.

“Abuelos, recordamos que nos contaron sobre esa luna de miel que nunca pudieron tener. ¡Es increíble que en 49 años juntos no hayan podido hacer un solo viaje juntos! Quizás estamos equivocados, pero sentimos que así pueden recuperar lo que alguna vez tuvieron”.

Publicidad

“¡Esto es muy considerado de su parte! Pero realmente no deberían haberlo hecho”, dijo Simón, con los ojos llorosos. “Debió haber sido muy costoso”, agregó.

“Para nada, abuelo. Estuvimos ahorrando cada asignación de cumpleaños que nos dieron durante todos estos años. Ahora pensamos que esta es la mejor manera de gastarlo… en ustedes”.

No dije nada porque tenía miedo de romper a llorar frente a los nietos. No podía creer lo generosos que eran nuestros pequeñitos. Dudé en hacer el viaje, pero finalmente cedí a sus súplicas.

“¡Está bien, está bien! ¡Haremos ese viaje!”, afirmé.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Sin siquiera intercambiar una palabra, Simón y yo empacamos y emprendimos ese viaje juntos. Y durante los primeros días, permanecimos tan distantes como siempre. “Terminemos con esto de una vez”, me dije y suspiré.

Publicidad

Pero nuestros nietos nos conocían demasiado bien. Pronto me llamaron con una nueva solicitud.

“Abuela, por favor comparte algunas fotos tuyas y del abuelo. Queremos saber cómo la están pasando y los lugares que están visitando”.

¿Cómo iba a solucionar eso? Tenía que arriesgarme. Miré a Simón, sentado en el lado opuesto de la cama, leyendo. “Simón… ¿Te gustaría dar un paseo?”.

Lee también: Enfermera recibe la herencia de paciente anciano 1 día después de encontrar una vieja foto de su madre en su bolso - Historia del día

Simón me miró a los ojos el tiempo suficiente para que una tímida sonrisa brotara de nuestros labios. Tomó mi mano y nunca la soltó. Algo había cambiado en él, y solo más tarde descubrí por qué.

Publicidad

“Mira esta vieja foto que me enviaron los nietos. ¡Te ves tan hermosa!”, dijo Simón, y pude ver la piel de gallina en su brazo.

Eso nos hizo recordar lo locamente enamorados que estuvimos una vez. Y cuánto soñamos con viajar por el mundo, aprender idiomas, probar nuevas comidas y dejar un rastro nuestro en cada rincón del mundo.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Publicidad

¿Seguiría sintiéndose igual de emocionante, ahora que nuestros corazones parecían haberse desconectado? Mientras caminábamos por un viejo puente en un pueblo francés, Simón y yo vimos niños jugando en el parque. Sus jóvenes padres se tomaban de la mano y los miraban.

¡Era como si el pasado estuviera frente a nuestros ojos! Nosotros llevábamos a nuestros hijos a jugar al parque todo el tiempo. “¿Te apetece un helado de fresa?”. Simón me sorprendió, haciéndome la misma pregunta que nos hacía décadas atrás.

Cogidos del brazo, caminamos hasta un café cercano. Allí, nos sentamos a disfrutar de un exquisito helado. De a poco, el dolor dejaba nuestros corazones, y el amor, que siempre estuvo allí, se asomaba tímidamente.

Publicidad

Por primera vez en años, me sentí libre. El aire llenaba mis pulmones y Simón escuchaba mis historias con genuino interés. Durante el resto del viaje, nos acercamos cada día más.

No todo fue fácil, pero, ¿quién puede sentirse triste y amargado en un viejo café en un pueblo austriaco? ¿O no tomarse de la mano al amanecer en Florencia? ¡En la inmensidad de los Alpes suizos, nuestros problemas parecían tan pequeños!

Simón y yo volvimos a ser jóvenes y despreocupados, listos para conquistar el mundo. La vida nos había puesto muchos obstáculos, mucha incertidumbre y las interminables responsabilidades, pero habíamos logrado superarlas juntos.

Publicidad

Y es qué, sin apenas darnos cuenta, nos olvidamos lo importante que habíamos sido el uno para el otro. Este viaje mágico nos ayudó a recordarlo y nos permitió volver a ser los mejores compañeros.

Después de dos meses de ensueño, regresamos a casa, más enamorados que nunca. Simón y yo agradecimos a nuestros nietos por su regalo especial que salvó nuestro matrimonio. ¡Sin ellos, no estaríamos celebrando nuestro aniversario de bodas número 50 esta hermosa noche!

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Nunca es tarde para vivir tus sueños. El matrimonio de Erica y Simón se había hundido irremediablemente entre la rutina, las obligaciones, el trabajo duro. Cuando tuvieron la oportunidad de hacer realidad su soñado viaje por Europa, pudieron reconectarse y salvar su matrimonio.

  • Siempre que puedas, haz la diferencia en la vida de tus seres queridos. Los nietos de Erica y Simón decidieron hacer algo muy especial por sus abuelos, y eso terminó evitando que su matrimonio terminara.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Te puede interesar: Hombre pobre devuelve bolso perdido a señora mayor: recibe comida caliente y un nuevo hogar a cambio - Historia del día

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Repartidor lleva comida gratis a anciana solitaria cada día: ella lo sigue para averiguar quién paga - Historia del día

14 de agosto de 2022

Abuela que crio sola a su nieto y gastó sus ahorros en su boda se entera de que él no la invitó - Historia del día

04 de octubre de 2022

Anciano vende su hogar para pagar el tratamiento de su nieto, luego recupera su casa - Historia del día

09 de octubre de 2022

"¡Es el anillo que mi difunta abuela vendió para alimentarme hace años!", lloré cuando mi esposo me pidió matrimonio - Historia del día

07 de noviembre de 2022

Con 75 años estaba segura de haber perdido mi belleza hasta que mi nieta me ayudó a sentirme joven de nuevo - Historia del día

20 de noviembre de 2022

Abuelo refugia a perro callejero que calma a su nieto enfermo: nota un papel enrollado de su collar - Historia del día

06 de octubre de 2022

Adopté al hijo de mi difunta esposa tras su muerte: un día vi a un chico idéntico a él lavando autos - Historia del día

23 de septiembre de 2022

Mujer lleva a casa a su muy esperado bebé: su madre con ceguera afirma que no es su nieto - Historia del día

29 de agosto de 2022

Mujer duda sobre cómo dividir la herencia entre sus 4 nietos hasta que ve 4 cajas con sus nombres en la puerta - Historia del día

01 de octubre de 2022

Dos hermanos envían a mamá a sus vacaciones de ensueño: ella no reconoce su casa cuando regresa - Historia del día

21 de agosto de 2022

Enfermera despedida invita a indigente a sentarse con ella en un café: al otro día la busca una limusina - Historia del día

26 de julio de 2022

Niño gasta todo su dinero en grabar canción para el cumpleaños de la abuela: el productor se presenta en su fiesta - Historia del día

01 de septiembre de 2022

Chico rompe con su novia por $25.000: años después se entera de que tienen un hijo - Historia del día

25 de agosto de 2022

Hombre en silla de ruedas trabaja para comprar regalo por el cumpleaños 80 de su esposa: recibe el doble de lo necesario en 1 día - Historia del día

27 de octubre de 2022

logo

AmoMama crea contenido interesante y útil para mujeres. En Amomama recogemos y contamos historias de gente de todo el mundo.

Creemos firmemente que la historia de cada ser humano es muy importante y ofrece a nuestra comunidad una oportunidad para que ninguna mujer se sienta sola en sus sueños, creencias y sentimientos. Nuestro contenido toca los corazones y no deja indiferente a nadie.

InstagramFacebookYoutube
© 2022 AmoMama Media Limited