logo
Una foto de un niño | Una mujer en una oficina | Foto: Shutterstock
Fuente: Una foto de un niño | Una mujer en una oficina | Foto: Shutterstock

Hombre deja a su esposa e hija por una mujer más joven: años después, la hija se convierte en su jefa - Historia del día

Una niña se sintió angustiada al ver a su madre llorando tras descubrir que su padre las había abandonado por una mujer más joven. Ella prometió trabajar duro para algún día demostrar que él nunca había sido necesario en sus vidas.

Publicidad

Después de volver a casa de la escuela, Mia, de doce años, descubrió a su madre llorando en la sala de estar. “Mamá, ¿qué pasa? ¿Dónde está papá?”, preguntó, corriendo al lado de la afligida mujer.

“Tu papá nos dejó”, sollozó su mamá, Lindy. “¡Nos dejó por otra mujer, su secretaria!”, gritó.

Mia no podía asimilar la gravedad de la situación, así que simplemente se sentó con su mamá y la consoló.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

“Lo siento, mamá”, dijo, acariciando su espalda. “Estoy aquí. Nunca te dejaré”, prometió Mia. “Trabajaré duro para que podamos demostrarle a papá que no lo necesitamos. Te lo prometo, mamá. Nos tenemos la una a la otra, y eso es suficiente”.

A través de los años, Lindy encontró la fuerza y la voluntad para seguir adelante y mejorar, gracias a Mia. Ella era la razón principal por la que continuaba esforzándose y por la que eligió superar todos los desafíos que se les presentaban.

Lee más: Esposo abandona a su familia tras 16 años: el hijo culpa a su madre y se niega a vivir con ella - Historia del día

Cuando Mia se graduó de la escuela secundaria, sus maestros le dijeron que tenía talento para las matemáticas. Lindy estaba extremadamente orgullosa de ella por eso, y aunque odiaba admitirlo, sabía que su hija se parecía a su padre.

Publicidad

Él era un hombre de negocios brillante, y eso era algo que ella no podía negar. Lindy trabajaba en dos empleos para que Mia pudiera ir a la universidad.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Aunque su hija tenía una beca académica, no era suficiente para cubrir toda su matrícula en una prestigiosa universidad de la ciudad.

“Mamá, iré a una universidad pública”, le dijo Mia a su mamá tras verla exhausta después del trabajo un día. “Lo prometo, realmente no me importa”, insistió.

Lindy se negó. “No”, le dijo a su hija. “Estás destinada a la grandeza y recibirás la mejor educación en una de las mejores universidades. Mereces estar allí. No te preocupes por mí”, sonrió. “Tengo todo bajo control”.

Es cierto que Mia se destacaba en la universidad en la que se había inscrito y siempre era la representante de su clase en varias competencias de matemáticas. Un día, fue seleccionada como una de las representantes de la Olimpiada de Matemáticas de nivel universitario.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

“Hasta luego, mamá. ¡Te traeré la medalla de oro!”, dijo la joven, abrazando a su mamá antes de irse a la competencia. “Te veré cuando regrese”.

Publicidad

“Nos vemos, cariño”, le dijo Lindy a su hija. “Tendremos una gran cena una vez que regreses para celebrar este logro. ¡Estoy muy orgullosa de ti!”, vitoreó la madre mientras acompañaba a su hija al autobús.

Después de cuatro días fuera de la ciudad, Mia regresó con la medalla de oro y un atractivo premio en efectivo de $20.000, otorgado por una de las fundaciones que patrocinaron la competencia de matemáticas.

No podía esperar para darle los premios a su mamá, así que corrió dentro de su casa. “¡Mamá! ¡Estoy en casa!”, gritó ella.

“¡Mamá!”, dijo ella, caminando hacia la sala de estar. “¿Dónde estás?”.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Mia acababa de hablar con su mamá por teléfono, así que sabía que estaba en casa. Subió corriendo las escaleras y se sobresaltó al ver a Lindy inconsciente en el suelo de su dormitorio.

Publicidad

“¡Mamá!”, gritó, corriendo hacia ella. “¡Mamá, despierta!”, dijo ella, sus manos temblando de miedo. Buscó a tientas su teléfono de su bolsillo para llamar al 911.

Lee también: Embarazada se entera de que la exesposa de su marido abandonó a su hija de 6 años y desapareció - Historia del día

“Por favor, ayúdenme”, le dijo al operador. “Encontré a mi mamá inconsciente en el piso. No sé cuánto tiempo ha estado aquí, pero tiene pulso. ¡Por favor vengan rápido!”.

La ambulancia llegó en menos de cinco minutos para transportar a Lindy al hospital. Mia la acompañó allí, donde se sometió a algunas pruebas para determinar qué estaba mal.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Lindy recuperó el conocimiento después de que le pusieran una vía intravenosa. Pero se había detectado un problema más grave: tenía una arteria bloqueada.

Publicidad

“Tu mamá necesita una cirugía urgente. No queremos prolongar esto porque podría ser fatal”, le explicó el médico a Mia, que lloraba de miedo.

“Sé que mi mamá tiene seguro. ¿Podemos usarlo para pagar?”, preguntó.

“Le haremos la cirugía, pero el seguro no cubre este tipo de cirugías. Tendrás que encontrar una manera de pagar su factura antes de que se le permita salir. Lo siento, cariño”, se disculpó el médico antes de llevar a Lindy al quirófano.

Mia echó un último vistazo a su madre, que luchaba por su vida en la cama del hospital. “Te sacaré de aquí, mamá, te lo prometo”, se dijo a sí misma antes de salir del centro médico. Decidió acercarse a su padre.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Mia tomó un taxi hasta la oficina de su papá, donde la recibió nada menos que su secretaria. “Qué sorpresa verte aquí. ¿A qué le debemos el placer?”, dijo ella con aire de suficiencia

Publicidad

“Necesito ver a mi papá”, respondió la joven con frialdad.

“Veamos si tiene tiempo”, dijo la secretaria, caminando con Mia hacia la oficina de su padre. Después de llamar a la puerta, el hombre le dijo a su secretaria y novia que le diera cinco minutos con Mia.

“¿Por qué me contactaste ahora, después de seis años, Mia? He estado tratando de comunicarme contigo”, dijo su padre, Jaime.

“Nos dejaste. ¡Por ella!”, respondió Mia. “¿Por qué querría pasar tiempo contigo después de que abandonaste a nuestra familia? ¿Sabes cuánto nos dolió eso, papá?”, dijo, conteniendo las lágrimas.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

“Bueno, entonces, ¿por qué estás aquí ahora?”, le preguntó el hombre. “Déjame adivinar. ¿Necesitas dinero?”, preguntó con arrogancia.

Publicidad

“Mamá está luchando por su vida en el hospital. Por favor, te lo devolveré cuando encuentre trabajo. Por favor, salva a mamá”, suplicó Mia.

“Puedo hacer eso…”, comenzó a decir Jaime. “Pero mi condición es que empieces a vivir conmigo. ¿No quieres estar con papá?”, le preguntó a su hija.

“¿Para qué?”, respondió Mia. “Tú y yo nunca fuimos cercanos. ¿Por qué tratar de ser padre ahora?”.

“Está bien, entonces mi respuesta es no. Encuentra dinero en otro lugar y vete”, dijo Jaime con severidad.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Mia negó con la cabeza. No se imaginaba que su padre podría llegar a ser una persona tan desalmada. “¡Con gusto!”, dijo la joven antes de salir corriendo por la puerta.

En el viaje en taxi de regreso al hospital, Mia se dio cuenta de que su medalla de oro de la Olimpiada estaba hecha de oro real.

Para pagar los gastos médicos de su mamá, decidió venderla a una casa de empeño y usar el dinero junto con el premio en efectivo de $20.000 que había recibido. Afortunadamente, era suficiente para pagar todo.

Después de un par de meses, Lindy se recuperó por completo y comenzó a trabajar nuevamente. Mia encontró un trabajo de medio tiempo en una cafetería local, donde trabajó hasta que se graduó de la universidad.

Publicidad

La joven pasó a trabajar para una gran empresa, donde ella era su activo más preciado por sus grandes habilidades matemáticas. Subió de rango hasta convertirse en socia gerente, lo que la hizo lo suficientemente rica como para pedirle a su madre que dejara de trabajar.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Un día, Mia decidió hacer una gran inversión. Recibió un correo electrónico sobre la venta de algunos negocios y vio que la empresa de su padre estaba en venta debido a que estaba cerca de la bancarrota.

La joven decidió comprar la compañía de su papá. Al principio, Jaime pensó que su hija lo estaba haciendo para salvarlo.

Sin embargo, se dio cuenta de que ella lo había hecho para fastidiarlo, pues se convirtió en directora ejecutiva y directora general, mientras que él fue degradado a ser un socio minoritario silencioso.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Publicidad
  • Lo que se siembra se cosecha: Jaime abandonó a Mia y Lindy por una mujer más joven, solo para que el karma le devolviera el golpe cuando su hija compró su empresa en quiebra años después.

  • Cuando trabajas duro por algo, cosecharás los beneficios: Mia prometió tener éxito para que ella y su madre nunca más tuvieran que pasar por dificultades. Trabajó duro durante años hasta que se convirtió en una exitosa mujer de negocios.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Mujer cría a la niña que su hijo abandonó hace 10 años: él regresa y ve la casa abandonada y vacía - Historia del día

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Huérfano rico visita a su familia adoptiva 10 años después de mudarse: halla casa en ruinas allí - Historia del día

05 de diciembre de 2022

Dueño del cine permite que entren indigentes para mantenerse calientes por la noche: ve allí al hijo que una vez lo dejó - Historia del día

10 de enero de 2023

Niño visita al jefe que no contrató a su madre, al día siguiente ella recibe una oferta laboral el doble de buena - Historia del día

10 de septiembre de 2022

Papá de 3 hijos que vive en tienda de campaña le da sus últimos $4 a extraño en gasolinera: se despierta siendo dueño de empresa - Historia del día

29 de noviembre de 2022

Niña se lleva bebé abandonado a casa, años más tarde un abogado le informa de la herencia de $2,7 millones del niño - Historia del día

12 de septiembre de 2022

Tras enterarse de que tiene una hija, mendigo comienza a trabajar duro para llevarla a casa del refugio - Historia del día

08 de enero de 2023

Mujer obligada a mendigar para sobrevivir le suplica a la policía que no se lleve a su bebé - Historia del día

04 de enero de 2023

Mujer recibe donaciones anónimas para su refugio de niños: se entera de que son de su madre, a quien nunca conoció - Historia del día

30 de diciembre de 2022

Maestro refugia a chica que duerme en un banco: se entera de que su padre millonario fue su mejor estudiante - Historia del día

25 de septiembre de 2022

Hombre mayor compra comida para mujer sin hogar: reconoce a la hija que perdió hace una década - Historia del día

09 de enero de 2023

"¡No tengo juguetes por tu culpa!", chico culpa a su madre soltera y años después le regala su auto como disculpa - Historia del día

10 de enero de 2023

El día después de que mi prometido desapareció de nuestra boda, lo vi firmando papeles en la oficina de mi padre - Historia del día

13 de diciembre de 2022

Empleado halla un anillo de oro y le pide al jefe que busque al dueño: quiere comprarlo después de que el jefe lo vende - Historia del día

26 de octubre de 2022

Mendigo usa sus últimos $2 en pagar el bus para una madre y su bebé: un desconocido le da trabajo y refugio a cambio - Historia del día

27 de noviembre de 2022

logo

AmoMama crea contenido interesante y útil para mujeres. En Amomama recogemos y contamos historias de gente de todo el mundo.

Creemos firmemente que la historia de cada ser humano es muy importante y ofrece a nuestra comunidad una oportunidad para que ninguna mujer se sienta sola en sus sueños, creencias y sentimientos. Nuestro contenido toca los corazones y no deja indiferente a nadie.

InstagramFacebookYoutube
© 2023 AmoMama Media Limited