logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Embarazada se entera de que la exesposa de su marido abandonó a su hija de 6 años y desapareció - Historia del día

Georgimar Coronil
30 abr 2022
23:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Julia Ruiz quedó embarazada de gemelos tras dos años de intentarlo, pero la alegría de su marido Aarón por la noticia fue opacada por otros problemas. Él tenía una hija, Lisa, con su exesposa, Michelle, que rara vez lo visitaba. Entonces, su ex empezó a dejar a Lisa en su casa con regularidad y un día simplemente no volvió.

Publicidad

Julia estaba sentada en el salón, viendo su programa de cocina favorito mientras acariciaba su panza y rebosaba de felicidad en secreto al pensar en preparar todos esos manjares para sus hijos algún día. Cuando el programa se acercaba a su fin oyó el timbre de la puerta. Aarón había vuelto a casa, pero parecía molesto, muy molesto.

"Cariño, ¿qué pasa?", preguntó Julia mientras él se desplomaba en el sofá y se quitaba la corbata con frustración. "Déjame adivinar, ¿es algo del trabajo?".

Mujer embarazada. | Foto: Pexels

Mujer embarazada. | Foto: Pexels

Publicidad

"No, Julia. Es Michelle otra vez. No estoy seguro de lo que le pasa. Trae a Lisa aquí cada fin de semana y apenas tenemos tiempo para nosotros. Quiero decir... Realmente quiero ver a Lisa, pero ¿no crees que se está volviendo demasiado para nosotros? Además, ¡mira cómo ha criado a Lisa! Esa niña es tan grosera contigo todo el tiempo!"

"Aarón, realmente no podemos culparla. Solo tiene seis años, y ser testigo de la separación de sus padres a una edad tan temprana debe haber sido difícil para ella."

"Lo entiendo... De todos modos, Michelle quiere que Lisa se quede con nosotros durante dos semanas esta vez. Ella y sus amigas se van de vacaciones al extranjero. Me gustaría poder decir que no, pero no puedo".

Publicidad

"Está bien, Aarón. ¿Cuál es el problema? ¿No te sientes cómodo con ello?".

Lee más: Hombre se burla de esposa por engordar después de dar a luz: él halla su diario tras ser hospitalizada - Historia del día

"No se trata de mí, cariño. Se trata de ti. Estaré en el trabajo todo el día, y tú y Lisa no se llevan bien. Será demasiado para ti".

Julia se sentó a su lado y tomó su mano entre las suyas. "Por mí no habría ningún problema, Aarón. Me parece bien que se quede con nosotros durante dos semanas. Ya sabes, a veces los niños necesitan tiempo para confiar en los adultos, especialmente cuando eres tan pequeño. Puede tomar algún tiempo para que te lleves bien con alguien que no sean tus padres, así que no te preocupes. Todo irá bien".

Publicidad

"Por eso te quiero cada día más, Julia. Eres la mejor esposa y estoy seguro de que algún día serás la mejor madre". Aarón abrazó a su mujer, susurrando innumerables agradecimientos.

Ese fin de semana, la pequeña Lisa se fue a vivir con ellos. Julia notó que, a diferencia del pasado, la niña no la molestaba en absoluto. Se sentaba tranquilamente en su habitación, abandonaba la mesa sin hacer ruido después de las comidas y se interesaba con frecuencia por sus juguetes o por la lectura.

Niña triste. | Foto: Pexels

Niña triste. | Foto: Pexels

Publicidad

Julia intentaba interactuar con ella de vez en cuando, preguntándole si quería hacer galletas o ver películas. Lisa no mostraba gran interés, pero no arremetía contra ella como en ocasiones anteriores, cuando le gritaba: "¡No eres mi mamá! ¡Aléjate de mí! Te odio".

Julia se dio cuenta de que la chiquilla estaba creciendo y volviéndose más tranquila y madura, hasta que un día ocurrió algo extraño. Aarón llegó a casa del trabajo con un aspecto terrible. Julia ya había dado de comer a Lisa y estaba lavando los platos cuando él entró en el salón.

Al verle tan mal, Julia se acercó a él inmediatamente. "¿Qué ha pasado, cariño? Pareces muy nervioso", le dijo preocupada.

Publicidad

Él se dejó caer en el sofá, con la cara enterrada entre las manos. "¿Por dónde empiezo, Julia? Es Michelle... Ella... no va a volver por Lisa. Ella dejó a Lisa con nosotros. La abandonó".

Lee más: Mujer descubre que madre biológica que la abandonó en el frío vive al lado - Historia del día

A Julia se le partió el corazón al oír eso y se sentó en el sofá agarrándose la panza. "¡Qué!, ¿qué hacemos ahora?", preguntó preocupada.

"No tengo ni idea, Julia. Me llamó y me dijo que se iba a casar y que no quería que Lisa la acompañara. Así que sí, básicamente no va a venir a buscarla. La llamé después de eso, pero no pude contactarla. También fui a su casa... resulta que nunca regresó de sus 'vacaciones'. Se ha ido".

Publicidad

"Sabía que esto iba a pasar, Aarón. Hace poco observé que Lisa estaba inusualmente silenciosa. Y sabes que, mientras organizaba su maleta hace dos días, descubrí algunos documentos, incluyendo su certificado de nacimiento. Estaba a punto de decírtelo, pero se me pasó. Puede que Michelle tuviera esto en mente desde hace mucho tiempo y que Lisa sospechara algo. Pero, sobre todo, me preocupa cómo darle la noticia. Ella quiere tanto a Michelle".

"¿Qué estás diciendo?" Los ojos de Aarón estaban llenos de gratitud mientras la miraba fijamente. "¿Estás preocupada por Lisa y no por el hecho de que Michelle nos la haya dejado? Es decir, ¿no te molesta que Lisa viva con nosotros?".

Publicidad
Hombre preocupado. | Foto: Pexels

Hombre preocupado. | Foto: Pexels

Julia se rio. "Me encantan los niños, Aarón. Ya lo sabes. ¿Por qué iba a molestarme criar a Lisa? La quiero, igual que a nuestros gemelos. Estaría más que feliz de que viva con nosotros".

Publicidad

Aarón no pudo contener las lágrimas en ese momento. Rodeó a Julia con sus brazos y no pudo dejar de halagarla.

De repente, un sonido los distrajo. Ambos miraron hacia la puerta, allí estaba Lisa, con lágrimas corriendo por sus mejillas como una cascada.

"¿Mamá me ha dejado? ¿No va a volver, papá?", preguntó ella, con la voz quebrada.

Lee más: Esposa ve a su marido millonario visitando a mujer con trillizas y se entera de que ellas heredarán su mansión - Historia del día

Aarón la rodeó con sus brazos y la consoló. "Siento lo que hizo tu mamá, Lisa. Pero papá no te dejará. Julia también está aquí. Los dos te queremos".

Publicidad

"Pero echo de menos a mamá", dijo Lisa, triste. "¿Por qué me dejó, papá? ¿Me odia?".

"En absoluto, cariño", Aarón le secó las lágrimas. "Ella está confundida. ¿Quién no quiere una hija bonita como tú? ¿Verdad, Julia? ¿No es Lisa bonita?".

"¡La más bonita de todas!" Julia le sonrió. "Ahora vamos, vete a la cama. Tienes que levantarte para ir al colegio, ¿verdad?".

Niña llorando. | Foto: Pexels

Niña llorando. | Foto: Pexels

Publicidad

"Sí, ¡vamos!" Aarón llevó a Lisa a su habitación mientras Julia se sentaba en la cocina, preguntándose cómo iba a consolar a Lisa. No sería fácil, pero decidió dar lo mejor de sí misma. Intentó averiguar las cosas que más le gustaban a Lisa y se esforzó por crear un vínculo con ella. Al principio fue difícil, pero luego Lisa empezó a aceptarla.

Un día, Aarón volvió del trabajo y encontró a Julia en el sofá del salón. Tenía la frente saturada de sudor y parecía agotada y enferma. Lisa se sentó a su lado, acariciando su barriga.

"¡Dios mío! ¿Qué ha pasado, Julia?", preguntó preocupado.

Lisa se volvió y le sonrió. "¡Papá! Oigo las patadas de los bebés. ¡Mamá me ha enseñado a escuchar a los bebés! Ahora voy a ser una hermana mayor".

Publicidad
Niña tocando la panza de embarazo de su mamá. | Foto: Pexels

Niña tocando la panza de embarazo de su mamá. | Foto: Pexels

Aarón dejó caer su bolsa de oficina y miró a Julia, con los ojos llorosos. "Me había olvidado de tomar mis medicinas, Aarón", reveló Julia. "Me sentía muy mal... Lisa me ayudó. Me ayudó a acostarme y me trajo agua. Sabes que también llamó a nuestros vecinos por si necesitaba ayuda. Es una chica maravillosa. Amo a nuestra hija, Aarón. ¡Amo a Lisa!"

Publicidad

"Siento haber sido tan grosera antes, papá. No debería haber sido una niña mala. Ahora sé que Julia es mi nueva mamá. Me gusta. Es dulce y me prometió que nunca me dejaría. Quiero quedarme con ustedes papá. Y convertirme en hermana mayor".

Aarón la abrazó. "¡Oh, nosotros también te queremos, Lisa! Y nunca estarás sola. Seremos una familia feliz".

"Papá", dijo Lisa señalando a Julia. "¡Mamá!, tenemos que abrazarla también".

Aarón se rio de ella. "Por supuesto".

Ambos abrazaron a Julia, que seguía tumbada en el sofá con los brazos abiertos. Aarón y Julia intercambiaron una mirada, aliviados de que la niña los hubiera aceptado. Julia dio a luz a los gemelos dos meses después y Lisa se convirtió en hermana mayor.

Publicidad
Familia caminando. | Foto: Pexels

Familia caminando. | Foto: Pexels

¿Qué podemos aprender de esta historia?

La sangre no te convierte en una familia, el amor sí: La forma en que Julia aceptó a Lisa y decidió criarla como propia es un hermoso ejemplo de ello.

Publicidad

El amor siempre da frutos: Julia aceptó a Lisa con los brazos abiertos y la niña, conmovida por su amor y sus cuidados, la aceptó como su madre.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

En el Día de la Madre, señora que nunca tuvo hijos se despierta con una voz que dice: "Mamá, abre la puerta" - Historia del día

20 de mayo de 2022

Chofer de bus escolar nota que chicos se burlan de niño pobre: un día el niño no se baja en la última parada - Historia del día

24 de abril de 2022

Chica pobre vende reliquia familiar para cirugía de abuela: la ve en la puerta de su casa días después - Historia del día

11 de marzo de 2022

Mujer descubre que madre biológica que la abandonó en el frío vive al lado - Historia del día

16 de abril de 2022