logo
Mujer con dos perros | Foto: Flickr/Franco Folini (CC BY-SA 2.0)
Fuente: Mujer con dos perros | Foto: Flickr/Franco Folini (CC BY-SA 2.0)

Arrendador echa a una joven por albergar perros: le ruega por trabajo cuando intercambian roles - Historia del día

Vanessa Guzmán
17 ene 2023
10:10

Después de perder a su único padre y de ser criada en hogares de acogida, Tara luchó por encontrar esperanza en el mundo. Sin embargo, mantuvo su naturaleza bondadosa, incluso después de estar sin hogar. Finalmente, consiguió su primer apartamento, pero luego el propietario la echó. Un año después, estaría buscando su ayuda.

Publicidad

Antes de morir, la madre de Tara siempre le enseñó que una de las bendiciones más subestimadas de la vida era la esperanza. Ella le dijo:

"La vida es una montaña rusa, y la esperanza es tu barra de seguridad. Sin esperanza, no tienes nada que te detenga en las curvas pronunciadas".

Tara tenía solo 10 años cuando su madre falleció. Nunca conoció a su padre, por lo que se crio en un hogar de acogida.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

Ella trató de mantener la esperanza mientras estaba en el hogar grupal, creyendo que algún día uno de los miembros de su familia vendría a buscarla y la adoptaría. De no ser así, esperaba que algún día alguna buena familia la acogiera como propia.

Pero a medida que pasaba cada año con una decepción tras otra, la esperanza de Tara comenzó a decaer. Tratando de mantener viva su chispa de esperanza, llegó a la conclusión de que todo mejoraría una vez que dejara el hogar de acogida.

Cuando cumplió 18 años, finalmente salió del hogar de acogida, pero luchó por encontrar refugio y trabajo. Tara era trabajadora y bondadosa de corazón, pero parecía que todos sus esfuerzos no conducían más que a callejones sin salida.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Eventualmente, se encontró sin hogar durante varios meses. Mendigaba dinero y trabajaba en cualquier cosa para conseguir comida y otras necesidades. A veces encontraba una cama en el refugio local para personas sin hogar, pero la mayoría de las noches las pasaba en esquinas peligrosas, frías y solitarias.

Publicidad

En este punto, Tara había renunciado por completo a la idea de la esperanza y sucumbió más al concepto de supervivencia. Había llegado a la conclusión de que no había justicia en el mundo. Sea como fuere, se mantuvo fiel a su naturaleza amable.

Más tarde, Tara encontró trabajo como camarera en un café local. Estaba muy agradecida por el trabajo y orgullosa de sí misma.

Lee también: Niña de 6 años cuyos hermanos fueron adoptados también busca un hogar para siempre

Para la mayoría de las personas, puede que no haya parecido mucho, pero después de su extenuante viaje, fue una victoria.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Tara trabajaba en largos turnos de 12 horas. Ella dio todo en su trabajo, trabajando para alquilar una casa que había estado mirando por un tiempo.

Publicidad

A menudo lo veía de camino al refugio y notaba el cartel de "se alquila" en el patio. Entonces, una vez que consiguió un trabajo, decidió preguntar sobre el alquiler.

"Por favor. Vivo del salario de una mesera; no puedo pagar eso".

En el fondo, Tara solo quería un lugar al que llamar hogar y estaba dispuesta a trabajar para conseguirlo. Con el tiempo pudo conseguir su lugar y una chispa de esperanza comenzó a reavivar el corazón de Tara. Finalmente, estaba empezando a ver que las cosas mejoraban.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

Un día, mientras Tara caminaba a casa del trabajo, dos ladrones la atacaron y trataron de quitarle el bolso. Afortunadamente, justo cuando agarraron a Tara, dos enormes perros callejeros acudieron en su rescate, ahuyentando a los ladrones mientras ladraban amenazadoramente.

Tara adoptó a sus dos salvavidas y los tomó como propios. Esa noche todos compartieron algunas de las sobras que ella había traído a casa del trabajo.

El casero de Tara, Javier, era un joven de una familia adinerada. Sus padres se habían mudado al extranjero, por lo que alquiló su casa. Cuando Javier descubrió que Tara tenía dos perros enormes en la casa, amenazó con aumentar el alquiler.

Publicidad

"Por favor, Javier. Vivo del salario de una camarera; no puedo pagar eso", protestó Tara.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

"Deberías haber pensado en eso antes de traer a estos perros", replicó Javier.

Publicidad

"Por favor, sé razonable. No es como si fuera un apartamento. ¡Es una casa! Hay un amplio espacio para ellos, y juro que se comportarán. Por favor, estoy segura de que podemos resolverlo. Simplemente, no puedo pagar esa cantidad", suplicó Tara.

"¿Eres sorda? Porque claramente no estás escuchando lo que te estoy diciendo..." gruñó Javier.

"Por favor, Javier", volvió a suplicar Tara.

"¡Muy bien! Déjame facilitarte las cosas. Quiero que tus perros salgan de aquí mañana. Si no estás dispuesta a dejarlos, será mejor que busques otro lugar para quedarte", dijo Javier, dejando a Tara llorando.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Y así, Tara volvió a ser una vagabunda. Pero esta vez fue diferente; ella tenía su barra de seguridad para mantenerla conectada a tierra. Esta vez, tenía esperanza.

Publicidad

Al día siguiente, buscó una casa que pudiera albergar a sus perros, pero no encontró ninguna.

Decidió llevar a sus perros a un refugio para animales que le quedaba cerca y convenció al dueño de que le diera un trabajo allí para poder estar con los peludos que le salvaron la vida.

Un año después, Tara había trabajado tan duro que pudo abrir su propia empresa. Su compañía tuvo mucho éxito y, antes de que Tara se diera cuenta, era más próspera de lo que jamás hubiera imaginado.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

Un día, dio la casualidad de que Tara estaba realizando entrevistas para un nuevo puesto en su empresa. Por lo general, nunca realizaba entrevistas ella misma, pero su agenda estaba abierta y pensó que sería un poco más práctica con las operaciones de su empresa.

"Lisa, por favor, deja entrar al próximo candidato", le dijo a su subgerente, quien luego, para asombro de Tara, hizo pasar a Javier, su antiguo arrendador.

Javier se veía diferente. No era tan pomposo y no estaba vestido con su ropa llamativa habitual. Javier se sentó humildemente en el escritorio de Tara, y le resultó difícil hacer contacto visual.

"Hola, Javier. ¿Te acuerdas de mí?", preguntó Tara.

Publicidad

"Uhm... sí... Sí, la recuerdo, señora", respondió.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

"¿Señora? No, no hagamos eso. ¿Por qué estás aquí, Javier? Quiero decir, estoy un poco sorprendida. Siempre has parecido tener las cosas bajo control", dijo Tara.

Publicidad

"Necesito un trabajo, Tara", respondió.

"¿Un trabajo? ¿Aquí? Perdón por preguntar, pero ¿qué pasó?", dijo Tara.

"Bueno, no tiene sentido mentir ahora, ¿verdad?", respondió, riéndose nerviosamente. "Mis padres descubrieron que había gastado el dinero del alquiler en mi propio entretenimiento y no en los estudios. Así que... me cortaron todos los ingresos. Ahora estoy solo y necesito un trabajo", confesó.

"¿Y estás seguro de que quieres un trabajo aquí? ¿Como cuidador de perros?", pregunté.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

"Por favor, Tara. Sé que no te traté bien en el pasado y, sinceramente, lamento mis maneras. Fui arrogante y viví en mi propia burbuja. Ahora lo veo. Pero necesito este trabajo. No terminaré la escuela, así que esto es todo para mí", suplicó.

Tara pensó un poco en sus palabras, recordando cómo le había suplicado, de la misma manera, un año atrás.

"Sabes, Javier, mi madre solía decir: La vida es una montaña rusa, y la esperanza es tu barra de seguridad. Sin esperanza, no tienes nada que te sostenga en las curvas pronunciadas. Ahora lo entiendo", dijo Tara.

Lee también: Hombre sin hogar salva a chica de un robo: ella ve su foto en el escritorio de su padre esa noche - Historia del día

Publicidad

"Uhm... ¿Qué significa eso?", preguntó Javier.

"Significa que te daré una barra de seguridad. Tienes el trabajo", le respondí.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

Javier estaba extasiado y genuinamente agradecido. Tara finalmente se dio cuenta de que efectivamente había justicia en el mundo. Con el paso del tiempo, Tara y Javier se hicieron buenos amigos.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • El karma siempre devuelve el golpe: Al final, Javier se sintió humillado y sus acciones volvieron para atormentarlo. Quizás su destino podría haber sido diferente si hubiera sido más amable con Tara.

  • Al final, el amor y la bondad ganan: Mientras Tara luchaba por mantener la fe en el mundo, se aferró a su bondad y amor. Al final, le sirvió bien y le dio una vida que nunca podría haber imaginado para sí misma.

Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podrías alegrarles el día e inspirarlos.

Esta pieza está inspirada en historias de la vida cotidiana de nuestros lectores y escrita por un escritor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes son solo para fines ilustrativos. Comparte tu historia con nosotros; tal vez cambie la vida de alguien. Si desea compartir su historia, envíela a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Tras enterarse de que tiene una hija, mendigo comienza a trabajar duro para llevarla a casa del refugio - Historia del día

08 de enero de 2023

Empleado de limpieza nota a niña en los juegos del parque día y noche: "No tengo adónde ir", admite ella - Historia del día

20 de octubre de 2022

Niño sin hogar encuentra la billetera de un millonario: casi se desmaya al ver una foto suya dentro - Historia del día

22 de diciembre de 2022

Mesero alimenta a niña discapacitada para que su madre cansada termine de comer, luego halla cheque por $10.000 en la mesa - Historia del día

11 de noviembre de 2022

Indigente repara el techo de una anciana abandonada por su hijo: ella le cumple el sueño de su infancia a cambio - Historia del día

04 de octubre de 2022

Mamá abandona a su bebé tras el nacimiento: años después ve marca de nacimiento familiar en el médico que le salvó la vida - Historia del día

11 de diciembre de 2022

Marido prepara la cena de su esposa tras turno de 14 horas como enfermera: el director del hospital lo visita al otro día - Historia del día

29 de noviembre de 2022

Chofer de bus es despedido por dar un viaje gratis a chica sin hogar: luego ella visita al jefe en una camioneta negra - Historia del día

05 de octubre de 2022

Padres desconectan soporte vital de su bebé de 15 meses días después de que se fuera a la cama "feliz y saludable"

28 de septiembre de 2022

Padre echa a la calle a su esposa con sus mellizos recién nacidos: años después le ruega ayuda - Historia del día

27 de octubre de 2022

Mujer recibe donaciones anónimas para su refugio de niños: se entera de que son de su madre, a quien nunca conoció - Historia del día

30 de diciembre de 2022

A pareja se le niega la adopción de un niño por ser pobres: años después él los visita en un auto de lujo - Historia del día

13 de noviembre de 2022

Policía cuida a los 3 hijos de vecina solitaria: se entera de que ella es la pieza que falta en un caso de 5 años - Historia del día

16 de diciembre de 2022

Mujer obligada a mendigar para sobrevivir le suplica a la policía que no se lleve a su bebé - Historia del día

04 de enero de 2023

logo

AmoMama crea contenido interesante y útil para mujeres. En Amomama recogemos y contamos historias de gente de todo el mundo.

Creemos firmemente que la historia de cada ser humano es muy importante y ofrece a nuestra comunidad una oportunidad para que ninguna mujer se sienta sola en sus sueños, creencias y sentimientos. Nuestro contenido toca los corazones y no deja indiferente a nadie.

InstagramFacebookYoutube
© 2023 AmoMama Media Limited