logo
Un repartidor. | Foto: Getty Images
Fuente: Un repartidor. | Foto: Getty Images

Repartidor no espera encontrarse con su papá vistiendo una bata de seda en la casa de un extraño - Historia del día

Vanessa Guzmán
23 ene 2023
09:00

Después de que su padre, Ben, dejara su trabajo y comenzara a pasar sus días holgazaneando, Gary decidió ayudar a su madre convirtiéndose en repartidor. Mientras intentaba ganar suficiente dinero para darle un regalo a su madre cansada, el joven tropezó con un secreto que le hizo hervir la sangre.

Publicidad

Ben siempre había sido un gran trabajador. Aunque su jefe a veces le pedía que hiciera trabajo extra durante los fines de semana, por lo general lo hacía con una sonrisa porque sabía que sus esfuerzos adicionales eran valorados y sus superiores reconocían su arduo trabajo.

También se sentía bien al saber que cuidaba a su hijo, Gary, y a su esposa, Hilda. Pero las cosas dieron un giro desafortunado cuando el Sr. Tineo, el jefe y gerente de Ben durante más de 15 años, de repente comenzó a presentarse a trabajar sin afeitar y de mal humor.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

Con cautela, Ben trató de averiguar qué estaba pasando y poco a poco se enteró de que al hijo menor del Sr. Tineo le habían diagnosticado una enfermedad autoinmune.

Ben se sentía terrible por su jefe. El pensamiento de su propio hijo con tal enfermedad lo llenaba de tristeza, por lo que hacía las horas extras sin quejarse y hacía todo lo posible para ser útil donde podía.

Pero trabajar todos los fines de semana y hacerse cargo de turnos adicionales pronto comenzó a afectarlo, y un fin de semana, Ben perdió su turno adicional.

Lee más: Repartidor lleva comida gratis a anciana solitaria cada día: ella lo sigue para averiguar quién paga - Historia del día

Publicidad

No tuvo la intención de perdérselo. Él acababa de terminar un turno doble y estaba cansado cuando prometió ayudar a descargar las nuevas existencias.

A lo largo del fin de semana, se le olvidó mientras pasaba tiempo con su hijo. Sin embargo, cuando llegó al trabajo el lunes, escuchó una voz atronadora gritar su nombre.

“¡BEN! ¿Dónde estabas? ¡Pensé que eras digno de confianza, pero eres tan inútil como el resto de estos holgazanes!”.

Sorprendido por este asalto no solo a su carácter sino también a los hombres con los que trabajaba todos los días, Ben respondió.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

“Lo siento, Sr. Tineo. Sé que lo prometí, pero he estado haciendo muchas más horas extras de las que debería y necesitaba pasar un tiempo en casa con mi hijo. Sé que no es una excusa, pero lo compensaré”.

Publicidad

Ante esto, su jefe perdió la compostura que le quedaba. Se lanzó a una diatriba sin darle a Ben ni un segundo para hablar y, al final, todo el edificio se quedó incómodo y sin palabras.

Ese fue el último día que Ben trabajó para el Sr. Tineo. Renunció una hora más tarde y prometió nunca ayudar a otro hombre que pasara por un momento difícil mientras viviera.

Desafortunadamente, la experiencia dejó al hombre sin trabajo y muy pocas empresas en su ciudad estaban contratando. Después de un tiempo, se dio por vencido y pasaba su tiempo tirado en el sofá de su casa.

Las semanas se convirtieron en meses y Ben aún no tenía nuevas perspectivas laborales. Sus ahorros se estaban agotando y su esposa era la única que se ocupaba de ellos.

Publicidad

El hijo de Ben, Gary, veía que su madre siempre estaba ajetreada, tratando incansablemente de mantenerlos financieramente estables. Por el contrario, su padre había renunciado a encontrar trabajo.

“Bueno, si él no hace nada para ayudar a mamá, supongo que yo soy el único que lo hará”, pensó Gary un día mientras su papá abría otra cerveza y cambiaba el canal de televisión.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

El joven fue a la empresa de reparto más cercana y consiguió un trabajo. La facilidad con la que consiguió el empleo lo hizo sospechar aún más de su padre.

Gary y su madre trabajaban lo más duro posible para mantener a la familia. Todo lo que el chico quería era ver a su mamá tan radiante y hermosa como solía ser cuando era joven. Pero en estos días se veía cansada, con exceso de trabajo e infeliz.

Además de las propinas que ponía en el frasco del fondo familiar, también debía recibir un cheque de pago en una semana. Y Gary tenía un plan para ese cheque. Invitaría a su madre a un día relajante en un spa y un salón de belleza para ayudarla a recuperar su apariencia feliz.

Publicidad

Este pensamiento lo motivaba y seguía haciendo entregas para ayudar a su madre. Unos días antes de recibir su pago, alguien hizo el pedido más costoso que había visto en sus pocas semanas trabajando para la empresa. El pedido incluía de todo, desde vino añejo hasta flores únicas.

Sabía que esta podría ser su mejor oportunidad de ganar dinero extra, por lo que confirmó la recogida, puso la mezcla de objetos diversos en su canasta de entrega y partió a paso ligero. La casa estaba bastante cerca, y podría ganar una buena propina si se daba prisa.

En el camino, Gary miró los regalos y las golosinas y se preguntó si a su mamá le gustaría algo similar. El joven no estaba celoso, pero sabía que su madre necesitaba un buen descanso de todo el trabajo que había estado haciendo.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Aunque, si su padre pudiera conseguir un trabajo, las cosas serían mucho más fáciles para ella...

Publicidad

Con este último pensamiento frunciendo los labios, Gary se dio cuenta de que había llegado al lugar de entrega.

Alzando una ceja impresionado por lo rápido que se había vuelto en hacer sus entregas, el joven recogió todas las diferentes canastas y subió las escaleras de ladrillo hasta la gran puerta principal.

Gary tocó la puerta y escuchó pasos acercándose desde adentro. El joven extendió los paquetes cuando la puerta se abrió.

“Gracias, chico. Hay propina adicional porque tú... estabas...”, dijo Ben, pero rápidamente se dio cuenta de que su hijo estaba parado frente a él. El vello del pecho de Ben sobresalía de una bata de seda amarillo claro.

Publicidad

Gary bajó lentamente la entrega cuando la voz de una joven llamó a su padre desde el interior de la casa y, por primera vez en mucho tiempo, el joven entendió lo que estaba sucediendo.

Con un gruñido de culpabilidad, Ben dijo: “Te lo explicaré en casa”, y empujó el dinero en la mano de su hijo. Agarró los paquetes y se retiró a la casa lúgubre como una serpiente de madriguera que había atrapado a su presa.

La puerta se cerró en la cara de Gary y, con un suspiro, se dio la vuelta y terminó su turno del día. Cuando llegó a casa, su papá lo estaba esperando.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

Era jueves, por lo que Hilda estaba trabajando un turno tarde y estaba claro que Ben tenía alguna excusa preparada. Gary se sentó y escuchó la explicación a medias de su padre.

“Lo juro, nunca planeé que sucediera. Sé cómo se ve, pero todavía amo a tu madre”.

“La cosa es que ella simplemente no ha estado haciendo tiempo para mí últimamente. Y se ha dejado llevar. Lo entiendes, ¿no, Gary?”.

“No, papá, no lo entiendo”, dijo el joven, alzando la voz. “Te he estado reemplazando desde que decidiste dejar tu trabajo. Sí, hemos escuchado la historia una y otra vez, pero eso no excusa la forma en que has estado tratando a mamá”.

Publicidad

“No encubriré lo que has hecho!”, dijo Gary con un último grito y apretando los puños. Luego se armó de valor y subió a su habitación para esperar a su mamá.

Cuando Hilda finalmente llegó a casa después de un largo día, Gary le preparó algo de comer. Explicó que Ben no iba a estar en casa esta noche, y después de que ella insistió en que se lo explicara, le dijo por qué.

Por supuesto, su madre se sintió enojada, confundida y traicionada cuando él chico le dijo la verdad, pero durante los días siguientes la aceptó.

Por último, Ben parecía estar ausente incluso cuando estaba en casa. No era como si se estuvieran perdiendo mucho sin él allí. Con el apoyo de su hijo, Hilda logró volver a ponerse en pie, e incluso volvía a casa con una sonrisa feliz de vez en cuando.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Ella se separó de su esposo, y cuando todo el papeleo estuvo listo, le explicó a Gary el motivo de su sonrisa ocasional.

Publicidad

“Hijo, este es Roberto. Lo conocí en el grupo de apoyo al que voy. Él entiende por lo que he pasado, y hemos estado yendo a almorzar en los últimos días. Cenará con nosotros. Trajo lasaña”.

Gary estrechó la mano de Roberto con una sonrisa y los tres se sentaron a disfrutar de la comida que había llevado el invitado de su madre. Unas semanas más tarde, el chico le dio a su mamá un relajante día de spa con la propina que Ben le había dado.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • No des por sentada a la familia: Ben perdió la esperanza e ignoró las necesidades de su familia. Al final, su egoísmo lo llevó a perder a los más cercanos a él.

  • Pon tus prioridades en orden: Aunque no era su obligación, Gary tomó el asunto en sus manos cuando su padre se dio por vencido. Sabía que tenía que ayudar a su madre. De lo contrario, ella también perdería toda esperanza.

Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee también: Repartidor de pizza arriesga su trabajo para salvar a una anciana atrapada en incendio: al otro día el jefe llega a su casa - Historia del día

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Marido prepara la cena de su esposa tras turno de 14 horas como enfermera: el director del hospital lo visita al otro día - Historia del día

29 de noviembre de 2022

Mendigo usa sus últimos $2 en pagar el bus para una madre y su bebé: un desconocido le da trabajo y refugio a cambio - Historia del día

27 de noviembre de 2022

Indigente repara el techo de una anciana abandonada por su hijo: ella le cumple el sueño de su infancia a cambio - Historia del día

04 de octubre de 2022

Huérfano rico visita a su familia adoptiva 10 años después de mudarse: halla casa en ruinas allí - Historia del día

05 de diciembre de 2022

Niño planta 500 árboles para honrar a su madre fallecida: ve allí a una mujer idéntica a ella cuando cumple 18 años - Historia del día

09 de octubre de 2022

Niño canta en la plaza para recaudar dinero para refugio de animales: halla cheque de donación por $30.000 en la gorra - Historia del día

27 de noviembre de 2022

Señorita compra provisiones para una semana a un anciano discapacitado en el parque: luego hereda su mansión - Historia del día

30 de noviembre de 2022

Madre soltera se desmaya tras semanas trabajando en exceso por el gerente: ella se convierte en su jefa al día siguiente - Historia del día

03 de noviembre de 2022

Mi hijo me hizo llorar cuando me regaló un audífono para que pudiera escuchar la canción que me escribió - Historia del día

20 de noviembre de 2022

Abuela que cría sola a su nieto desaparece: el niño queda devastado hasta que abre su clóset - Historia del día

03 de diciembre de 2022

Mamá abandona a su bebé tras el nacimiento: años después ve marca de nacimiento familiar en el médico que le salvó la vida - Historia del día

11 de diciembre de 2022

Pobre niño con una sola pierna cede el asiento a una anciana en el bus: pronto se convierte en miembro de su familia - Historia del día

27 de septiembre de 2022

Viudo lucha por criar a sus hijos y cuidar de su suegra: luego se entera de herencia de $300.000 - Historia del día

06 de diciembre de 2022

"¡Estás despedido, vejestorio!": le dice jefa al nuevo chofer, lo convierte en jefe de departamento 1 semana después - Historia del día

10 de noviembre de 2022

logo

AmoMama crea contenido interesante y útil para mujeres. En Amomama recogemos y contamos historias de gente de todo el mundo.

Creemos firmemente que la historia de cada ser humano es muy importante y ofrece a nuestra comunidad una oportunidad para que ninguna mujer se sienta sola en sus sueños, creencias y sentimientos. Nuestro contenido toca los corazones y no deja indiferente a nadie.

InstagramFacebookYoutube
© 2023 AmoMama Media Limited