logo
Mujer cargando tablas de madera | Foto: Getty Images
Fuente: Mujer cargando tablas de madera | Foto: Getty Images

Niño se avergüenza de las manos ásperas de mamá hasta que la ve trabajando como obrera para alimentarlo a él y a sus hermanas - Historia del día

Vanessa Guzmán
24 ene 2023
23:00

"¡Tus manos son tan ásperas y feas! ¡No quiero que mis compañeros de clase las vean y se rían de mí!", le dijo un niño a su madre. No sabía que se arrepentiría de haberle dicho estas palabras unos días después.

Publicidad

“¿Qué haré ahora?”, se preguntó Catherine después de que su marido la dejara. La madre de tres hijos conoció a su esposo cuando estaba en la universidad y dejó sus estudios porque quedó embarazada de su primogénito. Pronto, se casó con su esposo y tuvo dos hijos más, sin saber que su vida empeoraría en el futuro.

Diez años después, su marido la abandonó. Catherine se había quedado en casa toda su vida para cuidar a sus hijos, pero ahora tenía que salir y ganar dinero para mantener su hogar. Sin experiencia laboral y sin título profesional, sus posibilidades de ser contratada para un puesto bien remunerado eran casi nulas.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Un día, después de dejar a sus hijos en la escuela, Catherine encontró una tienda que estaba buscando a un trabajador sin requisitos de experiencia. Entró y la gerencia la contrató en el acto después de enterarse de sus circunstancias.

La madre soltera estaba feliz y trabajó en la tienda durante unos meses hasta que se dio cuenta de que sus hijos estaban creciendo y necesitaba más dinero para cubrir todas sus necesidades.

“¿Debo pedir un aumento?”, pensó. Catherine estaba segura de que no obtendría un aumento de sueldo, pero incluso si lo hiciera, no sería suficiente para satisfacer las crecientes necesidades de su familia.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Al día siguiente, Catherine caminaba hacia su casa después de su turno en la tienda cuando vio un sitio en construcción. Creo que puedo trabajar aquí, pensó y se acercó al gerente.

Publicidad

"Hola, ¿estás contratando?", preguntó.

"Sí, necesitamos personal", el gerente miró a Catherine de pies a cabeza. "¿Estás segura de que puedes trabajar aquí? Este oficio requiere mucho trabajo duro".

A Catherine le encantaba trabajar con su padre en su taller cuando era niña. A menudo hacían proyectos en el patio trasero, así que sabía lo difícil que era trabajar con las manos en construcción.

"Sí, claro, puedo hacerlo", le dijo al gerente y firmó un contrato para trabajar en un turno de 12 horas. El dinero que ganaría trabajando aquí era más que su salario actual, por lo que dejó su trabajo en la tienda y trabajó a tiempo completo en la construcción.

Publicidad

Lee también: Mamá que trabaja en supermercado oye que su hija se avergüenza de invitarla a su lujosa boda - Historia del día

Sin embargo, Catherine mantuvo su nuevo trabajo en secreto para sus hijos. Ella pensó que se sentirían avergonzados si se enteraban de que su madre trabajaba como obrera de construcción. Incluso Catherine se avergonzaba de trabajar allí, pero no tenía otra opción. Quería dinero para satisfacer las necesidades de sus hijos.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Todas las mañanas, Catherine se despertaba y preparaba el desayuno para sus hijos antes de dejarlos en la escuela. Luego se iba a la construcción y trabajaba allí hasta que terminaba su turno. Recogía pesados ladrillos sobre su hombro para transportarlos de una parte del sitio a la otra.

Al llegar a casa todas las noches, Catherine se sentía cansada y nunca tenía suficiente energía para pasar tiempo con sus hijos. Solo les preguntaba sobre su progreso en la escuela los fines de semana.

En uno de esos fines de semana, el hijo de Catherine, Pedro, le contó sobre un próximo concurso en la escuela que requería que las madres participaran. En el concurso, los alumnos llevarían vendas en los ojos y tendrían que reconocer a sus madres sin mirarlas.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"¡Suena genial, Pedro!", exclamó Catherine. "¡Me da ganas de participar!".

"No iré allí contigo, mamá", respondió Pedro.

Publicidad

"¿Qué?", expresó Katherine, frunciendo el ceño. "¿Pero por qué?".

Lo que su hijo dijo a continuación fue algo que Catherine no estaba preparada para escuchar. Nunca imaginó que su hijo le diría algo así.

"Mamá, tendrían que tocar tus manos para reconocerte, y todos las mirarían", explicó Pedro. "Tus manos son tan feas, duras y ásperas", agregó.

Catherine se miró las manos y se las frotó. Podía sentir que su piel realmente se había endurecido con su duro trabajo, pero no quería contarle a su hijo al respecto.

"Me sentiré muy avergonzado cuando mis compañeros vean tus manos ásperas", dijo Pedro. "No asistiré al evento".

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Catherine sintió que sus mejillas se sonrojaban después de escuchar la excusa de su hijo para no participar en la competencia. Se sintió terrible pero no pudo decir nada en su defensa. Tenía que quedarse callada y seguir trabajando en la obra para llegar a fin de mes.

Publicidad

Unas semanas más tarde, Pedro caminaba hacia su casa con sus amigos cuando algo inesperado llamó su atención. Mientras sus amigos hablaban entre ellos, se detuvo y miró a su madre trabajando en un sitio de construcción cerca de su casa.

Los ojos de Pedro se abrieron cuando vio a su madre llevar pesados ladrillos de un extremo al otro del sitio. No usaba guantes para proteger sus manos y no tenía maquinaria para ayudarla. Estaba mezclando cemento con las manos desnudas e incluso operaba un taladro.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

El niño les pidió a sus amigos que se fueran sin él para que él pudiera quedarse atrás. Pedro se arrepintió de haber sido grosero con su madre el otro día y entendió por qué sus manos no eran suaves y hermosas como las de otras mujeres. No podía permitirse manicuras caras después del trabajo porque tenía que ahorrar dinero para sus hijos.

Al final del turno de Catherine, Pedro vio que su jefe le daba dinero. Rápidamente, deslizó el efectivo en su billetera y se dirigió a la tienda de juguetes cercana.

Pedro siguió a su madre y la vio comprar el carrito de juguete que le había estado pidiendo. También compró dos muñecas para sus hermanas y luego se detuvo en un restaurante para comprar la cena.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Mientras Catherine esperaba su pedido en el restaurante, Pedro se apresuró a regresar a casa para que su madre no supiera que la había estado siguiendo. De regreso, no dejaba de pensar en cómo se disculparía con su madre porque se sentía avergonzado por faltarle el respeto.

Publicidad

Más tarde esa noche, cuando Pedro y sus hermanas terminaron de comer, Catherine les dio los juguetes que había comprado antes. Cuando le entregó el carrito de juguete a Pedro, le dijo que lo sentía.

"Tenías razón. Debo cuidar mis manos", sonrió Catherine.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Por favor, no te enojes. Me tomaré un tiempo e iré a hacerme la manicura esta semana, ¡lo prometo!".

Pedro se echó a llorar después de escuchar la disculpa de su madre y le dijo que no necesitaba disculparse. "Lamento haber sido grosero contigo, mamá. Sé por qué tus manos son tan ásperas y duras", dijo.

Catherine lo miró confundida, pero antes de que pudiera preguntar nada, Pedro le dijo que la vio trabajando en el sitio de construcción. "Sé lo duro que trabajas para nosotros, mamá. Lamento mucho lo que dije ese día", lloró el niño. "Por favor perdóname”.

Catherine estaba sorprendida pero aliviada de no tener que mantener su trabajo en secreto. Inmediatamente, abrazó a su hijo y le dijo que no se preocupara por nada.

Publicidad

Lee también: Chica se avergüenza de su papá "sucio" que trabaja en una mina de carbón: llora cuando él toma el micrófono en su graduación - Historia del día

"¡Te amo a ti y a tus hermanas más que a nadie en este mundo!", dijo y besó la mejilla de su hijo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Respeta siempre a tus padres: El hijo de Catherine no tenía idea de hasta dónde podía llegar ella por sus hijos hasta que se enteró de su trabajo agotador. Al enterarse de sus esfuerzos, se dio cuenta de que no debería haberle faltado el respeto a su madre.

  • Nunca juzgues un libro por su portada: Pedro se negó a ir al evento con su madre debido al aspecto de sus manos. Valoraba más su apariencia que su amor incondicional por sus hijos y no se dio cuenta de su error hasta que supo la verdad.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Esta pieza está inspirada en historias de la vida cotidiana de nuestros lectores y escrita por un escritor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes son solo para fines ilustrativos. Comparte tu historia con nosotros; tal vez cambie la vida de alguien. Si desea compartir su historia, envíela a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Mamá llora por no poder pagar los útiles escolares de sus hijos hasta que la policía aparece en su puerta con cajas - Historia del día

15 de octubre de 2022

"¡Límpiame las botas!": el dueño de una tienda oye a su hijo burlarse de un niño cuya abuela es conserje - Historia del día

09 de noviembre de 2022

Jefe echa a mensajero mayor por llegar tarde al trabajo, y al día siguiente le dona su mansión de $1 millón - Historia del día

13 de noviembre de 2022

"¡No tengo juguetes por tu culpa!", chico culpa a su madre soltera y años después le regala su auto como disculpa - Historia del día

10 de enero de 2023

Tras la muerte de mamá en un hogar de ancianos, los hijos se enteran de que vendió la casa por $1 y no pueden heredarla - Historia del día

21 de diciembre de 2022

Novio desaparece el día de la boda sin dejar rastro: la novia se entera de que la cambió por dinero - Historia del día

19 de enero de 2023

Repartidor no espera encontrarse con su papá vistiendo una bata de seda en la casa de un extraño - Historia del día

23 de enero de 2023

Pasé mi cumpleaños 75 solo en un hogar de ancianos: 2 hijos y 4 nietos de los que no sabía nada me visitaron - Historia del día

25 de octubre de 2022

"¿Puede darme su dona, señor?": Millonario se voltea y ve a un niño idéntico a él - Historia del día

10 de noviembre de 2022

Pobre adolescente le hace RCP a un indigente: una limusina los lleva al aeropuerto días después - Historia del día

09 de octubre de 2022

Acusé a mi padre de criarme estrictamente y hacerme estudiar mucho: hoy soy rico, feliz y agradecido - Historia del día

02 de noviembre de 2022

Chica se avergüenza de su papá "sucio" que trabaja en una mina de carbón: llora cuando él toma el micrófono en su graduación - Historia del día

01 de enero de 2023

Dueño del cine permite que entren indigentes para mantenerse calientes por la noche: ve allí al hijo que una vez lo dejó - Historia del día

10 de enero de 2023

Señorita compra provisiones para una semana a un anciano discapacitado en el parque: luego hereda su mansión - Historia del día

30 de noviembre de 2022

logo

AmoMama crea contenido interesante y útil para mujeres. En Amomama recogemos y contamos historias de gente de todo el mundo.

Creemos firmemente que la historia de cada ser humano es muy importante y ofrece a nuestra comunidad una oportunidad para que ninguna mujer se sienta sola en sus sueños, creencias y sentimientos. Nuestro contenido toca los corazones y no deja indiferente a nadie.

InstagramFacebookYoutube
© 2023 AmoMama Media Limited