logo
Bebé profundamente dormido en el asiento trasero de un coche | Foto: Getty Images
Bebé profundamente dormido en el asiento trasero de un coche | Foto: Getty Images

Maestro trabaja como taxista para mantener 5 hijos: adopta a bebé que dejaron en su taxi sin saber que el niño tiene $1 millón - Historia del día

Vanessa Guzmán
06 feb 2023
04:00

Cuando las circunstancias llevan a un padre de cinco hijos a renunciar a su lucrativa carrera docente y convertirse en taxista, el destino lo ató a un bebé con una herencia de un millón de dólares abandonado en su asiento trasero.

Publicidad

"Papá, ¿tienes que hacer esto? ¿No puedes volver a enseñar?". El hijo mayor de Bruno, Travis, de 15 años, preocupado, se frotaba los ojos mientras le entregaba una botella de té a su padre, que se iba a su turno de la noche. No podía saber por lo que estaba pasando su padre después de retirarse de la carrera docente que tanto amaba.

Travis tenía una gran responsabilidad durante las siguientes ocho horas hasta que Bruno regresara a casa. El chico debía cuidar a sus cuatro hermanos menores y asegurarse de que durmieran bien mientras su papá estaba conduciendo su carro, recogiendo y transportando a extraños.

Bruno, de 48 años, era un taxista que había renunciado a algo más que la carrera de sus sueños para criar a sus cinco hijos que habían perdido a su madre, y esa fatídica tragedia aún lo atormentaba.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

El padre soltero se fue al trabajo en su taxi en una noche lluviosa. La siguiente notificación de viaje lo dejó atrapado en un denso tráfico. Era fin de semana y la gente entraba y salía de la ciudad. Se detuvo cuando una pareja con un niño en un automóvil estacionado cerca le llamó la atención.

"¡Qué felices se ven!", suspiró Bruno. "Incluso yo fui así de feliz alguna vez. Samantha, te extraño, cariño".

Hace diez años, la vida de Bruno era diferente. Vivía una bella vida con su esposa Samantha y sus cuatro hijos, Travis, Johnny, Matt y Eric. La familia esperaba otra pequeña adición cuando Samantha estaba embarazada de su quinto bebé.

"Debería haber llegado a tiempo... No te habría perdido si no hubiera ido a supervisar el examen ese día", pensó Bruno mientras la lluvia salpicaba la ventana.

Resultó que Samantha había entrado en trabajo de parto mientras Bruno estaba en la escuela, reemplazando a un maestro que estaba de baja por enfermedad. Samantha estaba en casa cuando desarrolló complicaciones de último minuto, solo unos días antes de la fecha de parto.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

Afortunadamente, los vecinos la encontraron inconsciente y la llevaron al hospital. Bruno salió corriendo del trabajo para ver a su esposa y a su bebé, solo para que le dijeran que solo uno había sobrevivido. Samantha se había ido y Bruno constantemente se culpaba a sí mismo por la tragedia.

Un par de días después del funeral de su querida esposa, Bruno tomó una decisión difícil. Se retiró del trabajo de sus sueños porque no podía concentrarse como debía.

“Mi dedicación a la docencia le costó la vida a mi esposa. No odio mi trabajo, pero no puedo seguir trabajando mientras cuido a mis hijos. Mi hijo menor me necesita. No puedo trabajar tranquilo dejándolo con una niñera”. les dijo a sus colegas antes de salir de la escuela. Bruno nunca volvió a enseñar después de eso.

Aunque sus alumnos trataron de convencerlo de que cambiara de opinión, Bruno nunca cedió a sus argumentos. Pero pronto, su decisión precipitada de dejar su trabajo comenzó a pasarle factura. El viudo se debatía entre criar a sus cinco hijos y quedarse sin trabajo cuando un amigo lo refirió a una empresa de servicios de taxis que buscaba un conductor.

Publicidad

Un bocinazo repentino detrás sobresaltó a Bruno y lo devolvió a sus sentidos. El tráfico se despejó y comenzó a conducir cuando una mujer que sostenía a un bebé llamó a su taxi desde una parada de autobús.

Bruno se detuvo cerca de ella mientras bajaba la ventanilla del coche.

"Oye, ¿puede dejarme en el aeropuerto?", le preguntó la mujer, con la lluvia salpicando su rostro.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Bruno le explicó que tenía que recoger a un pasajero que ya había reservado un viaje. Tenía veinte minutos, y el aeropuerto estaba a diez minutos en coche desde donde estaban. No tuvo el corazón para dejar a la mujer y su bebé, así que le pidió que abordara el auto.

Publicidad

"¡Gracias!", fue todo lo que dijo la mujer. Empezó a revisar con su teléfono mientras su bebé dormía a su lado. Diez minutos después, le pidió a Bruno que se detuviera frente al aeropuerto.

"Manejó tan rápido, conductor. Me siento mal... Quiero vomitar", dijo.

"Eh, lo siento, señora. Tenía un viaje reservado con anticipación, así que tenía prisa".

"¡No importa! ¿Puede esperar aquí con el bebé? Necesito vomitar. Volveré después de lavarme, ¿de acuerdo?".

"Claro, señora. Esperaré aquí".

Bruno esperó con el bebé, pero el tiempo pasaba. Estaba inquieto y seguía buscando a la mujer. Ella no estaba a la vista. Se dio la vuelta y vio que el bebé estaba dormido.

"¿Dónde estará? Voy a llegar tarde".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

Bruno esperó más de veinte minutos, pero la mujer nunca regresó. Salió de su auto para revisar el asiento trasero y encontró que faltaba el bolso que llevaba la mujer. Bruno se puso ansioso y lo denunció a la policía.

"¿Tienes los detalles de su reserva?".

"No, oficial. Iba a recoger a otra persona y ella me pidió que la trajera al aeropuerto. Tenía veinte minutos, así que le ofrecí llevarla".

Los policías buscaron a la mujer por todas partes, incluido el aeropuerto, pero no la encontraron por ninguna parte. Bruno se quedó con el bebé todo el tiempo mientras la policía buscaba a la madre desaparecida.

La noche se asentó y, cuando amaneció, Bruno todavía estaba con el bebé. Dejó al niño con la policía, que luego lo entregó a los servicios infantiles hasta que encontraran a la madre.

Bruno regresó a casa para llevar a sus hijos a la escuela, pero por alguna razón, todavía estaba molesto por el incidente de la noche anterior.

Dos días después acudió a la comisaría para saber si la madre del bebé había sido encontrada. Supo que había desaparecido abandonando al niño.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

"No pudimos rastrear la identidad del niño. Parece que ella lo abandonó. Enviamos al bebé a un hogar de acogida por ahora", informaron los policías a Bruno.

Preocupado por el bebito, Bruno lo visitó en el hogar de acogida y, varios días después, cuando no apareció ningún pariente para buscarlo, él tomó otra decisión que le cambiaría la vida. Adoptó al bebé, sin saber cómo evolucionaría su vida después.

"Hijos, conozcan a Samuel, su hermano menor. Él va a vivir con nosotros. Quiero que lo amen de la forma en que se aman ustedes, ¿de acuerdo?".

Bruno y sus hijos criaron a Samuel, quien iluminó sus vidas a pesar de sus días difíciles. Pasaron tres meses y Bruno casi olvida cómo había llegado el niño a su vida.

Publicidad

Un día, un oficial lo llamó a la estación de policía con respecto a los abuelos de Samuel. La noticia atormentó a Bruno. Aunque estaba feliz de que finalmente se encontrara a la familia de su hijo adoptivo, le dolía saber que tendría que entregarlo a ellos.

Con vacilación, Bruno corrió a la estación y vio a una pareja de ancianos esperándolo.

"Querido, este es nuestro nieto... ¡este es nuestro nieto!", expresó la abuela de Samuel, la Sra. Fernández, quien se puso a llorar cuando vio a Bruno sosteniendo al bebé.

El Sr. Fernández se acercó a Bruno y sonrió. "Entonces, ¿usted es el taxista que adoptó a nuestro nieto?".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Sí, señor. Lo adopté porque pensé que Samuel no tenía a nadie. Nunca encontraron a su madre y necesitaba a alguien que lo amara y lo consolara".

"¡Encuéntreme en la oficina del abogado mañana, señor!", le dijo el Sr. Fernández a Bruno mientras le entregaba la tarjeta del jurista para luego retirarse del lugar con su esposa. Antes de salir le dijo que llevara al bebé.

Bruno se reunió ansiosamente con la pareja en la oficina del abogado al día siguiente, solo para enterarse de que lo llamaron para firmar la tutela de la herencia de $1 millón de Samuel.

"Después de que nuestra hija, Amanda, rompió con su novio, ella estaba empeñada en su carrera de moda en contra de nuestros deseos", explicó el Sr. Fernández.

“Cuando descubrimos que estaba embarazada y no quería el niño, le aconsejamos que no interrumpiera su embarazo. Le dijimos que iba en contra de nuestras creencias como cristianos y temíamos que nuestra reputación en la iglesia se arruinara. Decidió abortar al bebé en contra de nuestros deseos, pero ya era demasiado tarde".

Publicidad

"Nos habló de su nuevo trabajo en el extranjero, pero nosotros no estábamos de acuerdo. Queríamos que se quedara y criara a su hijo. Cuando se negó, la desheredamos y le legamos nuestro patrimonio a nuestro nieto. Ella estaba furiosa con nosotros y se lo llevó mientras dormía. Seguimos buscando a nuestro nieto por todas partes, y un amigo del departamento nos contó sobre el bebé y usted. ¡Gracias por cuidar y amar a nuestro nieto!". añadió la señora Fernández.

"¿Y qué pasó con su hija, Sr. Fernández?", preguntó Bruno con curiosidad.

"Bueno, ella nos llamó una vez y nos dijo que no la buscáramos. Localizamos el número y descubrimos que estaba en Japón. No estamos seguros sobre el futuro, pero estamos felices de que nuestro nieto esté ahora en manos de un amoroso padre y hermanos".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Publicidad

Bruno suspiró y, después de firmar los papeles, llevó a Samuel a casa. Ahora era el tutor legal de la herencia de $1 millón del niño.

Aunque solo el tiempo dirá si Amanda se dará cuenta de su error y volverá con su hijo, Bruno encontró otra razón más para estar feliz. Continuó criando a Samuel, dedicando su amor y cuidado.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • El amor y la responsabilidad comienzan por cuidar a los más cercanos en casa: Bruno trabajó duro día y noche para cuidar a sus hijos, que habían perdido a su madre. A pesar de sus luchas, nunca se dio por vencido e hizo todo lo posible para criarlos, rodearlos de su amor y cuidado.
  • No dejes que la codicia te domine y altere tus prioridades: En su deseo de establecer su carrera en la industria de la moda, Amanda abandonó a su bebé en el taxi antes de huir a otro país.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Esta pieza está inspirada en historias de la vida cotidiana de nuestros lectores y escrita por un escritor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes son solo para fines ilustrativos. Comparte tu historia con nosotros; tal vez cambie la vida de alguien. Si desea compartir su historia, envíela a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Mi suegra hizo en secreto una prueba de ADN a mi hijo y quedó horrorizada por la verdad que reveló

07 de marzo de 2024

Mi marido infiel me exigió que pagara la prueba de paternidad - Mi venganza fue perfecta

11 de abril de 2024

Mujer visita a mejor amiga que acaba de adoptar a un bebé, lo reconoce como su propio hijo biológico - Historia del día

07 de mayo de 2024

7 invitados de boda de pesadilla que arruinaron por completo el gran día

07 de mayo de 2024

La suegra de la novia le exige que pague su peinado, maquillaje y vestido - La mamá de la novia la escucha y la confronta

04 de marzo de 2024

Oí a mi marido pedirle a nuestro hijo de 4 años que no me contara lo que había visto - Días después, yo misma descubrí la sorprendente verdad

09 de abril de 2024

Jefe obliga a limpiadora pobre a bailar para hombre rico, resulta que se conocen - Historia del día

17 de enero de 2024

Vi a mi suegra colarse en nuestra habitación por la noche y poner algo en la boca a mi bebé - Historia del día

08 de marzo de 2024

4 historias reales de abuelas que tienen que elegir entre cuidar a sus nietos o tener tiempo para ellas

11 de abril de 2024

Suegra exige que la novia pague su peinado, maquillaje y vestido de boda - La mamá de la novia la escucha y la enfrenta

12 de febrero de 2024

3 historias impactantes de suegras que se pasaron de la raya con sus nietos

21 de marzo de 2024

Mi lencería y camisones empezaron a desaparecer de mi armario - Me sorprendió saber quién se los había llevado y por qué

16 de febrero de 2024

Mis hijastras le hicieron la vida imposible a mi hija mientras yo estaba de viaje de negocios - Devolví el ataque por mi pequeña

20 de marzo de 2024

Mi novio sólo hablaba con su madre cuando yo no estaba cerca, así que un día decidí seguirle - Historia del día

26 de abril de 2024