logo
Una mujer y un hombre caminando hacia el altar | Foto: Getty Images
Una mujer y un hombre caminando hacia el altar | Foto: Getty Images

Mujer está por caminar al altar acompañada de su padrastro cuando su padre biológico aparece por primera vez - Historia del día

Vanessa Guzmán
08 feb 2023
15:40

Cuando una novia se estaba preparando para caminar hacia el altar con su padrastro, un hombre se les acercó y les pidió que se detuvieran. “Yo la llevaré al altar”, dijo. “¿Quién eres?”, preguntó la joven novia.

Publicidad

Mientras se encontraba sentada a la mesa con sus medios hermanos y su padrastro, Grecia quería disfrutar cada momento de su vida antes del matrimonio. Era la mayor de sus hermanos y siempre los había cuidado desde que su madre falleció.

Solo quedaba una semana para que se casara con el amor de su vida. Como quería que todo saliera perfecto en su gran día, lo había planeado con mucho detalle, excepto quién la acompañaría al altar.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Grecia comenzó a pensar en su pasado mientras cenaba. Nunca había visto a su padre biológico. Solo había escuchado a su madre decirle que él había desaparecido poco después de que le dijera que estaba embarazada de su hija.

Cuando Grecia aún era una niña, su madre se casó con su padrastro, Arturo, y las dos comenzaron a vivir con él. Pero a ella no le gustaba él al principio. Incluso se negaba a llamarlo “papá”.

Publicidad

A pesar de que Grecia se negaba a reconocer los esfuerzos de Arturo, él nunca dejaba de colmar de amor a su hijastra. Siempre la cuidaba y le daba todo lo que necesitaba.

Lamentablemente, la madre de la joven murió y, desde ese momento, Arturo había comenzado esforzarse aún más para que ella nunca se sintiera sola.

Él siempre estaba a su lado, y pensar en su afecto desinteresado hizo que Grecia se diera cuenta de que él debería ser quien la acompañara al altar.

“¡Oye, Arturo!”, dijo Grecia. “Tengo una gran idea para mi boda”. El hombre la miró con una ceja levantada, ya que ella nunca había iniciado una conversación con él, especialmente en la mesa de la cena.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

“¿Te importaría si te pido que me acompañes al altar?”. Grecia miró a su padrastro a los ojos. “Ya que mamá no está aquí, pensé que podrías…”.

“¡Sí, Claro!”, interrumpió Arturo. “Estaría más que feliz de llevar a mi niña al altar”.

El hombre se levantó de su asiento y besó a Grecia en la frente. “Estoy muy feliz de que me pidas que lo haga, Grecia. Todo lo que siempre he querido es que me consideres tu padre”.

“Gracias, Arturo”, dijo Grecia, tomando su mano. “Eres el único padre que he tenido después de que mamá nos dejó”.

Una semana después, la joven estaba en la sala de preparación con su padrastro, mostrándole cómo sostener su mano cuando caminaran al altar cuando, de repente, un hombre interrumpió su conversación.

“Yo la llevaré al altar”, dijo el hombre desconocido mientras miraba a Arturo.

“¿Disculpa? ¿Quién eres?”, preguntó Grecia con severidad.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

“Soy Jorge, tu padre, Grecia”, respondió.

“¿Mi padre? Lo siento, pero eso no puede ser cierto”, dijo la chica. “Mi padre dejó a mi madre hace décadas. ¿Por qué aparecería de repente en mi boda?”.

Grecia se dio la vuelta y revisó su atuendo por última vez porque era hora de que ella apareciera ante los invitados. “A Arturo y a mí se nos está haciendo tarde”, le dijo a Jorge.

“Pero él no es tu padre. ¿Cómo puede acompañarte al altar?”, objetó el hombre. “Eso me corresponde a mí, Grecia. Yo soy tu padre biológico”.

La joven se frotó la frente y miró a Arturo, que no sabía qué decir ante lo que estaba diciendo Jorge. “No entiendo lo que está pasando”, dijo ella y se sentó en una silla.

“Déjame explicarte, por favor. Todo tendrá sentido para ti”, dijo el hombre, abriendo el botón de su abrigo negro de gran tamaño. Luego se sentó en una silla junto a Grecia.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

“Mira, tu madre no te dijo la verdad. Después de tu nacimiento, nunca me dejó acercarme a ti ni verte”, dijo Jorge, mirando a la joven a los ojos. “Ella me obligó a perder el contacto contigo, Grecia”.

“Siempre insistí en que me dejara conocerte, pero nunca accedió”, continuó él. “Luego, se casó con Arturo, y nunca pude hablar de nuevo con tu madre”.

“¿Es eso cierto, Arturo?”, le preguntó Grecia a su padrastro.

“No tengo idea. A tu madre nunca le gustaba hablar de Jorge”, respondió él.

“Es verdad, Grecia. Confía en mí”, insistió el hombre. “Si te preguntas cómo me enteré de tu boda, déjame explicarte”.

“Te encontré a través de las redes sociales y después de ver tus fotos me di cuenta de que tu novio era hijo de un rico hombre de negocios”.

La frente de Grecia se arrugó, pero siguió escuchando la historia de Jorge.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

“Cuando revisé tus publicaciones en las redes sociales, me di cuenta de que tu madre había fallecido unos años atrás. ¿Tengo razón?”, preguntó el hombre.

“Sí. Falleció hace unos cuatro años”, respondió Grecia.

“Bueno, decidí venir aquí después de saber que te ibas a casar y que tu madre no estaba. Quería llevarte al altar ya que yo soy tu padre, Grecia”, dijo Jorge.

La joven miró los zapatos rotos y el abrigo sin lavar de Jorge antes de confesar sus sentimientos. “Sabes que me voy a casar con el hijo de un hombre de negocios rico, pero no te importan mis sentimientos, ¿verdad?”, preguntó ella.

“¿A qué te refieres?”, preguntó Jorge.

“Si realmente querías ser mi padre, ¿por qué no me contactaste antes?”, dijo la joven. “¡Tú lo que quieres es dinero! Viniste aquí rápidamente cuando descubriste quién era mi novio”.

“No es así, Grecia. Confía en mí”, dijo Jorge tomando la mano de la joven.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

“Déjame en paz. No quiero que tú me lleves al altar”, dijo Grecia apartando la mano. “Ya no soy una niña. Puedo ver claramente tu motivo”.

Jorge sintió que la cara se le estaba poniendo roja cuando apartó la mirada de Grecia. “Vamos, Arturo. Se nos hace tarde”, le dijo ella a su padrastro.

Unos minutos más tarde, Arturo estaba caminando hacia el altar sosteniendo el brazo de Grecia mientras los invitados en la iglesia los miraban y no podían evitar sonreír.

Luego, Arturo dejó a la joven junto a su futuro esposo en el altar y susurró: “¡Gracias por elegirme, hija!”.

“¡Ay, papá!”, contestó ella abrazándolo. “Siempre te elegiré a ti, pase lo que pase”.

Esta había sido la primera vez que Arturo había escuchado “papá” de la boca de Grecia. Las lágrimas brotaron de sus ojos cuando vio a su hijastra comenzar un nuevo capítulo en su vida.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Los padres no siempre son los que te procrearon: Grecia se enteró de que Jorge era su padre biológico, pero Arturo era el hombre que realmente merecía ser llamado papá. Sabiendo que Jorge nunca se había preocupado por ella, no podía permitir que la llevara al altar.
  • Nunca te rindas con tu familia: A pesar de saber que Grecia nunca lo había llamado “papá” ni había pasado tiempo con él, Arturo nunca se dio por vencido con ella. Siguió tratando de construir una relación con la joven y al final tuvo éxito.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Chica tira viejo anillo barato que le regaló su pobre abuela y de repente se abre - Historia del día

22 de enero de 2024

Huésped de hotel queda boquiabierto al encontrar a un bebé con una nota en su maleta - Historia del día

21 de noviembre de 2023

Mi malvado padrastro arruinó mi vida de adolescente - Años después, probó su propia medicina

23 de febrero de 2024

Mi suegra se coló en nuestra boda eclesiástica con una acompañante inesperada

07 de marzo de 2024

Mi madre me echó de casa tras la muerte de mi padre - pero años después volví para vengarme

22 de febrero de 2024

37 historias reales de personas que cancelaron su boda

23 de enero de 2024

37 historias reales de personas que cancelaron su boda

17 de enero de 2024

Hombre rico intenta comprar a hija de mecánico pobre, pero paga un precio demasiado alto por ella - Historia del día

17 de enero de 2024

Adolescente malcriado se burla de la azafata, sin saber que su padre rico lo ha estado observando - Historia del día

22 de enero de 2024

Mi exesposo que me engañó con mi hermana me envió un correo electrónico tras 6 años

13 de diciembre de 2023

¿Estoy actuando mal por humillar a mi suegra delante de la familia?

19 de enero de 2024

Novia huye de su propia boda tras recibir misterioso regalo de bodas - Historia del día

25 de enero de 2024

Niño que sufrió acoso por parte de una niña en el colegio durante 6 años crece y le envía un oso de peluche

22 de febrero de 2024

Infiel mete a hijastro en un lío y la esposa despechada le da la vuelta a la tortilla - Historia del día

13 de febrero de 2024