logo
Chico usando su teléfono en el sofá. | Foto: Getty Images
Chico usando su teléfono en el sofá. | Foto: Getty Images

Niño se niega a usar los "feos" suéteres que la abuela le regala en Navidad hasta que estos le salvan la vida - Historia del día

Georgimar Coronil
15 feb 2023
11:40

Un niño lleva al áticos los suéteres "feos" que su abuela le regala cada año hasta que un día, estos le salvan la vida.

Publicidad

Danny abrió el regalo y frunció el ceño. "¿Otra vez un suéter? ¿En serio? ¿Qué le pasa a la abuela Elena?".

Danny se decepcionó y protestó por la tontería de enviarle otro suéter. Durante los últimos cinco años, desde que su abuela quedó postrada en una silla de ruedas, no había podido visitarle por Navidad, pero todos los años le enviaba un regalo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

El primer año, Danny se emocionaba cuando recibía un regalo, pero cuando los suéteres fueron el regalo durante cuatro años consecutivos, el niño de 11 años ni siquiera se molestó en mostrar emoción al abrir el regalo.

"¿Por qué no puede regalarme algo que yo quiera?", refunfuñó Danny. "¡Mamá, dile que deje de enviar esos jerseys! Los odio".

Publicidad

"¡Danny, cariño, eso es de mala educación!", dijo su madre. "Sabes que la abuela los teje con cariño. Lo menos que puedes hacer es llamarla y darle las gracias".

"¿En serio, mamá?", dijo el chico con amargura. "¡Eres imposible! Me voy a mi cuarto".

Danny dejó el suéter en el sofá del salón y desapareció en su habitación.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"¡Papá y yo vamos a salir a hacer las compras de Navidad, Danny!", dijo su madre. "Asegúrate de que el árbol esté decorado mientras estamos fuera. Prometiste que me ayudarías".

Publicidad

"Lo haré, mamá", gritó Danny. "¡No hace falta que me lo sigas recordando!".

Danny estaba de mal humor, y todo era culpa de Elena. ¿Por qué le había vuelto a mandar un jersey? Él le había dicho el año pasado en una llamada que realmente quería la PlayStation, ¡sin embargo, ella le envió un suéter!

"¡Estoy harto de estos jerseys!", refunfuñó Danny. "¡No quiero volver a verlos!".

Así que cuando sus padres salieron de compras, sacó el suéter del sofá y lo llevó al ático como hacía todos los años.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"¡Ahí es donde pertenece este estúpido jersey! En realidad, no, ¡me aseguraré de guardarlo en algún lugar donde nadie pueda encontrarlo!".

Publicidad

Hecho una furia, el chico subió las escaleras, recogió todos los suéteres revueltos y los metió en una caja de cartón.

Feliz por no tener que volver a verlos, Danny sonrió y decidió salir del ático.

Pero no pudo. La puerta estaba atascada. Aplicó toda su fuerza para abrirla, pero no pudo.

"¡Oh, no!", gritó, aterrorizado. "¡Mamá, papá, estoy atrapado aquí! Abran la puerta!".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Entonces cayó en la cuenta de que sus padres estaban de compras.

Publicidad

El corazón de Danny empezó a latir con más fuerza. Decidió gritar pidiendo ayuda a través de la ventana rota del ático, pero era demasiado bajito para alcanzarla.

"No pasa nada. Mamá y papá vendrán pronto a casa y me ayudarán", pensó. Se sentó en el suelo y decidió esperar.

Esperó y esperó y, poco a poco, la tarde se convirtió en noche. El ático se volvió más oscuro y frío. Temblaba cuando la brisa entraba por la ventana rota. Hacía mucho frío.

"¿Por qué no han vuelto papá y mamá? ¿Qué debo hacer?".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Danny se abrazó las rodillas y empezó a llorar. "¡Qué frío hace aquí, mamá!", sollozó. "Me estoy congelando. Necesito una manta o…".

Publicidad

Fue entonces cuando Danny se dio cuenta. ¡Los suéteres de Elena! Podía ponérselos.

Danny corrió a la caja, sacó uno y se lo puso. Se sintió calentito y aliviado.

Como el suelo también estaba frío, utilizó otro de ellos como colchoneta y se sentó en él. Pero seguía haciendo frío. La ciudad estaba cubierta de nieve, y debido a la ventana rota, los vientos fríos molestaban constantemente a Danny hasta que la oscuridad envolvió sus ojos, y no pudo sentir nada. Se desmayó de frío.

Unas horas más tarde…

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Danny abrió los ojos brevemente y oyó voces a su alrededor. "Danny, cariño, ¿puedes oírme? ¡Doctor! ¡Danny está despierto!".

Cuando los padres de Danny llegaron a casa y no lo encontraron, registraron toda la casa. Al final, lo encontraron en el ático en un estado terrible. Estaba inconsciente en el suelo del ático, abrazado a uno de los abrigos de Elena.

Llamaron al 911 y lo llevaron al hospital. Danny se había desmayado y tenía fiebre, y su estado podría haber sido peor si el suéter de Elena no le hubiera mantenido caliente.

"Mamá…", dijo débilmente. "La puerta del ático… está cerrada, mamá… ¡Sácame!".

"Estás bien, cariño", dijo su madre entre lágrimas. "Estás en el hospital, Danny. Estás bien. Mamá está aquí, ¿ok?".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Hacía tanto frío, mamá", expresó Danny. "La abuela Elena me salvó, mamá. Fui un niño tan malo. Me merecía esto".

"En absoluto, cariño. No pasa nada. Todo está bien".

Danny aprendió la lección ese día. Se dio cuenta de que había sido grosero con Elena al no apreciar su regalo. ¡Esos suéteres le habían salvado la vida!

Así que al día siguiente, Danny llamó por videollamada a Elena y se disculpó. "Feliz Navidad, abuela", le dijo. "Quería pedirte perdón por no haberte llamado antes cuando recibí tu regalo. Me ha encantado abuela".

"¿Ah, sí, pequeño?". La cara de Elena se iluminó al oír esto. "Oh, me preocupaba que ya estuvieras harto de mis tejidos. Pero estaba muy equivocada. Cariño, el año que viene te compraré algo diferente. ¿Qué dices?".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"¡Bueno, tú decides, abuela!", contestó Danny mientras apartaba la cámara del teléfono para mostrarle que llevaba puesto su jersey. "¡Pero lo que más me gusta son tus suéteres! Me voy a poner uno estas Navidades. Y quiero uno todos los años".

Imagínate la alegría que sintió Elena al oír aquello. Sonreía, pero se le habían llenado los ojos de lágrimas.

A Elena le diagnosticaron cáncer ese año y le dieron menos de tres meses de vida. A pesar de su mala salud, se quedó despierta casi todas las noches para terminar el jersey para Danny. Los ojos de Elena, al igual que todo su cuerpo, habían empezado a fallarle. Quería enviar un último regalo de Navidad a su nieto antes de irse a su hogar celestial.

Así que cuando Danny llamó y agradeció su regalo, Elena sonrió a pesar de las lágrimas en sus ojos. No quería que la viera llorar porque quería que su nieto la recordara sonriente y feliz.

Y antes de exhalar su último suspiro, le dejó a Danny una carta bajo la almohada. Decía:

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Mi queridísimo Danny,

Lo siento, pero no podré enviarte un regalo de Navidad el año que viene. Tengo una enfermedad terrible que me impide ver a mi nieto. ¡Pero la enfermedad nunca ganará! ¡Incluso después de que muera, amaré a mi nieto!

Siento no haber podido conseguirte… ¿cómo se llama esa cosa del juego?… Esa consola… Lo siento, la abuela Elena tiene una memoria terrible. Cómpratelo tú, Danny. Te he dejado el dinero aquí. Y mira en mi armario. Encontrarás un suéter allí.

Con cariño, abuela Elena".

Cuando Danny abrió el armario de Elena, encontró allí dos suéteres. Uno de ellos no llegó a terminarlo porque Dios la llamó a casa, y Danny rompió a llorar, lamentando no haberla querido lo suficiente.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Los regalos hechos con el corazón son los mejores: Danny se dio cuenta de ello después de que los suéteres de Elena le salvaran la vida.
  • Abraza y quiere a tus abuelos siempre: Cuando Elena murió, Danny la echó de menos y lamentó no haberla querido lo suficiente.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les sirva de inspiración.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

"¡Hay algo dentro!", grita niño tras sentarse en el viejo sofá que le dejó su abuela - Historia del día

09 de agosto de 2023

Niña visita a su abuela en una residencia a diario, descubre que sus padres le prometieron llevarla a casa hace años - Historia del día

20 de agosto de 2023

Hombre solitario se viste de Papá Noel y visita niños en hospital, halla pila de regalos en porche cuando llega Navidad - Historia del día

27 de septiembre de 2023

Niño grita cada vez que ve una vieja foto familiar hasta que su madre la mira de cerca - Historia del día

29 de agosto de 2023

"¿Papá?" chico halla a su padre soldado durmiendo en la calle, "¿Quién eres?" responde el hombre - Historia del día

30 de octubre de 2023

Un niño invita a una banda de música al cumpleaños de su abuela, que oye la voz del hombre que perdió hace 54 años - Historia del día

12 de agosto de 2023

Abuela envía invitación de cumpleaños a la persona equivocada, acaba celebrándolo con hombre negro más joven - Historia del día

03 de agosto de 2023

Maestra visita a niño que no iba a la escuela y se entera de que cuida solo de su hermana pequeña - Historia del día

04 de noviembre de 2023

Abogado adopta a una anciana con problemas de memoria, un día su cliente la reconoce - Historia del día

12 de octubre de 2023

Niño defiende a su madre paralítica - Historia del día

04 de noviembre de 2023

Niña pobre que vive en una tienda de campaña da cobijo a un perro callejero enfermo, un mes después la mascota la lleva a su nueva y gran casa - Historia del día

15 de septiembre de 2023

Mamá nota que hijo está perdiendo peso, se entera de que nuevo profesor le quita la comida a diario - Historia del día

02 de octubre de 2023

Madre de la novia ve al novio entrando en el baño con la dama de honor en plena boda - Historia del día

12 de octubre de 2023

Papá castiga a su hijo por escaparse de noche, descubre que estaba trabajando para pagar la operación de un compañero - Historia del día

23 de octubre de 2023