logo
Una mujer mayor triste sentada en una cama. | Foto: Shutterstock
Una mujer mayor triste sentada en una cama. | Foto: Shutterstock

"Te has vuelto fea": Un hombre deja a su mujer, luego se sorprende al verla en la portada de una revista - Historia del día

Un hombre dejó a su esposa por considerarla “gorda y fea”, e indigna de su atención. Años más tarde, recibió un poco de su misma medicina al ver una foto de su ex en la portada de una revista importante.

Publicidad

“¿Podrías cambiarte al asiento trasero, por favor?”, le preguntó de repente Ryder a su esposa Sparkle, que iba sentada a su lado en el automóvil con Ed, su hijo de tres meses, en brazos.

Ella no entendía la extraña pregunta ni por qué su esposo le pedía de repente que se pusiera en el asiento de atrás. “¿No me escuchaste, cariño? Bájate y vete al asiento trasero... mi nueva oficina está en el camino y no quiero que mis colegas me vean contigo”, la voz ronca de Ryder estremeció a Sparkle.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Ella abrió la puerta, forcejeando durante treinta largos segundos antes de poder sacar todo su peso del coche. “¡Santo Dios! Hazlo rápido. Por eso te digo que hagas ejercicio y adelgaces. Este cuerpo tuyo... será mejor que te pongas en forma”.

Publicidad

“Les dije a todos mis colegas que tenía una esposa hermosa. No quiero que te vean con este aspecto”. El comentario de Ryder le dolió mucho a Sparkle.

Ella se pasó al asiento trasero, que ya estaba cargado de víveres, cajas de pañales y también estaban sentados sus otros dos hijos, Alan, de seis años, y Shiloh, de tres. Apenas quedaba espacio para ella mientras el bebé Ed dormía cómodamente en su regazo.

Capas y capas de grasa se habían acumulado en la otrora figura de reloj de arena de Sparkle después de tener tres hijos, y su esposo se avergonzaba constantemente de su aspecto.

“¿Te pusiste la crema antiestrías?”, preguntó Ryder, rompiendo el silencio de Sparkle mientras ella apretaba su cara llorosa contra la ventana, fingiendo que estaba bien.

“Compra las marcas más caras. No me importa el dinero, pero quiero que tengas el aspecto que tenías cuando salíamos juntos”, dijo el hombre con una sonrisa poco amable que se dibujó en su rostro.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

El cristal de la ventana se empañó con pequeñas gotas de agua. Sparkle estaba desconsolada y comenzó a llorar a cántaros. No podía creer que alguien a quien siempre había querido y apreciado más que a sí misma le dijera algo así.

No podía imaginarse que el hombre que antes le decía que era la “mujer más hermosa” que había conocido empezara a odiarla sólo porque su antigua figura estilizada ahora sólo cabía en ropa holgada de talla grande.

“Quiero que uses vestidos ajustados y brillantes, y tacones altos como antes. Pero para eso, ¡tienes que bajar mucho de peso!”, dijo Ryder, con la mirada inquieta fija en el espejo retrovisor.

“Me encantaba presentarte a todo el mundo como mi esposa. Eras muy hermosa y esbelta... Pero mírate ahora. Te has vuelto fea”.

Cuando Ryder y Sparkle se conocieron, diez años atrás, él quedó encantado con su bonita cara, una figura que parecía una escultura de la época victoriana y sus largos mechones ondulados que rebotaban sobre sus hombros como las olas del mar.

Ryder, que era alto, bronceado y encantador, se había enamorado perdidamente de ella a primera vista. Lo que empezó como una amistad en el club donde se conocieron se convirtió en amor y, meses más tarde, se dieron el tradicional “sí, quiero” en una hermosa boda eclesiástica.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Sparkle y Ryder eran la envidia de cualquier pareja cuando paseaban cogidos de la mano por las calles, y sus ojos se ahogaban de amor. Unos meses después, ella quedó embarazada de su primer hijo.

Ryder era el futuro papá más feliz mientras la barriga de su esposa crecía más y más. Finalmente, dieron la bienvenida a su primer hijo, al que llamaron Alan.

La vida de la pequeña familia estaba en su apogeo hasta que un día Ryder se dio cuenta de que Sparkle tenía estrías en la barriga. Lo tomó como algo normal a lo que se enfrentan todas las mujeres después de tener un hijo y pensó que Sparkle volvería pronto a la normalidad.

Con el paso del tiempo, la pareja tuvo a su segundo bebé, Shiloh, y tres años más tarde, tuvieron a su tercer hijo. Pero esta vez Ryder empezó a preocuparse más por el aspecto de su mujer, porque su figura de reloj de arena había desaparecido.

Publicidad

“¿Qué es esto, cariño? Quiero decir, sé para qué son las cremas antiestrías. Pero, ¿por qué tantas? Ya tengo dos tubos de más”, le dijo Sparkle a Ryder un día que él llegó del trabajo y le dio una bolsa llena de cremas y aceites antiestrías.

“¡Lo sé, pero no veo ningún cambio! Si una marca no ayuda, seguro que otra sí. Haz todo lo que sea necesario para deshacerte de esas estrías”, dijo Ryder. “Y una cosa más... tienes que cuidar tu peso. Estás engordando día a día. Deja de comer en exceso, ¿de acuerdo?”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

“¡Sólo tienes 35 años, pero ya pareces de 50!”.

Una gruesa ráfaga de brisa hizo que Sparkle volviera en sí. Seguía en el automóvil mientras Ryder no paraba de hablar de cómo tenía que mantener su físico.

Publicidad

Descorazonada por todo lo que él había dicho, bajó del auto cuando llegaron a casa, llevando su pesadez al interior de la vivienda, pensando que las cosas cambiarían... que algo cambiaría... que Ryder cambiaría. Por desgracia, nada cambiaba.

Cuanto más pasaba el tiempo, Sparkle empezaba a lucir más vieja para su edad. Estaba dividida entre el cuidado de la casa y la crianza de sus hijos, y apenas tenía tiempo para sí misma.

Los trajes de gran tamaño sustituyeron a todas aquellas bonitas prendas de cintura pequeña de su armario. Dejó de arreglarse. Pasó de los tacones a los zapatos planos y se pasaba el día en pijama de Hello Kitty.

Ya no se arreglaba las uñas y apenas tenía tiempo para disimular las manchas de acné que aparecían de forma recurrente en su rostro.

Sparkle no paraba de correr de un lado para otro haciendo cosas para su esposo y sus hijos, asegurándose de que estuvieran contentos y bien atendidos.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Quería tanto a Ryder y a los niños que le restó importancia a su persona. Pero ella no se imaginaba que las cosas estaban a punto de cambiar para peor.

Parecía un hermoso día de pareja en la tienda. Ryder ya había atravesado la puerta entreabierta. Ya no le gustaba caminar al lado de su esposa porque pensaba que era demasiado “grande” para él y le hacía parecer mayor.

Él se dio la vuelta con expresión confusa, sustituida por un rubor avergonzado. “Supongo que la puerta de la tienda no está hecha para gente de tu tamaño. ¿Por qué no abres la otra puerta? Así entrarás sin problema.

El día de la pobre Sparkle empezó fatal cuando entró y recorrió los pasillos. Llevaba un grueso abrigo para escapar de las miradas incrédulas de la gente. Pero a nadie le molestaba lo gorda o vieja que parecía. Sólo a Ryder, que no dejaba de insistirle que empezara a buscar cosméticos que disimularan sus arrugas y flacidez.

“Ponte extensiones. Y tinte. Tu pelo corto y canoso está horrible”, decía Ryder, llenando el carrito de compra con tintes, cremas antiarrugas y demás cosas que creía que podrían mejorar milagrosamente la belleza de su esposa y hacerla lucir joven.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Cuando llegaron a casa, ella le dijo: “Nos hacemos mayores y no podemos congelar el tiempo ni rejuvenecer de la noche a la mañana”.

“Estoy dispuesta a empezar a usar cosméticos como tú querías, pero déjame decirte algo... Estoy contenta con mi aspecto. Vieja, gorda, fea... al fin y al cabo, sigo siendo tu esposa y la madre de nuestros hijos”.

“La belleza se desvanece con el tiempo, y debes metértelo en la cabeza, ¿de acuerdo?”, dijo Sparkle, llorando.

“No nos estamos haciendo mayores. Yo no me estoy haciendo mayor... ¡TÚ TE ESTÁS HACIENDO MAYOR! Mírate”, dijo Ryder, arrastrando a Sparkle hasta un espejo.

“No estaba enamorado de esta mujer que estoy mirando. Siento que ni siquiera te conozco. Ya es hora de que empieces a cuidar tu aspecto”.

Ryder estaba cansado de recordarle constantemente a Sparkle que empezara a usar maquillaje, y tacones de aguja, que perdiera peso y se viera bien como antes.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Estaba tan agotado y avergonzado que dejó de salir con ella, pensando que así le daría una lección y la provocaría para que se esforzara y tratara de recuperar su figura de antes.

A los 47 años, Ryder seguía lleno de energía y estilo. Salía de fiesta con amigos y colegas todos los fines de semana en el club, su lugar de reunión favorito. Entonces empezó a llegar tarde a casa, a menudo borracho, y se peleaba con Sparkle por su aspecto.

Ella pensaba que pronto se le pasaría y la aceptaría como era. Pero la gota que colmó el vaso fue cuando él llegó a casa borracho una noche y le habló a su esposa de Emma, una joven del club que se estaba fijando en él.

“No sólo Emma... hay un montón de chicas... guapas, jóvenes morenas y rubias que veo cada dos por tres. La forma en que me miran... ¡Caramba! Sigo siendo encantador, ¿no?”.

“Estoy pensando en irme con una de esas guapas morenas y empezar mi vida de nuevo... No me veo tan viejo... no, para nada... mira mis brazos... mis abdominales... ¡Seguro que todavía tengo esa chispa! ¿Qué te parece?”.

El corazón de Sparkle se rompió en mil pedazos. Pensó que era una broma. Pero no lo era. Entonces sacó fuerzas y saltó en su defensa, intentando salvar su matrimonio. Pero ya era demasiado tarde.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Ryder se había cansado de que Sparkle luciera gorda y pareciera mayor de lo que era. Quería vivir su vida y ser feliz, y se dio cuenta de que sólo sería posible si dejaba a su mujer.

“Sal de mi vida... das asco”, le dijo aquella noche, destrozándola una semana después al entregarle los papeles del divorcio.

No había nada que Sparkle pudiera hacer para convencer a Ryder de que cambiara de opinión. Cada vez que lo intentaba, surgía una nueva pelea, así que se dio por vencida y poco después se separaron.

Mientras él se preparaba para empezar la vida de sus sueños, Sparkle se mudó a casa de su difunta madre con sus tres hijos y las esperanzas destruidas. “Estoy arruinada... Mi vida está acabada”, pensaba mientras lloraba, pasando así muchas noches en vela.

Publicidad

Por su parte, Ryder había empezado a celebrar la vida de sus sueños. Él salía de fiesta cada dos días y bailaba con chicas jóvenes y guapas que se quedaban prendadas de su encanto y energía, incluso a su edad.

Se había olvidado de la familia que había destruido, pero el destino le asestó un doloroso golpe años más tarde. El cuerpo y el carisma de los que siempre había presumido empezaron a perder forma por problemas de salud.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Las chicas que salían con él dejaron de prestarle atención. “¡Te has vuelto viejo y feo!”, le decían. Ryder estaba dolido, y esas palabras le sonaban muy familiares e inquietantes. Pero no podía hacer más que aceptar la vida tal y como venía.

Antes de que Ryder pudiera procesar su envejecimiento y los problemas de salud que conllevaba, le diagnosticaron un trastorno postural. A los 58 años, ya no podía caminar largas distancias sin usar un bastón, lo que le hacía parecer más viejo de lo que era.

Publicidad

Un día, él estaba en el hospital, esperando su cita con el médico, cuando le llamó la atención una revista que estaba sobre una mesa. La tomó y contempló el rostro familiar de una hermosa mujer en la portada.

No recordaba dónde la había visto. Se ajustó las gafas de lectura y se le pusieron los pelos de punta al leer el nombre: Sparkle...

Confundido y aturdido, Ryder hojeó las páginas de la revista, y quedó impactado al leer la entrevista exclusiva de su exesposa.

Era una defensora de la salud mental que ofrecía ideas y consejos a las personas que se enfrentaban al estrés y a la depresión posmatrimonial.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Varias fotos impresionantes de ella tomadas en distintas épocas tras su separación dejaron atónito a Ryder, quien no podía creer la asombrosa transformación de Sparkle: Había adelgazado, tenía el pelo largo y sedoso, llevaba ropa preciosa y parecía feliz.

Publicidad

En su columna editorial, Sparkle hablaba de la mala racha de su primer matrimonio, de las luchas que siguieron a su divorcio y de la alegría que le llegó después.

“¡Pero todo pasa por algo! Creo que es muy importante tener a tu lado a alguien que te entienda. Todo el mundo se merece una persona que te quiera por lo que eres, ¡no por lo que él o ella quiera que seas!”.

“Se me rompió el corazón cuando me divorcié de mi esposo, cuyo nombre no quiero revelar. Pensé que la luz de mi mundo se había apagado. Todo se oscureció a mi alrededor. Entonces vi a mis hijos. El brillo de sus ojos me ayudó a seguir adelante... y a luchar”.

“Hoy estoy aquí gracias a mis hijos, y me alegro de haber encontrado a una persona cariñosa que vio la belleza que hay dentro de mí, no mi piel flácida ni mi aspecto. Se llama Isaac”.

A Ryder se le llenaron los ojos de lágrimas y culpa cuando pasó la página y vio una foto de Sparkle abrazando a un hombre mayor, su ahora esposo. Había recompuesto los pedazos rotos de sí misma y había superado la angustia que él le había infligido hacía once años.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

El hombre se arrepintió de haber dejado a su esposa y lloró por lo diferentes que habrían sido las cosas si no la hubiera abandonado. Esa noche, al llegar a casa, tomó su teléfono y le dejó a Sparkle un mensaje en su número de la columna editorial.

“¡Hola! Soy Ryder, y estoy muy orgulloso de ti. Acabo de leer tu historia de éxito y me alegro mucho por ti y por lo lejos que has llegado. Sé que esto podría desanimarte, pero lo siento por todo. Por favor, ponte en contacto conmigo si crees que merece la pena perdonarme. Estaré esperando tu mensaje. Saludos cordiales, Ryder”.

Pasaron días, semanas y meses, pero él no recibía respuesta. Envejecido y solo, continuaba esperando un mensaje de Sparkle y, en un rincón de su corazón, creía que ella lo perdonaría y se pondría en contacto con él antes de que dejara este mundo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • La belleza exterior no dura para siempre, pero una hermosa personalidad interior sí: Ryder dejó a Sparkle porque tenía sobrepeso y parecía mayor de lo que era después de tener a su tercer hijo. Varios años más tarde, se arrepintió después de ver la hermosa foto de su exesposa en la portada de una revista. Se sentía culpable de no haber comprendido su hermosa personalidad, pero ya era demasiado tarde.
  • Cuando haces mal a los demás, prepárate para recibir algo peor: Ryder presumía de su energía y buen aspecto, y se burlaba constantemente de Sparkle por tener sobrepeso y descuidar su apariencia. Se divorció de ella y llevó una vida feliz que finalmente llegó a un callejón sin salida por problemas de salud.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
info

AmoMama.es no promueve ni apoya violencia, autolesiones o conducta abusiva de ningún tipo. Creamos consciencia sobre estos problemas para ayudar a víctimas potenciales a buscar consejo profesional y prevenir que alguien más salga herido. AmoMama.es habla en contra de lo anteriormente mencionado y AmoMama.es promueve una sana discusión de las instancias de violencia, abuso, explotación sexual y crueldad animal que beneficie a las víctimas. También alentamos a todos a reportar cualquier incidente criminal del que sean testigos en la brevedad de lo posible.

Publicaciones similares

Pareja se divorcia tras 56 años de matrimonio porque el hombre cree que son demasiado viejos para el romance - Historia del día

17 de junio de 2024

Mi cuñada menospreció a mi esposa por ser masajista - Mi esposa rió al último cuando el karma le devolvió el golpe

18 de junio de 2024

¿Me equivoqué por llamar a mamá después de que mi esposo se negara a escucharme?

06 de marzo de 2024

Marido se burla de las arrugas y canas de su esposa hasta que la ve en televisión - Historia del día

29 de mayo de 2024

A un viudo le impiden embarcar vuelo con su bebé recién nacido y Meredith, de 82 años, lo ayuda - Historia del día

18 de abril de 2024

La mujer de Pierce Brosnan llamó la atención sobre sus curvas con un vestido rosa ceñido a su figura - 4 Famosas que mostraron una increíble pérdida de peso

05 de abril de 2024

Oí a mi marido decirle a sus amigos que luzco peor que su ex - La lección que le di es una locura

24 de abril de 2024

Cirujano viudo se apresura a salvar a mujer en un restaurante, se queda helado al desabrocharle la camisa - Historia del día

26 de marzo de 2024

Accidentalmente vi un impactante mensaje en el teléfono de mi esposo que iba a arruinar la vida de nuestro hijo

09 de abril de 2024

Cillian Murphy sigue siendo fiel a su muy reservada esposa desde hace casi 2 décadas - ¿Qué aspecto tiene?

13 de marzo de 2024

Un asesor bancario se burló de mi esposa puérpera tras ver su documento de identidad - Volví días después para darle una lección

19 de junio de 2024

Mi cuñada intentó arruinarnos la vida - Mi esposa y yo le dimos una lección

06 de marzo de 2024

Mi marido empezó a trabajar desde casa y destruyó nuestra familia cuando accidentalmente miré su computadora

23 de abril de 2024

Tras la muerte de su abuela en una residencia, un hombre recibe un sobre con varios billetes de dólar - Historia del día

18 de junio de 2024