logo
Bote junto a la orilla | Foto: Shutterstock
Bote junto a la orilla | Foto: Shutterstock

Semanas después de la desaparición de su marido, mujer encuentra un bote con su diario dentro - Historia del día

Guadalupe Campos
09 mar 2023
01:00

Un día, una mujer se sintió deprimida y fue a un río que corría cerca de la finca de su marido, con la esperanza de que la hiciera sentirse mejor. Poco podía imaginar que allí encontraría el diario de su esposo, ni que la conduciría a una isla desconocida.

Publicidad

Rodeada de montañas y frondosos árboles verdes se encontraba la pequeña casa de Taylor y Jordan, donde comenzaron un nuevo capítulo de sus vidas. Su hogar parecía ordinario por fuera, pero la paz que sentían en su interior valía un millón de dólares.

La pareja se había casado hacía poco, meses después de conocerse en una gasolinera. Se enamoraron a primera vista, pero el padre de Taylor no quería que se casara con Jordan porque era hijo de un granjero.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Taylor, hija del mejor abogado de la ciudad, quedó impresionada por los modales de Jordan. ¡Qué hombre más caballero!, pensó la primera vez que se relacionó con él mientras llenaba el depósito de gasolina de su Range Rover. Iba mal vestido, con unos vaqueros desgastados, una camiseta manchada, unas botas marrones de mala calidad y un sombrero de vaquero. Pero a Taylor no le importaba su aspecto. La flechó su extraordinaria personalidad.

Publicidad

Mientras tanto, Jordan se sorprendía de que una mujer rica le hablara con tanta amabilidad. Vivía en la granja de su padre, situada a 32 kilómetros de la ciudad, donde relacionarse con chicas como Taylor era algo poco frecuente. No podía apartar los ojos de su hermosa piel resplandeciente. Llevaba una falda corta combinada con un polo, zapatillas blancas y un bolso de diseño.

Una vez que Jordan y Taylor intercambiaron números, salieron juntos con regularidad. En cada encuentro, aprendían algo nuevo el uno del otro y se daban cuenta de que serían compañeros perfectos. Pronto decidieron casarse, pero no eran conscientes de los obstáculos que les aguardaban.

"¿Vas a casarte con el hijo de un granjero? ¡Ni siquiera puede permitirse los zapatos que llevas, Taylor! ¿Cómo vas a construir una vida junto a alguien que no tiene un céntimo a su nombre?". preguntó el padre de Taylor cuando ella le habló de su relación.

"Papá, sé que Jordan es el hombre adecuado para mí. He decidido casarme con él. Es una decisión tomada", le dijo la joven de 24 años a su padre.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

El padre de Taylor se opuso a su decisión, pero a ella no le importó. Se mudó a una casa que había heredado de su difunta abuela y le pidió a Jordan que se mudara con ella. Unas semanas más tarde, Jordan se mudó con ella tras vender algunas piezas de maquinaria y herramientas de la granja de su padre.

Taylor no estuvo al tanto de los pensamientos de su marido hasta que se enzarzaron en una acalorada discusión.

Una vez que Jordan se mudó, la pareja se dio cuenta de que necesitaban gestionar sus finanzas. Taylor tenía un trabajo bien pagado, pero Jordan no tenía un ingreso.

"¿Por qué no montas un negocio, cariño?". le preguntó Taylor.

"¿Un negocio? Soy un campesino, cariño, no sé nada sobre montar negocios", respondió Jordan. Él creía que no estaba hecho para ser un empresario, pero Taylor pensaba lo contrario. Ella creía en sus habilidades y pronto le convenció para que montara un pequeño emprendimiento con el dinero que le había dejado su difunto padre.

Para sorpresa de Jordan, su negocio le dio buenos beneficios durante los dos primeros trimestres. Mientras tanto, Taylor dejó su trabajo para abrir una cafetería, con la esperanza de progresar.

Publicidad

Cuando la pareja pensó que sus negocios iban viento en popa, se casaron. Sólo invitaron a sus amigos cercanos y familiares e intercambiaron votos en una ceremonia íntima.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Los primeros meses de su vida tras el matrimonio fueron estupendos. Jordan y Taylor se cuidaban y pasaban buenos ratos juntos. Sin embargo, su matrimonio empezó a ir cuesta abajo cuando Jordan dejó de ir a trabajar y su negocio dejó de ser rentable.

En aquella época, Jordan pasaba la mayor parte del día con sus amigos mientras Taylor trabajaba duro para llevar su cafetería. Todos los días volvía a casa y se encontraba a Jordan jugando a la videoconsola con sus amigos mientras el fregadero de la cocina estaba lleno de utensilios sin lavar.

Publicidad

Taylor estaba harta de su comportamiento irresponsable y discutía a menudo con él. Jordan le prometía que encontraría otro trabajo, pero nunca cumplía sus promesas. Pronto Taylor se dio cuenta de que su marido no quería trabajar. Sólo quería quedarse en casa mientras ella trabajaba duro para sostener económicamente su hogar.

Con el paso de los meses, la pareja empezó a discutir con más frecuencia. Sus vecinos oían a la pareja gritarse a la hora de cenar, pero siempre que preguntaban a Taylor al respecto, ella les mentía para ocultar sus diferencias con su marido.

La joven hizo todo lo posible por salvar su matrimonio, pero Jordan nunca la entendió. Empezó a pensar que ella lo despreciaba porque no era rico. Él pensaba que ella quería vivir con un hombre que le comprara ropa de diseño y bolsos caros. Pero Taylor nunca fue la clase de mujer que disfruta que la mantengan.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Ella no era consciente de lo que pensaba su marido. Hasta que una vez se enzarzaron en una acalorada discusión. Hacia el final de su pelea, Jordan dijo algo que hizo que su mujer rompiera a llorar.

"¡Sé que no quieres vivir con un pobre tipo como yo! Quieres una vida de lujo y un hombre que pueda permitirse vivir contigo en una isla". gritó Jordan. "¡Sé que no soy el que necesitas!".

Taylor no podía creer que él pensara que ella quería un marido rico. Lo único que quería era que su esposo encontrara un trabajo, pero parecía que Jordan no entendía sus sentimientos.

"¡Vete, Jordan!" dijo Taylor mientras las lágrimas rodaban por sus mejillas. "¡Ya no quiero estar contigo!".

Taylor se fue a su dormitorio y dio un portazo. Pasó horas llorando en su cama, herida por las palabras de Jordan. Unas horas más tarde, abrió la puerta y salió de su dormitorio, pero no encontró a su marido por ninguna parte.

Unas semanas después, uno de los amigos de Jordan se puso en contacto con Taylor y le contó algo inesperado.

Lo buscó por todas las habitaciones, pero él no estaba por ninguna parte. ¿Dónde se habría metido? Sin embargo, cuando vio su teléfono en la encimera de la cocina, estuvo segura de que volvería pronto a casa.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Sintiéndose herido, Jordan salió de casa después de discutir con Taylor. Fue a un bar cercano y lloró a lágrima viva sentado en un rincón. Mientras seguía pensando en su relación con Taylor, sintió la mano de alguien en su hombro.

"¿Jordan?" le preguntó una voz familiar. "¿Qué ha pasado?"

Cuando Jordan se dio la vuelta, vio a un viejo conocido del padre de Taylor de pie detrás de él. "¡Eh! Nada. Sólo estaba..." Jordan miró al suelo.

"¿Pasó algo entre Taylor y tú?", preguntó el hombre.

Jordan le miró a los ojos y asintió. Entonces, le contó al hombre todo lo que había sucedido durante los últimos años. Después de escuchar la historia de Jordan, el hombre compartió su opinión.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"Mira, Jordan. Sé que ahora estás furioso, pero piensa en tu relación con la mente serena. ¿Recuerdas cuando empezaste tu negocio? ¿Quién te apoyó más? Fue Taylor, ¿verdad?", preguntó el hombre.

"Ella sabía lo inseguro que te sentías sobre empezar un negocio, pero aun así te apoyó. Tu mujer promocionó tu negocio y te encontró nuevos clientes. Quería que te sintieras feliz. Quería que sonrieras. Apoyó tu negocio porque te quería, Jordan", continuó el hombre.

Jordan asintió y decidió volver a casa para reconciliarse con su mujer. Sin embargo, cuando llegó a casa, Taylor le dijo que no quería saber nada.

"¡He terminado con todo, Jordan!", gritó. "Por favor, vete. No quiero vivir contigo".

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Con el corazón destrozado, Jordan recogió sus pertenencias y se marchó sin decir una palabra. No le dijo adónde iba, ni a ella le importó. Sin embargo, unas semanas después, uno de los amigos de Jordan se puso en contacto con Taylor y le contó algo inesperado.

"¡Es el diario de Jordan!", dijo ella y lo recogió.

"¡Taylor! ¿Sabes dónde está Jordan?", preguntó la amiga.

"No tengo nada que ver con él, hemos terminado. ¿Cómo voy a saberlo?" respondió Taylor en tono severo.

"Lo sé, pero no lo encuentro por ninguna parte. No está en tu casa ni en la granja de su padre. Nadie sabe dónde está", dijo el amigo de Jordan.

Publicidad

Pronto otro de los amigos de Jordan llamó a Taylor y le dijo lo mismo. Cuando los amigos de Jordan se dieron cuenta de que realmente había desaparecido, denunciaron su desaparición en la comisaría local.

Mientras tanto, Taylor pensaba que Jordan estaba siguiendo su corazón. Recordó que una vez le dijo que la dejaría y empezaría una nueva vida en otro lugar. Ella creía que se habría marchado para empezar su vida desde cero.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Unas semanas más tarde, Taylor se sentía deprimida, así que pensó que pasar tiempo al aire libre la ayudaría. Durante los primeros días de su relación con Jordan, solía ir con él a un lugar tranquilo cerca de su finca. Solían sentarse junto a un río y contemplar la puesta de sol. Esta vez condujo sola hasta allí, con la esperanza de sentirse mejor.

Publicidad

Cuando Taylor llegó al lugar, aparcó el coche y caminó hacia el río. Allí vio una barca amarrada, pero lo que más le llamó la atención fue un cuaderno de color azul. "¡Es el diario de Jordan!", dijo y lo levantó.

Cuando lo abrió y leyó lo que Jordan había escrito, comprendió dónde estaba. En una de sus últimas memorias, Jordan lamentaba haberse peleado con su mujer. Escribió:

"Taylor siempre tuvo razón. Tengo que cambiar y ser más responsable. Creo que debería construir una casa en una isla para ella, como dije durante nuestra última discusión. No sé cómo, pero construiré una casa para ella".

¿Una casa en una isla? se preguntó Taylor. Miraba el barco mientras pensaba en la anotación del diario de Jordan cuando de repente se dio cuenta de por qué el barco estaba allí. Levantó la cabeza y miró a través del agua que corría por el río.

"¡La isla del río! Jordan debe de estar allí", dijo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Taylor se subió a la barca sin perder tiempo y cruzó el río para llegar a la isla. Al acercarse a la isla, Taylor vio la estructura de una casa. Una vez en la isla, se dirigió hacia la obra y vio a Jordan trabajando allí.

Entonces, le entregó un recorte de revista a Taylor.

"¿Jordan?" Taylor lo miró con los ojos muy abiertos. Estaba mezclando cemento en un cuenco y se había salpicado un poco en la ropa.

"¡Sabía que me encontrarías!", sonrió.

"¿Por qué haces esto? Nunca dije que quisiera una casa en una isla", Taylor se encogió de hombros.

"Cuando pensé en el tiempo que pasamos juntos, me di cuenta de que no necesitas dinero. Me equivoqué", dijo Taylor. "Necesitabas felicidad. Necesitabas amor. Así que aquí estoy, haciendo esta hermosa casa para ti".

Luego, le entregó un recorte de revista a Taylor. "¿Recuerdas esta casa? Siempre dijiste que querías vivir en una casa que se pareciera a ésta", señaló la casa en el papel.

Publicidad

Las lágrimas empezaron a resbalar por las mejillas de Taylor cuando se dio cuenta de que Jordan estaba haciendo la misma casa para ella. También se alegró de que por fin se diera cuenta de que el dinero no era lo que ella quería.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"Siempre he querido decirte que también puedes hacerme feliz sin dinero. Tus acciones bastan para hacerme sonreír, Jordan", le dijo.

Cuando Jordan terminó su trabajo, le preguntó a Taylor si quería visitar su granja. Cuando aceptó, la llevó y se la enseñó.

"Estoy pensando en restaurar la finca. ¿Ves la tierra de ahí?", señaló hacia un campo. "He plantado allí algunas semillas de hortalizas".

Publicidad

"¡Eso es genial, Jordan! Estoy segura de que harás un gran trabajo". exclamó Taylor.

Luego, Jordan la llevó al otro lado de la finca y le enseñó el ganado que había comprado. "Voy a traer más animales aquí. A mi padre le encantaba criar diferentes especies de pollos y ganado en su granja".

Después de visitar la granja y conocer a Jordan, Taylor se dio cuenta de que él había cambiado. Sintió que se había vuelto más responsable y que le apasionaba revivir la granja de su padre.

Pronto, Taylor se mudó con Jordan a la granja, y vivieron juntos una vida tranquila, lejos del ajetreo de la ciudad. Disfrutaban jugando con los animales, cuidando los cultivos y pescando en el río.

Un año más tarde, el mayor deseo de Taylor se hizo realidad. Estaba embarazada de su primer hijo. Nueve meses después, la pareja dio la bienvenida al mundo a su bebé y vivieron felices.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Se puede ser rico sin tener mucho dinero. La historia de Jordan y Taylor nos enseña que uno puede sentirse rico después de experimentar cosas diferentes. No siempre la ropa cara, la casa y los coches te hacen rico. A veces, tener ciertas personas y experiencias en tu vida vale más que todo el dinero del mundo.
  • Las situaciones difíciles te enseñan valiosas lecciones. Después de vivir alejado de su mujer, Jordan encontró tiempo para reflexionar y se dio cuenta de que necesitaba cambiar. Nunca habría entendido lo que Taylor quería si no se hubiera ido de casa.

Comparte esta historia con tus amigos y familiares. Puede que les inspire y les alegre el día.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Hijo huye de casa a los 16, regresa a los 29 para encontrar sólo una nota en una casa abandonada - Historia del día

07 de mayo de 2024

Brendan Fraser tuvo un divorcio complicado y vivió cerca de una granja de caballos – Encontró el amor de nuevo tras casi 10 años

26 de marzo de 2024

Suegra es confundida con la sirvienta - Historia del día

08 de marzo de 2024

Millonario descubre accidentalmente que su anciana madre vive en un viejo invernadero abandonado - Historia del día

27 de mayo de 2024

Esta chica creció en una choza con 11 hermanos, usando periódicos para mantenerse caliente - Fotos increíbles de su casa ahora

17 de mayo de 2024

Hombre rico en camioneta todoterreno bloquea ambulancia en el tráfico sin saber que su hijo está dentro - Historia del día

06 de junio de 2024

Esposo abandona a esposa en silla de ruedas, unos años después la ve paseando por el parque con otro hombre - Historia del día

08 de mayo de 2024

5 historias de grandes herencias con un giro inesperado de los acontecimientos

06 de mayo de 2024

Niña de 7 años asustaba a su madre porque sabía su secreto

22 de abril de 2024

Mi suegro me regaló una almohada por mi aniversario – Quedé en shock cuando me enteré de sus verdaderas intenciones

30 de mayo de 2024

El regalo de mi madrastra en mis 15 años rompió mi vida en mil pedazos

21 de marzo de 2024

El regalo de mi madrastra en mi 15º cumpleaños destrozó mi vida en mil pedazos

20 de febrero de 2024

Mi exprometida, quien me abandonó durante una enfermedad, llamó a mi nueva y amada esposa la noche de mi boda

14 de abril de 2024

Cajera se entera de que es propietaria de una empresa de 3,8 millones de dólares tras encontrar un testamento a su nombre - Historia del día

13 de junio de 2024