logo
Policía se dirige a una casa. | Foto: flickr.com/St_A_Sh (CC BY 2.0) | Shutterstock
Policía se dirige a una casa. | Foto: flickr.com/St_A_Sh (CC BY 2.0) | Shutterstock

Policía inspecciona casa de anciana a la que no ve desde hace días y oye un código morse detrás de la puerta - Historia del día

Guadalupe Campos
22 mar 2023
15:40

Un joven policía sembraba el caos en el departamento de policía hasta convertirse en el hazmerreír de sus compañeros desde que se incorporó al trabajo. Un día, su torpe destino da un giro de 180 grados cuando visita la casa de una anciana "desaparecida" y escucha código morse detrás de su puerta.

Publicidad

Era una mañana soleada en el departamento de policía cuando Javier, o como lo identificaría su nuevo cargo, el agente Javier, entró en la comisaría con un uniforme impecable y una taza de café humeante en las manos.

Hoy iba a ser un día increíble. Javier no cometería errores y no se tomaría las críticas de sus colegas como algo personal.

"¡Mira, aquí tenemos a Javier el Terrible! ¿Qué vas a arruinar hoy, eh, Javier?", le gritó alguien. El joven no se molestó. Se sentó tranquilamente en la vieja silla frente a su mesa de trabajo y encendió el monitor de su computadora. Pero, como ya habría adivinado, el destino de Javier siempre le jugaba malas pasadas y lo avergonzaba en los momentos más inoportunos.

"¡Maldita sea! ¡Oh, no, no! Dios!", gritó minutos después, tras volcar sin querer la taza de café sobre los expedientes del caso que yacían sobre la mesa.

Los compañeros de Javier estallaron en carcajadas y no se cansaron de burlarse del pobre hombre. Otra vez tenían algo para mofarse de él. Se apresuró a limpiar la mesa y, cuando tiró los pañuelos de papel manchados de café a la papelera, se le llenaron los ojos de lágrimas. Así no era como se había imaginado su vida como policía...

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

El difunto padre de Javier también era policía y le había inculcado el valor de proteger y servir a su comunidad. De niño, Javier se vestía con el enorme uniforme de su padre y se admiraba en el espejo.

"¡Papi! Mira, voy a ser policía como tú", le decía a su padre.

Y el padre de Javier sonreía, asegurándole que lo sería. "¡No hay duda, jovencito! Algún día serás un policía valiente", le decía.

Pero sus palabras resultaron ser sólo parcialmente ciertas. Javier se convirtió en policía, es cierto, pero no se destacaba por su valentía. Era un joven inseguro que acababa de entrar en el cuerpo y si se había hecho un nombre, era por torpe.

Sus colegas decían a menudo que estaba mejor trabajando en una tienda de comestibles, pero Javier estaba empeñado en demostrarles que se equivocaban. Al fin y al cabo, soñaba con ser un policía como su padre. Por desgracia, cuanto más intentaba demostrar su valía, más fracasaba y más problemas tenía.

Una vez esposó a un adolescente que seguía a una señora mayor, confundiéndolo con un ladrón que intentaba robarle su caro bolso. Cuando la señora mayor le vio llevándose al chico, cargó contra él, clavándole y retorciéndole agresivamente el bastón en el vientre, y lo golpeó con el bolso.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"¡Ay! Ay!", gritó Javier.

"¡Es mi sobrino!", gruñó. "¡Piérdete, incompetente!".

La otra vez Javier arrestó a un hombre por romper la cerradura de su vecino, y resultó que el vecino le había pedido que lo hiciera y sacara a su gatita después de haberla encerrado accidentalmente dentro.

Ese era el tipo de lío que Javier había creado desde que se incorporó a la comisaría. Así que mientras sus colegas trabajaban en casos graves, él buscaba perros y gatos desaparecidos y ayudaba a los ancianos del pueblo a proteger su basura de los mapaches.

Quien defiende los valores humanos y ayuda a los necesitados es quien se gana las alabanzas y los corazones.

Publicidad

Mientras Javier volvía a su mesa desde el cubo de la basura, se preguntaba si estaba hecho para ser policía. ¿Qué había conseguido desde el primer día de servicio? Al fin y al cabo, nada digno de mención.

De repente, sonó el teléfono de la comisaría, sacando a Javier de sus deprimidos pensamientos sobre si su carrera como policía estaba condenada al fracaso.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

El oficial Oreiro contestó al teléfono como de costumbre. "¿Sí? ¿Está segura? Enviaremos a alguien a ver cómo está. Entendido, bien. Gracias."

"¡Oh, Javier!" gritó el agente Oreiro, y Javier se volvió hacia él. "Hay una señora... una tal señora Barrera. Resulta que sus vecinos no la han visto en tres días. Suponen que ha desaparecido, aunque casi nunca la veían salir de casa. ¿Te molestaría acompañar a Rivera y comprobar cómo está?".

Publicidad

Javier sonrió y se secó las lágrimas. "¡No me molestaría en absoluto!", exclamó. En realidad, ¡estaba deseando que llegara su primer caso relacionado con un humano! Nada de gatos, perros, ni mapaches tirando la basura esta vez.

"¿Cuántos años tiene?" preguntó el agente Rivera.

"78, que yo recuerde", dijo el agente Oreiro, con los ojos fijos en su ordenador. "Una señora mayor. Parece que vive sola".

"Creo que sé...", empezó Javier, pero el agente Rivera le cortó.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"¡Ah, ya conoces a estos viejos! Probablemente estaba durmiendo en su sótano o algo así y no se dio cuenta de que sonó el timbre. Ya hemos visto casos similares antes, ¿no? ¡Vamos, Oreiro! Tengo otro caso importante y también te necesito en él. Envía a este tonto solo", dijo, señalando a Javier. "No es que haga nada que merezca la pena en la comisaría".

Publicidad

"En realidad, su área cae bajo tu supervisión; por lo tanto, tú y Javier vais a salir juntos", afirmó el agente Oreiro, levantando su fría mirada de la pantalla del ordenador hacia el agente Rivera.

"Miren", explicó el agente Oreiro, "soy su superior y nunca les doy órdenes, pero esta mujer que me llamó parecía tensa y me dijo que normalmente veían a la señora Barrera regando las plantas de su jardín. No lo ha hecho en tres días, y no contesta a la puerta. Y los vecinos han denunciado haber oído golpes y movimientos inusuales en la casa".

"¡Muy bien, da igual!". El agente Rivera puso los ojos en blanco mientras se levantaba, cogía su gorra de policía y salía de la comisaría.

"Mucha suerte, Javier. Por favor, mantenme informado", dijo el agente Oreiro mientras Javier salía corriendo detrás del agente Rivera.

Los dos policías se dirigieron entonces a la casa de la anciana señora Barrera, que tenía un amplio césped, una inmaculada valla blanca y un precioso porche.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Esta señora ha llamado varias veces a la comisaría", dijo Javier en voz baja, mirando la casa por la ventanilla del coche.

"¿Qué?"

"Yo... yo la conozco", dijo Javier mientras se giraba para mirar al agente Rivera. "Esta señora que nos llamó a la comisaría... una vez nos pidió que encontráramos a su gata perdida, pero la gata simplemente estaba merodeando entre los arbustos. Yo se la encontré. Días después, volvió a escaparse, y esta vez, la volví a encontrar entre los arbustos... muerta".

"Por el amor de Dios, Javier, ¿vas a quedarte aquí sentado todo el día narrando historias o vas a ir a ver cómo está esa anciana? ¡Realmente espero que no llegues a vivir hasta los 78! Serás tan odioso como esa anciana". refunfuñó el agente Rivera. "¡No sigas mirándome a la cara ahora! ¡Baja y comprueba si está bien!"

"¿No vienes conmigo?", preguntó, y lo único que obtuvo como respuesta fueron las poco amables palabras del agente Rivera sobre cómo no merecía ser policía. Abatido, Javier fue solo a ver cómo estaba la señora Barrera.

Primero llamó a la puerta de la vecina, que había llamado a la comisaría y expresado su preocupación por la anciana. Dijo que la señora Barrera nunca había faltado a un solo servicio religioso, pero ese domingo no se había presentado en la iglesia y no había regado las plantas de su jardín desde ese día.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Cuando Javier subió los escalones del porche de la casa de la señora Barrera, miró a su alrededor. Nada parecía ir mal. Todo estaba en su sitio y las luces de la casa estaban encendidas, lo que indicaba que la casa no estaba vacía. Javier llamó al timbre y llamó a la puerta.

"¿Señora Barrera? ¿Está ahí?", preguntó. "Soy el agente Javier. Una vez salvé a la gata de su vecina".

No hubo respuesta.

"¡Mire, señora Barrera, si no contesta, tendré que romper la puerta!", gritó. "¿Hay otra forma de entrar en la casa?".

Publicidad

De repente, Javier oyó un débil ruido sordo. Apretó el oído contra la puerta y oyó varios golpes débiles. Algo iba muy mal.

"Señora Barrera, ¿es usted?", preguntó, y volvió a oírse un ruido sordo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Javier sabía qué hacer. "Bueno, señora Barrera, vamos a jugar a un pequeño juego, ¿de acuerdo? Llame a la puerta o dé un golpe si puede oírme".

Oyó un ruido sordo.

"Bien, bien. Muy bien, muy bien. Ahora... ¿está en problemas?"

Hubo otro ruido sordo. Pero antes de que Javier pudiera hacer otra pregunta, se oyeron varios golpes y arañazos, como si alguien arrastrara algo por el suelo.

Publicidad

"¿Qué es eso?" se preguntó Javier. Escuchó el patrón con atención, y sus cejas se arquearon cuando se dio cuenta de lo que era.

"¡Señora Barrera!", gritó. "¿Es un código morse? ¿Está usando los golpes como puntos y los arañazos como rayas?".

SE OYÓ UN RUIDO SORDO.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"¡Bingo!", gritó Javier. "Bueno, señora Barrera, ahora lo que va a hacer es repetir el patrón desde el principio, ¿vale? Tengo un pañuelo en el bolsillo, y..." sacó apresuradamente un pañuelo y un bolígrafo, "Y voy a escribirlo, ¿de acuerdo?".

Javier dio algunas instrucciones a la señora Barrera y anotó los puntos y rayas que intentaba indicar. Los latidos de su corazón se aceleraron cuando miró el pañuelo al terminar de escribir.

Publicidad

"¡AYUDA!" era lo que la señora Barrera intentaba decir. Estaba en peligro.

Javier llamó inmediatamente al agente Rivera para pedirle ayuda, pero el policía veterano no estaba dispuesto a escucharle. "¿Cuánto tardas en controlar a una persona? ¿Te has buscado un nuevo problema? ¿Por qué siempre te metes en líos, Javier? ¿Qué es exactamente esta vez? ¿Es un gato, un ratón, un perro o un mapache en su sótano creando esos ruidos extraños que oyen los vecinos?".

"Agente Rivera", dijo Javier con voz temblorosa. "¡La señora Barrera está en peligro! Ella-ella está pidiendo ayuda en código Morse, y...".

"¿Código Morse?", se rió. "Chico, ¿estás alucinando? Eres demasiado joven para estar tan loco. ¿Crees que una anciana como ella usaría código Morse?".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"¡Lo juro por Dios! Necesito tu ayuda para derribar su puerta. Para estar seguros, voy a llamar a los paramédicos. Me preocupa que no pueda hablar". Javier colgó y marcó a los paramédicos.

"¿Me acaba de colgar?" El agente Rivera saltó de su patrullero y subió corriendo las escaleras de la casa de la señora Barrera, enfurecido. Probablemente le habría dicho unas cuantas cosas más hirientes a Javier si el hombre no le hubiera hecho más preguntas a la señora Barrera y hubiera recibido respuestas en forma de golpes antes de que cesaran los sonidos.

"¡Maldita sea, tenemos que acelerar! ¡Tenemos que romper la puerta!" se dio cuenta el oficial Rivera.

Cuando los dos agentes rompieron la puerta de la Sra. Barrera, la encontraron inconsciente en medio del salón, con su viejo bastón a su lado.

"Probablemente estaba golpeando con el bastón", especuló Javier. El agente Rivera se avergonzó de haber dudado de Javier. Afortunadamente, los paramédicos llegaron al lugar justo a tiempo, y la señora Barrera fue trasladada al hospital.

Los médicos dijeron que si hubieran esperado más para llevarla al hospital, los resultados podrían haber sido desastrosos. La Sra. Barrera se había roto la cadera hacía ya días y estaba tan débil que no podía ni levantarse.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Debido al dolor, apenas podía hablar y, como la puerta estaba fuera de su alcance, no podía abrir. Por suerte, sabía lo que era el código morse y podía usarlo con su bastón. Pero cuando abrieron la puerta, ya no tenía fuerzas y se desmayó.

Javier decidió visitar a la Sra. Barrera y se sorprendió cuando se encontró con el jefe del departamento de policía del estado, que también la estaba visitando. Lo que más le sorprendió fue cuando el oficial superior se le acercó y le estrechó la mano.

"¡Gracias por salvar a la madre de mi difunto colega, oficial!", le dijo. "Seguro que ha visto la foto del agente Barrera en nuestro departamento de policía", añadió al ver la expresión de desconcierto de Javier. Javier asintió.

Publicidad

"El agente Barrera sacrificó su vida en acto de servicio. La señora Barrera vive sola desde su muerte y ninguno de sus familiares la ha visitado. Es la madre del difunto agente Barrera".

"Me siento fatal. Yo tampoco he podido ir a verla a menudo. Pero hoy nos has hecho sentir orgullosos. Le has salvado la vida. Gracias", añadió, y las mejillas de Javier enrojecieron. "Simplemente hice mi trabajo, señor", dijo Javier cortésmente.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"Tu difunto padre estará muy orgulloso de ti, Javier", dijo de repente el jefe de policía. "¡Yo lo conocía! Su hijo siguió sus pasos y se convirtió en un buen oficial como él siempre había querido. Sigue así, oficial Javier".

A Javier casi se le saltan las lágrimas. Nunca se había imaginado que una semana después recibiría tantos elogios o una medalla por su actuación.

Publicidad

Después de que la señora Barrera recibiera el alta del hospital, Javier la visitó un día y se sorprendió al encontrar allí al jefe del departamento de policía. Otra vez.

No imaginaba que el jefe de policía le revelaría algo que lo dejaría sin palabras.

"¡Señor, no esperaba verlo aquí!" Dijo Javier, y su superior no pudo mirarlo a los ojos.

Entonces le reveló a Javier que era sobrino de la señora Barrera y que se sentía avergonzado por no visitarla más a menudo. "Me has abierto los ojos, Javier. No dejaba de posponer las visitas por mi trabajo. Después de lo que pasó, me di cuenta de que podría haberla perdido. Quiero compensarla y visitarla más a menudo".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Javier se sintió fatal por la señora Barrera y empezó a visitarla de vez en cuando, llevándole comida y ayudándola en la casa. A veces lo acompañaba su superior y, con el tiempo, se hicieron amigos.

Durante una de sus visitas, la Sra. Barrera le reveló que su difunto hijo le había enseñado el código Morse, lo que le salvó la vida y dio un giro a la carrera de Javier.

Desde el incidente, todos en el departamento han alabado su valentía y han llegado a admirar y apreciar al policía valiente y seguro de sí mismo que es Javier ahora. Ya no es el hazmerreír, y ha hecho que su difunto padre se sienta orgulloso de él.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Quien defiende los valores humanos y ayuda a los necesitados es quien se gana las alabanzas y los corazones. Todos menospreciaban a Javier y se reían de él por ser un policía incompetente hasta que salvó la vida de la señora Barrera.
  • Nada puede sustituir a una familia, así que aprecia a tus seres queridos. El jefe del departamento de policía se dio cuenta de que se equivocaba al poner el trabajo por encima de la familia cuando estuvo a punto de perder a la señora Barrera.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les sirva de inspiración.

Publicidad

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

3 historias estremecedoras sobre seres queridos fallecidos que, de algún modo, resultan estar vivos

18 de abril de 2024

Papá de 3 que vive en una carpa le da sus últimos $2 a extraño en gasolinera, se despierta siendo dueño de una gran empresa - Historia del día

22 de abril de 2024

Organizo la boda de una mujer rica, el día del evento mi esposo se baja de la limusina del novio - Historia del Día

26 de abril de 2024

Recién nacido llora todo el día sin importar lo que hagan sus padres, después de un tiempo revisan su cuna - Historia del día

17 de mayo de 2024

Esposo infiel acude a cita a ciegas y ve allí a su suegra - Historia del día

05 de junio de 2024

Profesora universitaria vuelve antes a casa y ve a su marido con su alumna en el dormitorio - Historia del día

22 de abril de 2024

¿Está justificada la venganza contra mis padres después de que me robaran más de 15.000 dólares?

05 de julio de 2024

No pude contactar con mi esposo durante días – Luego mi suegra me llamó y me reveló la sorprendente verdad

27 de junio de 2024

Joven de 18 años dejó a su hijo recién nacido en hospital - Historia del día

20 de mayo de 2024

Hombre rico echa a mujer pobre del cumpleaños de su hijo, la vida le enseña una brutal lección - Historia del día

27 de junio de 2024

Mujer pierde a esposo en accidente aéreo, años después se encuentra con él y su madre por casualidad en un supermercado - Historia del día

24 de abril de 2024

Una niña despierta del coma y dice: "Sé la verdad sobre mi madre" - Historia del día

17 de abril de 2024

Cliente me pidió un tatuaje y me enseñó una foto de mis hijos - Historia del día

11 de abril de 2024

Hombre tala un viejo árbol de la familia y encuentra en su interior una profecía de su bisabuelo - Historia del día

13 de junio de 2024