logo
Señora mayor. | Foto: flickr.com/maotx (CC BY-SA 2.0)
Señora mayor. | Foto: flickr.com/maotx (CC BY-SA 2.0)

Hombre ignora el último deseo de su abuela y descubre que es una prueba para heredar su fortuna - Historia del día

Guadalupe Campos
27 mar 2023
12:20

Cuando un chico visitó a su abuela unas semanas antes de su muerte, ésta le dio dinero como herencia y le pidió que lo compartiera con su hermana. En ese momento, el chico prometió compartirlo pero cambió de opinión más tarde, sin saber que se trataba de una prueba de su abuela.

Publicidad

Sam y su hermana Lily vivían con su abuela, Karen, en una pequeña casa. La anciana quería inmensamente a los hijos de su difunta hija. Su aspecto físico y sus personalidades recordaban a Karen a su hija, que perdió la vida a causa de una enfermedad incurable.

Sam y Lily eran aún adolescentes cuando perdieron a su madre. Fue el peor día de sus vidas cuando se despertaron para ir al colegio, pero su madre no estaba de pie en la cocina preparándoles el desayuno. En lugar de eso, estaba tumbada sin vida en su cama como si estuviera disfrutando de la siesta más tranquila de su vida.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Mientras los adolescentes lloraban su pérdida, Karen les abrió los brazos y los invitó a vivir con ella. Le había prometido a su hija que cuidaría de Sam y Lily, y ahora era el momento de cumplirlo.

Publicidad

Con el paso del tiempo, los niños fueron teniendo una relación cada vez más profunda con su abuela. Disfrutaban de su compañía, se reían con ella, compartían sus problemas y le decían lo mucho que echaban de menos a su madre. Aunque Karen estaba contenta de criar a sus nietos, había algo que no dejaba de preocuparla.

Lily era una de las mejores estudiantes de su clase, mientras que a Sam le costaba entender incluso los conceptos más sencillos. La niña siempre ayudaba a Karen con las tareas domésticas después de la escuela, pero Sam salía a jugar con sus amigos hasta la puesta de sol. A Karen le molestaba el contraste de personalidades de sus nietos porque podía prever el futuro y temía que Sam no llegaría lejos en la vida con su actitud descuidada.

Con el paso de los años, los logros académicos de Lily fueron en aumento, mientras que Sam acabó siendo expulsado de la universidad. Él nunca pudo terminar su carrera, pero Lily aprobó con excelentes notas y se incorporó a una gran empresa.

"Sam, quiero darte algo", le dijo.

Mientras Lily cambiaba de trabajo y ganaba dinero, su hermano vagaba por las calles y no tenía objetivos en la vida. Karen se preocupaba por Sam porque le había prometido a su hija que cuidaría de él y le ayudaría a vivir una buena vida. Sin embargo, no veía que eso fuera a ocurrir pronto.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Unos meses después de la graduación de Lily, Karen cayó enferma. Cuando los médicos la examinaron, descubrieron que tenía un cáncer que se había extendido a la mayor parte de su cuerpo. Le dijeron que no podían hacer nada para salvarla.

"Le sugerimos que pase los días que le quedan de vida con sus seres queridos, Karen", le dijo un médico.

Enterarse de que su estado de salud ponía en peligro su vida no fue demasiado impactante para Karen porque sabía que algún día tendría que dejar a sus nietos. Lo único que le preocupaba era Sam. Ella quería que encontrara un trabajo y viviera de forma independiente, pero él no estaba preparado para ello.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Una semana después, Karen llamó a Sam a su habitación mientras Lily estaba en el trabajo.

"Sam, quiero darte algo", le dijo.

"¿Qué es, abuela?" Sam le cogió la mano y la miró preocupada.

"Sabes que no estaré aquí mucho tiempo", dijo mientras abría un sobre marrón. "Quería resolver los asuntos de la herencia antes de irme".

Entonces, Karen sacó montones de billetes de dólar y se los entregó a Sam. "Aquí tienes, cariño", le dijo.

"Llévate todos mis ahorros, pero recuerda compartirlos con tu hermana".

A Sam le brillaron los ojos al mirar el dinero que le había dado su abuela. Nunca esperó heredar de ella una suma tan enorme y se sintió inmensamente agradecido.

"No te preocupes, abuela", le acarició la mano. "Te prometo que compartiré la mitad de tus ahorros con Lily. Te lo prometo".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Unas semanas más tarde, Karen falleció silenciosamente mientras dormía, dejando solos a sus nietos. Tras su muerte, Sam rompió su promesa y nunca compartió el dinero con Lily. Como no tenía trabajo, lo consideró una oportunidad para no trabajar y llevó un estilo de vida terriblemente perezoso.

Sam se quedaba en casa todo el día y se gastaba el dinero que le dejaba su abuela. El chico pensaba que compartirlo con Lily no era una buena idea, así que nunca le habló de ello. Poco sabía él que Karen le había pedido que lo compartiera porque quería ponerlo a prueba. No tenía ni idea de que ella había planeado algo grande para él.

Después de gastarse todo el dinero, Sam acabó quedándose sin fondos unos años más tarde. Cuando ni siquiera tenía dinero para comprar alimentos, se vio obligado a ponerse en contacto con Lily.

Sintiéndose avergonzado, Sam llamó a la puerta de su hermana, esperando que se alegrara de verle. "¡Hola, Lily!", le sonrió, pero ella no lo hizo porque sabía por qué estaba allí.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Después de trabajar en varias empresas, Lily finalmente montó su propio negocio. Abrió una tienda para niños que pronto se convirtió en una de las mejores de la ciudad, atrayendo también a clientes de los pueblos vecinos. Como Sam estaba al corriente del floreciente negocio de su hermana, pensó que ella le prestaría dinero fácilmente.

"Lily, tu vida es muy buena", le dijo mirándola a los ojos. "Tienes un negocio rentable y vives en este espacioso apartamento. Tienes todas las cosas buenas de la vida, ¿verdad?".

"Tienes razón, Sam", respondió Lily con severidad. "Pero sabes lo duro que he trabajado para conseguirlo. Mi vida no ha sido fácil".

"Me alegro mucho por ti, hermana", Sam jugueteaba con su teléfono.

"Me preguntaba si podrías prestarme algo de dinero. Te lo devolveré lo antes posible".

"Sam, escúchame", Lily sujetó el hombro de su hermano. "Has arruinado tu vida con tus malos hábitos. Por favor, consigue un trabajo y gana dinero. Sólo tú puedes salvar tu vida porque nadie hará que las cosas funcionen para ti".

"¿Me prestarás dinero o no?". Sam frunció el ceño.

Publicidad

"No puedo, Sam", respondió ella. "Quiero que ganes dinero tú mismo, para que dejes de darlo por sentado. Sé que gastarás todo mi dinero en el juego y la bebida".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

De repente, Lily oyó hervir la tetera, así que corrió hacia la cocina para apagar el fuego. Una vez que salió, Sam se dirigió a su habitación para robar dinero. Sin embargo, se quedó de piedra cuando abrió el cajón de su armario y vio un documento dentro.

"¿Qué es esto?", dijo mientras abría el sobre.

Dentro, vio documentos que decían que su abuela había dejado una enorme herencia a Lily. Le sorprendió saber que Karen le había mentido sobre sus ahorros. Pensó que le había dejado una miseria comparado con lo que Lily le había heredado.

Publicidad

"¡No puedo creer que me hayas hecho esto, abuela!", gritó y salió dando pisotones del dormitorio de su hermana.

"¡LILY!" gritó. "¿Qué es esto? ¿Por qué no me lo contaste antes?"

"Escúchame, Sam", intentó calmarlo. "No es lo que..."

"¡Ya sé de qué se trata!", gritó. "¡La Pequeña Señorita Perfección se lo quitó todo a la abuela y abrió su tienda! ¡Tú y la abuela me traicionaron! ¿Y qué conseguí yo? Nada!"

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

En lugar de pelearse con su hermano, Lily manejó la situación con calma y replicó: "¿Y el dinero que te dejó la abuela? ¿Dónde está? No lo compartiste conmigo".

Publicidad

Sam se quedó estupefacto al saber que su hermana sabía del dinero que le había dado Karen. La miró con los ojos muy abiertos, incapaz de pronunciar palabra.

"Creía que lo compartirías conmigo porque pensaba que tu voz interior te obligaría a hacerlo", dijo Lily. "Te esperé todos estos años, con la esperanza de que llamaras o llamaras a mi puerta para darme mi parte. Pero, ¿adivina qué? Te lo gastaste todo en ti".

"Sé que querías vengarte, Sam", dijo con lágrimas en los ojos.

"Si hubieras compartido la mitad de tu dinero conmigo, te habría dado la mitad de la herencia que me dejó la abuela", Lily sacudió la cabeza. "Pero lo malgastaste todo y no compartiste nada. Es culpa tuya".

Resultó que Karen le dijo a Lily que le diera la mitad de la herencia a Sam si compartía el dinero con ella. La anciana ideó este plan para darle una lección a Sam pero no tenía ni idea de que su nieto malgastaría todo el dinero.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Después de escuchar la historia de Lily, Sam salió de su casa sin decir una palabra. Estaba enfadado y se sentía traicionado tras enterarse de que Karen y Lily le habían ocultado un secreto. Mientras tanto, Lily se preparó una taza de té y estaba viendo la televisión cuando oyó sonar su teléfono.

"¡Hola! ¿Hablo con Lily?", habló un hombre desconocido desde el otro lado.

"Sí, soy yo", respondió Lily mientras intentaba reconocer la voz del hombre.

"Llamo de la oficina de la policía local", dijo el policía. "Un atracador intentó entrar en su tienda, pero le hemos atrapado a tiempo. Está bajo nuestra custodia, así que necesitamos que venga lo antes posible".

¡Debe de ser Sam! pensó Lily mientras salía de su casa para dirigirse a la comisaría. Condujo rápidamente hasta allí y pidió a los policías que le dejaran marchar. Se negó a abrir un expediente contra Sam y le esperó en la calle, fuera de la comisaría.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Una vez que Sam fue liberado, Lily le pidió que se sentara dentro de su coche. "Sé que querías vengarte, Sam", le dijo con lágrimas en los ojos. "Aquí tienes algo que tengo para ti".

Se volvió hacia el asiento trasero y sacó una maleta llena de billetes, joyas y documentos. "Esta es tu parte de la herencia que dejó la abuela. No cogí nada de ella excepto dinero para reparar mi tienda".

Sam se quedó estupefacto cuando miró los montones de billetes. No podía creer que su hermana hubiera guardado su parte con ella.

"Tú querías esto, ¿verdad? Coge tu parte y vete, ¡por favor!" ella apartó la mirada de él mientras las lágrimas resbalaban por sus mejillas. "Olvídate de mí. Olvídate de que hay alguien que todavía se preocupa por ti y te quiere tanto. No te molestaré y espero que tú hagas lo mismo".

Sam abrió la puerta y salió del coche con la maleta en la mano. Se dirigió a casa y la abrió en su habitación.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"¡Dios mío!", dijo cuando cogió las joyas de Karen y las miró detenidamente. "Esto debe valer un millón de dólares. No puedo creer que me hubieras dejado esto, abuela".

Después de mirar detenidamente el contenido de la maleta, Sam se dio cuenta de que su parte en la herencia de Karen era unas cincuenta veces mayor que el dinero que ella le había dejado. De repente, una oleada de culpabilidad lo envolvió al pensar en lo que le había hecho a su hermana.

"Ella ahorró mi parte, pero yo no pude ahorrar los pocos dólares que la abuela me pidió que le diera", dijo mirando al suelo.

"Lo siento, pero le fallé a la abuela. Le he fallado. No soy más que un avaro".

Al día siguiente, Lily fue a su tienda, preocupada por reparar la ventana de cristal y limpiar el desastre que Sam había creado. Sin embargo, sus preocupaciones desaparecieron cuando entró en su tienda y vio a su hermano menor limpiándola.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"¿Qué haces aquí?", le preguntó. "Pensé que había sido clara sobre lo que quería".

"Lo siento, Lily", se disculpó Sam mientras bajaba la mirada. "Quería devolverte la maleta que me diste ayer. Creo que no merezco quedarme con la herencia".

"¿Qué estás diciendo?" Lily estaba confundida.

"Quiero trabajar en tu tienda como tu empleado, Lily", dijo. "Tenías razón. Necesito trabajar y tener dinero que yo mismo me haya esforzado para ganar. Si no, doy por sentado y me lo gasto en cosas inútiles. Por favor, permítame trabajar aquí y conservar mi parte de herencia con usted".

Con lágrimas en los ojos, Lily aceptó la idea de su hermano y lo contrató como empleado a tiempo completo. Se quedó con la maleta, con la esperanza de devolvérsela una vez que empezara a llevar un estilo de vida mejor.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • La codicia no le llevará a ninguna parte. La codicia de Sam le hizo feliz durante unos años en los que gastaba el dinero como quería, pero pronto aprendió que su felicidad era temporal. Al final tuvo que cambiar su estilo de vida porque su avaricia no le llevaba a ninguna parte.
  • A veces, hay que ser estricto para dar una lección a los seres queridos. Karen podría haberle dado a Sam toda su parte antes de morir, pero no lo hizo porque quería ponerle a prueba. Mientras tanto, Lily tampoco ayudó a Sam a pesar de saber que estaba en problemas porque quería que se diera cuenta de su error.

Comparte esta historia con tus amigos y familiares. Puede que les inspire y les alegre el día.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Linda hereda los relojes antiguos de su abuela y su codicioso hermano se queda con la casa, resulta que ella recibió casi 200 mil dólares - Historia del día

05 de junio de 2024

Mi mamá usó mi herencia a pesar de mis objeciones, así que decidí darle una lección - ¿Es justificada mi venganza?

16 de abril de 2024

Niño se esconde en una casa espeluznante durante una tormenta y encuentra su foto entre las pertenencias del inquilino - Historia del día

25 de junio de 2024

Mi padre me dejó su mansión mientras su nueva esposa y su hija sólo recibían 10.000 dólares cada una

18 de abril de 2024

Mi familia me desheredó y me echó de casa - Años después, me hicieron heredero único de todo lo que tienen

10 de mayo de 2024

Serví a una mujer que se burló de mí durante toda la escuela y por fin me vengué después de 20 años

17 de mayo de 2024

Oí a mis padres susurrar sobre mí, creyendo que estaba dormida – Su mentira destrozó mi vida

08 de junio de 2024

Mi madre me abandonó nada más nacer - 21 años después, mi abuela me dio una llave suya con respuestas

17 de abril de 2024

El hijo menor de un hombre no hereda nada más que un viejo baúl y sus hermanos se burlan de él, las cosas cambian cuando mira en su interior

26 de abril de 2024

3 historias sobre herencias familiares que dieron un giro inesperado

13 de marzo de 2024

Elegí un viejo álbum de fotos en lugar de $10.000 que mi abuelo me dejó en herencia — Su secreto cambió mi vida

22 de junio de 2024

Mi hijo de 5 años empezó a evitar a su madre - Su razón me preocupó mucho, así que enfrenté a mi esposa

11 de marzo de 2024

Fui la única que fue al almuerzo de cumpleaños de mi abuela - Después de ver sus lágrimas, le di una lección a mi familia

06 de junio de 2024

Esposo se burla de su mujer que sigue dando dinero a su madre pobre hasta que ella le devuelve el golpe - Historia del día

08 de julio de 2024