logo
Mendigo en la calle | Foto: Flickr.com/Mussi Katz (Public Domain)
Mendigo en la calle | Foto: Flickr.com/Mussi Katz (Public Domain)

Hombre rico llega a un restaurante y ve a su hermano gemelo mendigando delante de él - Historia del día

Susana Nunez
28 mar 2023
18:00

Los hermanos gemelos Jack y Rick se separaron para siempre, tras una crisis familiar. ¿Qué ocurrirá años después, cuando uno de los hermanos, que ahora es rico, se cruce con su gemelo mendigando delante de un restaurante?

Publicidad

Altas estanterías de caoba atestadas de gruesos volúmenes, una mesa central de madera dura y tres sillas de terciopelo rojo ocupaban la biblioteca. Era donde el abuelo Samuel de Jack y Rick les leía todas las tardes.

Al crecer, los dos hermanos estuvieron rodeados de libros porque su abuelo era un lector voraz. Los padres de Jack y Rick estaban demasiado absortos con sus trabajos, así que Samuel estaba a cargo de cuidar de los chicos.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Aunque a Rick y Jack les encantaba su abuelo Samuel, no siempre se comportaban de la mejor manera. Sacar de quicio a su abuelo era uno de sus pasatiempos favoritos.

"¡Abuelo! ¡Abuelo! Mira, hay algo detrás de ti".

Publicidad

Mientras el abuelo Samuel se perdía averiguando qué había detrás de él, los dos chicos desaparecían de la biblioteca. Definitivamente, no compartían el amor de su abuelo por los libros ni la lectura.

Sin embargo, el anciano tenía mucha experiencia criando niños. Así que, mientras sus nietos se dedicaban a hacer travesuras, Samuel urdía un plan para domarlos.

Una noche, llamó a los chicos a la biblioteca y les dijo: "Bueno, chicos. Tengo algo que decirles. A partir de hoy, quien se siente conmigo en mi biblioteca y me deje leerle, ¡tendrá el mejor regalo en Navidad! El que no lo haga, se irá a casa con las manos vacías".

Los dos niños intercambiaron miradas y, a partir de la tarde siguiente, en su afán por conseguir el mejor regalo de Navidad, empezaron a frecuentar la biblioteca. Pero el paso del tiempo es implacable, y Samuel comenzó a sufrir las consecuencias del envejecimiento.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Su salud se volvió frágil y, finalmente, enfermó terriblemente. Sus débiles manos ya no podían sostener los grandes y pesados libros que solía leer, y en algún momento supo que había llegado su hora. En sus últimos días pasó todo el tiempo con sus nietos.

Un día, Samuel se quedó dormido mientras leía un libro a Jack y Rick, y ya no volvió a despertarse. Su amor por los libros no se desvaneció hasta su último aliento, y lo último que dijo a sus nietos fue:

"En los libros hay sabiduría, y la sabiduría es el verdadero tesoro, chicos".

Antes de que Jack y Rick se dieran cuenta, habían pasado años desde la muerte del abuelo Samuel. Ahora eran adultos, y no compartían la misma pasión por los libros y la sabiduría que su difunto abuelo.

Los padres de Jack y Rick habían creado un pequeño negocio familiar que bastaba para mantenerlos a flote, pero en los últimos años había estado perdiendo dinero. Así que sentaron a sus hijos un día y les dijeron que de ellos dependía salvarlo.

"Nuestros ahorros casi se han agotado y no creemos que podamos seguir así", admitió su padre con impotencia. "Necesitamos de su ayuda, chicos".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

"Pero papá", dijo Jack. "Nunca fuimos a la universidad, ¡y no tenemos ni idea de cómo llevar un negocio!".

"A veces, en la vida, las circunstancias te empujan a hacer lo mejor posible, Jack", dijo su padre. "Cuento con ustedes porque, francamente, ni su madre ni yo no podemos mantenerlos por más tiempo".

Jack y Rick habían sido dependientes casi toda su vida, y que su padre les pidiera de repente que asumieran las responsabilidades les preocupaba mucho. ¿Cómo iban a hacerlo si nunca habían tenido que mover un dedo para nada?

"Es hora de que recurramos a la biblioteca del abuelo, Rick", dijo Jack una tarde. "Tiene muchos libros allí, y seguro que encontramos algo que nos ayude. Lamentablemente, ambos perdimos las becas universitarias".

Rick se encogió de hombros. "No lo dices en serio, ¿verdad? Espero que no".

"¿Qué quieres decir? Claro que lo digo en serio", insistió Jack.

"¿De verdad crees que leer unos cuantos libros nos hará tan listos que seremos capaces de llevar los negocios de papá? ¡Ni siquiera papá, que tiene tantos años de experiencia, pudo hacerlo, Jack! ¿Cómo lo haremos nosotros?".

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

"¡Pues tenemos que intentarlo!", dijo Jack. "¡No podemos quedarnos aquí sentados esperando un milagro que salve el negocio!".

"¡Mucha suerte, hermano!" Rick sonrió. "Pero no me apetece estudiar los libros que nos leyó el abuelo. Me costó mucho escapar de aquello, ¡y no pienso volver allí! He terminado con eso!".

Unos días después, Rick se había ido. Se desvaneció en el aire. Cuando Jack volvió a casa aquel día, encontró a su madre sollozando por los ahorros que les habían robado; luego descubrió una nota en la que decía que no estaba dispuesto a vivir en la pobreza.

Explicaba que no quería ser un perdedor; tampoco quería quedarse allí e intentar salvar la empresa de su padre, que estaba a punto de quebrar.

Publicidad

Jack se quedó solo con sus padres mayores e indefensos, un negocio que se hundía y ninguna idea sobre qué hacer a continuación. Pero había una cosa que aún tenía: los libros de Samuel. Cuando visitó la vieja biblioteca de su abuelo, la visión de los libros cubiertos de polvo le hizo llorar.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Allí habían sido tan felices jugando, leyendo y pasando el tiempo con Samuel. ¡Cómo echaba de menos aquellos días! Jack buscó a su alrededor un plumero y ordenó unas cuantas estanterías antes de elegir un libro para leer. Al abrirlo, se sorprendió de lo que encontró dentro. Un billete de un dólar pegado a la delgada y amarillenta hoja crujiente.

"¿Guardaba el abuelo sus ahorros en sus queridos libros?", se rio mientras hojeaba la página siguiente. "¿Otro billete?". Al pasar a la página siguiente y a la siguiente, Jack encontró dentro varios billetes de un dólar.

Publicidad

Por un momento no podía creer lo que veían sus ojos. ¿Tendrían dinero todos los libros de aquí? Para comprobarlo, Jack eligió unos cuantos libros al azar y ¡encontró dinero en ellos!

"¿Por qué guardaba aquí el dinero el abuelo?", se preguntó. No había ninguna nota, ¡no había forma de explicarlo!

Pensando que se trataba de un enigma, Jack empezó a leer los libros. Los leía día y noche, y al cabo de un año casi había casi la mitad de la biblioteca. Aún no había gastado el dinero que guardaba en ellos, pues sabía que necesitaba resolver el misterio que había detrás.

Fue durante ese tiempo cuando Jack también desarrolló un interés por los libros de ciencia, en particular por las ciencias biológicas. Se preguntó por qué no se había planteado leer esos libros antes y siguió adelante.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Poco después, les dijo a sus padres que no podría ayudarles en su negocio, pero que se convertiría en un médico de éxito y les haría sentirse orgullosos. Para entonces, el negocio de sus padres había quebrado, y Jack aceptó trabajos a tiempo parcial para mantener a su familia.

Pasó el tiempo y, unos meses más tarde, Jack solicitó una beca. No tenía ninguna esperanza de conseguirla, pero lo dio todo y no podía creer cuando se la concedieron. Los libros de Samuel habían cambiado su vida de Jack.

Así que trabajó muy duro para los exámenes de acceso a la universidad, y ¡fue aceptado por una docena! Eligió la universidad más cercana a su casa, para poder estar cerca de sus padres y apoyarlos mientras trabajaba en sus sueños.

Mientras tanto, no había olvidado a su hermano gemelo. Durante años, Jack intentó encontrar a Rick en las redes sociales, volvió a visitar los viejos lugares donde salían de niños e incluso se mantuvo en contacto con sus amigos, con la esperanza de que hubiera alguna señal de él.

Por desgracia, no pudo encontrarlo. Pasaron otro par de años y, una vez que Jack se graduó, montó un laboratorio de investigación con el dinero que había encontrado en la biblioteca de Samuel.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Era su forma de rendir homenaje a su difunto abuelo, que había sido decisivo en su éxito y en todo lo que había conseguido en la vida, y de promover la investigación clínica como médico. Al fin y al cabo, si no hubiera sido por sus libros, Jack nunca habría descubierto su interés ni de lo que era capaz.

El día de la inauguración del laboratorio, Jack estuvo sentado un rato a solas, con uno de sus libros favoritos que había encontrado en la biblioteca de Samuel. Aquel día, se dio cuenta de que por fin había resuelto el enigma del dinero en los libros de su abuelo.

Samuel había dejado el dinero en sus volúmenes para incentivarlos a que leyeran. Ya no podía hacerles regalos de Navidad, así que había ideado una técnica para asegurarse de que siguieran leyendo y se convirtieran en sabios.

Publicidad

"Pobre Rick", reflexionó Jack. "Si se hubiera quedado, se habría dado cuenta de que el abuelo nos había dejado un tesoro en su vieja biblioteca".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Pasaron dos años y las cosas le iban de maravilla a Jack. Su laboratorio crecía y se expandía, y había abierto múltiples sucursales por todo el estado. También planeaba ampliarlo por el país, y durante una reunión de inversores conoció al amor de su vida.

Ariel era guapa, trabajadora y despreocupada. Ella estaba encantada con los ojos avellana y la sonrisa encantadora de Jack, pero él se enamoró de ella casi de inmediato. Estaba tan cautivado que decidió que quería pasar el resto de su vida a su lado.

Publicidad

Un día, fueron a un restaurante para almorzar. Ariel se dirigió al interior, pero los pies de Jack se negaban a moverse. Permaneció inmóvil, incapaz de apartar la mirada del hombre desaliñado que había delante del restaurante, pidiendo dinero a los transeúntes.

"¿Rick?", se preguntó Jack a sí mismo. "Es mi hermano, ¿verdad?".

Aunque el rostro del hombre estaba marcado por las arrugas y vestía ropas harapientas, Jack podía reconocer al hermano gemelo con el que había crecido. Tampoco podía olvidar la cara de tonto que tenía su hermano.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

"Rick, ¿qué… qué te ha pasado?", preguntó Jack, acercándose a él. El pobre hombre tenía lágrimas en los ojos.

Publicidad

"¡Oh, Jack!", sollozó Rick, rodeando a su hermano con los brazos después de mucho tiempo. "¡No puedo creer que seas tú! Yo… Nunca pensé que volvería a verte!".

Al darse cuenta de que su hermano llevaba un traje caro y acababa de estropearlo, Rick se apartó. "Lo siento", susurró. "No pretendía estropearte la ropa".

"¿De qué estás hablando? Ven aquí!", dijo Jack mientras lo abrazaba. Sus lágrimas no cesaban mientras le explicaba a Rick lo mucho que había intentado encontrarlo.

Ariel salió del restaurante buscando a su novio y se sorprendió al verlo abrazado a un vagabundo.

"¡Cariño!", gritó. "¿Qué haces? ¿Por qué abrazas a este hombre?".

"¡Es Rick!", dijo Jack llorando. "¿Recuerdas que te hablé de mi hermano desaparecido hace años? Lo encontré y no puedo expresar lo contento que estoy".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Aunque su cita estaba arruinada, Ariel sabía lo mucho que había anhelado reencontrarse con Rick. Se despidió y prometieron hablarse más tarde. Jack pensó que podía estar disgustada, pero en ese momento lo único que le importaba era que su hermano perdido hacía mucho tiempo, estaba sano y salvo.

"Rick, ¿sabes siquiera lo que pasó después de que te fueras? El abuelo nos dejó su posesión más preciada. Sus libros… ¡Transformaron mi vida!".

La expresión de Rick se ensombreció cuando Jack siguió hablándole del dinero que había encontrado y de cómo le habían ayudado los libros.

"¿Así que te gastaste el dinero del abuelo sin pensar en mí?", preguntó Rick. "Eso fue muy egoísta por tu parte. El abuelo dejó la herencia para los dos. ¿Cómo pudiste gastártelo todo tú solo? Tienes esta gran vida gracias a su dinero".

"¿Te estás escuchando, Rick?", dijo Jack, irritado.

"¿Qué? ¡Solo estoy diciendo la verdad!".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

"Nunca quise el dinero del abuelo, Rick", explicó Jack, "y no lo gasté, lo invertí después de que me gradué en la universidad. Me mantuve a mí mismo, a mamá y a papá durante todo ese tiempo".

"Hay muchos más libros en la biblioteca del abuelo que ni siquiera he abierto. Revísalos por ti mismo, seguro que tienen lo que buscas. Pero créeme, el verdadero tesoro es el conocimiento que contienen esos libros, hermano".

Rick estaba más que contento de volver a la biblioteca porque su afán por el dinero no se había desvanecido con los años. Y una vez que encontró lo que buscaba, se alegró muchísimo. Pero esa riqueza no le duró mucho.

Rick utilizó los libros para mantenerse a flote en lugar de para adquirir conocimientos, y pronto se encontró en la misma situación, mendigando para ganarse la vida. En ese momento, se dio cuenta de que por qué Jack había triunfado. Había sabido aprovechar la verdadera riqueza de los libros.

Así, mientras Jack planea su boda con Ariel, Rick reflexiona sobre sus errores e intenta cambiar. Solo el tiempo dirá cómo le salen las cosas. Y desde el cielo, el abuelo Samuel sonríe satisfecho de haberle enseñado el camino correcto a sus traviesos y queridos nietos.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Cuando eliges el camino equivocado, debes asumir las consecuencias. Rick nunca se centró en superarse, ni siquiera después de volver a visitar la biblioteca de su abuelo, lo que le llevó de nuevo a la pobreza.
  • Los abuelos son una fuente infinita de amor y sabiduría. Los libros de Samuel cambiaron la vida de Jack y le hicieron triunfar porque se descubrió su verdadero valor.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Trabajador insolente menospreció a mi esposa, que trabaja limpiando oficinas - Me enfurecí y lo puse en su lugar

18 de junio de 2024

Conductor de autobús encuentra a un niño abandonado en el asiento trasero que dice ser su hijo - Historia del día

24 de junio de 2024

Hijo retira invitación a boda a su madre por negarse a regalarle $8.300 - Historia del día

06 de junio de 2024

Mi esposo me echó de casa cuando estaba embarazada — Mi venganza le hizo caer de rodillas

22 de junio de 2024

Eché a mis abuelos, que me criaron, de mi graduación — El karma me dio rápidamente una lección

02 de julio de 2024

Bloqueé a un hombre después de que me comprara una cena de más de $600 – Resultó que intentó advertirme

31 de mayo de 2024

Hombre rico le quita novia a un pobre y la vida lo castiga - Historia del día

17 de mayo de 2024

3 historias sobre hallazgos inesperados en casas antiguas y baratas

11 de abril de 2024

Mis padres me quitaron la herencia del abuelo para la universidad sin ni siquiera preguntar, pero la vida les demostró que se equivocaron

28 de abril de 2024

Serví a una mujer que se burló de mí durante toda la escuela y por fin me vengué después de 20 años

17 de mayo de 2024

Oí susurrar a mi esposo y a nuestra niñera - El secreto que ocultaban destruyó todo en lo que creía

13 de mayo de 2024

Acabo de hacer "match" con mi difunta esposa en Tinder

03 de abril de 2024

Padre soltero adopta a un niño con síndrome de Down que nadie quería, y años después se entera de que el niño ha heredado 1,2 millones de dólares - Historia del día

24 de junio de 2024

A anciano le prohíben ir a la boda de su nieta cuando sus hijos descubren que trabaja de conserje - Historia del día

13 de mayo de 2024