logo
Niño con salvavidas frente al mar. | Foto: Shutterstock
Niño con salvavidas frente al mar. | Foto: Shutterstock

Niño que quería ser socorrista como su difunto papá salva a una niña que se ahogaba y luego recibe una caja de su mamá - Historia del día

Guadalupe Campos
29 may 2023
00:10

Daniel salvó a una niña de morir ahogada tras haber observado a su padre como socorrista durante años. No esperaba nada a cambio, pero recibió algo que cambió su vida para siempre al día siguiente del incidente.

Publicidad

Daniel sólo tenía diez años, pero ya sabía lo que quería ser de mayor. Su padre trabajaba como socorrista en una playa muy concurrida y él quería ser como él: valiente, intrépido y arrojado.

Desde que tenía cinco años, Daniel ya sabía nadar en mar abierto. Desde entonces, solía acompañar a su padre en sus turnos de socorrista para ayudarle a asegurarse de que todo el mundo estaba bien; incluso tenía su propio salvavidas infantil.

Por desgracia, su padre murió cuando él tenía nueve años. Tuvo que hacer un rescate en medio de una tormenta, porque la barca de un pescador volcó no muy lejos de la costa.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

La corriente era demasiado fuerte y también volcó su propia barca. Ni él ni las personas a las que intentaba rescatar llegaron a la orilla.

Publicidad

La pérdida fue desgarradora para Daniel y su familia. Lloró durante semanas, preguntándose por qué el océano, que tanto amaban él y su padre, tenía que llevarse a su propio héroe.

A pesar de la pérdida, nunca renunció a su sueño de ser socorrista. Pensó que era una buena forma de honrar a su heroico padre y todo lo que había hecho por los demás.

Desde ese día, cuando Daniel tenía tiempo libre, servía en la playa en lugar de su padre. Ayudaba al nuevo socorrista, y todos los que frecuentaban la playa ya sabían quién era.

Durante sus turnos, paseaba por la playa recordando los momentos especiales que había vivido con su padre. Recordaba la primera vez que su padre le llevó a una misión de rescate, la primera vez que salvó a un niño de ahogarse en la orilla y la vez que su padre y sus colegas le regalaron su propio salvavidas.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Un día especialmente tranquilo, el socorrista abandonó su puesto y le pidió a Daniel que se pusiera a cubierto un par de minutos. Él accedió, ya que no había mucha gente en la playa en ese momento.

Se sentó en la silla del socorrista, hablando en silencio con su padre en el cielo. "Estoy sentado en tu silla, papá", le dijo. "No te preocupes, me aseguraré de que siempre esté en buenas manos", le dijo con una sonrisa en la cara.

Sus pensamientos se vieron interrumpidos por una bandada de gente que llegaba de repente. Era un grupo de unas tres familias con sus hijos pequeños. Siguió rememorando sus días en la playa con su padre mientras observaba a los adultos jugando al voleibol en la arena y a los niños construyendo castillos de arena.

Al cabo de un rato, sus pensamientos se vieron interrumpidos por los gritos de socorro de una niña. La niña se adentraba en el mar y las olas eran demasiado fuertes para que su madre pudiera salvarla.

Daniel la vio agitar las manos en el aire y corrió sin dudarlo, llevando su salvavidas. "¡Quédense ahí!", advirtió a los adultos cuando vieron que la niña se alejaba de la orilla.

Las olas eran cada vez más fuertes, pues se acercaba la pleamar, pero él estaba bien preparado para la ocasión. Las fuertes olas y el repentino chorro de viento fuerte aterrorizaron a Daniel, pero se acordó de su padre y de su afán por ser como él. "Eres fuerte. Eres valiente. Puedes con esto", se decía a sí mismo mientras corría a enfrentarse a las olas.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Daniel nadó contracorriente hasta que estuvo lo bastante cerca como para lanzar su salvavidas hacia la chica. "¡Agárrate fuerte!", le gritó con todas sus fuerzas, y empezó a remar hacia la orilla mientras tiraba del salvavidas que la llevaba.

Le costó llegar a la orilla debido a la corriente, pero se esforzó para asegurarse de que salieran con vida. Cuando llegaron a la orilla, Daniel se tumbó en la arena para recuperar el aliento. Después de ver a la niña reunirse con su madre en un cálido abrazo, cerró los ojos y se quedó dormido en la orilla.

Al cabo de un rato, le despertó el socorrista de guardia. "Siento mucho haberte dejado tanto tiempo, Daniel. No sabía que iba a hacer mal tiempo", se disculpó. "¿Estás bien?".

Publicidad

Daniel asintió y siguió observando a la mujer y a la niña que acababa de salvar. La madre no tardó en acercarse a él con lágrimas en los ojos. "Muchas gracias por salvar a nuestra niña", gritó abrazando a Daniel.

"No hay de qué. Por favor, tenga cuidado y vigile a los niños. La corriente es cada vez más fuerte", advirtió al grupo antes de volver a su puesto de socorrista con el socorrista de guardia.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Daniel se quedó en casa al día siguiente porque no se encontraba bien. Su madre, Annie, le estaba dando de comer en la cama una deliciosa sopa de pollo con fideos cuando oyeron el timbre.

Su madre salió de su habitación para comprobar quién era y Daniel miró por la ventana. Se sorprendió al ver a la niña que había salvado junto con su madre.

Publicidad

Salió de su habitación para ver qué necesitaban, pero vio una expresión de puro horror en la cara de su madre cuando bajaba las escaleras. La madre reconoció a la mujer, pero por una razón totalmente diferente.

"Linda, hola. ¿En qué puedo ayudarte?" preguntó Annie, todavía sorprendida de que estuvieran en su puerta.

"He venido a decirle gracias a Daniel. Hoy hemos ido a la playa esperando que estuviera allí, pero el socorrista nos ha dicho que vivía aquí. Me sorprendió que ya conociera la dirección", respondió la mujer.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"Su hijo salvó la vida de mi hija. Le debo mucho... Le debo mucho a su familia. No sé qué habría hecho si también hubiera perdido a mi hija. Sé que su esposo hizo todo lo posible por salvar a mi marido aquella noche", dijo Linda, con los ojos llenos de lágrimas.

Publicidad

"Se parece a su padre. Estoy muy orgullosa de él", dijo Annie, mirando a su hijo desde donde estaba en la escalera. "Por favor, acompáñanos a cenar. Acabo de terminar de cocinar espaguetis".

Linda y Emma accedieron encantadas y se sentaron con Daniel y Annie a la mesa. Mientras comían, Linda le entregó una caja a Daniel.

"Pudieron recuperar algunos objetos de mi esposo en la orilla la noche en que falleció. Creo que deben de haber mezclado algunos y esto podría haber pertenecido a tu padre", explicó mientras se lo pasaba.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Daniel abrió la caja y vio el viejo silbato rojo de su padre. Tenía una "D + A" grabada en el lateral, simbolizando "Daniel" y "Annie". Se echó a llorar al recordar a su padre.

Entonces vio un sobre dentro de la caja, pero Linda le impidió abrirlo. "Por favor, me gustaría que lo abrieras cuando nos hayamos ido a casa. Sólo quería darte las gracias otra vez por salvar a mi hija. Muchas gracias", gritó Linda.

Esa noche, Daniel y Annie abrieron el sobre y se sorprendieron al ver 5000 dólares en efectivo. Venía con una nota en la que Linda decía que sabía que se ofrecía un curso de socorrista profesional en una universidad cercana y que quería ayudar a Daniel a matricularse.

Aunque tardó un par de años más en poder matricularse, los 5000 dólares cubrieron la matrícula y acabó convirtiéndose en socorrista profesional de servicios de emergencia para seguir ayudando a otras personas.

Linda y Emma siguieron siendo buenas amigas de Annie y Daniel. Cuando ambos fueron mayores de edad, los hijos de las dos familias amigas decidieron llevar su relación al siguiente nivel saliendo juntos.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Siempre debemos estar atentos a las grandes masas de agua. Aunque la playa está ahí para que la disfrutemos, es crucial mantenerse alerta ante los cambios de las condiciones meteorológicas, ya que podrían salvar vidas. Los padres también deben ser responsables de sus hijos cuando van a la playa.
  • Tu amabilidad siempre se te devolverá de formas que nunca esperarías. A Daniel le encantaba ayudar a los demás y nunca esperó que se lo devolvieran. Sin embargo, Linda y Emma decidieron recompensar a Daniel por su valentía.
Publicidad

Comparte esta historia con tus seres queridos. Puede que les inspire y les alegre el día.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Me molestó que mi abuelo solo me dejara un viejo apiario hasta que me fijé en los panales de abejas - Historia del día

22 de abril de 2024

Mujer acude a una cita rápida y conoce a un hombre que busca compañía para su último viaje – Historia del día

26 de junio de 2024

Mi hija pequeña destapó accidentalmente el secreto de mi marido - Su revelación me dejó pálida

18 de abril de 2024

Mi esposo nos abandonó, dejando sólo una nota que decía "Lo hice por uds", y la espeluznante verdad salió a la luz años después

12 de marzo de 2024

Mi suegra fue a mi luna de miel para hacerme la vida imposible — No quise aguantarlo y planeé la venganza perfecta

02 de julio de 2024

Encontré las fotos de mi infancia en casa de mi suegra – Como huérfana, nunca supe que existían

26 de junio de 2024

Niña de 7 años asustaba a su madre porque sabía su secreto

22 de abril de 2024

3 conmovedoras historias de padres solteros que tuvieron que luchar por sus hijos

16 de abril de 2024

Soltero rico que perdió toda esperanza de ser padre adopta 5 niños en un día - Historia del día

20 de junio de 2024

Mi mujer embarazada y su mejor amiga decidieron poner a prueba mi lealtad - Le di una buena lección como respuesta

15 de abril de 2024

Mi esposa empezó a alejarse y a evitarnos a mi hija y a mí – Un día, dejó este sobre y desapareció

09 de mayo de 2024

Mi hija recién adulta estuvo a punto de casarse con un viejo, me escandalicé hasta que descubrí la verdad - Historia del día

09 de abril de 2024

Pedí ver las fotos de mi boda y vi a mi esposo besando a otra mujer

14 de marzo de 2024

3 historias apasionantes en las que espiar a los cónyuges desveló verdades ocultas

02 de abril de 2024