logo
Mujer barriendo una acera. | Foto: Shutterstock
Mujer barriendo una acera. | Foto: Shutterstock

Chica prohíbe que mamá soltera vaya a su graduación tras enterarse de que trabaja de limpiadora - Historia del día

Una adolescente prohíbe a su madre asistir a su graduación tras enterarse de que trabaja como limpiadora, sólo para aprender más tarde una importante lección de su compañera de clase.

Publicidad

Mia era una chica de 17 años que creció mimada. Fue criada por una madre soltera llamada Ana, que trabajaba día y noche para cumplir todos los deseos de su hija. A medida que Mia crecía, empezó a exigir más cosas materiales a su madre y no esperaba menos de Ana que se las proporcionara. No sabía que su mamá tenía varios trabajos para mantenerlas a flote.

A los 17 años, Mia empezaba a estar más en sintonía con sus sentimientos. Estaba enamorada de un chico llamado Brad, considerado el más popular del vecindario. Por desgracia, como Brad era un chico tan popular, él no le prestaba atención. Pero la joven estaba decidida a captar su atención, de un modo u otro.

Era el receso del trimestre y, con la graduación a la vuelta de la esquina, Mia sabía que era su oportunidad de robarle el corazón a Brad. Para ello, necesitaba un hermoso vestido que lo dejara sin aliento.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Durante el día libre de Ana, Mia pidió que la acompañaran al centro comercial. Recorrieron varias tiendas durante horas hasta que por fin encontró el vestido perfecto: un precioso vestido plateado transparente adornado con cristales y purpurina.

"Mamá. ¡Es precioso! Voy a llamar la atención de todo el mundo con esto puesto en la graduación. Por favor, cómpramelo. Ya está. No volveré a casa con ningún otro vestido”, dijo Mia aferrándose al vestido entre sus brazos.

Ana miró despacio la etiqueta del precio y vio que el vestido costaba 800 dólares, más de lo que esperaba. “Lo siento, cariño. No puedo permitírmelo. Tengo que pagar las facturas en tres días y no tendré suficiente. ¿Y este vestido?”, le preguntó, mostrándole un vestido plateado que costaba menos de cien dólares.

Inmediatamente, Mia montó una escena. “De ninguna manera me harás ir a la graduación con ese vestido de trapo. Me queda fatal. No quiero parecer pobre”, gritó, saliendo furiosa de la tienda.

Volvieron a casa en silencio y sin vestido. Mia no quiso hablar con su madre y se encerró en su habitación sin cenar.

Publicidad

Como estaba de vacaciones, no salía de su habitación a por comida a menos que estuviera segura de que su madre no estuviera en casa. Cuando sabía que Ana estaba en casa, cerraba la puerta con llave y ponía música a todo volumen para que su mamá no pudiera localizarla.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Un par de días después, Ana llamó a la puerta de la habitación de Mia. "Cariño, sé que no quieres hablar conmigo ahora, pero tengo algo para ti", le dijo débilmente.

Al oír que su madre tenía algo para ella, Mia decidió abrir la puerta. "Más vale que sea el ves...", empezó a decir mientras abría la puerta hasta que se dio cuenta de lo que su madre sostenía. "¡Es el vestido!", chilló.

Ana lucía cansada y tenía la cara pálida. Sin embargo, Mia no se dio cuenta, pues estaba ocupada examinando el vestido. "Gracias, mamá", dijo, tomando el vestido de las manos de Ana y llevándoselo a su habitación.

Publicidad

Al día siguiente, Mia estaba muy contenta de ver a Brad en el colegio. Estaba radiante mientras caminaba por el pasillo, sabiendo que sólo pasarían un par de días hasta que por fin pudiera llamar la atención de Brad.

No sabía que Brad ya se había fijado en ella. "¡Hola, Mia!", le dijo. "Estaba visitando a unos amigos en el centro y vi a tu madre allí. Pensé que ella también estaba de fiesta, pero estaba limpiando a todos los borrachos de la calle. Tu madre es limpiadora y tú eres su hija", dijo burlándose de Mia.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

La cara de Mia se puso roja. No podía creer lo que había oído, completamente avergonzada. No pudo contener las lágrimas y se fue directo a casa a regañar a su madre.

Publicidad

Entró furiosa en casa, sobresaltando a Ana, que se estaba preparando un café en la cocina. "Mia, cariño, ¿qué te pasa? ¿Por qué no estás en el colegio?".

"¿Eres una señora de la limpieza? ¡Pensé que eras una artista! Creía que vendías tus cuadros en el centro", gritó Mia, enfadada.

Ana se sintió fatal por haberle ocultado un secreto a su hija, así que decidió decirle la verdad. "Cariño, ahora mismo nadie compra cuadros. Vi lo mucho que querías ese vestido, así que tomé un trabajo extra disponible para poder comprártelo", explicó Ana.

Ana confesó que había estado trabajando como camarera desde el invierno, pero también aceptó un trabajo como limpiadora para poder permitirse el vestido además de otras facturas. "No quería decírtelo porque sabía que ésta sería tu reacción", explicó.

“¿Cómo pudiste avergonzarme de esta manera? El chico que me gusta de verdad te vio limpiando la calle y se me acercó para contármelo. ¡¿Qué cara le pongo en el colegio?! No quiero que todo el mundo sepa que mi madre es limpiadora”, gritó.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

“Cariño, ser limpiadora no tiene nada de malo. Es un trabajo decente que me permite darte lo que quieres. Espero que entiendas de dónde viene mamá”, dijo Ana, con los ojos llenos de lágrimas.

"¡Es vergonzoso! No vas a venir a mi graduación. Prefiero ir sola y que nadie me acompañe a que mis compañeros te vean", dijo, subiendo las escaleras enfadada.

Ana casi derrama el café que tenía en la mano. Estaba destrozada y dolida. Llevaba años esperando la graduación de su hija y ahora ni siquiera podía asistir.

El día de la graduación, Mia se puso el vestido nuevo y se maquilló la cara. Cuando llegó al colegio, vio a su compañera Emma con un vestido barato que había visto en el centro comercial la otra semana. “Pareces una palurda”, le dijo.

Emma la miró con tristeza y rompió a llorar. “Mi madre murió poco antes de graduarme y vivo con mis abuelos. Por favor, no seas tan dura con ellos. No somos ricos y no podríamos permitirnos comprar un vestido caro sólo para este día”, le dijo a Mia.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

“Además, no me importa mi aspecto. Si pudiera pasar un día más con mi madre... aunque sólo fuera un día, no me importaría salir al escenario con un vestido andrajoso. Todo lo que quiero es estar con mi mamá de nuevo. Eso es lo único que me haría muy feliz”, lloró.

Mientras escuchaba su historia, Mia se dio cuenta de lo mal que había tratado a su propia madre. A lo largo de los años, sólo habían estado Ana y Mia en la vida de la otra, y ella lo había dado por sentado durante demasiado tiempo.

Mia corrió a casa y le pidió perdón a su madre. “Lo siento, mamá. He sido una hija egoísta y cruel contigo cuando todo lo que has intentado hacer todos estos años era proporcionarme todo lo que necesitaba y más. Eres la mejor mamá y no quiero perderte nunca. Lo siento, por favor, perdóname”, lloró.

Ana había estado emocionada todo el día, y este momento era algo por lo que había estado rezando. Lloró mientras abrazaba a Mia, diciéndole que todo estaba bien. "No te preocupes, cariño. Hoy es un día especial. Estás a punto de graduarte. Estoy orgullosa de ti", le dijo a su hija.

Mia le pidió a Ana que se vistiera, pues tenían una graduación a la que asistir. Ese día, después de la ceremonia, Mia presentó a Ana a Brad, que la había insultado apenas un par de días antes.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

“Hola, Brad. Esta es mi madre, Ana. Tienes razón; es una limpiadora. Pero no tiene nada de malo, y estoy orgullosa de que trabaje tan duro. La quiero, y no puedo creer que haya perdido el tiempo enamorándome de alguien como tú, que no aprecia a la gente que trabaja en el sector servicios”, dijo Mia antes de marcharse.

Al día siguiente, Mia se reunió con su mamá para ayudarla con la limpieza. Lo hizo durante todo el verano antes de ir a la universidad. Incluso entonces, aceptó un trabajo a tiempo parcial para poder ayudar a su madre con las facturas mientras estudiaba.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • El tiempo que pasamos con nuestros seres queridos es más valioso que el dinero que gastamos en ellos: Ana nunca decía que no a su hija Mia y le daba todo lo que quería. Esto hizo que creciera malcriada y, en última instancia, provocó tensiones en su relación, ya que Mia siempre esperaba que Ana cediera a lo que ella quería.
  • Nunca debemos cambiar lo que somos para impresionar a los demás: Mia tenía muchas ganas de impresionar a su amor, aunque eso supusiera poner a prueba la relación con su madre. Se dio cuenta de que no valía la pena y de que la única relación que merecía la pena era la de ella y su mamá.
Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Mujer hace pedazos el vestido de graduación de su hijastra - El padre defiende a su hija y le da una lección a la mujer

21 de marzo de 2024

Compré el mejor vestido que podía permitirme, pero mi suegra no me dejó ponérmelo

27 de marzo de 2024

Mi hija pequeña destapó accidentalmente el secreto de mi marido - Su revelación me dejó pálida

18 de abril de 2024

Mi marido quería que limpiara la casa de su amigo por dinero, así que me inventé un plan perfecto para darle una lección

19 de abril de 2024

Mis hijastros codiciosos mintieron a mi esposo moribundo diciéndole que robé sus joyas y mi marido sabio les dio una lección

10 de junio de 2024

Hijo se burla a diario de su pobre madre y encuentra una nota después de que se la lleva la emergencia - Historia del día

12 de junio de 2024

Mi padre se perdió mi graduación para llevar a su hijastro al zoológico – Le di una buena lección

05 de julio de 2024

Mis padres me dejaron sola en mi graduación — Cuando descubrí su motivo, decidí dejarlos

03 de julio de 2024

Pensé que mis padres habían organizado una fiesta sorpresa para celebrar mi graduación, pero la realidad me dejó sin palabras

27 de junio de 2024

Madre de una novia provoca acalorado debate sobre su vestido en la boda de su hija: "Impactante"

03 de julio de 2024

Me dijeron que mi boda fue cancelada una semana antes del gran día

04 de abril de 2024

¿Me equivoco por darle una lección a mi nuera después de que hiciera pagar a mi esposa un servicio de limpieza?

10 de junio de 2024

"¡Wow! ¡Ha ganado mucho peso!": El único hijo de Tom Cruise, de 29 años, es visto con su padre y desata reacciones del público

02 de julio de 2024

Niña de 7 años asustaba a su madre porque sabía su secreto

22 de abril de 2024