logo
Niño mira por una alcantarilla. | Foto: Flickr.com/katieb50
Niño mira por una alcantarilla. | Foto: Flickr.com/katieb50

Niño llora tras caérsele el regalo de su difunta madre en una alcantarilla, un vagabundo acude en su ayuda - Historia del día

Guadalupe Campos
19 jun 2023
05:30

A un niño se le rompe el corazón cuando se le cae el colgante que le regaló su difunta madre antes de morir. Un vagabundo acude en su ayuda, pero su abuela interviene.

Publicidad

A veces, los corazones pequeños tienen que llevar grandes cargas. Cuando Buddy tenía cinco años, su madre se puso muy enferma y su padre se quedó muy callado. El silencio de su padre fue aún más aterrador que ver a su madre enferma.

Su papá era grande y fuerte y podía hacer cualquier cosa, así que si era sagrado... Buddy no quería ni pensar en lo que eso podría significar. Entonces un día, su mamá lo llamó y le contó una historia.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

"Buddy", le dijo. "Siéntate aquí a mi lado". Buddy lo hizo, pero se sentó con mucho cuidado para no chocar con su mamá. Estaba muy, muy delgada y pálida, y sus ojos parecían muy grandes.

"Sabes que he estado enferma, ¿verdad, cariño?", preguntó.

Publicidad

"Sí", dijo Buddy. "Por eso estabas en el hospital, y la enfermera viene todos los días. ¿Vas a mejorar pronto?".

Saber que nos quieren es lo que da sentido a nuestras vidas.

"Sí", dijo su madre con dulzura. "De eso quería hablarte, Buddy. Muy pronto, ya no me sentiré mal...".

"¿Dejará de doler?" preguntó Buddy con ansiedad.

"Sí, dejará de doler", dijo su madre. "No volverá a doler. Pero el caso es que tengo que irme".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

"¿Puedo ir contigo?", preguntó Buddy con impaciencia.

Su madre le acarició la mejilla con mano temblorosa. "No, mi amor", respondió ella. "Este es un viaje que debo hacer sola".

Publicidad

"¿Cuándo volverás?", preguntó ansioso.

"No lo haré, Buddy", dijo ella con dulzura. "Debes de ser un chico muy valiente, ¿vale? Sé que me echarás de menos, y yo a ti también...".

"¡NO TE VAS!" Dijo Buddy y empezó a llorar. "¡Te necesito, mami!"

La desconsolada mamá de Buddy abrazó a su hijito y luchó contra sus propias lágrimas. Susurró contra los rizos húmedos de su hijo: "Sé que me necesitas, mi niño".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

"Y te prometo que, aunque no me veas, estaré contigo cada segundo hasta que nos volvamos a encontrar".

Buddy se incorporó. "¿Nos volveremos a ver?", preguntó. "¿Lo prometes?".

Publicidad

"Lo prometo", dijo mamá. "Dentro de muchos, muchos años, estaremos juntos. Y estaremos juntos para siempre. Mira".

Abrió una cajita y sacó una cadena con un medallón de plata. Abrió el medallón y Buddy vio que dentro había una foto suya con su madre. "Te lo doy para que, cuando te sientas solo, lo mires y recuerdes que te quiero.

"Te voy a querer y rezaré por ti siempre, Buddy, ¡y no lo olvides! Cada vez que mires este medallón, recuérdalo".

Pocos días después, la madre de Buddy emprendió su misterioso viaje, y él se encontró sosteniendo el medallón y mirando mucho su dulce rostro. Su padre estaba muy triste, y Buddy se preguntó por qué su madre no le había regalado un medallón, así que le preguntó a su padre.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

"Ella me dejó a ti, Buddy", le dijo su papá y lo abrazó muy fuerte. "¡Gracias por recordármelo!".

Después las cosas fueron más o menos bien, aunque la abuela de Buddy vino a vivir con ellos y era muy estricta. Mientras Buddy tuviera a su padre y el medallón de su madre, todo iría bien.

Un día, Buddy fue de compras con su abuela, y no estaba siendo muy obediente. Salieron del supermercado y Buddy se adelantó corriendo, a pesar de que su abuela no paraba de llamarlo.

Buddy había visto algo fascinante. Había una alcantarilla en la acera que parecía la puerta de una misteriosa aventura.

Buddy se agachó y miró en la oscuridad a través de la rejilla. Había algo ahí abajo, ¡algo que se movía! Fue entonces cuando Buddy sintió que algo le rodeaba el cuello.

Su precioso medallón cayó por la rejilla y desapareció en la oscuridad. "¡No!", gritó. "¡Mi medallón! ¡MAMÁ! ¡MAMÁ!

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

Buddy sintió que una mano suave le tocaba el hombro. "¿Qué pasa?", le preguntó una voz amable. El niño levantó la vista y vio a un hombre de barba espesa y enmarañada y abrigo largo y raído.

"He perdido mi medallón", sollozó Buddy. "Mi mami me lo dio, y me dijo que se fue de viaje, pero murió, ¡y ahora he perdido el medallón!".

El hombre miró a través de la rejilla y frunció el ceño. "Veamos qué podemos hacer", dijo. Se levantó, se dirigió a un carrito de la compra lleno de cajas y bolsas de plástico y rebuscó.

"Sabía que lo tenía", exclamó triunfante. Sostenía una vieja percha de alambre y sonreía. "¡Sacaremos ese medallón enseguida!".

El hombre se arrodilló junto a Buddy, junto a la rejilla, y hurgó en la percha durante largos y angustiosos minutos. Luego sacó la percha y de su extremo colgaba el medallón.

"Gracias", gritó Buddy, aferrando el medallón, y abrazó al hombre del abrigo raído.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

"¿QUÉ ESTÁ PASANDO?", tronó una voz. Era su abuela, y fruncía el ceño. "¡Aléjate de mi nieto, monstruo asqueroso!", le gritó al hombre. "¡Llamaré a la policía; te veré en la cárcel!".

"¡Para, abuela!" Buddy gritó. "¡Él me ayudó! Perdí el medallón de mamá, ¡y él lo recuperó del agujero!".

"¿Qué hacías TÚ ahí?", preguntó enfadada su abuela. "¡No tienes permiso!".

"Lo siento", dijo Buddy. "Pero, por favor, no le grites a este hombre; ¡ha salvado el medallón de mamá!".

La abuela se disculpó con el hombre y arrastró a Buddy a casa, regañándolo todo el camino. Al día siguiente, Buddy fue a una joyería con su padre para comprar una cadena nueva y más resistente para su medallón, y tuvo una idea brillante.

Dos días después, él y su abuela fueron al mismo supermercado, y el hombre del carrito de la compra estaba allí. Su abuela tenía una gran bolsa de comestibles para el hombre, y Buddy tenía una sorpresa especial.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

Le dio al indigente un medallón igual al suyo, y dentro había una foto de Buddy.

"Esto", le dijo Buddy, "es para ti. Para que sepas que hay alguien en el mundo que te quiere y piensa en ti. Cada vez que mires este medallón, recuérdalo".

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • No juzgues a la gente por su aspecto. La abuela de Buddy sospechó inmediatamente que el hombre había hecho daño a su nieto porque era un indigente.
  • Saber que nos quieren es lo que da sentido a nuestras vidas. Sin darse cuenta, Buddy le dio al hombre algo que había perdido hacía mucho tiempo: saberse querido y apreciado.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Novia no puede comprar su vestido de novia por prejuicios sobre el color de piel - Historia del día

04 de julio de 2024

Mi suegra nos visitó mientras yo estaba fuera de casa - Cuando volví, mi hija me contó algo que destrozó a nuestra familia

11 de abril de 2024

Mi madre sale con mi ex - Historia del día

08 de julio de 2024

Mi hijo adolescente se gastó los ahorros del funeral de la abuela en un juego — La familia le dio una lección

04 de julio de 2024

El misterioso amigo de la abuela: La escalofriante revelación de una nieta con lágrimas en los ojos deja a la familia intrigada

13 de marzo de 2024

Sorprendí a un hombre en nuestro armario y al principio sospeché que mi mujer me engañaba, pero la verdad fue mucho más impactante

25 de abril de 2024

Niño visita a su difunto papá para quejarse de los abusones del colegio, halla paquete con su nombre en la tumba - Historia del día

12 de abril de 2024

Hijo retira invitación a boda a su madre por negarse a regalarle $8.300 - Historia del día

06 de junio de 2024

5 historias de cómo ayudar desinteresadamente a desconocidos cambió para siempre la vida de las personas

25 de junio de 2024

Chico se burla de su mamá de 62 años frente a amigos, al día siguiente un vecino viene a hablar de ello - Historia del día

11 de junio de 2024

Niño halla viejo tubo en el ático de su abuela, el profesor de Historia lo abre y queda boquiabierto - Historia del día

26 de marzo de 2024

Mi novio almuerza semanalmente con mi abuela en secreto y no puedo dejar de llorar al enterarme del motivo

22 de mayo de 2024

Hombre salva a una niña de su agresor en el autobús - Historia del día

19 de abril de 2024

Hombre mayor promete esperar a la mujer que ama en su cafetería favorita, la espera hasta casi 20 años después - Historia del día

10 de junio de 2024