logo
Anciano en bicicleta | Foto: Getty Images
Anciano en bicicleta | Foto: Getty Images

Niño pobre ayuda a un anciano a empujar carro lleno de basura, pronto recibe recompensa de 1 millón de dólares - Historia del día

Susana Nunez
26 jul 2023
20:00

Cuando Óscar, un niño de seis años, ayudó a un desconocido de aspecto aterrador por bondad, no se imaginaba que acabaría resolviendo todos los problemas de su familia.

Publicidad

Óscar Barrett habría dado cualquier cosa por convertirse en superhéroe. En casa se sentaba a leer cómics. Fuera, junto al estanque, soñaba despierto con sus superpoderes y con cómo cambiaría el mundo con ellos.

Algunos dirían que este niño de seis años tenía la historia perfecta para ser un superhéroe. Venía de un hogar donde el amor superaba a los medios.

Su madre, Gina, era una mujer que tenía dos trabajos: entre semana trabajaba de aparcacoches en un centro comercial y por las noches de camarera en una cervecería local.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Incluso a través de los surcos en su piel y el cansancio de su rostro, se podía ver que Gina era una mujer hermosa, amable y, sin embargo, solitaria. Aunque había abandonado su vida de comodidad y riqueza hacía casi dos décadas, había pequeños detalles de sofisticación que se le habían quedado grabados.

Publicidad

Si no hubiera elegido al amor de su vida por encima de su familia, seguiría viviendo esa vida. Pero era joven e ilusa, ¡por suerte!

Cuando Gina eligió una vida con Mark, sabía que la vida no sería fácil. Pero también sabía que su corazón no encontraría esa clase de amor, admiración y calidez en nadie más.

Así que se casó con Mark, que trabajaba como operario de almacén en una empresa de transporte industrial.

A los pocos años de su pequeña gran vida juntos, Gina y Mark fueron bendecidos con su primer hijo, Miles. Al instante se convirtió en el centro de su universo, y su padre decidió hacer todo lo posible para ser un mejor proveedor para él.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Consiguió un trabajo de oficina mejor pagado en la empresa y Gina se alegró de empezar a dar clases de música y matemáticas en su casa.

La paternidad era agotadora, y Gina y Mark apenas encontraban tiempo para hacer viajes o recibir a amigos como solían hacer. Pero encontraron nuevas formas de mantenerse jóvenes y enamorados.

Una de ellas era un pícnic los sábados por la tarde junto al estanque, donde Gina, Mark y el bebé Miles soñaban sobre una colchoneta, cantando, hablando y riendo hasta que empezaban a salir las estrellas.

Y entonces, siete años después, Óscar llegó a este mundo. Las vidas de Gina y Mark se volvieron más ajetreadas, Miles había empezado a cantar y a tocar el ukelele igual que su madre, y la esterilla de pícnic bajo las estrellas estaba ahora llena.

Hasta que dejó de estarlo. Óscar no recordaba nada de aquel oscuro día de sus vidas y no se atrevía a preguntarle a su madre. La había visto llorar sobre la almohada demasiadas noches como para volver a sacar a relucir aquel dolor.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Habían pasado años desde aquel fatídico día, pero había una pesadez en aquella casita que aún perduraba. Gina se perdía en el trabajo y cuidando de los niños. Después de Mark, no volvió a salir con nadie. Cada posibilidad de una nueva compañía le parecía superficial y sin sentido.

Miles fue de gran ayuda para Gina. Ayudaba con Óscar y repartía periódicos en el barrio antes del colegio todas las mañanas.

Justo cuando la madre y los chicos empezaban a recoger los pedazos de sus vidas, se produjo otra tragedia. Una mañana, Miles cayó inconsciente mientras repartía el periódico. Se descubrió entonces que había desarrollado una rara enfermedad cardiaca.

Con ese diagnóstico, Miles tuvo que dejar la escuela, decir adiós al ciclismo y a correr con sus amigos, y pasar los días alternando entre la silla de ruedas y la cama.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Publicidad

Gina estaba desolada. Tratar la enfermedad de Miles le iba a costar un dinero inimaginable. Pero hay algo en el corazón de una madre que la hace invenciblemente feroz cuando la vida de su hijo está en juego. Se dio cuenta de que la enseñanza no le daría el dinero suficiente para el tratamiento de Miles.

Salió de casa, se presentó a una entrevista tras otra y aceptó los dos primeros trabajos que pagaban el salario mínimo.

Óscar era demasiado joven para aceptar el trabajo de repartidor de periódicos de Miles. Era demasiado joven para arreglar la calefacción o hacer la comida. Era demasiado joven para hacer otra cosa que no fuera ser un niño de seis años.

Y el pequeño estaba cansado de no poder ayudar.

¿Por qué los superhéroes solo se convierten en superhéroes cuando son mayores? Apuesto a que yo sería un gran superhéroe. Hay tantas cosas que haría si pudiera volar, curar o retroceder en el tiempo, pensó.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Publicidad

Óscar solía visualizar y perder la noción del tiempo. Tenía muchos amigos que se reunían con él junto al estanque, inventando juegos, lanzando guijarros al agua y hablando de la escuela, las películas y los padres.

Los niños jugaban allí hasta que se ponía el sol, o hasta que veían alguna señal del desconocido al que llamaban "el coco".

El viejo pasaba a su lado todos los días, mirándoles furioso de reojo mientras se alejaba pedaleando a un ritmo dramáticamente lento. Su bicicleta era vieja y estaba oxidada, con un carrito enganchado a la parte trasera que siempre estaba lleno de objetos sospechosos, como cuerdas, basura, hachas pesadas, cinta adhesiva y grandes tablones de madera.

La cara del anciano siempre estaba medio oculta por la gorra, pero bastaba con verle los ojos furiosos para asustar a los niños. Pensaban que era un asesino o un criminal.

Una vez también vieron un caballito de balancín para niños en la parte de atrás. Fue entonces cuando empezaron a creer que también era un secuestrador.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Publicidad

Óscar también le tenía miedo a “el coco”. Pero un día, tuvo que abrocharse el cinturón y enfrentarse a su miedo.

Como de costumbre, los chicos estaban charlando junto al estanque cuando oyeron un enorme golpe detrás de una de las rocas, seguido de un fuerte rugido. Cuando los chicos se dieron cuenta de que era el aterrador anciano, salieron corriendo y gritando.

"¡Es el coco! ¡Corran! Corran!".

Óscar, que estaba soñando despierto como de costumbre, se estremeció por el ruido. Cuando los chicos empezaron a dispersarse, tuvo un extraño impulso. Se dio cuenta de que los repetidos rugidos sonaban como si el hombre estuviera gritando de dolor.

Óscar tenía que tomar una decisión. Podía huir del hombre del que había oído hablar tan mal, o podía acercarse al desconocido y ofrecerle ayuda.

Los gritos del anciano se hicieron más silenciosos. Óscar se dejó llevar por su corazón y se acercó a él. Se dio cuenta de que el hombre se había caído, la bicicleta yacía en el barro y varias bolsas de chatarra se habían desparramado sobre el estrecho carril.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Publicidad

El hombre, de aspecto aterrador, consiguió de algún modo levantar la bicicleta. Se agarraba la rodilla y gemía de dolor, tratando de averiguar cómo recoger el desorden.

Vio a Óscar por el rabillo del ojo, pero era demasiado orgulloso para pedir ayuda a nadie, y menos a un niño de seis años.

"¿Qué estás mirando? ¿No tienes que irte corriendo con tus amigos?", preguntó el hombre con voz cansada pero severa.

Óscar se sobresaltó al oír hablar al hombre. Sabía que, tras la fachada de ira y dureza, el anciano estaba indefenso.

"Deje que le ayude", dijo Óscar.

Se acercó y empezó a recoger una bolsa llena de barro tras otra y a meterla en el carrito. Los dos limpiaron el desorden en pocos minutos y apenas hablaron una palabra en todo ese tiempo.

Después de limpiar, el anciano asintió con la cabeza, murmuró algo que sonó como un "gracias" e intentó caminar con su bicicleta. Pero un par de pasos después, se detuvo de nuevo, llorando y agarrándose la rodilla por el dolor.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Publicidad

"Espere, puedo ayudarle. Déjeme acompañarle en bicicleta, señor c...". Óscar se tapó la boca al darse cuenta de cómo estuvo a punto de llamar al anciano.

"¿Coco?". El hombre miró a Óscar a los ojos y se echó a reír.

Para alguien de su complexión y reputación, el anciano tenía una risa sorprendentemente suave. Óscar se quedó de pie, temeroso de los siguientes giros.

"De todos los nombres que me han puesto... ¡Ese tiene que ser el más gracioso!". El hombre siguió riendo a carcajadas durante un rato.

Finalmente, le preguntó a Óscar: "¿Estás seguro, pequeño? Va a ser un paseo de 15 minutos desde aquí. Sin duda me he torcido la rodilla, y sería de gran ayuda si pudieras arrastrar esta vieja y oxidada bicicleta hasta el contenedor. Te pagaré cuando lleguemos".

Óscar no creía que aquel hombre con sombrero viejo y ropa holgada pudiera permitirse pagarle.

"Está bien, señor. No tiene que pagarme".

Mientras caminaban, Óscar solo pensaba en llegar a casa y contarle a Miles su extraño encuentro con “el coco”. "Mark se va a reír mucho".

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Cuando llegaron al lugar, Óscar ayudó a depositar las bolsas de basura en los contenedores.

"¿Y dónde le aparco esta bicicleta, señor?", preguntó Óscar.

El anciano quedó sorprendido por el encanto y la amabilidad del pequeño.

"Por aquí, hijo. Acompáñame".

El anciano le pidió que se detuviera frente a una acogedora casita situada junto a una enorme villa cerrada con piscina privada.

"Bueno, es aquí. No sabes cómo te lo agradezco". Óscar asintió cortésmente, pero estaba distraído mirando la extraordinariamente lujosa villa. La valla era alta y lujosa, pero Óscar aún podía ver una vasta extensión de césped abierto y lo que parecían tres o cuatro coches de lujo aparcados en la entrada.

Publicidad

"¿Cómo te llamas, jovencito?".

"Óscar, señor", respondió cuando estaba a punto de salir.

"¿Por qué no entras y te tomas una taza de chocolate caliente? Debes estar cansado de la caminata". Óscar se quedó de pie, tratando torpemente de encontrar una razón para rechazar la oferta.

"Insisto", dijo el anciano sonriendo.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

El interior de la acogedora casa era sorprendentemente grande y bonito. El espacio estaba decorado con gusto y la cocina era de mármol y estaba relucientemente limpia. A mamá le encantaría, pensó Óscar.

"Su casa es muy bonita, señor", le dijo al anciano.

Publicidad

"Ah, ¿te gusta? Bueno, están renovando una de las habitaciones. Esa es la razón por la que sigo yendo al mercado por provisiones. ¿Te gustaría ver la habitación?".

Óscar sintió curiosidad. La polvorienta habitación que estaban renovando estaba casi terminada, solo quedaba una pared por pintar. Había trozos de madera y herramientas por todo el suelo. De la pared colgaban atrapasueños, una cama enorme y un ukelele. Como cualquier ukelele, este le recordaba a Óscar a su padre.

En otro rincón de la habitación, Óscar reconoció el caballito balancín que él y sus amigos habían visto en el carrito del hombre el otro día.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

"¿Para quién es?", se armó de valor y preguntó.

Publicidad

"Es para mi nietecita, Cora".

La cara del hombre se iluminó al pronunciar el nombre.

"Tiene tres años y, por lo que he oído, le encantan los ponis, los unicornios y todo eso. Le hice este especialmente para ella".

Óscar sintió un ramalazo de vergüenza al recordar cómo él y sus amigos le habían tachado de hombre peligroso sin conocerle. Observó al anciano con atención y se dio cuenta de que parecía solo. Decidió hacerle sentir mejor hablando un poco más con él.

"Es preciosa, señor. Estoy seguro de que le va a encantar. Y, por supuesto, le va a gustar toda la habitación. ¿Cuándo viene de visita?".

De repente, la sonrisa del anciano fue reemplazada por una profunda tristeza. "No lo sé, hijo. No he hablado con su padre en los últimos siete años".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Publicidad

Óscar se sintió fatal por su viejo amigo, sintiendo el dolor en su corazón. "¿Por qué no ha hablado con él? ¿Se pelearon?".

El viejo intentó sonreír ante la genuina amabilidad del chico. "Sí, hijo. Fue una pelea bastante grande. Él quería casarse con alguien que a mí no me gustaba en ese momento. Y le pedí que se fuera y no volviera nunca más".

Óscar vio que el hombre trataba de ocultar sus lágrimas. Le tomó las manos temblorosas y le dijo: "Su hijo se parece a mi madre. Dejó su casa para casarse con mi padre".

Secándose las lágrimas, el anciano dijo: "¿De verdad? ¿Y las cosas se arreglaron entre ella y tu abuelo?".

Esta vez, fue a Óscar a quien se le contrajo el rostro. "No, señor. No tuvieron oportunidad. El abuelo murió antes de que pudieran reconciliarse. Mamá le echa mucho de menos".

Óscar recordó cómo había visto a su madre escabullirse detrás de la cocina y llorar.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Publicidad

Pensar en eso hizo que Óscar rompiera a llorar.

"Debería llamar a su hijo, señor. Seguro que le quiere. Seguro que le echa de menos".

Al decir esto, Óscar abrazó al anciano y lloró desconsoladamente ante el desconocido. El hombre vio en ello una señal para ponerse por fin en contacto con su hijo. Al mismo tiempo, sintió que el niño no podía dejar de llorar.

"¿Qué pasa? ¿Por qué lloras?". Óscar intentó calmarse. "SDime, pequeño. Puedes contarme cualquier cosa".

Óscar continuó compartiendo la historia de su vida, las luchas de su cariñosa madre, los pocos pero impactantes recuerdos de su padre y la grave enfermedad repentina de su hermano y mejor amigo, Miles. Y sobre todo, compartió su frustración por no poder ayudar de ninguna manera.

La historia de Óscar conmovió al anciano. Lo abrazó y lo consoló diciéndole: "Ya eres un superhéroe, hijo. Y tu bondad es tu superpoder. Ya verás".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Publicidad

Al día siguiente, Óscar se despertó con su madre llamándole frenéticamente por su nombre.

"¿Conociste ayer a un hombre llamado señor Joseph Neeson?", le preguntó en tono nervioso.

Óscar se dio cuenta de que no le había preguntado su nombre al anciano. "Conocí a un anciano ayer junto al estanque, pero no sé su nombre".

Gina se quedó estupefacta. "¿Le dijiste que... llamara a su hijo?".

Óscar estaba confundido por cómo su madre sabía todo esto. Miles se lo habrá dicho, pensó.

"Sí, mamá. Se lo dije. Sonaba como si estuviera muy triste, y…".

Gina interrumpió a Óscar, y con lágrimas corriendo por sus ojos, le entregó una nota.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Publicidad

Óscar abrió la nota. Estaba escrita en un membrete personalizado con el nombre de Joseph Neeson. Decía:

Querido Óscar,

Nada puede hacer tambalear mi creencia de que los ángeles te trajeron ayer a mi vida para reunirme con mi familia. Llamé a mi hijo. Resulta que tenías razón. Me echaba mucho de menos. Él y Cora vendrán a verme pronto.

Además, ¿recuerdas que te dije que la amabilidad era tu superpoder? Bueno, verás que tenía razón. Gracias a tu amabilidad conmigo, un viejo y aterrador extraño, tus mayores problemas han terminado.

Mira detrás de esta nota.

Con todo mi amor,

Joseph Neeson

P.D. ¿Les gustaría a ti y a Miles venir a pasar unos días en mi villa? Me he dado cuenta de que te ha gustado mucho.

Óscar se sorprendió al descubrir que la villa pertenecía al hombre de mal aspecto.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Publicidad

Le dio la vuelta a la nota y encontró algo pegado a ella. "¿Esto es... lo que creo que es, mamá?", no podía creer lo que veía.

Era un cheque por un millón de dólares, firmado por su viejo amigo. Óscar abrazó a su madre con todas sus fuerzas.

"¿Se acabó de verdad, mamá? ¿Será esto suficiente para curar a Miles, mamá?".

"¡Sí, cariño!", gritó Gina. Miró al cielo y susurró: "¡Mark, mira lo que ha hecho nuestro pequeño!".

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • La bondad que se da siempre vuelve. Las intenciones de Óscar de ayudar al anciano eran puras y sinceras. Incluso reconoció que el hombre se sentía solo, y quiso hacerle sentir mejor. Su bondad no pasó desapercibida.
  • Nunca juzgues un libro por su portada. Los niños juzgaron al señor Neeson como una persona malvada. Incluso Óscar supuso, viendo su ropa, que era pobre. Sin embargo, en realidad, el anciano era una persona amable y generosa que necesitaba un amigo.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Una mujer se da cuenta de que un hombre de 89 años compra rosas rojas en su tienda todos los días y decide seguirlo - Historia del día

13 de junio de 2024

Joven criada se venga de un huésped hasta que descubre que ya se han visto antes - Historia del día

13 de mayo de 2024

Hombre rico en camioneta todoterreno bloquea ambulancia en el tráfico sin saber que su hijo está dentro - Historia del día

06 de junio de 2024

Hermano echa a su hermana menor tras la muerte de sus padres, el karma lo golpea duro - Historia del día

18 de abril de 2024

Millonario se viste como chofer para saber si su esposa lo ama - Historia del día

09 de julio de 2024

Mi abuelo fue despedido como conserje tras salvar la vida a una mujer - No podía quedarme de brazos cruzados y me vengué por él

08 de julio de 2024

Jefe despide a mesera por llevarse sobras del restaurante, al día siguiente le da todo su dinero - Historia del día

26 de junio de 2024

Hijo huye de casa a los 16, regresa a los 29 para encontrar sólo una nota en una casa abandonada - Historia del día

07 de mayo de 2024

Hombre mayor promete esperar a la mujer que ama en su cafetería favorita, la espera hasta casi 20 años después - Historia del día

10 de junio de 2024

5 historias de personas que se quedaron sin hogar en tiempos difíciles

07 de mayo de 2024

Bombero salva y adopta a niño huérfano que halla foto de su madre en habitación de su padre 40 años después - Historia del día

18 de junio de 2024

Me reuní con el profesor que cambió mi vida – Nuestro encuentro me demostró que es aún más sabio de lo que pensaba

27 de junio de 2024

5 historias de grandes herencias con un giro inesperado de los acontecimientos

06 de mayo de 2024

Tras la muerte de su esposo, una azafata se topa en el avión con un hombre idéntico a él - Historia del día

10 de julio de 2024