logo
Un hombre de mediana edad llorando. | Foto: Shutterstock
Un hombre de mediana edad llorando. | Foto: Shutterstock

"Yo la conozco": papá palidece tras conocer a la prometida de su hijo - Historia del día

Kenneth, de 45 años, queda boquiabierto cuando conoce a Ashley, la prometida de su hijo, y la reconoce como la hija de una aventura extramatrimonial. Entonces Ashley amenaza con sacar a la luz la infidelidad de Kenneth y le exige dinero, lo que lo obliga a tomar medidas extremas para impedir que destruya a su familia.

Publicidad

"¡Ya están aquí!", dijo Kenneth levantándose del sofá para dar la bienvenida a su hijo, Richard, y a su prometida, a quien había llevado a casa ese fin de semana para que conocieran a Kenneth y a su esposa, María.

"¡Mamá... papá, quiero que conozcan al amor de mi vida, mi prometida, Ashley!", dijo Richard, con un cálido brillo en sus ojos.

"¡Hola... me alegro de conocerlos por fin!", apareció Ashley por detrás y sonrió a sus padres. En cuanto Kenneth vio la cara de la chica, lo invadió una oleada de terror

Hace 23 años, Kenneth había pagado a la madre de Ashley, Sarah, para mantener su infidelidad en secreto. Varios meses atrás, había bloqueado a su hija ilegítima, Ashley, cuando ella se puso en contacto con él a través de las redes sociales.

Ni en un millón de sueños imaginó que Ashley aparecería en su puerta como la prometida de su hijo. La idea de que Richard saliera sin saberlo con su hermana, de la que estaba distanciado, le revolvió el estómago a Kenneth.

"¡Yo la conozco!", se le escapó sin querer.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"¿Qué... se conocen?", preguntó Richard, frunciendo las cejas.

El pánico invadió a Kenneth cuando se dio cuenta de que lo había dicho en voz alta. Entonces Ashley dejó caer intencionadamente la tarta que sostenía a los pies de María, distrayendo a todos.

"¡Soy tan torpe! Dios... lo limpiaré", dijo Ashley.

"No pasa nada, querida. Los accidentes ocurren", dijo María mientras Richard entraba rápidamente en acción, limpiando el pastel caído del vestido de su madre y del suelo.

Mientras Richard y María limpiaban el desorden de la sala, Ashley se acercó sigilosamente a Kenneth.

"¿Qué estás haciendo?", susurró venenosamente. Fingió una sonrisa para que Richard y María no se dieran cuenta de lo frustrada que estaba.

El pavor se apoderó de Kenneth por todas partes. Desvió inmediatamente la conversación cuando notó que María se le acercaba.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Ken, ¿qué fue todo eso?", preguntó María. "¿Conocías a Ashley?".

Kenneth forzó una sonrisa. "Oh... la confundí con otra persona. Qué tonto. Tenemos un día precioso por delante... disfrutemos ahora de la reunión".

Mientras María y Richard asaban un filete fuera, Kenneth se acercó discretamente a Ashley, que estaba cortando lechuga en la cocina.

"¡Hola, papá! ¿Vienes a ayudar? Una tercera mano no vendría mal", dijo Ashley mirando a Kenneth mientras soltaba una risita.

"¿Qué haces aquí?", le preguntó Kenneth a Ashley, furioso, manteniendo la voz baja para evitar que lo descubrieran. "¿Cómo puedes salir con tu hermano? Me da asco pensarlo".

Ashley miró fijamente a Kenneth a los ojos. "Sé que es mi medio hermano... ¡y conozco mis límites! ¡He venido a recordarte que sobornaste a mi madre muy fácilmente! Por cierto, ¿sabes dónde está mi madre ahora? Está muerta".

La revelación de Ashley sobresaltó a Kenneth. "¿Qué? ¿Sarah... ha muerto? Siento mucho tu pérdida".

"¡Tus disculpas no me devolverán a mi madre!", dijo Ashley tirando el cuchillo y golpeando el mostrador.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"Me entregó a un orfanato cuando tenía 5 años", continuó Ashley. "No tuvo la oportunidad de criarme. Murió cuando yo tenía 8. Sólo porque tenía dos trabajos para sobrevivir sin esposo y sin su hija. ¿Sabes cuánto he perdido por tu culpa?".

"Bien... ¿cuánto quieres?", Kenneth fue al grano, intentando negociar con Ashley y que se callara, igual que su madre.

"¡300.000 dólares!", respondió Ashley con firmeza.

"¿Estás loca? De dónde voy a sacar tanto dinero?", ladró.

"¡Es un precio bajo para compensar tu pecado, papá!", respondió Ashley con frialdad.

"Tienes dos semanas para darme el dinero... de lo contrario, tu querida esposa y tu amado hijo lo descubrirán todo sobre tu aventura con mi madre".

Publicidad

Las consecuencias de que la verdad saliera a la luz amenazaban cada centímetro del frágil corazón de Kenneth. Tenía que pensar en alguna forma de impedir que Ashley destruyera su familia.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Al día siguiente, Kenneth ideó un plan y viajó a la ciudad cercana. Se dirigió a una zona desfavorecida famosa por sus actividades delictivas. No era el tipo de lugar que visitaría normalmente. Pero después de una noche de interrogatorios y de agotar todas las fuentes posibles para conseguir el dinero del silencio, ésta era la única puerta que le quedaba por llamar.

Armándose de valor, se acercó a un grupo de jóvenes de aspecto revoltoso.

"Disculpen...", dijo Kenneth. "Tengo una oferta para su pandilla. ¿Puede llevarme con su jefe para discutirlo más a fondo?".

Publicidad

"¿Qué ganamos nosotros? Por qué deberíamos presentarte a nuestro jefe?", dijo uno de los hombres escupiendo al suelo y mirando a Kenneth mientras los demás se reían entre dientes.

"Toma... te ofrezco 300 dólares ahora mismo. Y recibirás más si consigo hacer un trato con tu jefe", propuso.

Los matones aceptaron. Lo condujeron a un almacén abandonado adornado con pintadas, escombros y ventanas rotas al borde de la calle. El miedo se apoderó de Kenneth mientras sacaba fajos de 10.000 dólares del bolsillo de su americana y los ponía sobre la mesa ante el líder de la banda.

"¿Listo el dinero, eh? ¿Cuál es el trato?", dijo el capo mirando fijamente a Kenneth a los ojos.

"Quiero que asusten a la prometida de mi hijo", respondió Kenneth. "...para que nunca más venga a mi casa a molestarme. Sólo quiero que la asusten, eso es todo... por favor, no le hagan daño".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

"Considere el trato como hecho", declaró el señor de la banda mientras tomaba el fajo de dólares de la mesa. "Deje su nombre, dirección y algunos antecedentes. ¿Cuándo quiere que lo hagamos?".

"Esta noche. Visitará el salón del vecindario esta tarde. Pueden encargarse de ella por el camino", respondió Kenneth.

Con la seguridad de que los matones solucionarían su problema y pondrían fin a las amenazas de Ashley, Kenneth salió del destartalado almacén. Sintió como si le quitaran una roca de encima mientras conducía de vuelta a casa.

Al día siguiente, Kenneth estaba puliendo los cristales de su coche en el garaje cuando notó unas siluetas alargadas y sombrías que se le acercaban por detrás.

"Oh Dios... ¿ustedes?", dijo Kenneth nervioso al ver a los matones que había conocido el día anterior. "¿Por qué están aquí?".

"Hemos venido a hablar", dijo secamente un matón.

El corazón de Kenneth latía con fuerza en su pecho mientras se preparaba para la conversación. "Muy bien... ¿cómo les fue? ¿Ella acordó no volver a molestarme?".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Bueno, todo fue bastante bien... para nosotros", respondió el matón. "Ahora le debe 300.000 dólares a ella y la misma cantidad a nosotros. Si no hay dinero en la fecha acordada, bueno... ya sabe el resultado... ¡y nosotros conocemos a su hijo y a su esposa!".

"¿Qué? Pero nosotros... nosotros acordamos...", tartamudeó Kenneth. "Esto no formaba parte de nuestro trato".

"¡Pues ahora sí!".

El matón soltó una risita macabra. "¡La oferta de la chica resultó ser más interesante... y rentable que la suya!".

"Ni siquiera intentes hacerte el héroe e involucrar a la policía", dijo otro matón acercándose amenazadoramente a Kenneth. "...de lo contrario, alguien de tu familia podría desaparecer... y lo que podría pasarle no lo sabe nadie. ¿Entendido, papá?".

Las palabras helaron el corazón de Kenneth. Le golpeó como un rayo cuando se dio cuenta de que había puesto en juego la seguridad de sus seres queridos en su prisa por deshacerse de Ashley y ocultar su infidelidad.

Mientras los matones abandonaban su garaje, Kenneth decidió arriesgarse de nuevo e idear un plan para conseguir el dinero. Lo primero en lo que pensó fue en su trabajo en la estación de servicio de coches.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Kenneth era contable en el taller de reparación de coches, aprovechando sus amplios conocimientos y experiencia con los automóviles. Todo en el trabajo iba bien, excepto por Tyler, el malcriado hijo de 19 años del dueño del taller que trabajaba como aprendiz. Aquella tarde, Kenneth se acercó al chico.

"¡Hola, Tyler! Me gustaría que le echaras un vistazo a mi coche. Necesita algunas reparaciones y me encantaría que me lo arreglaras", le dijo Kenneth a Tyler.

"¿Estás seguro de que merece la pena arreglarlo?", se burló Tyler. "¡Tanto tú como tu coche pertenecen al museo!".

Kenneth ignoró las burlas. "Pensé que podrías usar mi auto para aprender algunas reparaciones nuevas. He visto que has mejorado bastante últimamente!".

Publicidad

"¡Bien! Miraré tu coche. Puedes recogerlo en el estacionamiento mañana por la mañana", dijo Tyler. No podía negar el placer de ser elogiado delante de los compañeros a los que insultaba constantemente.

"Gracias, Tyler. ¡Lo recogeré por la mañana!".

Kenneth habló alto y claro para que todos los demás presentes en el taller le oyeran.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

En el fondo, Kenneth tenía otra cosa en mente. Cuando el día llegaba a su fin, Kenneth regresó a casa, asegurándose de que María y Richard notaran lo frustrado que estaba.

"¿Qué te pasa?", le preguntó María cuando tiró el maletín al sofá.

Publicidad

"Hoy me he vuelto a pelear con el nito malcriado... Algún día, ese chico, Tyler, acabará en el hospital con la nariz rota, sin dientes y con una pierna colgando en el aire", echó humo Kenneth.

"Oh, vamos, papá. Sólo tiene diecinueve años", dijo Richard, intentando calmar a Kenneth.

"El chico me ha estado poniendo de los nervios".

Kenneth frunció el ceño. "...y más le vale hacer bien su trabajo... sin descargar su ira en mi precioso coche".

"Espera... ¿qué pasa con tu auto?", interrumpió Richard.

"Está en el taller...le dije a ese chico que lo arreglara mañana a primera hora", dijo Kenneth y se retiró a su habitación.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Esa noche, cuando todos dormían, Kenneth se escabulló de la cama. Tomó las herramientas necesarias y se arrastró hasta el estacionamiento del taller. El guardia dormía profundamente en la cabina de seguridad cuando Kenneth entró en la sección donde se reunían los coches reparados.

Se puso una máscara negra y se acercó a su viejo Mustang. Inhalando profundamente, abrió el capó y desenroscó la manguera que suministraba el líquido de frenos. Unas gotas de sudor frío recorrieron la espalda de Kenneth.

Según el plan de Kenneth, recogería el coche a la mañana siguiente y conduciría hasta su casa. Los frenos fallarían por el camino y tendría un accidente premeditado. La investigación y las pruebas acabarían señalando a Tyler, confirmando que manipuló los frenos mientras arreglaba el coche.

Kenneth sabía que su jefe y su centro de servicio de coches caerían bajo el escrutinio público. Planeaba reclamar una enorme indemnización al taller y negociar un acuerdo previo al juicio con su jefe a cambio de más dinero para mantener a Tyler fuera de la cárcel.

Aliviado por poder disponer finalmente del dinero para silenciar a Ashley y a los matones, Kenneth regresó a casa y pasó una noche tranquila.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Los cálidos rayos de sol atravesaron la ventana mientras Kenneth se desperezaba a la mañana siguiente.

"¡Oh, vaya! Voy tarde... debería recoger el coche a primera hora... y lidiar con la policía más tarde... ¡después de mi pequeño accidente!", susurró con una suave carcajada.

Al entrar en el salón, le sorprendió ver a María, que sollozaba amargamente agarrada al auricular del teléfono fijo.

"Cariño, ¿qué pasó?", preguntó Kenneth acercándose a ella. "¿Por qué lloras?".

"¡RICHARD!", se lamentó. "Fue a buscar tu auto para que no volvieras a pelearte con Tyler. Yo sólo... recibí una llamada de la policía... Richard tuvo un accidente en la autopista y murió en el acto...".

Publicidad

Kenneth cayó de rodillas, agarrándose el pecho. "No...no puede ser...Nuestro hijo, Richard...todo es culpa mía...".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Persona dada por muerta se presenta en una boda

09 de abril de 2024

Niño rico abre la puerta y siente miedo de un extraño sucio que le dice: "Hola, hijo" - Historia del día

10 de mayo de 2024

3 historias desgarradoras de personas desaparecidas cuya verdad se descubrió repentinamente

17 de mayo de 2024

Estaba segura de que la hija de mi esposo vivía con nosotros hasta que los encontré juntos en la cama - Historia del día

22 de enero de 2024

La "sorpresa" de mi marido por nuestro aniversario me destrozó – Hice que se arrepintiera

08 de mayo de 2024

Mujer visita a su novio para darle una sorpresa, le abre la puerta la esposa que desconocía - Historia del día

29 de febrero de 2024

Hombre rico ve una vieja cruz en el cuello de su criada y palidece por un repentino recuerdo - Historia del día

13 de mayo de 2024

Recién nacido llora todo el día sin importar lo que hagan sus padres hasta que revisan su cuna - Historia del día

15 de febrero de 2024

El regalo de mi madrastra en mis 15 años rompió mi vida en mil pedazos

21 de marzo de 2024

3 historias apasionantes en las que espiar a los cónyuges desveló verdades ocultas

02 de abril de 2024

Hija desagradecida humilla a su madre por ser pobre, luego la vida le da una lección - Historia del día

22 de abril de 2024

El regalo de mi madrastra en mi 15º cumpleaños destrozó mi vida en mil pedazos

20 de febrero de 2024

¿Me equivoco por echar a mi futura nuera de casa tras sus exigencias?

23 de febrero de 2024

Me obligaron a llevar sujetador - Historia del día

08 de febrero de 2024