logo
Mujer mirando su teléfono | Fuente: Shutterstock
Mujer mirando su teléfono | Fuente: Shutterstock

Mi marido canceló su viaje y me exigió que le reembolsara el vuelo - Su razón me dejó pálida

Jesús Puentes
20 may 2024
03:15

En una acogedora reunión para ponerse al día con amigos y familiares, Helene le cambió las tornas a su marido Greg con una sorprendente revelación. Lo que se suponía que iba a ser una alegre reunión se convirtió rápidamente en una dramática confrontación de su infidelidad oculta. ¿Y lo mejor? La mujer con la que le engañaba también estaba presente en la cena, lo que preparó el terreno para una velada inolvidable.

Publicidad
Amigos y familiares reunidos para cenar | Fuente: Pexels

Amigos y familiares reunidos para cenar | Fuente: Pexels

La vida con Greg siempre había sido tranquila, nada que ver con las tumultuosas relaciones de algunos de mis amigos. Cuatro años después de casarnos, lo máximo que habíamos discutido era sobre qué ver en Netflix los viernes por la noche.

Así que puedes imaginarte mi sorpresa cuando una tarde cualquiera abrió la caja de Pandora, sacando a la luz secretos y mentiras que nunca pensé que nos tocarían a nosotros, Greg y yo, ¡compañeros para toda la vida!

Una pareja sonriéndose | Fuente: Pexels

Una pareja sonriéndose | Fuente: Pexels

Publicidad

Era una perezosa tarde de domingo, y yo estaba acurrucada con un libro cuando Greg entró en la habitación, con una mirada pensativa. "Hola, nena, ¿podemos hablar un momento?", preguntó, rascándose la nuca, un hábito nervioso suyo.

"Por supuesto", dije, dejando el libro. "¿Qué pasa?"

Greg se sentó a mi lado y respiró hondo. "Ya sabes que Mark y yo hemos estado planeando ese viaje por carretera a Cayo Hueso, ¿verdad? Pues ahora quiere traerse a un par de amigos".

Amigos en un viaje por carretera | Fuente: Pexels

Amigos en un viaje por carretera | Fuente: Pexels

"Eso suena divertido", contesté, intentando mantener una conversación ligera. "Pero, ya sabes, con un grupo de ese tamaño, quizá deberíamos intercambiar información de contacto en caso de emergencia. Sólo para estar seguros".

Publicidad

Esperaba que estuviera de acuerdo, o que al menos asintiera en señal de comprensión. En cambio, el rostro de Greg se cerró y su tono se volvió brusco de repente. "¿Por qué tendríamos que hacerlo? Sólo es un viaje por carretera, no una misión a Marte".

Un hombre hablando con una mujer | Fuente: Pexels

Un hombre hablando con una mujer | Fuente: Pexels

Sorprendida, le cogí la mano. "Lo sé, sólo me preocupo por vosotros. Es un viaje largo y podría pasar cualquier cosa".

Greg se levantó bruscamente, su reacción desproporcionada a mi leve preocupación. "¿Sabéis qué? Olvídalo. Si vas a ponerte así, quizá no debería ir".

"Greg, eso no es lo que yo...".

"No -me interrumpió, con voz firme-, no necesito este tipo de estrés. El viaje se cancela".

Publicidad
Un hombre discutiendo con una mujer | Fuente: Pexels

Un hombre discutiendo con una mujer | Fuente: Pexels

Se marchó furioso, dejándome aturdida y confusa en el sofá. Su reacción fue tan poco habitual en él, tan extrema, que me hizo pensar. ¿Por qué una simple sugerencia de seguridad le haría cancelar un viaje con el que llevaba semanas ilusionado?

Su extraño comportamiento me molestaba, pero conociendo la presión a la que estaba sometido últimamente en el trabajo, atribuí su arrebato al estrés. Tal vez estuviera nervioso y decidí concederle el beneficio de la duda.

Una mujer sentada en un sofá | Fuente: Pexels

Una mujer sentada en un sofá | Fuente: Pexels

Publicidad

La vida volvió a la normalidad, o eso creía yo, hasta unos días después, cuando Greg volvió a sacar el tema del viaje cancelado.

"Sabes, ya había reservado un vuelo no reembolsable para reunirme con los chicos en Cayo Hueso", mencionó despreocupadamente una noche.

Me quedé perpleja. "Espera, creía que era un viaje por carretera".

Eludió mi pregunta. "Sí, pero yo iba a volar primero y reunirme allí con ellos. Ahora, como no vamos a ir, me he quedado sin ese dinero".

Billetes de banco | Fuente: Pexels

Billetes de banco | Fuente: Pexels

Fruncí el ceño, sintiéndome un poco acorralada. "¿Y...?" Le di un codazo, confusa por saber adónde quería llegar.

Publicidad

La voz de Greg era un poco nerviosa. "Creo que deberías reembolsarme el dinero. Es lo justo, ya que tus preocupaciones me hicieron cancelar el viaje".

"No me parece justo en absoluto", repliqué, con tono firme. "Fue decisión tuya cancelarlo".

Con un suspiro de frustración, Greg anunció: "De acuerdo. Entonces tendré que aceptar algún trabajo fuera de la ciudad para cubrir los gastos". Y sin más, hizo una pequeña maleta y se marchó.

Una bolsa pequeña | Fuente: Pexels

Una bolsa pequeña | Fuente: Pexels

A la noche siguiente, echándole de menos a pesar de todo, le envié un FaceTalk para ver si podíamos suavizar las cosas. Me contestó desde lo que parecía una habitación de hotel estándar. "Hola, amor", me saludó, intentando sonar alegre.

Publicidad

"Hola", respondí, escudriñando el fondo, no por sospecha, sino simplemente para fijarme en los detalles. Fue entonces cuando me di cuenta: un bolso de maquillaje de mujer y un pañuelo de flores sobre una silla detrás de él. Se me encogió el corazón.

Un pañuelo y un bolso | Fuente: Pexels

Un pañuelo y un bolso | Fuente: Pexels

"Greg -comencé, con voz firme a pesar de la agitación interior-, ¿dónde estás exactamente?".

Miró nervioso por encima del hombro. "En un hotel por trabajo, como he dicho".

No me enfrenté a él en ese momento. Necesitaba un momento para procesar y planificar. Terminé la llamada con un simple "Hablamos luego" y me senté, con una tormenta gestándose en mi interior. Las piezas encajaban dolorosamente. ¡GREG ME ESTABA ENGAÑANDO!

Publicidad
Un hombre y una mujer abrazándose | Fuente: Pexels

Un hombre y una mujer abrazándose | Fuente: Pexels

Pero no iba a dejarlo pasar tranquilamente. Empecé a elaborar un plan para asegurarme de que Greg comprendiera la magnitud de su traición. Iba a ser inolvidable.

El día que regresó, Greg entró por la puerta con una sonrisa forzada, quizá con la esperanza de arreglar las cosas sin problemas. Le devolví la sonrisa, pero la mía era calculada, ocultando la tormenta de traición y dolor que sentía en mi interior. Había decidido no enfrentarme a él de inmediato, y en su lugar opté por un plan que pondría al descubierto su engaño de un modo que no pudiera ignorar.

Una mujer sentada | Fuente: Pexels

Una mujer sentada | Fuente: Pexels

Publicidad

Le propuse que cenáramos juntos esa misma semana. "¿Por qué no invitamos a tus padres y a algunos amigos? Hace tiempo que no nos reunimos todos", dije despreocupadamente, como tendiendo una rama de olivo.

Greg, que posiblemente lo vio como una oportunidad para suavizar cualquier tensión persistente, aceptó de buen grado. "Me parece estupendo, nena. Llamaré a mamá y a papá".

"Adelante, hazlo", respondí asintiendo, con una mezcla de resignación y desafío en la voz.

Sin saberlo, la pièce de résistance, era un invitado al que no esperaba ver: "Mark" o, como había descubierto fisgoneando en su teléfono, "Markina".

Un teléfono | Fuente: Pexels

Un teléfono | Fuente: Pexels

En los días siguientes a su supuesto viaje de trabajo, había encontrado su número etiquetado simplemente como "Mark" en sus contactos y la había invitado a la cena. Ella, curiosa por mis intenciones pero ignorante de toda la historia, aceptó venir.

Publicidad

Tras días planeando cada detalle con precisión, llegó la hora de la revelación.

Greg entró en nuestra casa aquella noche, con la sonrisa preparada para lo que creía que era una cena familiar más. Pero al cruzar la puerta, se quedó helado.

Un hombre sorprendido | Fuente: Pexels

Un hombre sorprendido | Fuente: Pexels

Allí, en medio de la reunión de caras conocidas, estaba Markina, a la que sólo conocía como "Mark" en su engañosa doble vida.

Se le fue el color de la cara cuando sus ojos se clavaron en ella, la encarnación en la vida real de sus mentiras, sentada ahora entre nuestros seres más queridos. La sala, que bullía de suave charla, se sumió en una silenciosa quietud, con el aire cargado de expectación mientras todos esperaban su siguiente movimiento.

Publicidad
Una familia reunida para cenar | Fuente: Pexels

Una familia reunida para cenar | Fuente: Pexels

Había dispuesto los asientos estratégicamente, asegurándome de que Greg se sentara frente a mí y justo al lado de Markina. Esta colocación era crucial, pues me permitía observar atentamente sus expresiones y reacciones a lo largo de la velada.

Su posición frente a mí me facilitaba calibrar su incomodidad y ver la interacción de emociones en sus rostros a medida que transcurría la cena.

Cuando nos instalamos en la cena, el ambiente era tenso, Greg estaba visiblemente desconcertado por la presencia de Markina. Pero aquello no parecía suficiente. Decidí agitar un poco más la olla.

Un hombre y una mujer sentados a la mesa | Fuente: Pexels

Un hombre y una mujer sentados a la mesa | Fuente: Pexels

Publicidad

Con una sonrisa alegre, me dirigí a los amigos de Greg: "Oh, ¿habéis conocido por fin a Mark? Greg habla de sus viajes todo el tiempo".

En la mesa se intercambiaron miradas confusas. Estaba claro que ninguno de ellos había oído hablar de ningún viaje a Cayo Hueso ni sabía quién era Markina. "¿Mark? ¿Quién es Mark?", preguntó uno de ellos, haciéndose eco del creciente desconcierto de la sala.

La verdad se desveló rápidamente a partir de ahí. Markina, al darse cuenta de la situación, se sintió incómoda, pero permaneció sentada, con la mirada perdida entre Greg y yo.

Un hombre y una mujer sentados a la mesa | Fuente: Pexels

Un hombre y una mujer sentados a la mesa | Fuente: Pexels

Greg intentó balbucear alguna explicación, con el rostro cada vez más pálido.

Publicidad

"No quería que pasara nada de esto", se atragantó, con la voz apenas por encima de un susurro. "Empezó con algo tan pequeño y luego... no pude encontrar la forma de volver atrás".

La reacción de sus padres fue el golpe más duro. Su madre, que siempre le había adorado, parecía desolada. "Greg, ¿cómo has podido mentirnos así?", preguntó con voz temblorosa. Su padre, silencioso y severo, se limitó a negar con la cabeza.

Un hombre mayor mirando fijamente | Fuente: Pexels

Un hombre mayor mirando fijamente | Fuente: Pexels

Las manos de Greg temblaban visiblemente mientras miraba alrededor de la habitación, encontrándose con los ojos de aquellos a los que había traicionado. "Lo siento", balbuceó, con la voz quebrada por la tensión de sus emociones. "Lo siento muchísimo. Yo no quería ser así".

Publicidad

La cena no tardó en intensificarse a medida que sus amigos y padres expresaban su conmoción y decepción. La sensación de traición era profunda, y no sólo para mí. Greg había engañado a todos los presentes, acumulando mentiras y más mentiras hasta que se descontrolaron.

Un hombre sujetándose la cabeza | Fuente: Pexels

Un hombre sujetándose la cabeza | Fuente: Pexels

Mientras volaban las acusaciones y se alzaban las voces, Greg se sentó derrotado, con el peso de su engaño aplastándole visiblemente mientras las consecuencias de sus actos se desplegaban a su alrededor.

Al final de la velada, estaba claro que las revelaciones habían marcado el final definitivo de muchas relaciones que Greg había apreciado.

Cuando el último de los invitados se marchó, la casa quedó en silencio, con el peso de las confesiones de la noche persistiendo pesadamente. Greg y yo nos quedamos solos, con los fragmentos de nuestra vida en común esparcidos irrevocablemente.

Publicidad
Un corazón de papel rojo cortado en dos | Fuente: Pexels

Un corazón de papel rojo cortado en dos | Fuente: Pexels

La tensión en nuestro hogar era palpable. A pesar de los intentos de Greg por explicar la situación, sus palabras cayeron en saco roto, enredadas en contradicciones y excusas que ya no tenían ningún peso.

En los días siguientes, quedó muy claro que nuestro matrimonio no podía salvarse. La confianza que una vez fue la base de nuestra relación se había roto irreparablemente.

Con el corazón encogido, pero la mente despejada, solicité el divorcio. Los trámites fueron sencillos, un final tranquilo para lo que una vez había prometido toda una vida.

Un corazón de papel blanco cortado en dos | Fuente: Pexels

Un corazón de papel blanco cortado en dos | Fuente: Pexels

Publicidad

Durante esta época tumultuosa, recordé la reserva de hotel no utilizada que Greg había hecho para su supuesta escapada. Parecía una ironía final, un recordatorio de su engaño. Sin embargo, también despertó una idea en mí: recuperar algo perdido.

Con una nueva sensación de libertad y poder, decidí que había llegado el momento de hacer mi propio viaje. Utilicé el billete que Greg había reservado y viajé a Cayo Hueso. Al registrarme en el lujoso hotel que había reservado, no estaba allí para pensar en el pasado, sino para celebrar los nuevos comienzos.

La vista desde la ventanilla de un avión | Fuente: Pexels

La vista desde la ventanilla de un avión | Fuente: Pexels

El viaje fue tanto una recuperación personal de la alegría como un gesto simbólico de seguir adelante. Pasé los días empapándome de la belleza de Cayo Hueso.

Publicidad

Mientras las impresionantes puestas de sol pintaban el cielo de tonos anaranjados y rosados, la relajante brisa marina susurraba nuevas posibilidades y las vibrantes calles bullían de vida y risas.

Cada momento era un paso más para alejarme de la sombra de mi vida anterior y adentrarme en un futuro más brillante e independiente.

Una mujer disfrutando de la vista de una puesta de sol | Fuente: Pexels

Una mujer disfrutando de la vista de una puesta de sol | Fuente: Pexels

Saboreando un cóctel mientras observaba cómo el sol se ocultaba bajo el horizonte, sentí una paz incomparable. La traición que me había traído hasta aquí parecía un recuerdo lejano, eclipsado por la fuerza personal que había descubierto a su paso.

Publicidad

Cayo Hueso no fue sólo una hermosa escapada; fue el telón de fondo de mi renacimiento, un lugar donde abracé mi recién descubierta independencia y celebré las infinitas posibilidades que me aguardaban.

Una mujer paseando por la playa | Fuente: Pexels

Una mujer paseando por la playa | Fuente: Pexels

¿Quieres más? Descubre una apasionante historia de engaño en nuestro siguiente relato, en el que un matrimonio de 8 años plagado de infidelidades desemboca en un astuto acto de venganza, que deja a un marido infiel con las consecuencias de sus actos. Lee la historia completa aquí.

Esta obra está inspirada en hechos y personas reales, pero se ha ficcionalizado con fines creativos. Se han cambiado nombres, personajes y detalles para proteger la intimidad y mejorar la narración. Cualquier parecido con personas reales, vivas o muertas, o con hechos reales es pura coincidencia y no es intención del autor.

Publicidad

El autor y el editor no garantizan la exactitud de los acontecimientos ni la representación de los personajes, y no se hacen responsables de ninguna interpretación errónea. Esta historia se proporciona "tal cual", y las opiniones expresadas son las de los personajes y no reflejan los puntos de vista del autor ni del editor.

Suscríbete a AmoMama para leer las mejores historias del espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Gané un viaje gratis, pero lo cancelé al oír a mi esposa hablar con nuestra hija pequeña

24 de abril de 2024

Mi hijo pagó por mí durante nuestro viaje familiar, pero luego su ultimátum me mató

29 de abril de 2024

Mis hijos me regalan tecnología, luego se enfadan cuando les pido ayuda — Así que les di a probar su propia medicina

10 de mayo de 2024

Mi madre me desheredó cuando tenía 15 años - Reapareció 10 años después, pero se arrepintió

17 de abril de 2024

Pillé a mi esposo con su amante en el aeropuerto y decidí seguirlos hasta París - Historia del día

11 de abril de 2024

Rompí a llorar cuando oí accidentalmente lo que mi marido le susurraba a su madre

23 de abril de 2024

Un vaso medidor me reveló que mi marido me engañaba con mi mejor amiga - Espera a conocer mi venganza

17 de abril de 2024

Le preparé a mi esposo su postre favorito, pero lo tiró a la basura porque la comida de su ex sabía mejor

23 de abril de 2024

Mi padre hizo todo lo posible por arruinar mi sueño, pero el karma me protegió

12 de mayo de 2024

Mi exmarido me invitó inesperadamente a un viaje - Cuando regresamos, mi vida se puso patas arriba

25 de marzo de 2024

Sorprendí a mi marido con su amante en el aeropuerto y decidí seguirles hasta París - Historia del día

07 de mayo de 2024

Un cambio de avión salvó a mi padre

29 de enero de 2024

Mi marido le daba todo el dinero a su madre - Me quedé helada cuando descubrí la verdad

18 de abril de 2024

Mi esposo insistió en que quedara embarazada al día siguiente de nuestra boda — Mi corazón se hundió cuando descubrí su verdadera razón

17 de mayo de 2024