logo
Vista de un restaurante en una cámara de vigilancia | Fuente: Shutterstock
Vista de un restaurante en una cámara de vigilancia | Fuente: Shutterstock

Mi ex me arruinó el día en el trabajo y yo me vengué de él brillantemente el mismo día - Historia del día

Jesús Puentes
18 may 2024
05:15

Miranda, una joven mexicana muy trabajadora, se enfrenta a un reto cuando su ex intenta humillarla en su trabajo. Miranda tiene miedo de actuar porque su trabajo está en juego, pero el dolor que le causó su ex la empuja. A pesar del riesgo de perder su empleo, encuentra la manera de hacerle pagar por sus actos.

Publicidad

La ruptura de Miranda con su ex había sido un asunto público, que la había sumido en la depresión. Como inmigrante que intentaba construirse una vida en un nuevo país, sabía que tenía que seguir trabajando para mantenerse a flote. Pero parecía que sus problemas no terminaban nunca. Un día, volvió a llegar tarde a su trabajo en el restaurante y tuvo que explicar la situación a su jefe, Michael, en la cocina del restaurante.

"Siento mucho llegar tarde otra vez, Michael. Han pasado muchas cosas... mi novio y yo hemos roto, y todo el mundo lo sabe", dijo Miranda en voz baja.

"Miranda, lo que ocurra en tu vida es cosa tuya, pero para mí es un problema si se entromete en tu trabajo. Te necesito aquí a la hora, lista para trabajar. Es tu última advertencia" -dijo Michael con seriedad.

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Shutterstock

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Shutterstock

Publicidad

Miranda dijo que lo haría mejor, pero las cosas se pusieron más difíciles cuando vio a su ex, Colin, y a la novia de éste, Leslie, en una mesa del restaurante. Le preguntó a Michael si podía evitar servirles, pero él dijo que no, señalando la necesidad de mantener la profesionalidad.

"Todos tenemos cosas difíciles con las que lidiar, Miranda. Nos falta gente, y necesito que hagas tu trabajo, no que huyas", dijo Michael, sin mirarla siquiera.

Miranda no tuvo más remedio que atender a Colin y Leslie, que eran maleducados y hacían bromas pesadas sobre su procedencia.

"Mira a quién tenemos aquí, Miranda, sirviendo mesas. Supongo que la gente de tu origen sí que encuentra su vocación en el sector servicios, ¿eh?", dijo Colin de forma desagradable.

Miranda esbozó una sonrisa forzada y preguntó si estaban listos para pedir, ocultando su molestia.

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Shutterstock

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Shutterstock

Publicidad

En ese momento, Colin dejó caer el tenedor deliberadamente, obligando a Miranda a recuperarlo.

Y mientras Miranda lo hacía, Leslie se rió a carcajadas y aplaudió. "¡Mira a Miranda! Se le da bien recoger cosas!"

Ahora todos la miraban, lo que hizo que Miranda se sintiera aún peor. Le devolvió el tenedor a Colin con mano apenas firme. "Gracias", dijo Colin, pero estaba claro que no lo decía en serio. "Eres un buen compañero de equipo".

Miranda intentó mantener la calma y les trajo rápidamente su pedido, estofado mexicano, con la esperanza de que dejaran de ser malos. Pero Colin dijo que el guiso no era lo bastante picante y se hizo un lío volcando el plato. La ropa de Miranda quedó manchada.

"No pasa nada", dijo ella, intentando no parecer enfadada mientras limpiaba. Pero Leslie seguía riéndose y la gente la miraba. Tantos ojos puestos en ella destrozaron por completo la confianza y la fuerza que Miranda había intentado reunir hasta ahora.

Ya no podía contener las lágrimas que se le agolpaban en los ojos. Tuvo que ir a la cocina y esconderse en un rincón, y estaba tan alterada que empezó a llorar.

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Shutterstock

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Shutterstock

Publicidad

Mientras se deshacía en sollozos, una voz la distrajo. "Toma, coge esto", dijo.

Miranda levantó la vista y vio al cocinero Robert con un paño de cocina en la mano. Sabía que era un hombre amable que ayudaba a todos sus compañeros. Algo en su presencia la hizo llorar con más fuerza mientras aceptaba la toalla.

"Mira, no quiero inmiscuirme en tu vida personal, pero eres más fuerte de lo que crees, Miranda. Tienes un espíritu mucho más grande que los problemas a los que te enfrentas".

Miranda moqueó, sabiendo que realmente necesitaba hablar con alguien, así que se sinceró con el chef Robert. Y él, como un caballero, la escuchó mientras hablaba de sus primeros días con Colin y recordaba el momento que lo arruinó todo para ella. Aquella vez, Colin quería ir a una fiesta con ella, pero ella estaba preocupada por sus deberes.

Miranda, Colin y Leslie eran compañeros de universidad.

"Debería estudiar, Colin", le había dicho. "Mis notas no tienen muy buena pinta".

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Shutterstock

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Shutterstock

Publicidad

Pero Colin negó con la cabeza, negándose a aceptar su "no" como respuesta. "Vamos, Miranda. Eres inteligente y trabajas mucho. Una noche libre no te vendrá mal. Por favor, ven conmigo".

Miranda estaba atascada. Le gustaba la idea de pasar tiempo con Colin, pero sabía que debía estudiar. "Déjame pensarlo. Te lo diré esta noche", le dijo finalmente.

Después de besarse y de que Colin le prometiera una noche divertida, Miranda volvió a su habitación emocionada, pero también un poco estresada. Nada más entrar, su compañera de piso -nada menos que Leslie- la interrumpió.

"¿Qué pasa, Miranda? Pareces muy contenta. ¿Y de dónde han salido esas flores?", le preguntó. Si Miranda supiera que aquella chica era un lobo con piel de cordero...

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Shutterstock

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Shutterstock

Publicidad

"Es Colin. Ha sido muy dulce y me cae muy bien. Me ha invitado a una fiesta, pero estoy preocupada por los exámenes".

"Miranda, tú también tienes que disfrutar de la vida. No te la pierdas por culpa de los exámenes". dijo Leslie. "¡Vamos, es el momento de divertirse!".

"Les, de verdad que tengo que estudiar".

"Eres muy lista, Miranda. Tomarte una noche libre no arruinará tu futuro. Diviértete en la fiesta con Colin. Confía en mí, ¡y vete!"

Sintiéndose un poco más segura de que una noche no perjudicaría sus estudios, Miranda decidió aceptar la invitación de Colin y lo llamó. "Allí estaré, Colin. Esta noche es importante para ti, así que también lo es para mí", le dijo.

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Shutterstock

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Shutterstock

Publicidad

Pero aquella noche, cuando Miranda entró en el ruidoso club donde se celebraba la fiesta, se sintió un poco fuera de lugar. Colin se dio cuenta y le dio una copa: "Toma, bebe esto. Te hará sentir mejor".

Miranda no pudo negarse. Cuando el alcohol hizo efecto, se olvidó de todas sus preocupaciones, disfrutando de la música y el baile, sintiéndose realmente libre.

A la mañana siguiente, Miranda se despertó en un lugar extraño, con la ropa por el suelo. Se asustó al encontrarse sin ropa, rodeada de otras chicas y chicos, también apenas vestidos, simplemente durmiendo por ahí.

Al recordar fragmentos de la noche con Colin, le recorrió un escalofrío por la espalda. Llamó rápidamente a un taxi para volver a su residencia universitaria, preocupada por lo que pensarían los demás si la encontraban así.

De vuelta a la universidad, todo el mundo cuchicheaba y la miraba. Miranda no sabía por qué.

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Shutterstock

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Shutterstock

Publicidad

Se sentía disgustada y sola y tenía muchas ganas de hablar con Leslie, pero Leslie no estaba allí. Ni Leslie ni Colin respondían a sus llamadas. Entonces, la llamó el decano de la universidad, disgustado por unos vídeos y fotos embarazosos, y le mencionó que la expulsarían.

Miranda estaba destrozada y fue a buscar a Colin para que la ayudara. Pero cuando lo encontró, estaba con Leslie, y ambos se reían malvadamente.

"Mira quién está aquí", se mofó Colin, con voz burlona. "¿Has venido corriendo a verme, Miranda? ¿Creías que podía solucionar tu pequeño problema?"

La sonrisa de Leslie era igual de burlona. "Miranda, ¿de verdad creías que Colin estaba interesado en ti? Todo era una apuesta", reveló. "Dos semanas. Eso es todo lo que necesitó para que te hicieras la tonta. Y ahora, mírate, prácticamente suplicándole ayuda".

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Shutterstock

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Shutterstock

Publicidad

Miranda se sintió tan herida y sola mientras los escuchaba reírse de ella. Sabía que la habían engañado y que había perdido mucho, pero también sintió una chispa de determinación para superarlo.

Tras compartir los detalles de su pasado que la llevaron a este restaurante como camarera, Miranda decidió que quería vengarse de Colin y Leslie. "Robert, ¿puedes ayudarme? ¿Hacer que su comida sea superpicante, sólo una vez?", le preguntó.

Robert se mostró inseguro, preocupado por la imagen del restaurante, pero Miranda se mantuvo firme. "Lo necesito de verdad", dijo. "Por favor, hazlo por una vez".

Robert no quería hacerlo, pero en algún lugar, él también sentía que gente como Leslie y Colin merecían probar de su medicina. "De acuerdo, Miranda. Pero hagámoslo discretamente", sugirió.

Miranda preparó una salsa picante, sin pensar en lo que podría ocurrirle si se descubría su plan. Sólo pensaba en vengarse. "Usa esto", dijo, dándole a Robert una servilleta empapada en salsa.

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Shutterstock

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Shutterstock

Publicidad

Cuando Colin y Leslie recibieron su comida, Leslie volvió a burlarse de ella. "¿Esto es picante? ¿Esto es lo que tú llamas un guiso mexicano PICANTE?", se burló.

Justo en ese momento, Colin se limpió la boca con la servilleta y fue golpeado por el fuerte picante. Su piel se puso de un rojo intenso, como si le hubiera abofeteado la esencia misma del picante, y su respiración se convirtió en jadeos superficiales y desesperados.

"Colin, respira, intenta respirar", le instó Leslie, dándole palmaditas en la espalda. Sin embargo, cuando la gente del restaurante empezó a mirar y a reírse, las mejillas de Leslie enrojecieron de vergüenza. Se dio cuenta de que había sido mala con Miranda y ahora los demás se divertían con su situación y la de Colin.

Incapaz de soportar la vergüenza, soltó: "¡Esto es insoportable! Hemos terminado!" y se marchó rápidamente.

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Shutterstock

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Shutterstock

Publicidad

Miranda observó la escena en silencio, con un atisbo de sonrisa en el rostro. Recordó cómo la habían engañado, pensando que serían felices juntos. Parecía que el destino tenía otras ideas.

Aunque dolido, Colin gritó que Miranda debía perder su trabajo, alegando que Miranda "se había metido con su plato", y fue entonces cuando Michael intervino con la cabeza fría. Probó el guiso y no vio ningún problema. "Este plato está perfectamente, señor. No tiene nada de malo", declaró, viendo la servilleta saturada de picante pero ocultándola discretamente.

"Además, Miranda lleva mucho tiempo con nosotros. No estropearía una comida a propósito" -dijo, poniéndose del lado de Miranda. En ese momento, Miranda intercambió una silenciosa mirada de comprensión con su jefe, agradecida por su ayuda.

Colin miró a su alrededor en busca de alguien que le diera la razón, pero no encontró a nadie. Leslie se había ido, y los demás clientes se limitaban a mirar.

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Shutterstock

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Shutterstock

Publicidad

Entonces, Michael le dio a Colin un consejo amistoso. "Sabes, Colin, a veces el calor no procede de la comida, sino de cómo actuamos con los demás. Piensa en ello, ¿vale?".

Colin se quedó mudo, y Miranda sintió una oleada de satisfacción. Había encontrado una forma inteligente y fuerte de defenderse y había sido testigo de cómo la empatía y la comprensión unían a la gente.

La decisión de Michael de defenderla y enseñar a Colin a ser humilde y respetuoso le demostró que, incluso en los momentos difíciles, hay amigos por todas partes.

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Shutterstock

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Shutterstock

Publicidad

Dinos lo que piensas de esta historia y compártela con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Si te ha gustado leer esta historia, aquí tienes otra: Cuando la madre de Eva le pide que se acerque a su distanciado padre, Eva quiere hacer cualquier cosa menos eso. Pero cuando su madre muere, se ve obligada a ponerse en contacto. Pero él la ignora. Hasta años después, cuando necesita su ayuda.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Quedé embarazada estando sonámbula y ni siquiera lo sabía - Historia del día

05 de febrero de 2024

Pensé que le había dado una lección a mi suegra, pero fue más lista que yo después de "olvidar" su cartera para ir a cenar a un restaurante

26 de abril de 2024

Mi suegro humilló a una mesera, pero el karma llegó cuando menos lo esperaba

25 de abril de 2024

Una nieta lee un viejo diario a su abuela con Alzheimer y descubre un secreto que nunca debió saber - Historia del día

29 de marzo de 2024

Me desperté en la cama con la persona con la que más odiaría estar - Historia del día

30 de enero de 2024

3 historias de sucios infieles cuyas traiciones se descubrieron de la forma más inesperada

29 de marzo de 2024

5 historias de personas que tuvieron que convertirse en detectives para conocer la espeluznante verdad sobre sus seres queridos

26 de abril de 2024

Mi novio intentó usar mi dinero para impresionar a unos amigos y pagó por ello

08 de mayo de 2024

A mujer discapacitada le negaron servicio en restaurante, el personal se arrepintió al instante - Historia del día

22 de enero de 2024

Millonario engaña a una cazafortunas - Historia del día

14 de marzo de 2024

A niña discapacitada no la dejan entrar en restaurante el día de su cumpleaños, ella les da una lección - Historia del día

09 de abril de 2024

Serví a una mujer que se burló de mí durante toda la escuela y por fin me vengué después de 20 años

17 de mayo de 2024

Encontré una carta de amor de mi esposo que acabó con nuestro matrimonio

17 de abril de 2024

Niña con discapacidad no es admitida en un restaurante el día de su cumpleaños, y ella les da una lección - Historia del día

16 de abril de 2024