logo
Una floristería | Fuente: Shutterstock
Una floristería | Fuente: Shutterstock

Una mujer se da cuenta de que un hombre de 89 años compra rosas rojas en su tienda todos los días y decide seguirlo - Historia del día

Guadalupe Campos
13 jun 2024
05:15

Una florista curiosa se da cuenta de que un hombre de 89 años ha estado comprando rosas rojas todos los días, así que decide seguirlo para descubrir su secreto. Aprende una valiosa lección sobre el amor.

Publicidad

Sarah Melville sentía que tenía el trabajo más romántico del mundo. Por desgracia, su novio Jake no era un romántico, en absoluto. No había rosas rojas para Sarah, ni cajas de bombones, ni luz de velas, ni música dulce.

Sarah suspiró mientras arreglaba cuidadosamente un ramo de tulipanes en su floristería, y luego se sintió más animada: ¡su cliente favorito iba a entrar en la tienda! El sofisticado hombre de más de 80 años siempre era cortés, encantador y siempre compraba una rosa roja.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

"¡Sr. Courtney!" exclamó Sarah. "¡Más elegante que nunca! ¿Qué será hoy?"

El Sr. Courtney sonrió y besó la mano de Sarah. "Querida, ¿cómo podría pasar el día sin ver tu adorable rostro? Y, por supuesto, necesito una rosa roja, roja, para el amor...".

Publicidad

Sarah se rió y se dirigió a donde guardaba las rosas rojas de tallo largo y seleccionó cuidadosamente la más perfecta de todas. Luego la rodeó de helecho de encaje, papel de seda y una ancha cinta de raso rojo.

Llevó la hermosa rosa ante el Sr. Courtney y éste sonrió complacido. "¡Tan perfecta, querida!", exclamó. "¡Como siempre!"

El Sr. Courtney se metió la mano en el bolsillo y sacó la cartera. La abrió y frunció el ceño. "¡Oh, no!", exclamó. "¡Creo... que no he traído dinero!". El distinguido anciano parecía avergonzado.

"Perdóname", dijo. "Te he puesto a trabajar y no puedo pagar mi rosa...".

"No pasa nada, señor Courtney", dijo Sarah con dulzura. "Puede pagar la rosa mañana".

"¿Segura?", preguntó el Sr. Courtney. "No quiero aprovecharme de tu amabilidad...".

"En absoluto", dijo ella. "No es ningún problema. Eres uno de mis mejores clientes... y el más encantador".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

"Gracias, querida", dijo el Sr. Courtney, con lágrimas en los ojos. "No tienes ni idea de lo que esto significa para mí". Sarah vio cómo el Sr. Courtney se alejaba feliz con su única rosa perfecta.

"Me pregunto", se dijo Sarah. "adónde irá todos los días con esa única rosa roja. A lo mejor tiene una novia". Sonrió para sus adentros y, en un impulso, cerró rápidamente la tienda y siguió al Sr. Courtney calle abajo.

Aunque el Sr. Courtney le llevaba bastante ventaja a Sarah, cojeaba mucho y eso le permitió alcanzarlo rápidamente. Se quedó rezagada lo suficiente para que no la vieran.

Mientras caminaba, el Sr. Courtney saludaba a la gente y Sarah pudo ver que era tan querido por los otros propietarios de tiendas de la calle como por ella.

Entonces el Sr. Courtney dobló una esquina y Sarah vio adónde se dirigía: Era el cementerio. Siguió al anciano hasta el cementerio y vio que se detenía ante cierta tumba.

El Sr. Courtney permaneció largo rato ante la tumba con la cabeza inclinada. Se inclinó y pareció estar arreglando algo. Luego se arrodilló y depositó aquella única rosa roja.

Publicidad

Los hombros encorvados del anciano se agitaban y Sarah se dio cuenta de que estaba llorando. Un grito de angustia escapó de sus labios y el Sr. Courtney se dio la vuelta. Se apartó rápidamente las lágrimas de los ojos.

"Señorita Melville", dijo, y su voz no era tan amistosa como de costumbre. "¿Qué la trae por aquí?"

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

"Oh, señor Courtney", dijo Sarah, enrojecida de vergüenza por haber sido descubierta espiando a su cliente. "Lo siento mucho... Tenía mucha curiosidad. Verá, soy una romántica y me preguntaba a quién le regalaba esa rosa cada día".

El Sr. Courtney se puso en pie y le hizo señas a Sarah para que se acercara. "Ven entonces", dijo. "Ven a conocer a mi amada".

Publicidad

Sarah se acercó y vio que la tumba estaba cubierta de docenas de rosas, algunas descoloridas, otras más frescas, y encima, la gloriosa rosa roja que había envuelto apenas una hora antes.

La lápida era de mármol y contenía el retrato en blanco y negro de una mujer encantadora con un peinado de los años sesenta. En la lápida se leía: Daphne Martin-Courtney, querida esposa y madre, siempre y para siempre amada.

La fecha de la muerte de Daphne era de hacía apenas seis meses. "¿Tu esposa?" preguntó Sarah. "Lo siento mucho, Sr. Courtney, no tenía ni idea...".

"Sabes", dijo con tristeza. "Siempre pensé que yo moriría primero, tengo 89 años y ella sólo tenía 84... Estuvimos casados sesenta años...".

"¡Sesenta años!" exclamó Sarah. "Es increíble".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

"Déjeme decirle una cosa: no ha pasado un solo día sin que le llevara a mi Daphne una rosa roja", dijo el señor Courtney. "Y seguiré haciéndolo hasta el día de mi muerte".

"Usted la amaba. Ojalá..." Sarah se sonrojó. "¡Ojalá me amaran así! ¿Cómo se conocieron Daphne y tú?".

El Sr. Courtney sonrió. "Bueno, querida, allá por 1962, yo era comandante del ejército estadounidense y estaba sirviendo en Vietnam. Me hirieron y me trasladaron de vuelta a Estados Unidos, al Hospital Militar Walter Reed.

"Esperaban que los especialistas del Walter Reed pudieran curarme. Verás, tenía lesiones en la columna vertebral, pero los médicos me dijeron que había una posibilidad de cura... Había algunas cirugías nuevas y revolucionarias...

"De todos modos, había una joven enfermera asignada a mi sala, una chica preciosa, y verla me hacía sonreír. Me enamoré, locamente, y de algún modo ella también me amó...".

Sarah sonrió. "¡Eso me parece muy fácil de creer! Eres un hombre encantador y adorable".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

El Sr. Courtney sacudió la cabeza. "¡Me halaga, querida! Sí, Daphne me quería y le pedí que se casara conmigo, aunque sabía que me esperaban muchos meses de nuevas operaciones y dolorosa fisioterapia.

"¡Le pedí que se casara conmigo y me dijo que sí! Me alegré muchísimo, pero llegué en un momento muy inoportuno, porque aquella tarde vino a verme el cirujano jefe. Me dijo que la primera operación no había ido tan bien como esperaba.

"Me dijo: 'Courtney, no creo en eso de azucararle la verdad a mis pacientes. Un hombre necesita saber con qué puede contar. Así que... Tu primera operación no tuvo el éxito que yo hubiera deseado. Mi pronóstico es que la posibilidad de que vuelvas a caminar, aunque no imposible, es remota. Te doy un 5% de posibilidades de éxito'". Lo escuché y mi alegría se convirtió en cenizas.

"Me di cuenta de que todos mis planes de futuro se habían construido sobre una fantasía. Nunca volvería a andar, nunca sería un verdadero marido o padre de hijos. Sería un lisiado y una carga para la mujer que amaba".

"¡Debías de estar destrozado!", Exclamó Sarah.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

El Sr. Courtney asintió. "Aquella noche no pegué ojo. No dejaba de pensar en Daphne, en mi futuro, que ahora parecía extenderse ante mí como un camino oscuro y solitario hacia ninguna parte.

"Te confieso que aquella noche consideré la posibilidad de suicidarme. Me negaba a ser una penosa sombra del hombre atlético y activo que siempre había sido. Prefería la muerte a eso. Pero no había tenido en cuenta la determinación de Daphne.

"A la mañana siguiente, cuando entró, se dio cuenta enseguida de que algo iba mal. Incluso entonces supo leerme como a un libro abierto. Le dije que me había dejado llevar por la emoción, que la proposición había sido un error.

"Me miró. No", me dijo, "el error es lo que estás cometiendo ahora. ¿Qué está pasando? No se rendiría hasta que se lo contara todo, así que lo solté todo.

"Le conté lo que me había dicho el cirujano: que mis posibilidades de recuperarme totalmente, de volver a andar, eran prácticamente nulas. Me dijo: '¿Y por qué nos afectaría eso?' La miré fijamente.

"No me lo podía creer. Le dije: 'Seré un lisiado, una carga para ti. No podré ser tu marido más que de nombre. Nunca tendrás hijos conmigo. Te pasarás la vida cambiándome los pañales.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

"Pero Daphne no quiso escuchar. '¿Qué me importa todo eso? No me caso contigo por tu cuerpo, ni para tener hijos. Te quiero, eres mi alma gemela. Si me alejo de ti, me arrepentiré el resto de mi vida'.

El Sr. Courtney sonrió y parecía cincuenta años más joven. "Daphne era una joven bastante testaruda y yo estaba a punto de aprender lo terca y decidida que podía llegar a ser. Dijo: 'En cuanto al cirujano, no lo sabe todo. Te diré que el 5% me parece una probabilidad bastante buena. ¡Tienes menos posibilidades jugando a la ruleta en Las Vegas!

"'Acepto esas probabilidades, Johnny. Apuesto por ti. Además, el cirujano no sabe una cosa: estamos jugando con dados cargados. Verás, he visto al amor hacer milagros, y tenemos todo el tiempo del mundo, toda una vida'.

Publicidad

"'Y por eso me casé con ella. El pastor nos casó en la sala la noche anterior a mi segunda operación, y creo que nunca he visto un espectáculo más hermoso que mi Daphne con su vestido blanco y su ramo de rosas rojas.

"Me susurró: 'Soy tuya, siempre y para siempre', y ésas fueron las palabras a las que me aferré durante todo el terrible calvario de mi recuperación. Tardé dos años, pero finalmente salí de aquello andando.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

"Cojeaba, pero caminaba; nunca volvería a correr, pero podía amar a Daphne, podía ser padre de los hijos que ella tanto anhelaba. Estuvimos juntos sesenta años maravillosos, y entonces Dios se la llevó...".

Sarah tenía lágrimas en los ojos. "Lo siento mucho, señor Courtney. Qué historia tan maravillosa..."

Publicidad

"Sí", dijo el anciano. "Pero aún no ha terminado. Mientras recuerdo a Daphne, mientras le llevo las rosas rojas que tanto le gustan, nuestra historia de amor continúa..."

En ese momento sonó el teléfono de Sarah. "Exclamó: "¡Es mi novio!". Dudó, luego se apresuró a contestar y golpeó el altavoz sin querer.

"¿Dónde demonios estás, Sarah? ¡Estoy aquí en la puerta de la tienda como una idiota! Si no estás aquí dentro de diez minutos, me voy". La voz airada de Jack rompió la calma del cementerio.

"¡Ya voy!", suspiró Sarah, y Jack colgó bruscamente sin despedirse siquiera.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

El Sr. Courtney miraba a Sarah con tristeza: "¡Oh, querida!", dijo, "¡Usted se merece mucho más! Si este hombre la amara, esperaría, por mucho tiempo que hiciera falta. Le dedicaría su vida, cada momento de ella".

Publicidad

"Tiene razón", dijo Sarah. "Me merezco algo mejor. Merezco que me quieran como usted amó a Daphne, y ella lo quiso a usted. Le diré una cosa. Ya que no voy a volver corriendo a la tienda, ¿qué tal si tomamos un café?".

A partir de entonces, el Sr. Courtney y Sarah se convirtieron en mejores amigos y ella siempre tenía las rosas más bonitas para él y Daphne. Y cuando Sarah por fin conoció al hombre adecuado, el Sr. Courtney fue quien la llevó al altar para entregarla.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • El amor verdadero nunca abandona a la persona amada. La Daphne del Sr. Courtney se negó a rendirse y su amor le ayudó en su recuperación.
  • Todos merecemos ser queridos y amados. Sarah se dio cuenta de que su novio no la trataba bien, como el Sr. Courtney había tratado a Daphne.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Los reproches de mi madre alejaron a mi esposa embarazada, así que le enseñé una lección "sucia" que nunca olvidará

08 de junio de 2024

Mi esposo cumplió 50 y de repente se convirtió en el hombre con el que me casé

08 de junio de 2024

Me entristecía que mi abuelo sólo me hubiera dejado un viejo colmenar hasta que me fijé en las colmenas - Historia del día

09 de abril de 2024

3 historias desgarradoras en las que padres solteros se enfrentaron a lo peor

09 de abril de 2024

5 historias impactantes sobre abuelos que resultaron ser más inteligentes y nos dieron una lección a todos

14 de mayo de 2024

Hombre se burla del peso de su esposa tras dar a luz delante de sus amigos – Al instante prueba su propia medicina

09 de mayo de 2024

Hijos se niegan a mantener a su anciano padre, se enteran de que murió intentando ganar al menos un centavo - Historia del día

20 de mayo de 2024

Me echaron del restaurante por mi edad y mi atuendo - Días después, volví para vengarme

21 de mayo de 2024

El gestor de la comunidad destruyó el jardín de mi abuela - Tras encontrarla llorando entre las ruinas, lo invité a una cita que no olvidará

08 de junio de 2024

3 historias de cómo disfrazarse de otra persona ayudó a la gente a descubrir la verdad

09 de abril de 2024

La sorpresa que le di a mi madrastra en mi cumpleaños 18 puso su mundo patas arriba

06 de marzo de 2024

Hombre se burla constantemente de esposa desempleada por no hacer nada, halla nota después de que se la lleva una ambulancia - Historia del día

21 de febrero de 2024

Rico heredero humilla a un mendigo a las puertas de un hotel de lujo y a la mañana siguiente ve vaciada su cuenta bancaria - Historia del Día

26 de marzo de 2024

A mis abuelos no les gustaba mi prometida por su color de piel y se negaron a darnos su bendición - Su respuesta me impactó

02 de junio de 2024