logo
Ataúd con flores encima | Foto: Shutterstock
Ataúd con flores encima | Foto: Shutterstock

Tras la muerte de su abuela en una residencia, un hombre recibe un sobre con varios billetes de dólar - Historia del día

Susana Nunez
18 jun 2024
00:15

Una abuela fue engañada y abandonada en una residencia geriátrica por su querido nieto. Decidió darle una lección y le dejó un sobre con algo de dinero y una carta con un mensaje que le perseguiría para siempre tras su muerte.

Publicidad

Un día, Gloria, de 74 años, estaba sorbiendo café junto a la ventana de su habitación, cuando su cuidadora, Sophie, vino corriendo hacia ella. "Señora Watson, tiene visita. Su nieto ha venido a verla".

Gloria llevaba más de un año sin recibir visitas. Cuando se enteró de que Todd venía a verla, no se emocionó mucho; sabía por qué había venido. Era por dinero. Eso era lo único que siempre les había importado a él y a su esposa Natasha...

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

"Señora Watson, ¿necesita ayuda para ir al vestíbulo o la llevo yo?".

"Yo me encargo, querida. Mi nieto puede esperar. Tengo que arreglarme. Tengo que estar lo mejor posible porque voy a verle después de mucho tiempo", dijo Gloria, a tiempo que se dirigía a su armario para buscar el mejor vestido. Mientras rebuscaba entre los vestidos, se sumió en profundos pensamientos y se echó a llorar.

Publicidad

La codicia y la traición no cosechan más que decepciones.

"Debería habérmelo pensado dos veces antes de confiar en él", reflexionó. "Es el peor error que he cometido nunca. No estaría hoy aquí si hubiera conocido antes los planes de Todd y Natasha".

Gloria no pudo contener las lágrimas al recordar su traición.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Hacía cinco años, Gloria vivía sola en la casa que había heredado de su difunto marido. Todd ya estaba casado y se había trasladado a vivir por separado con su mujer y visitaba a su abuela una vez al año, como mucho.

Pero, de repente, empezó a visitarla con más frecuencia. Ella estaba contenta con la atención que él le prestaba. Y un día, se acercó a ella y le dijo: "Mi esposa necesita una operación muy costosa, abuela. Me he quedado sin ahorros, y lo poco que tengo no es suficiente. Te estaré muy agradecido si me ayudas a pagar el tratamiento de Natasha".

Publicidad

Todd era todo lo que Gloria tenía, así que no podía pensar en nada más allá de él. Estaba dispuesta a mover montañas para poner una sonrisa en su cara, y sentía que la casa en la que vivía no era nada comparada con las necesidades de su nieto.

Sin pensarlo más, Gloria vendió la casa y se mudó con Todd y su esposa. Si supiera que todo lo que él le decía era una mentira descarada. Natasha no necesitaba tratamiento, ni estaba enferma. Necesitaban dinero para unas extravagantes vacaciones en Hawái, pero no estaban dispuestos a pagarlo de su bolsillo.

Todd y Natasha ejecutaron su plan con éxito, pensando que se habían salido con la suya y que Gloria nunca se enteraría.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Tres semanas después, la pareja regresó a casa, fingiendo que venían del hospital de la ciudad.

Publicidad

"¡Ah, abuela! Me muero de hambre. ¿Estás haciendo pan? El aroma es tan tentador... ¿Podemos comer? Tengo tanta hambre!", exclamó Todd mientras ayudaba a Natasha a sentarse. "Cuidado, cariño. El médico te ha dicho que no hagas fuerza, ¿verdad?".

Gloria se alegró mucho de ver a su nieto y a su mujer y, a pesar de su avanzada edad, se desvivió por ayudar a Natasha en las tareas domésticas para que pudiera descansar y recuperarse de la operación. Un día, mientras cultivaba las plantas, oyó por casualidad que Natasha y su amiga hablaban en el jardín de enviarla lejos.

"¡Argh! Es una pesada. No hace nada en casa y sigue leyendo libros y periódicos como si fuera a cambiar el mundo o algo así", frunció el ceño Natasha.

"Qué fastidio. ¿Y sabe lo de tus vacaciones en Hawái?", preguntó la amiga.

"¡Qué va! Cree que Todd y yo estuvimos en el hospital. Le mentimos sobre mi operación. Si se entera, estamos perdidos . De todas formas, pienso deshacerme de ella. Voy a invitar a mi hermana a pasar las fiestas y quiero que la habitación de invitados esté vacía antes".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Gloria se quedó estupefacta porque, hasta entonces, no tenía ni idea de que Todd le había mentido. Había confiado ciegamente en él, y ni en un millón de sueños imaginó que la traicionaría así.

"Lo siento, Thomas. No debería haber vendido nuestra casa. Confié en nuestro nieto. Me mintió y ha malgastado todo el dinero", lloró, rozando la foto enmarcada de su difunto marido.

Pero era demasiado tarde, y aunque quisiera, no podría volver atrás en el tiempo para arreglar las cosas y decidir sabiamente para evitar el daño que ella misma se había provocado.

Gloria sonrió y nunca habló del asunto con Todd. Sabía que no serviría de nada hablar con él. Además, seguía sin cuadrarle cuando recordó que Natasha le había dicho a su amiga lo de "deshacerme de ella".

Entonces, la realidad volvió a golpear con fuerza a la pobre Gloria unos días después, cuando Todd y Natasha se acercaron a ella con un folleto en el que se explicaban las comodidades que ofrecía una residencia de ancianos.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

"Es asombroso saber que a los ancianos como yo nos cuidan en lugares así. Pero ¿por qué me enseñas esto, querida?", preguntó a Todd. Éste frunció los labios y miró a Natasha, que frunció el ceño y puso ojazos, haciéndole un gesto para que hablara con Gloria.

"Abuela, verás, Nat y yo estamos planeando tener un bebé. Nuestro médico nos ha dicho que es el momento adecuado, y ya nos acercamos a la treintena", empezó Todd mientras Gloria palidecía lentamente. Comprendió en parte lo que iba a decirle a continuación.

"Así que... tengo pensado cambiar de trabajo, y va a ser difícil que vivamos los tres juntos. Así que lo que estaba pensando es que puedes vivir en algún sitio donde te cuiden bien. Puedes hablar con gente como tú y envejecer tranquilamente, ya sabes. Así que ésta es la residencia de ancianos que me pareció adecuada. Los servicios son de primera clase, créeme. Y prometo visitarte a menudo. Puedes contar conmigo".

Por fin Gloria se dio cuenta de la verdad, que la golpeó como un saco de ladrillos. Quería volver a la casa de su difunto marido, pero ya no era suya, pues estaba vendida. La anciana no pudo hacer otra cosa que hacer las maletas.

A la semana siguiente, él la llevó en coche a la residencia, prometiéndole que la visitaría pronto. Pero ese "pronto" sólo llegaba una vez al año, durante las vacaciones. Desanimada, Gloria empezó a vivir lentamente con la fea verdad de los últimos cinco años.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pixabay

"¡Señora Watson, su nieto la espera en el vestíbulo!". Sophie rompió el silencio del lugar.

"Sí, estaré allí en dos minutos. Gracias, querida".

Hacía poco más de un año que Todd había visitado a Gloria por última vez. En esa oportunidad era Navidad, y le dio ropa y mantas. Ya no era Navidad, así que Gloria estaba desconcertada por qué había venido a verla. Pensó profundamente y suspiró, dándose cuenta del motivo.

"Oh, ¿por qué no se me había ocurrido antes?", exclamó decepcionada.

Hacía unas semanas, Gloria había heredado una parte de los bienes de su difunto primo Donovan. Aunque tenía muchos herederos que se repartirían legalmente el legado, Gloria había recibido una gran parte como participación, ya que Donovan era rico. Era una suma considerable de dinero que podría ayudar a Gloria a comprarse una casa nueva si lo deseaba.

Publicidad

"Espero que no estés aquí para esto", sonrió cuando entró en el vestíbulo y vio que Todd se acercaba a ella con una gran y cálida sonrisa y los brazos abiertos.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

"¡¡¡Abuela!!! Me alegro mucho de verte. ¿Qué tal estás? Te he echado tanto de menos", saludó Todd, abrazando fuertemente a Gloria y apoyando la barbilla en su cabeza, como siempre. "¡Qué calor, abuela! ¿Y cómo van las cosas por aquí? ¿Va todo bien? Mira estas... ¡nuevas gafas de lectura! ¿Te gustan?".

"Estoy bien, querida. Gracias, y me gustan esas gafas. Es muy amable por tu parte acordarte y venir a por esta anciana cuando ya estás ocupado con tanto trabajo", dijo Gloria. "¿Y cómo está Natasha? ¿Está embarazada?".

Publicidad

La excitación de Todd se transformó en un inquietante silencio antes de pasar a hacer otra extraña petición.

"Lo intentamos, abuela, pero tiene una complicación que requiere otra operación. Queremos ser padres, pero sólo es posible después de esta operación. Y...", hizo una pausa, mirándonos con ojos grandes y suplicantes.

"¿Y?".

"Abuela, me he gastado todos mis ahorros en su tratamiento. Sólo me queda un poco para pagar la operación, pero no creo que sea suficiente. Así que he venido a pedirte ayuda".

"¿Ayuda? ¿Qué ayuda, querido?".

"Vine a enterarme a través de mi primo de tu herencia del abuelo Donovan. Sé que estoy pidiendo demasiado, pero sabes cuánto quiero a Nat. Tenemos que ayudarla, abuela. Ha estado soñando con tener hijos, pero sin esta operación... El dinero no es nada comparado con nuestros seres queridos, siempre me lo decías. ¿Puedes ayudarme, por favor?".

Pero poco podía imaginar Todd que su abuela sabía que la estaba engañando. Gloria estaba destrozada hasta la médula. No podía creer que su nieto intentara engañarla de nuevo.

Lo que la atormentaba aún más era que sabía que moriría pronto. A Gloria le habían diagnosticado cáncer, pero no temía a la muerte. Estaba contenta y dispuesta a reunirse con su difunto marido en la otra vida, pero lo que le molestaba era la codicia de Todd. La realidad la volvió a golpear duramente, así que decidió ponerle en el buen camino.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pixabay

"¿Abuela? ¿Te parece bien que ayudemos Nat? ¿Nos darás el dinero?". Todd interrumpió a Gloria, que sabía que había llegado el momento de poner en marcha su plan.

"Ah, querido, no creo que sea posible esta vez. Yo también necesito una operación urgente. Puede que no viva más si no me someto a esta operación crítica. Pero dime: ¿la operación de Natasha es más importante que la mía?".

Gloria esperó la respuesta de Todd, sólo para estremecerse al final de la misma.

"Abuela, no se trata de la vida de quién es más importante. Ahora mismo, mi esposa necesita operarse, y tiene un largo camino por delante. Por favor, ayúdanos".

Publicidad

Gloria se quedó estupefacta cuando se dio cuenta de que su nieto no sólo era un estafador, sino también un desalmado. No es que le molestara que Todd quisiera más a su mujer, pero la destrozó que su respuesta significara directamente que no quería a su abuela ni se preocupaba por su vida.

Tras reflexionar profundamente, Gloria pidió a Todd que la visitara al día siguiente, diciendo que necesitaba tiempo para pensar.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Esa misma noche, Gloria no pudo dormir tranquila. Le perturbaba la avaricia de Todd y la horrible persona en que se había convertido. "Ha elegido el dinero antes que a mí. ¿Acaso mi vida no le importa?", sollozó.

"Aún tiene tiempo hasta mañana para pensar. Espero que cambie de opinión y se dé cuenta de lo mucho que luché para criarlo". En un recoveco de su corazón, Gloria esperaba que Todd se diera cuenta de su error y le dijera que se tratara primero. Pero aún la atormentaban varias dudas.

Publicidad

Por un momento, Todd no parecía ser aquel niño que ella había criado. Había perdido a su madre durante el parto y fue criado hasta los doce años por su padre, Drake.

Drake era adicto al juego y había empezado a llevar mujeres al azar a su casa cuando Todd era pequeño. La vida del niño podría haber ido por otros derroteros si Gloria no hubiera conseguido su custodia y lo hubiera alejado de su padre.

Aunque hizo todo lo posible por criar bien al niño, ya era demasiado tarde. La educación que Drake había recibido a lo largo de los años había dañado a Todd, y éste no sabía amar otra cosa que no fuera el dinero. Casualmente, encontró una esposa que amaba el dinero igual que él.

Gloria no podía permanecer en paz cuanto más rememoraba su pasado. Se durmió llorando y al día siguiente Sophie volvió a despertarla. "Señora Watson, tu nieto, ha venido a verla", le dijo. Con vacilante esperanza, Gloria marchó al vestíbulo a recibir a Todd.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

"¡Abuela! Buenos días... Siento despertarte temprano, pero quiero decirte algo", dijo Todd mientras a Gloria se le iluminaban los ojos, esperando que le dijera que siguiera adelante con la operación.

"El médico nos ha dado de plazo a Nat y a mí hasta la semana que viene para la operación. Abuela, ayúdame, por favor. Mi esposa tiene que operarse".

Gloria estaba descorazonada. La única débil esperanza que tenía se desvaneció. Se dio cuenta de que no le importaba nada a su nieto y ya estaba preparada de antemano con un plan alternativo si las cosas salían de otra manera.

"Querido, verás, aún no he recibido mi herencia, pues mi primo Donovan tiene demasiados herederos. Primero tienen que vender la propiedad y dividir las partes. La documentación y las formalidades legales tardan en ejecutarse", dijo mientras el rostro de Todd se llenaba de decepción.

"Aún puedo ayudarte, pero veo que necesitas dinero en una semana. ¿Por qué no hipotecas tu casa? Puedes pagarlo todo y recuperarlo cuando te dé mi parte de la herencia. ¿Qué te parece?".

A Todd se le iluminaron los ojos de alegría y aceptó de buen grado, pues estaba encantado con la oferta de su abuela. "¡Es una idea brillante, abuela! Me iré ahora y te visitaré dentro de dos semanas, ¿vale? Te quiero, ¡y gracias! Eres la mejor abuela del mundo".

Publicidad

Todd regresó feliz a casa, sin adivinar lo que le esperaba a continuación.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Unos días después, Gloria pidió a Sophie que siguiera a su nieto en las redes sociales. Ella no era experta en redes sociales, pero sabía que Todd y Natasha siempre estaban activos en Internet, publicando fotos de sus vacaciones y celebraciones.

"¿Dónde están ahora?", preguntó a Sophie, y se desanimó cuando supo que Todd y su esposa estaban de vacaciones en las Maldivas.

Gloria estaba triste porque ninguno de sus esfuerzos parecía haber surtido efecto en Todd. Sophie le enseñó fotos de él y su esposa disfrutando de otras vacaciones extravagantes. Gloria estaba segura de que las habían pagado con el dinero que habían conseguido hipotecando su casa, y aquello era el colmo.

Publicidad

Le entristecía ver cómo la avaricia por el dinero había convertido a Todd en un hombre egoísta, y pronto su salud se deterioró. El tratamiento no sirvió de nada y, por desgracia, Gloria falleció dos semanas después. Pero antes de exhalar su último suspiro, le hizo una última jugarreta a su nieto que le enseñaría una lección inolvidable sobre cómo la avaricia y la inhumanidad no cosechan más que decepciones.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

"Vamos a casa. Está oscureciendo", Natasha apretó el hombro de Todd después de que la difunta Gloria fuera enterrada.

Todd se dio cuenta de lo mucho que echaba de menos a su abuela sólo cuando ya no estaba. Estaba débil y conmocionado por su pérdida, pero volvió en sí cuando Natasha le recordó la herencia.

Publicidad

"Cariño, vamos a casa. Aún no sabemos qué hizo con su parte. Debe de haberla recibido ya, ¿no? Tenemos que hablar con su abogado y averiguarlo", le convenció.

"Ah, sí, quedemos con el abogado mañana a primera hora".

Pero para sorpresa de Todd, el abogado de su difunta abuela llamó a su puerta al día siguiente y le ofreció un sobre.

"¿Qué es esto?", exclamó Todd.

"Es de la difunta señora Watson. Es tu herencia. Por favor, firma aquí... Y sí, listo. Ahora es todo tuyo!", dijo el abogado mientras se marchaba tras obtener la firma de Todd.

"Debe de ser un cheque de la abuela. Me ha dejado toda su herencia, ¡¡FINALMENTE!!". Todd suspiró en voz baja mientras abría el sobre y sacaba varios billetes de un dólar y una nota.

"¿QUÉ ES ESTO?". Todd se sobresaltó. "¿DÓNDE ESTÁ EL CHEQUE?".

Para su sorpresa, había unos 50 dólares y nada más. En lugar de un cheque, encontró una nota manuscrita de su abuela. No se sobresaltó menos cuando empezó a leerla.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

"Querido, presiento que se acerca el final de mis días. El día en que me reuniré con tu abuelo no está lejos. Pero antes de eso, quiero confesarte una pequeña verdad", empezaban las palabras de la difunta Gloria.

"Sabía que habías mentido sobre la operación de Natasha. También sabía lo que hicieron los dos con el dinero que les di tras vender mi querida casa. Era consciente de tus mentiras. Te has convertido en una persona horrible, y debes saber una cosa: el dinero no lo es todo, querido. No puede comprar el amor y la felicidad".

Todd se sobresaltó al darse cuenta de que su abuela lo había sabido todo desde el principio, pero se había hecho la ingenua. Sus ojos se abrieron aún más de asombro cuando siguió leyendo.

"Todd, cariño, estoy segura de que aprenderás a ser amable, generoso y cariñoso con la gente que te rodea en cuanto empieces a ayudarla. Así que he dispuesto que trabajes en la residencia de ancianos donde yo vivía. Tienes que trabajar allí durante un año y aprender a ser atento y cariñoso con los demás. Son unos pocos dólares para el billete de autobús a la residencia. Buena suerte, cariño. Espero que cumplas mi deseo. Con cariño, abuela".

El último deseo de Gloria era arreglar la actitud fría de su nieto hacia la gente. Había muerto pensando que así arreglaría a Todd y cambiaría su avidez de dinero. Sorprendentemente, también había sembrado un pequeño giro que decidiría el destino de su legado, y su nieto no tenía ni idea de ello.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

"¿Cómo se atreve a hacerme esto?", se indignó, arrojando el sobre y la nota al suelo. "Lo ha estropeado todo. Me ha traicionado. Esa vieja...".

La realidad golpeó a Todd como una tonelada de ladrillos ante la sola idea de quedarse pronto sin casa. Se había gastado todo el dinero que había conseguido hipotecando su casa en irse de vacaciones con su mujer. La herencia de su difunta abuela era su último recurso para pagar la hipoteca y recuperar su casa. Sin ella, estaría arruinado.

"Dios mío, ¿cómo voy a pagar la hipoteca? Qué mala fue. ¿Qué voy a ganar trabajando allí? ¿Qué ha hecho con todo ese dinero?". Todd maldijo y se sentó en el umbral de la puerta, sin saber qué hacer. Estaba tan furioso con su difunta abuela que no dejaba de maldecirla.

Publicidad

Todd no tenía ni idea de que ella había dejado todo su dinero en la residencia de ancianos y que aún podía ser suyo sólo si cumplía su última voluntad trabajando allí. Si no lo hacía, todo el dinero iría a parar a la residencia y él no recibiría ni un céntimo, según el testamento que ella había dejado en secreto.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pixabay

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • La codicia y la traición no cosechan más que decepciones. En su carrera por financiar sus extravagantes vacaciones y su estilo de vida, Todd mintió a su abuela y le hizo vender su preciada casa. La traicionó e incluso la envió a una residencia de ancianos. Al final, sus actos se volvieron contra él de la forma más chocante tras la muerte de la anciana.
  • El dinero no lo es todo. No puede comprar el amor ni construir relaciones. Incluso antes de su muerte, Gloria quiso dejar un mensaje a Todd y decirle que el dinero no lo es todo en la vida y que hay mucho más allá de él.
Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Un hombre de 87 años vuelve del hospital y ve cómo tiran todas sus cosas de casa. La conmoción no es menor cuando escucha algo desgarrador de su nieto. Haz clic aquí para leer la historia completa.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Mi suegra me pidió que la ayudara a cubrir sus deudas - Me horroricé cuando descubrí lo que ocultaba

30 de mayo de 2024

5 historias impactantes sobre abuelos que resultaron ser más inteligentes y nos dieron una lección a todos

14 de mayo de 2024

Linda hereda los relojes antiguos de su abuela y su codicioso hermano se queda con la casa, resulta que ella recibió casi 200 mil dólares - Historia del día

05 de junio de 2024

Hombre tala un viejo árbol de la familia y encuentra en su interior una profecía de su bisabuelo - Historia del día

13 de junio de 2024

Invité a mi colega para presentarle en secreto a mi nieto soltero – Se me paró el corazón cuando se vieron

10 de mayo de 2024

3 historias sobre herencias familiares que dieron un giro inesperado

13 de marzo de 2024

Me quedé muy impactada cuando fui corriendo a la guardería a recoger a mi preciosa nieta

15 de mayo de 2024

3 historias sobre hallazgos inesperados en casas antiguas y baratas

11 de abril de 2024

La abuela me regaló una oveja de plástico en mi cumpleaños durante años y solo descubrí su propósito secreto tras su muerte

19 de febrero de 2024

Fui la única que fue al almuerzo de cumpleaños de mi abuela - Después de ver sus lágrimas, le di una lección a mi familia

06 de junio de 2024

Hijos se niegan a mantener a su anciano padre, se enteran de que murió intentando ganar al menos un centavo - Historia del día

20 de mayo de 2024

Nuestra nieta nos acusó de tacaños tras recibir nuestro regalo de boda

11 de abril de 2024

¿Soy una mala madre por echar a mi hija embarazada?

07 de mayo de 2024

Mi novia me dijo que mi hija había muerto, luego descubrí que mentía - Historia del día

19 de abril de 2024