logo
Anciana en silla de ruedas | Fuente: Midjourney
Anciana en silla de ruedas | Fuente: Midjourney

Huérfano salva a anciana en hogar de ancianos y, una semana después, encuentra una nueva familia - Historia del día

Percy visitó una residencia de ancianos con su clase del orfanato. Lo que parecía un fin de semana aburrido para un niño se convirtió en una oportunidad para demostrar su talento y honradez. Mientras sus compañeros lo veían como una oportunidad para burlarse de los ancianos y robar, Percy demostró su valentía para defender a los débiles.

Publicidad

Percy y su clase llegaron a la residencia de ancianos procedentes del orfanato, y la excitación y la curiosidad zumbaban en el aire. Su profesora, la señora Thompson, los reunió en círculo, su expresión seria indicaba que tenía algo importante que decir.

"¡Escuchen, niños! Hoy va a ser un día especial", empezó la señora Thompson, alzando un poco la voz para que se la oyera por encima del parloteo y las risitas. "Estamos aquí para pasar tiempo con los ancianos. Recuerden ser respetuosos y amables. Estas personas tienen muchas historias y sabiduría que compartir".

Algunos niños asintieron, pero muchos seguían cuchicheando y riendo. Percy estaba un poco apartado de los demás. Tenía un poco de sobrepeso y llevaba gafas gruesas, lo que le convertía en blanco de burlas. Jacob y Ethan, los alborotadores de siempre, ya cuchicheaban y se reían, con los ojos fijos en Percy.

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: DaLL-E

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: DaLL-E

Publicidad

La señora Thompson dio una palmada. "Muy bien, empecemos. Hoy ayudaremos en distintas áreas. Asegúrense de escuchar y seguir las instrucciones".

Se dividieron en grupos y fueron conducidos por el personal a distintas partes de la residencia. Percy acabó en la sala de recreo con Jacob y Ethan. La sala estaba llena de sillas cómodas, mesas y una gran estantería con juegos de mesa y puzzles. El aire olía ligeramente a lavanda y a productos de limpieza.

"Eh, Percy, bonitas gafas", se mofó Jacob en cuanto la señora Thompson salió del alcance de sus oídos. Ethan soltó una risita y añadió: "Sí, ¿te ayudan a ver todos los caramelos que te vas a comer?".

Percy los ignoró, con la cara enrojecida. Se acercó a una mujer de aspecto frágil que estaba sentada sola y le sonrió. "Hola, soy Percy. ¿Puedo ayudarle en algo?".

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Shutterstock

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Shutterstock

Publicidad

La cara de la mujer se iluminó. "Hola, querido. Soy la señora Henderson. ¿Te gustaría ayudarme con este puzzle?".

"¡Claro!", dijo Percy, sentándose a su lado.

Jacob puso los ojos en blanco. "Menudo perdedor", le murmuró a Ethan. "Venga, vamos a divertirnos".

Los dos chicos empezaron a mover cosas por las mesas, a intercambiar las bolsas de punto de la gente y a esconder libros. Se reían mientras observaban las confusas reacciones de los ancianos residentes.

Percy trabajaba seriamente mientras los demás armaban jaleo. Ayudó a la Sra. Henderson a encontrar las piezas correctas del puzzle, escuchando pacientemente sus historias. Estaba claro que ella apreciaba su amabilidad.

"Miren a Percy, la mascota de la profesora", se burló Ethan, lo bastante alto para que Percy lo oyera. "A lo mejor cree que le darán una estrella de oro".

Las orejas de Percy se pusieron rosadas, pero siguió concentrado en ayudar a la señora Henderson. "Sólo intento ser amable", murmuró.

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Shutterstock

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Shutterstock

Publicidad

La señora Thompson volvió para ver cómo estaban. Se dio cuenta del alboroto que estaban causando Jacob y Ethan. "Jacob, Ethan, ¿qué están haciendo?", preguntó severamente.

"Nada, señora Thompson", dijo Jacob inocentemente, aunque su sonrisa de satisfacción lo delató.

Llevaron a los niños a una gran sala donde debían pasar tiempo con los ancianos y jugar a juegos como el bingo. La sala estaba llena de mesas y sillas dispuestas en ordenadas filas. Una gran pancarta en la que se leía "Día del Bingo" colgaba del techo, añadiendo un toque festivo al ambiente. Los ancianos residentes ya estaban sentados, charlando entre ellos y esperando a que empezara el juego.

La Sra. Thompson dio una palmada para llamar la atención de todos. "¡Muy bien, niños, busquen un asiento con uno de nuestros anfitriones y preparémonos para jugar al bingo!".

Percy vio rápidamente a la Sra. Henderson y se dirigió a su mesa. Se alegró de volver a verla. Ella lo saludó con una cálida sonrisa. "Hola, Percy. ¿Listo para jugar al bingo?".

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Shutterstock

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Shutterstock

Publicidad

"Sí, señora Henderson", respondió Percy con impaciencia, tomando asiento a su lado.

Mientras tanto, Jacob y Ethan se encontraron sentados con un amable anciano que se presentó como el señor Walters. Intercambiaron miradas pícaras y empezaron a cuchichear entre ellos. No tardaron en urdir un plan para causar problemas.

Cuando empezó el juego, el que llamaba al bingo empezó a leer los números.

Jacob y Ethan susurraron al Sr. Walters, convenciéndolo de que gritara "¡Bingo!" aunque no tuviera un cartón ganador. "Confíe en nosotros, será divertido", le instó Jacob.

El Sr. Walters, con cara de confusión pero divertido, levantó la mano y gritó: "¡Bingo!".

La sala se quedó en silencio un momento, y luego estalló en suaves carcajadas cuando el que llamaba al bingo soltó una risita y explicó que era demasiado pronto.

"Todavía no, Sr. Walters. ¡Siga jugando!".

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Shutterstock

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Shutterstock

Publicidad

Jacob y Ethan soltaron una risita, pero su diversión no terminó ahí. Miraron a Natalie, una anciana que estaba sentada sola y marcaba cuidadosamente su cartón de bingo. Con una sonrisa socarrona, Ethan se acercó sigilosamente y cogió su cartón de bingo mientras ella estaba momentáneamente distraída. Rápidamente la desordenó, garabateando números y dibujando marcas al azar antes de volver a ponérsela delante.

Natalie miró su cartón confundida, con el ceño fruncido. Justo cuando estaba a punto de gritar "¡Bingo!" con un cartón que ahora no tenía sentido, Percy se dio cuenta de lo que había ocurrido. Se levantó de su asiento y gritó "¡Bingo!" a pleno pulmón.

La sala volvió a estallar en carcajadas, y el que llamaba al bingo sonrió. "¡Oh, parece que tenemos otra falsa alarma! Percy, ¿sabes jugar al bingo?".

Las mejillas de Percy se sonrosaron y asintió. "Sí que sé. Sólo quería ayudar".

Natalie miró a Percy, dándose cuenta de lo que había hecho. "Gracias, jovencito. Me has ahorrado un buen rato de vergüenza", dijo cariñosamente.

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Shutterstock

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Shutterstock

Publicidad

La señora Henderson palmeó el brazo de Percy. "Eres un buen chico, Percy".

Jacob y Ethan, que observaban desde el otro lado de la habitación, fruncieron el ceño. Su plan para humillar a Natalie se había frustrado, y Percy volvía a ser el centro de atención por su amabilidad. La señora Thompson se dio cuenta del alboroto y se acercó. "¿Qué está pasando aquí?", preguntó, mirando a Jacob y Ethan con suspicacia.

"Oh, nada, señora Thompson", dijo Jacob, intentando parecer inocente.

La señora Thompson se volvió hacia Percy y sonrió. "Gracias por ayudar, Percy. Es importante que nos cuidemos los unos a los otros".

Natalie, que ahora estaba sentada junto a Percy, empezó a estrechar lazos con él rápidamente. Le contaba historias de su juventud y Percy la escuchaba atentamente, haciéndole preguntas y riéndose de sus anécdotas. Aquel día parecieron establecer una conexión especial.

Al ver esto, Jacob y Ethan se enfadaron aún más. "Tenemos que vengarnos de él", susurró Ethan a Jacob. "Nos está haciendo quedar mal".

Jacob asintió. "Sí, ya se nos ocurrirá algo. Espera".

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Shutterstock

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Shutterstock

Publicidad

Mientras continuaba la partida de bingo, Percy sintió una cálida sensación de satisfacción. Había hecho lo correcto, y se sentía bien al ser apreciado. Las risas y las regañinas de Jacob y Ethan se desvanecieron en un segundo plano mientras él se centraba en su nueva amistad con Natalie.

Jacob y Ethan se acercaron a Percy después de la partida de bingo, luciendo sonrisas falsas que inquietaron a Percy. "Hola, Percy", empezó Jacob, intentando sonar sincero. "Sentimos mucho habernos burlado de ti antes. Sólo estábamos bromeando".

"Sí", intervino Ethan. "En realidad pensamos que eres muy guay y queremos ser amigos".

Percy los miró con escepticismo. "¿De verdad?".

"Sí, de verdad", dijo Jacob, asintiendo con entusiasmo. "Pero, ya sabes, para demostrar que eres realmente uno de los nuestros, tienes que ayudarnos en algo".

"¿De qué se trata?", preguntó Percy, receloso de sus intenciones.

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Shutterstock

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Shutterstock

Publicidad

Ethan se acercó más y susurró: "Vamos a gastarle una broma a Natalie y robarle dinero. Será divertidísimo. Y si nos ayudas, sabremos que estás de nuestro lado".

A Percy se le encogió el corazón. Se había encariñado con Natalie y no podía creer que quisieran que hiciera algo tan mezquino. "De ninguna manera", dijo con firmeza. "No voy a hacer eso. Está mal".

La sonrisa de Jacob se desvaneció, sustituida por el ceño fruncido. "Bien, hazlo", espetó. "Pero te arrepentirás".

Fieles a su amenaza, Jacob y Ethan corrieron hacia la señora Thompson, con lágrimas falsas en los ojos. "¡Sra. Thompson!", gritó Jacob. "¡Percy intentó robarle dinero a Natalie!".

El rostro de la señora Thompson se endureció y marchó hacia Percy. "¿Es cierto, Percy?", preguntó.

"No, señora Thompson, ¡no es verdad!", protestó Percy, sintiendo que el pánico se apoderaba de su pecho. "Yo nunca haría eso".

Justo entonces, Natalie dio un paso al frente, con la mirada aguda y decidida. "Puedo responder por Percy", dijo. "No ha sido más que amable y respetuoso. Jacob y Ethan son los que causan problemas. Mienten para meterlo en líos".

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Shutterstock

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Shutterstock

La señora Thompson miró a Natalie y luego a los dos chicos. "¿Es cierto?", preguntó con voz severa.

Jacob y Ethan arrastraron los pies, evitando mirarla. "Bueno...", tartamudeó Ethan.

"Sólo era una broma", murmuró Jacob.

El rostro de la señora Thompson se suavizó al volverse hacia Percy. "Lo siento, Percy. Debería haber sabido que no debía creerles sin comprobar los hechos".

Percy asintió, sintiendo alivio. "No pasa nada, señora Thompson".

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Shutterstock

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Shutterstock

Publicidad

Natalie sonrió a Percy. "Gracias por defenderme, Percy. Eres un buen chico".

Jacob y Ethan tuvieron que disculparse tanto ante Percy como ante Natalie. Mientras lo hacían, Percy sintió orgullo y alivio. Había hecho lo correcto, y le sentó bien que alguien le defendiera.

Una semana después, Percy se dirigió con impaciencia a la residencia de ancianos para visitar a Natalie. Desde que se conocieron, había venido todos los días a pasar tiempo con ella y a jugar al bingo. El tiempo que pasaban juntos se había convertido en lo mejor de su día. Prácticamente saltaba mientras se acercaba a la puerta principal, con un pequeño ramo de flores que había cogido por el camino.

Al entrar en la sala donde solían reunirse, la sonrisa de Percy se desvaneció. La sala estaba llena de su habitual multitud de ancianos residentes, pero el lugar habitual de Natalie estaba vacío. El corazón de Percy empezó a acelerarse. Miró rápidamente a su alrededor, con la esperanza de que estuviera en otro sitio.

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Shutterstock

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Shutterstock

Publicidad

Percy se acercó a uno de los miembros del personal, una mujer de aspecto amable llamada Sra. Green. "Perdone, señora Green, ¿ha visto a Natalie? No está en el pasillo".

La cara de la Sra. Green se descompuso y vaciló. "Percy, ¿por qué no vienes conmigo? Necesito hablarte de algo".

Percy sintió que se le formaba un nudo en el estómago mientras la seguía por un silencioso pasillo. Entraron en una habitación pequeña y tranquila, con luz tenue y sillas cómodas. La señora Green hizo un gesto a Percy para que se sentara.

"Percy", empezó a decirle con suavidad, "Natalie siempre se alegraba mucho de verte todos los días. Traías mucha alegría a su vida".

Los ojos de Percy se abrieron de par en par y su corazón latió con fuerza. "¿Qué quiere decir con 'alegraba'? ¿Dónde está?".

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Shutterstock

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Shutterstock

Publicidad

La señora Green respiró hondo. "Natalie se mudó de la residencia a su casa".

El mundo de Percy pareció desmoronarse. "¿Puedo volver a verla?" .

La Sra. Green sonrió y le entregó un sobre. "Dijo que teníamos que dártelo, y tú tomarás la decisión de si quieres volver a verla, o tal vez más".

Percy abrió el sobre y vio un documento en su interior. Le resultó muy difícil comprender de qué se trataba.

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Percy levantó la vista, con los ojos enrojecidos e hinchados. "¿Qué es?".

"Natalie quiere adoptarte", dijo suavemente la señora Green. "¿Te gustaría dejar el orfanato y empezar a vivir con Natalie a partir de ahora?".

Publicidad

Percy se quedó de piedra. "¿Tendría un hogar?".

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Shutterstock

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Shutterstock

La Sra. Green asintió. "Sí, Percy. Ella quiere asegurarse de que te cuidan. Significas mucho para ella".

Percy se sentó en silencio un momento, intentando procesarlo todo. Por primera vez en su vida, tendría un hogar, quizá incluso su propia habitación. Y todo gracias a un accidente. Se sentía afortunado por haber conocido a Natalie, pero al mismo tiempo estaba orgulloso de sus actos.

"Me encantaría vivir con Natalie", susurró Percy, apretando las flores que había traído. "Es la mejor amiga que he tenido nunca".

Publicidad

Dinos lo que piensas de esta historia y compártela con tus amigos. Puede que les inspire y les alegre el día.

Si te ha gustado esta historia, lee ésta: Robert llevaba una vida aislada desde que su amada esposa falleció hacía años. Nadie podía calentar su corazón ni acercarse a su casa, nadie excepto una niña, Bella, que vio en él algo que nadie más veía. Con dedicación y sinceridad, consiguió cambiar su vida para siempre. Lee la historia completa aquí.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Profesora jubilada cree haber retirado sus últimos $5, encuentra $100K en su cuenta bancaria - Historia del día

31 de mayo de 2024

Me dijeron que mi boda fue cancelada una semana antes del gran día

04 de abril de 2024

Serví a una mujer que se burló de mí durante toda la escuela y por fin me vengué después de 20 años

17 de mayo de 2024

Mi suegra arruinó nuestra boda después de que mi marido y yo la echáramos de la lista de invitados - ¿Qué debemos hacer?

09 de abril de 2024

Mi novia quería presentarme a sus padres - Si tan solo hubiera sabido quién era su madre

22 de marzo de 2024

Anciana sin hogar gasta todo su dinero en un regalo para un niño rico - Historia del día

19 de marzo de 2024

"Papá tiene una foto de ella": gritó nuestra hija durante la cena familiar - La verdad nos sorprendió

13 de junio de 2024

Mujer es infiel delante de suegro discapacitado - Historia del día

28 de marzo de 2024

Pareja adopta a niño de 6 años, al día siguiente lo encuentra alimentando a un bebé desconocido en su habitación - Historia del día

28 de febrero de 2024

Me echaron del restaurante por mi edad y mi atuendo - Días después, volví para vengarme

21 de mayo de 2024

Mi hermana y mi prometido me engañaron dos semanas antes de la boda - Lo descubrí en secreto y me vengué

16 de abril de 2024

3 historias impredecibles en las que la gente descubre la sorprendente verdad sobre sus vecinos

22 de abril de 2024

Anciana desaparece de hogar de ancianos, luego los médicos revisan cámaras de seguridad - Historia del día

05 de junio de 2024

Arruiné el cumpleaños de la madre de mi prometido con mi regalo

26 de abril de 2024