logo
Mujer con su bebé recién nacido en brazos | Fuente: AmoMama
Mujer con su bebé recién nacido en brazos | Fuente: AmoMama

Mi esposo no fue a recibirme al alta hospitalaria con nuestro recién nacido – Cuando descubrí su motivo, me puse pálida

Cuando Sarah dio la bienvenida a un bebé, pensó que sería el día más feliz de su vida. Pero una traición inesperada destrozó su mundo, dejándola devastada y sola. Hizo las maletas y se marchó con el recién nacido, obligando a su marido a enfrentarse a sus prioridades.

Publicidad
Sarah sosteniendo a su bebé recién nacido | Fuente: Midjourney

Sarah sosteniendo a su bebé recién nacido | Fuente: Midjourney

Hace unas semanas, di a luz a nuestro precioso hijo, Luc. Fue un embarazo duro, lleno de noches sin dormir y preocupaciones constantes, pero todo mereció la pena en el momento en que tuve a Luc en mis brazos.

El plan era sencillo: mi marido, Tom, nos recogería en el hospital y empezaríamos nuestra nueva vida como familia. Me lo imaginaba acunando a Luc, con los ojos iluminados de alegría. Esa imagen me mantuvo en pie durante los días más duros.

Sarah acunando a Luc | Fuente: Midjourney

Sarah acunando a Luc | Fuente: Midjourney

Publicidad

Llegó el día del alta y yo estaba entusiasmada. Tenía a Luc envuelto en una manta, y cada pequeño sonido que hacía me llenaba el corazón de calidez.

No dejaba de mirar el reloj, cada minuto se alargaba más que el anterior. Se suponía que Tom ya estaría aquí. Comprobé mi teléfono: ninguna llamada perdida, ningún mensaje. Mi excitación empezó a transformarse en ansiedad.

Sarah hablando con la enfermera del hospital | Fuente: Midjourney

Sarah hablando con la enfermera del hospital | Fuente: Midjourney

"¿Va todo bien?", preguntó la enfermera, dándose cuenta de mi inquietud.

"Sí, creo que sí", respondí, aunque no estaba segura. "Es que mi marido llega tarde".

Intenté llamar a Tom, pero saltó el buzón de voz. Le envié unos cuantos mensajes, cada uno más frenético que el anterior. Los minutos se convirtieron en una hora y seguía sin saber nada de él. Me rondaban por la cabeza horribles posibilidades: ¿habría tenido un accidente? ¿Estaba herido?

Publicidad
Sarah llamando a Tom | Fuente: Midjourney

Sarah llamando a Tom | Fuente: Midjourney

Por fin, mi teléfono emitió un mensaje. Sentí alivio al cogerlo, pero ese alivio se convirtió rápidamente en otra cosa. El mensaje decía: "Lo siento, nena, pero llegaré una hora tarde. Estoy en el centro comercial. Hay unas rebajas enormes en mi tienda de zapatillas favorita y no podía perdérmelo".

Sarah leyendo el texto de Tom | Fuente: Midjourney

Sarah leyendo el texto de Tom | Fuente: Midjourney

Publicidad

Me quedé mirando la pantalla, sintiendo como si el suelo acabara de abrirse bajo mis pies. Me temblaban las manos mientras sujetaba a nuestro recién nacido, con el corazón latiéndome con fuerza en el pecho. ¿Cómo había podido? Aquí estaba yo, sosteniendo a nuestro bebé, lista para empezar nuestra vida juntos, y él estaba demasiado ocupado comprando zapatillas.

"¿Estás bien?", preguntó la enfermera, con voz suave pero preocupada.

No pude contener las lágrimas. "Está en el centro comercial. Hay rebajas en zapatillas".

Sarah hablando con la enfermera del hospital | Fuente: Midjourney

Sarah hablando con la enfermera del hospital | Fuente: Midjourney

Sus ojos se abrieron de golpe y, sin dudarlo, se ofreció a llevarnos a casa. "Deja que te lleve a casa", dijo con firmeza. "No deberías tener que enfrentarte a esto sola".

Publicidad

"¿Estás segura?", pregunté, sintiéndome a la vez agradecida y humillada.

"Absolutamente", respondió, cogiendo el asiento del automóvil de mis manos. "Ya has sufrido bastante. Deja que te ayude".

Enfermera colocando al bebé Luc en una silla de Automóvil | Fuente: Midjourney

Enfermera colocando al bebé Luc en una silla de Automóvil | Fuente: Midjourney

Mientras conducíamos de vuelta a casa, el silencio era pesado. Apenas podía mirar a mi bebé sin que se me hiciera un nudo en la garganta. Se suponía que iba a ser un día alegre, y se había estropeado por algo tan trivial.

Cuando por fin llegamos a la entrada, respiré hondo, preparándome para lo que me esperaba dentro. Tom estaba sentado en el sofá, rodeado de bolsas de la compra, con una sonrisa de orgullo en la cara mientras admiraba sus zapatillas nuevas.

Publicidad
Tom admirando su nuevo par de zapatillas | Fuente: Midjourney

Tom admirando su nuevo par de zapatillas | Fuente: Midjourney

Levantó la vista y, al verme allí de pie con lágrimas corriéndome por la cara, su sonrisa se desvaneció en confusión. "¿Qué te pasa?", me preguntó, verdaderamente despistado.

"Tom", dije, con la voz temblorosa por la rabia y la angustia, "no nos recogiste en el hospital porque estabas comprando zapatillas. ¿Tienes idea de lo mucho que me ha dolido eso?".

Sarah con un bebé en brazos mientras habla con Tom | Fuente: Midjourney

Sarah con un bebé en brazos mientras habla con Tom | Fuente: Midjourney

Publicidad

Se dio cuenta de ello como una tonelada de ladrillos, pero sus siguientes palabras no hicieron más que empeorarlo. "Pensé que podías coger un Uber para volver a casa. No pensé que fuera para tanto".

No podía creer lo que estaba oyendo. No se trataba sólo del viaje, sino de todo. De estar ahí para nosotros, de demostrar que importábamos más que un par de zapatos. Sentí que mi mundo se hacía añicos y lo único que quería era evadirme, pensar, respirar.

Sarah y Tom en el salón | Fuente: Midjourney

Sarah y Tom en el salón | Fuente: Midjourney

La enfermera me puso una mano reconfortante en el hombro. "Si necesitas algo, no dudes en llamar al hospital", dijo suavemente.

"Gracias", susurré, con la voz apenas audible mientras entraba, sintiéndome más sola que nunca.

Publicidad

Necesitaba que Tom comprendiera la gravedad de lo que había hecho. El corazón me latía con fuerza mientras preparaba metódicamente una maleta para Luc y para mí. Cada cosa que metía en la maleta se sentía como un clavo en el ataúd de mi confianza.

Sarah mirando al bebé Luc | Fuente: Midjourney

Sarah mirando al bebé Luc | Fuente: Midjourney

Los suaves arrullos del bebé contrastaban fuertemente con la tormenta que se estaba gestando en mi interior. Tom, aún despistado, observaba desde el sofá.

"Sarah, ¿qué haces?", preguntó, percibiendo por fin la gravedad de la situación.

"Me voy", respondí, sin mirarlo a los ojos. "Necesito tiempo para pensar, y tú tienes que aclarar tus prioridades".

Se levantó de un salto, impidiéndome el paso. "Espera, hablemos de esto. No puedes irte así como así".

Publicidad

"He dejado una nota", dije fríamente. "Léela cuando me haya ido".

Sarah y Tom discutiendo | Fuente:Midjourney

Sarah y Tom discutiendo | Fuente:Midjourney

Pasé junto a él, sintiendo el peso de su mirada en mi espalda. Puse al bebé en la sillita del coche, con las manos temblorosas. El trayecto hasta la casa de mi hermana fue un borrón, mi mente se aceleró con miles de pensamientos, ninguno de ellos reconfortante.

Mi hermana abrió la puerta, con una cara mezcla de preocupación y confusión. "Sarah, ¿qué pasa?".

"Tom...", empecé, con la voz quebrada. "Ha elegido las zapatillas antes que a nosotros".

La hermana de Sarah dándole la bienvenida a su casa | Fuente: Midjourney

La hermana de Sarah dándole la bienvenida a su casa | Fuente: Midjourney

Publicidad

Sus ojos se abrieron de par en par, incrédula, pero no hizo más preguntas. En lugar de eso, me abrazó con fuerza y nos llevó dentro.

Durante la semana siguiente, las llamadas y los mensajes de Tom inundaron mi teléfono. Cada vez que sonaba, una punzada de culpa y tristeza me desgarraba. Sus mensajes iban desde disculpas desesperadas hasta notas de voz llenas de lágrimas, pero los ignoré todos. Necesitaba que sintiera el vacío que sus acciones habían causado.

Smartphone sobre una superficie negra | Fuente: Midjourney

Smartphone sobre una superficie negra | Fuente: Midjourney

Todos los días se presentaba en casa de mi hermana, llamando a la puerta y suplicando verme. Mi hermana montaba guardia, rechazándole cada vez. "No está preparada para hablar, Tom", decía con voz firme.

Una noche, cuando el sol se ocultaba en el horizonte, mi hermana se me acercó con una mano suave en el hombro. "Sarah, quizá deberías hablar con él. Parece... destrozado". Dudé, pero sabía que tenía razón. No podía evitarlo para siempre. Acepté verlo al día siguiente.

Publicidad
Sarah conversando con su hermana | Fuente: Midjourney

Sarah conversando con su hermana | Fuente: Midjourney

Cuando Tom llegó, su aspecto me sorprendió. Tenía un aspecto desaliñado, con ojeras. Se le saltaron las lágrimas en cuanto me vio.

"Sarah", dijo entrecortadamente, "lo siento mucho. He sido un idiota. No me di cuenta de cuánto daño te hice. Por favor, déjame arreglarlo".

Sostuve a nuestro bebé cerca de mí, con el corazón encogido por su dolor. "Tom, tienes que entender que no se trata sólo de perderte la recogida. Se trata de lo que representa. Nuestra familia tiene que ser lo primero, siempre".

Tom pidiendo perdón a Sarah | Fuente: Midjourney

Tom pidiendo perdón a Sarah | Fuente: Midjourney

Publicidad

Asintió enérgicamente, secándose las lágrimas. "Lo sé. Te prometo que cambiaré. Haré lo que haga falta. Ya he empezado a ver a un terapeuta para trabajar en mis prioridades y en la comunicación. Por favor, dame otra oportunidad".

Lo observé, sopesando sus palabras. Vi un destello de auténtico remordimiento y determinación en sus ojos. "Tom, estoy dispuesta a darte otra oportunidad, pero entiende esto: si vuelves a defraudarnos así, no dudaré en marcharme para siempre".

Sarah y Tom hablando | Fuente: Midjourney

Sarah y Tom hablando | Fuente: Midjourney

Su rostro se llenó de alivio y se acercó un paso, pero levanté una mano para detenerlo. "Hay una cosa más", dije con firmeza. "Hasta que demuestres que estás preparado para ser un padre y un marido responsable, tendrás que ocuparte del bebé a tiempo completo. Sin excusas".

Publicidad

Parecía atónito, pero asintió rápidamente. "Lo que sea, Sarah. Haré lo que sea para arreglar esto".

Sarah y Tom mirando al bebé Luc | Fuente: Midjourney

Sarah y Tom mirando al bebé Luc | Fuente: Midjourney

Le entregué a Luc, observando cómo se esforzaba por adaptarse. Estaba claro que no tenía ni idea de lo que le esperaba, pero necesitaba que comprendiera el esfuerzo y el compromiso que suponía cuidar de nuestro hijo.

Durante las dos semanas siguientes, Tom se encargó de todo: los cambios de pañal, las tomas nocturnas, la hora del baño y todas las tareas de la casa. Los primeros días fueron un torbellino de caos y confusión.

Tom bañando al bebé Luc | Fuente: Midjourney

Tom bañando al bebé Luc | Fuente: Midjourney

Publicidad

"Sarah, ¿cómo consigo que deje de llorar?", preguntaba Tom, con una nota de desesperación en la voz mientras abrazaba suavemente a nuestro hijo.

"Prueba a darle de comer", le sugerí, reprimiendo una sonrisa.

A medida que pasaban los días, vi cómo se esforzaba por compaginarlo todo, cómo aumentaba su frustración con cada noche en vela y cada pañal sucio. Pero no se rindió. Poco a poco, empezó a encontrar su ritmo.

Tom cambiando el pañal al bebé Luc | Fuente: Midjourney

Tom cambiando el pañal al bebé Luc | Fuente: Midjourney

Aprendió a calmar los llantos del bebé, a hacer muecas que provocaban risitas dulces y a manejar las pequeñas pero implacables exigencias de un recién nacido.

Una noche, tras un día especialmente agotador en el que todo parecía ir mal: leche derramada, llantos interminables y una persistente dermatitis del pañal, Tom se derrumbó. Se sentó en el borde de la cama, acunando a nuestro hijo, con la cara llena de lágrimas.

Publicidad
Tom sostiene a Luc mientras habla con Sarah | Fuente: Midjourney

Tom sostiene a Luc mientras habla con Sarah | Fuente: Midjourney

"Lo siento mucho, Sarah", dijo, con la voz cargada de emoción. "Fui un completo idiota. No me di cuenta del trabajo que supone esto y de lo mucho que te hice daño. Por favor, perdóname".

Al ver que por fin comprendía la gravedad de sus actos, mi corazón se ablandó. Me acerqué y me senté a su lado, apoyando la mano en su hombro. "Tom, te perdono. Has aprendido la lección".

Tom y Sarah abrazándose | Fuente: Midjourney

Tom y Sarah abrazándose | Fuente: Midjourney

Publicidad

Tom había cambiado de verdad. Dio un paso adelante y se convirtió en el compañero comprensivo y el padre cariñoso que yo sabía que podía ser. Nunca volvió a perderse un momento importante, ya fuera una comida a medianoche o una preciosa primera sonrisa. Sus prioridades estaban en orden, y se aseguró de que supiéramos que éramos su mundo.

Si te ha gustado esta historia, echa un vistazo a otra historia dramática: cómo un marido echó de casa a su mujer embarazada, sólo para que ella se vengara y le pusiera de rodillas. Haz clic aquí para leer la historia completa.

Una mujer embarazada delante de su casa | Fuente: Midjourney

Una mujer embarazada delante de su casa | Fuente: Midjourney

Publicidad

Esta obra está inspirada en hechos y personas reales, pero se ha ficcionalizado con fines creativos. Se han cambiado nombres, personajes y detalles para proteger la intimidad y mejorar la narración. Cualquier parecido con personas reales, vivas o muertas, o con hechos reales es pura coincidencia y no es intención del autor.

El autor y el editor no garantizan la exactitud de los acontecimientos ni la representación de los personajes, y no se hacen responsables de ninguna interpretación errónea. Esta historia se proporciona "tal cual", y las opiniones expresadas son las de los personajes y no reflejan los puntos de vista del autor ni del editor.

Suscríbete a AmoMama para leer las mejores historias del espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Un guardia engreído negó a mi esposa la entrada al cine - Volví días después para vengarme

17 de junio de 2024

Hombre se burla del peso de su esposa tras dar a luz delante de sus amigos – Al instante prueba su propia medicina

09 de mayo de 2024

Hombre gana millones en la lotería y regala todo el dinero a su exesposa - Su novia planea venganza

09 de mayo de 2024

Mi marido me engañó durante el posparto - Fingí no saberlo mientras planeaba mi venganza contundente

18 de abril de 2024

Mi marido mantuvo a su segunda familia en nuestro sótano

03 de abril de 2024

Cargué el viejo teléfono de mi esposo y vi una foto adolescente de nuestra nueva niñera - Pensé que me estaba volviendo loca hasta que llamé a mi suegra

04 de junio de 2024

Este pastel de 30 dólares destruyó mi matrimonio - Mi marido se quebró en medio de su fiesta de cumpleaños

29 de mayo de 2024

Mi hija encontró entradas para una cena romántica en la chaqueta de su padre, pero un detalle en ellas me encogió el corazón

16 de mayo de 2024

Vi a mi suegra colarse en nuestra habitación por la noche y poner algo en la boca a mi bebé - Historia del día

08 de marzo de 2024

Mi esposo no me invitó a su cena de cumpleaños - Me sorprendí cuando accidentalmente descubrí la verdadera razón

30 de mayo de 2024

Mi suegra me envió un regalo insultante tras conseguir un trabajo como profesora de danza – Se puso pálida cuando la invité al espectáculo

13 de junio de 2024

Mi cuñada me trata como una niñera gratis para su hija, pero esta vez le he dado el llamado de atención que se merecía

10 de mayo de 2024

"Tú eres mi padre": hombre rico y solitario encuentra a una niña en la puerta de su casa - Historia del día

23 de abril de 2024

Mi novia me dijo que mi hija había muerto, luego descubrí que mentía - Historia del día

19 de abril de 2024