logo
Un niño con su bicicleta delante de una casa espeluznante | Foto: Midjourney
Un niño con su bicicleta delante de una casa espeluznante | Foto: Midjourney

Niño se esconde en una casa espeluznante durante una tormenta y encuentra su foto entre las pertenencias del inquilino - Historia del día

Jesús Puentes
25 jun 2024
00:15

Alex entró en la espeluznante casa para refugiarse de la tormenta. Había oído que allí vivía una anciana que daba miedo. Pero no tenía elección - la gran tormenta arreciaba afuera. De repente, le llamó la atención un viejo álbum de fotos. Alex se congeló de sorpresa - ¡había una foto suya de cuando era pequeño!

Publicidad

Justo en las afueras de un pequeño pueblo, había una vieja casa envuelta en misterios e historias susurradas. La gente decía que era el hogar de una anciana tan escurridiza que algunos ni siquiera creían que fuera real.

Aquel día borrascoso, mientras los truenos retumbaban como el gruñido furioso de un gigante, Alex y sus amigos estaban inmersos en un juego de escondite. Mientras sus amigos se quedaban en las calles conocidas, Alex, con la imaginación más grande que el cielo, pedaleaba con su vieja y chirriante bicicleta hacia la legendaria casa.

"¡Vaya, mira eso!", su voz se perdió en la tormenta retumbante.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

La casa se alzaba ante él, sus ventanas titilaban como ojos parpadeantes. Los árboles se doblaban y retorcían, sus ramas como dedos nudosos que llegaban hasta él.

Publicidad

Un relámpago partió el cielo, y el trueno que le siguió hizo saltar a Alex.

"¡Rayos!", chilló cuando su moto se tambaleó y él se cayó, aterrizando sobre la hierba mojada. Temblando por la lluvia fría y aguda, se puso en pie.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

"Esto es una locura", se dijo, como solía hacer cuando estaba solo. Con la tormenta cada vez más salvaje, la casa parecía su único refugio.

"Vale, Alex, puedes hacerlo", murmuró, empujando la bici hacia la casa. "¡Sólo es una casa vieja, no un monstruo!".

Entró corriendo, con el corazón latiéndole como loco. Pero, para su sorpresa, el interior de la casa no se parecía en nada a la espeluznante guarida que había imaginado. Era cálido y acogedor, con un acogedor fuego crepitando en algún lugar invisible y flores creciendo en macetas.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

"Vaya, esto sí que es agradable" -susurró Alex. El aroma a vainilla y canela flotaba a su alrededor, tranquilizándolo.

"¿Hola? ¿Hay alguien en casa?", gritó, y su voz resonó en las habitaciones.

Tropezó con un viejo álbum de fotos sobre una mesita de madera. Lo abrió de un tirón.

"¡No puede ser!" Había una foto suya de pequeño. "¿Cómo es posible?" Su mente se agitó.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

De repente, una voz rompió el silencio. "Parece rara, ¿verdad? ¿Esa foto en mi álbum?"

Sobresaltado, Alex se giró para ver a la anciana de pie detrás de él, con una sonrisa suave pero melancólica en el rostro.

"Eh, yo... yo..." balbuceó Alex, dando un paso atrás, con el corazón acelerado por el miedo y la confusión.

"Yo misma hice esa foto, hace mucho tiempo" -continuó la mujer, con una voz profunda que insinuaba historias desconocidas.

Alex tragó saliva y sus palabras se convirtieron en un susurro nervioso: "Pero... ¿cómo? ¿Por qué?"

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

Antes de que ella pudiera responder, el pánico se apoderó de su curiosidad.

Publicidad

"¡Tengo... tengo que irme!", gritó, sus instintos le pedían a gritos que escapara de la inquietante situación. Salió corriendo por la puerta, sin mirar atrás, mientras la lluvia volvía a empaparle.

Pedaleando a través de la tormenta, su mente corría tan rápido como su bicicleta.

"¡Eso ha sido una locura, Alex! ¿Esa foto? ¿Una anciana? ¿Qué está pasando?", gritó al viento rugiente, intentando dar sentido a aquel encuentro surrealista.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

Alex, empapado por la tormenta, se apresuró a entrar en su casa.

"¡Mamá! ¡No te vas a creer lo que ha pasado!", empezó, dispuesto a compartir su salvaje aventura.

Publicidad

Pero su madre seguía trabajando. Temblando, se lavó rápidamente las manos, se quitó la ropa empapada y se envolvió en una toalla suave y mullida.

Con un calor reconfortante empezando a filtrarse de nuevo en su cuerpo, cogió el álbum de fotos de su infancia de la estantería y se subió al sofá, subiendo los pies bajo él mientras hojeaba las páginas.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

El álbum era un mosaico de su vida de niño. Pero al hojear las páginas, se dio cuenta de que había huecos donde debería haber fotos.

Murmuró para sí: "¿Adónde han ido a parar?".

En ese momento, la puerta principal se abrió con un chirrido y entró su madre, Julia, cansada de su jornada. Se detuvo al ver a Alex envuelto en una toalla, acurrucado en el sofá con el álbum extendido ante él.

Publicidad

"¿Qué haces, cariño?", preguntó, cerrando la puerta y uniéndose a él en el sofá.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Alex apenas alcanzó a saludar. Su atención estaba clavada en la fotografía que tenía en las manos, una instantánea de su infancia que reflejaba la que había visto en el álbum de la anciana.

Conteniendo la respiración, se volvió hacia su madre con una pregunta que le quemaba por dentro: "Mamá, ¿quién hizo esta foto?".

Julia suspiró, sentándose a su lado y pasándole suavemente un brazo por los hombros.

"Tu abuela Anna hizo esa foto cuando eras muy pequeño".

Las palabras quedaron suspendidas en el aire mientras la mente de Alex se agitaba. ¿Era posible que la misteriosa dama de la casa espeluznante fuera su abuela Anna?

Publicidad

"¿Abuela Anna?" A Alex le tembló la voz al darse cuenta de ello, y la imagen de la anciana cambió de forma en su memoria.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Julia acercó el álbum y sus dedos trazaron los espacios vacíos. "Las quité", admitió en voz baja.

"Ver su cara fue duro, saber que estaba ahí fuera, en alguna parte, no con nosotros. La vieja bicicleta del garaje fue un regalo suyo. Envió dinero para comprarla justo después de marcharse".

"¿Por qué se fue, mamá? ¿No nos echaba de menos?", la voz de Alex estaba llena de confusión.

"Siempre decía que quería ver mundo, hacer algo grande", murmuró Julia.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

"Intenté comprenderlo, de verdad. Le envié cientos de cartas pidiéndole que volviera, diciéndole cuánto la necesitábamos". Se le escapó una risa amarga. "Todas devueltas, sin abrir. Como si nos hubiera borrado".

Alex escuchó, con el corazón oprimido. "Pero, ¿por qué, mamá? ¿Por qué lo ha hecho?"

"No lo sé, Alex. Ojalá lo supiera", susurró Julia, acercándose a su hijo.

"Quizá podamos traerla de vuelta", dijo Alex, más para sí mismo que para Julia, pues su joven mente ya le daba vueltas al misterio de su abuela como si fuera un rompecabezas por resolver.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Mientras estaban allí sentados, la tormenta exterior parecía hacerse eco de los pensamientos interiores; la imaginación de Alex estaba formando el comienzo de un plan.

"Mañana", pensó, con una chispa de determinación en los ojos, "convertiré esto en una verdadera investigación. Esa señora de la casa que me asustó... Necesito pruebas".

***

Alex se detuvo ante la puerta principal de la misteriosa casa, levantó la mano y llamó. Al principio, no hubo respuesta, sólo el murmullo de la casa crujiendo suavemente bajo la brisa matutina.

Entonces, una pequeña mirilla se abrió, revelando un par de ojos rodeados de arrugas, que le escrutaban atentamente.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

Publicidad

Tras una breve pausa, el pesado cerrojo se echó hacia atrás y la puerta se abrió con un chirrido. A Alex se le cortó la respiración al ver a la anciana.

"Hola, Alex" -le saludó.

Alex parpadeó, y una chispa de miedo lo recorrió.

"¿Cómo... cómo sabes mi nombre?", balbuceó.

"Sé más de ti de lo que crees" -sonrió misteriosamente, haciéndose a un lado para dejarle pasar.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

Cuando Alex entró, el olor a pasteles recién horneados flotaba en el aire. A pesar de los nervios, sintió una extraña comodidad al estar allí.

Publicidad

"Yo... ni siquiera te he preguntado cómo te llamas", confesó Alex, despertando su curiosidad.

"Entiendo lo que te preocupa. Seguramente querías encontrar unas fotos de mi álbum. Soy Anna, tu abuela, Alex", respondió ella.

"¿Por qué no nos visitas si sabes dónde vivimos?", se preguntó Alex.

"Tomemos un té y estas galletas que he preparado. Te lo explicaré todo", sugirió Anna, llevándole a la pintoresca cocina.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

***

Anna dio un sorbo lento a su té y luego miró a Alex con expresión seria.

"Verás, Alex, trabajé mucho en el extranjero. Enviaba dinero a casa todos los meses, con la esperanza de que les hiciera la vida más fácil a ti y a tu madre".

Publicidad

"¿Así que intentaste ayudarnos?", Alex asintió, masticando su pastel.

"Sí, todos los meses", Anna sonrió.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

"Pero las cartas que enviaba con el dinero nunca recibían respuesta. Al cabo de un tiempo, pensé que quizá tu madre seguía enfadada conmigo por haberme marchado. Quizá ya no quería saber nada de mí".

Alex suspiró y comprendió la realidad de la situación.

"Entonces, ¿qué hiciste?"

Los ojos de Anna reflejaban un atisbo de tristeza.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

"Cuando ya no pude seguir trabajando debido a mi salud, regresé. Estaba demasiado asustada para enfrentarme a tu madre. Así que me mudé a esta vieja casa", explicó, señalando a su alrededor.

La voz de Anna se suavizó al continuar: "A lo largo de los años, te he visto crecer desde lejos. Te he visto jugar con tus amigos cerca de aquí, e incluso he asistido a tus presentaciones escolares. Tu madre a menudo se las perdía por motivos de trabajo, pero yo estaba allí, animándote en silencio, sintiéndome orgullosa de cada paso que dabas en aquel escenario."

Sus ojos brillaron al añadir: "Estar cerca de ti, incluso sin que lo supieras, me reconfortaba. Era mi forma de formar parte de tu vida, incluso desde las sombras".

"Tiene sentido", murmuró Alex.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Anna extendió la mano por encima de la mesa y le apretó suavemente la mano.

"Gracias, abuela", dijo Alex, esbozando una pequeña sonrisa. "Me alegro de haberte encontrado ahora".

Tras una larga conversación, Alex decidió que era hora de irse. Se quedó en la puerta, dispuesto a salir, pero se detuvo y se volvió hacia Anna.

"Gracias por la bicicleta", le dijo, "Ha sido mi mejor amiga a lo largo de los años".

Anna asintió: "Aquí siempre serás bienvenido, Alex".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

Alex creía las historias de su abuela. Sin embargo, un pensamiento persistente le atormentaba: las cartas sin respuesta, una barrera deliberada entre su madre y su abuela. Alguien las había estado interceptando, asegurándose de que las cartas de su abuela nunca llegaran a su madre.

Publicidad

Montado en su bicicleta, Alex se dirigió directamente a donde podía conseguir ayuda para resolver este problema vital.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

***

Al recordar los relatos de su abuela sobre las cartas que nunca llegaban a su madre, Alex sospechó que se trataba de un juego sucio. Decidió que había llegado el momento de reunir a sus amigos y embarcarse en una misión real para descubrir la verdad.

"Chicos, tenemos que jugar a agentes secretos", anunció Alex a sus amigos, siempre dispuestos a la aventura.

"Alguien ha estado interceptando las cartas y el dinero de la abuela Anna. Creo que es el tío Martin".

Publicidad

"¿Por qué él?", preguntó su amiga Lily, enarcando las cejas.

Alex frunció el ceño, pensando en el tío Martin.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

"¿Te has dado cuenta de que empezó a recibir cosas elegantes justo cuando dejaron de aparecer las cartas de la abuela? Además, siempre ha sido un poco teleadicto. Mamá casi le arrastra a la oficina de correos para conseguirle un trabajo".

"Sí, ¿y no empezaron a faltar esas cartas más o menos al mismo tiempo?" intervino Max, atando cabos.

"¡Exacto!", exclamó Alex.-. Y nunca me ha caído muy bien. Es un vago, siempre le pedía dinero a mamá hasta que ella le consiguió ese trabajo".

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

"¿Qué propones que hagamos?", preguntó John, con los ojos entrecerrados por la curiosidad.

"Deberíamos echar un vistazo a su casa", sugirió Lily.

Todos estuvieron de acuerdo de inmediato y empezaron a preparar su operación encubierta. Planearon reunirse al día siguiente después de clase.

Alex y sus amigos reunieron algunos objetos necesarios: linternas, una pequeña cámara y guantes para no dejar huellas.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

"Recuerda que tenemos que ser muy sigilosos", les dijo Alex mientras repasaban su plan por última vez.

"No podemos dejar que nadie nos vea, sobre todo los vecinos. Siempre están husmeando".

Los amigos asintieron con la cabeza. Conocían los riesgos, pero les impulsaba la necesidad de descubrir la verdad.

***

A última hora de la tarde, cuando sabían que el tío Martin estaría trabajando, Alex condujo a su equipo hasta la casa. Con un empujón de Max, Alex consiguió abrir una ventana que había quedado ligeramente entreabierta y todos se colaron dentro.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: pixabay

Imagen con fines ilustrativos | Foto: pixabay

La casa estaba en silencio. Se dirigieron de puntillas hacia el despacho de Martin, donde se encontraron con un caos: pilas de papeles y correo viejo apilados y desordenados. Tardaron varios minutos en rebuscar entre el desorden antes de que la mano de Alex agarrara por fin un fajo de cartas oculto bajo un montón de revistas viejas.

Publicidad

"¡Chicos, mirad esto!", levantó las cartas. Cada sobre llevaba el nombre de su madre, escrito a mano y ahora ligeramente descolorido. "Las hemos encontrado. Esto demuestra que ha estado mintiendo".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Una de las cartas le llamó la atención y la abrió con cuidado.

"Querida Julia,

*Te adjunto algo de dinero para la ropa nueva de Alex y otras necesidades. Los echo mucho de menos a los dos y espero que esto ayude un poco. Por favor, escríbeme pronto.

Con amor, Anna"

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

Publicidad

"Realmente intentó comunicarse con nosotros", a Alex se le saltaron las lágrimas al leer las sentidas palabras.

Reunieron todas las cartas y decidieron llevarlas a la comisaría local.

***

"Somos como agentes secretos", declaró Alex al oficial de guardia. "Y hemos descubierto un gran secreto".

"Son pruebas contundentes, chicos, pero no puedo aceptarlas porque fueron tomadas sin permiso. Lo habéis hecho bien, pero tengo que manejar esto legalmente", explicó el oficial con suavidad, reconociendo la gravedad de su descubrimiento pero obligado por la ley.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: pixabay

Imagen con fines ilustrativos | Foto: pixabay

Decepcionados, Alex y sus amigos abandonaron la comisaría, inseguros de su próximo movimiento. Justo entonces llegó Julia, a quien había llamado un vecino que vio a los chicos entrar en casa de Martin.

Publicidad

Al escuchar cómo Alex se lo explicaba todo, a Julia se le llenaron los ojos de lágrimas. Abrazó a su hijo con fuerza.

"Has hecho lo correcto, Alex. Estoy orgullosa de ti", dijo, con la voz entrecortada por la emoción. "No me importa el dinero que se llevó el tío Martin. Lo que importa es traer a la abuela Anna a casa".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

Con eso, Julia se enfrentó a Martin y se reconcilió con su madre. En las semanas siguientes, cuando se supo la verdad y las viejas heridas empezaron a cicatrizar, la familia se reunió poco a poco. Anna volvió a vivir con Alex y Julia, llenando su casa de risas e historias. Al enfrentarse a su engaño, el tío Martin buscó el perdón, que Julia y Anna le ofrecieron con cautela.

Publicidad

Los años de separación se desvanecieron a medida que la familia reconstruía sus lazos, más fuerte y unida que antes.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

Dinos lo que piensas de esta historia y compártela con tus amigos. Puede que les inspire y les alegre el día.

Si te ha gustado esta historia, lee ésta: Sophie estaba disfrutando de una agradable velada en familia cuando su abuela, Evelyn, decidió soltar una bomba. El anuncio de Evelyn iba más allá de lo ordinario. Para conseguir su herencia, Sophie tenía que casarse en el plazo de un mes, ¡a tiempo para el próximo cumpleaños de Evelyn! Lee la historia completa aquí.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Mi madrastra me echó de casa cuando dejé de cocinar para ella y sus hijos — Pero el karma contraatacó al instante

30 de mayo de 2024

Elegí un viejo álbum de fotos en lugar de $10.000 que mi abuelo me dejó en herencia — Su secreto cambió mi vida

22 de junio de 2024

Mi esposo le dio a nuestro hijo su viejo portátil, pero se olvidó de borrar de él sus fotos secretas

10 de abril de 2024

3 historias impactantes de suegras que se pasaron de la raya con sus nietos

21 de marzo de 2024

Una nieta lee un viejo diario a su abuela con Alzheimer y descubre un secreto que nunca debió saber - Historia del día

29 de marzo de 2024

El pequeño Emile Soleil desapareció hace 8 meses – Sus restos fueron encontrados cerca de la casa de su abuelo

21 de abril de 2024

Mujer recibe mensaje del teléfono de su hijo fallecido

17 de abril de 2024

Mi compañera de trabajo no dejaba de burlarse de mis implantes de senos, a pesar de que me los hice para prevenir el cáncer - Hoy me harté

21 de mayo de 2024

Mi suegra fingía estar a dieta para que yo comiera su comida — Sus verdaderas intenciones me dejaron atónita

24 de abril de 2024

Mi marido le daba todo el dinero a su madre - Me quedé helada cuando descubrí la verdad

18 de abril de 2024

Mi marido quiere divorciarse, pero exige que sigamos viviendo juntos - Y eso ni siquiera es lo más loco

06 de junio de 2024

Encontré una puerta oculta en casa de mi prometido - Nunca había hecho las maletas tan rápido

23 de mayo de 2024

¿Me equivoco por tratar a mis nietos de forma desigual?

22 de abril de 2024

Mi familia me desheredó y me echó de casa - Años después, me hicieron heredero único de todo lo que tienen

10 de mayo de 2024