logo
Una pareja en una cita en un restaurante | Fuente: Freepik
Una pareja en una cita en un restaurante | Fuente: Freepik

Mi amor de la escuela me invitó a una cita en un restaurante años después, pero me quedé sin palabras cuando llegó el momento de pagar la cuenta

Guadalupe Campos
27 jun 2024
03:15

Reencontrarme con Jason, mi amor del instituto, en un restaurante elegante parecía una escena sacada directamente de una comedia romántica. Pero la noche dio un giro oscuro cuando su encantadora fachada se resquebrajó, revelando un espantoso secreto que me golpeó como una tonelada de ladrillos. Se había ido el chico al que idolatraba, sustituido por alguien a quien apenas reconocía.

Publicidad

Hola a todos, soy Emma, una mujer de 35 años con una historia que se remonta a mis días de escuela secundaria. Por aquel entonces, yo era la chica tranquila y aficionada a los libros que pasaba más tiempo en la biblioteca que en las fiestas. Estaba enamoradísima de Jason, el chico de oro del instituto. Jason era guapo, popular y parecía tenerlo todo.

Una adolescente leyendo un libro en una biblioteca | Fuente: Midjourney

Una adolescente leyendo un libro en una biblioteca | Fuente: Midjourney

"Emma, vamos, al menos tienes que intentar hablar con él", me decía mi mejor amiga Sarah cada vez que Jason pasaba por delante.

Yo me sonrojaba furiosamente, escondiéndome detrás de mis gruesas gafas. "Sarah, sabes que está fuera de mi alcance. Yo sólo soy... yo".

"Eres increíble, Emma. Tendría suerte de conocerte", insistía ella, pero yo me limitaba a negar con la cabeza.

Publicidad

Jason, rodeado de sus amigos, nunca me dedicaba una mirada. Siempre era el centro de atención como estrella del equipo de fútbol. Yo lo observaba desde lejos, convencida de que ni siquiera sabía que yo existía.

Un adolescente sonriente en el campo de fútbol | Fuente: Midjourney

Un adolescente sonriente en el campo de fútbol | Fuente: Midjourney

Con mis gafas y mis aparatos, nunca esperé que se fijara en mí. Y nunca pasó. Nuestros mundos estaban a kilómetros de distancia.

Años después, me había convertido en una mujer guapa y de éxito. Cambié las gafas por lentes de contacto, los aparatos por una sonrisa perfecta y mi vestuario de nerd por un estilo sofisticado. Construí una próspera carrera en marketing y estaba viviendo mi mejor vida.

Una tarde, mientras escogía aguacates en el supermercado, oí una voz familiar.

Publicidad

"¿Emma? ¿Eres tú?"

Una mujer recogiendo aguacates en un supermercado | Fuente: Midjourney

Una mujer recogiendo aguacates en un supermercado | Fuente: Midjourney

Me giré y vi a Jason, que parecía algo mayor, pero seguía siendo innegablemente guapo. Me miraba incrédulo. "Vaya, estás increíble", dijo con los ojos muy abiertos.

"¿Jason? ¡Hola! Hacía mucho tiempo que no te veía", respondí, sintiendo que se me aceleraba el corazón.

Sonrió cálidamente. "Sí, la verdad es que sí. ¿Cómo has estado?"

Charlamos un rato, poniéndonos al día de nuestras vidas. Le hablé de mi carrera y de mi reciente regreso a la zona.

"¿Así que ahora te dedicas al marketing? Eso es impresionante", dijo Jason, asintiendo.

Publicidad
Un hombre de pie en el pasillo de un supermercado | Fuente: Midjourney

Un hombre de pie en el pasillo de un supermercado | Fuente: Midjourney

"¿Y tú?" pregunté, curiosa por su vida después del instituto.

"Mi trabajo es interesante, pero no es tan glamuroso como el marketing", se rió entre dientes, esquivando con éxito mi pregunta. ¿Por qué lo había hecho? Aún estaba procesando su respuesta cuando me interrumpió con una oferta sorprendente.

"Oye, ¿te gustaría ir a cenar algún día? Ya sabes, para ponernos al día como es debido".

Acepté sin dudarlo. ¡Era Jason! ¡Y me estaba invitando a una cita! Por supuesto, dije que sí.

La pareja charlando en el supermercado | Fuente: Midjourney

La pareja charlando en el supermercado | Fuente: Midjourney

Publicidad

Unos días después, quedamos en un restaurante de lujo del centro. Su elección me impresionó; era un lugar conocido por su elegancia y su buena comida. Jason empezó a recordar nuestros días de instituto mientras nos sentábamos y pedíamos.

"¿Recuerdas cuando ganamos el campeonato de fútbol? Qué tiempos aquellos", dijo riendo. "Todavía salgo con los chicos del equipo. Tenemos la pequeña tradición de reunirnos todos los meses".

El interior de un restaurante de lujo | Fuente: Unsplash

El interior de un restaurante de lujo | Fuente: Unsplash

Le escuché amablemente, pero no pude evitar sentirme un poco desconectada. Yo había dejado atrás la escuela, pero parecía que Jason seguía viviendo en el pasado.

"Suena bien", dije, forzando una sonrisa. "¿Alguna vez te pones al día con alguien más del instituto?".

Publicidad

"La verdad es que no", se encogió de hombros. "Sólo con los chicos. ¿Y tú? ¿Tienes algún recuerdo de por entonces?"

Una pareja en una cita en un restaurante | Fuente: Midjourney

Una pareja en una cita en un restaurante | Fuente: Midjourney

"Bueno", empecé, insegura sobre qué compartir, "pasaba la mayor parte del tiempo en la biblioteca. No hay muchas historias emocionantes".

Se rió. "Recuerdo que siempre tenías la nariz metida en un libro. Es curioso cómo cambian las cosas, ¿eh?".

Llegó nuestra comida y seguimos charlando. Las historias de Jason se volvieron repetitivas, y me di cuenta de que me distraía. Cuando llegó la hora del postre, me excusé para ir al baño.

Una mujer con una copa de vino en la mano durante una cena en un restaurante | Fuente: Pexels

Una mujer con una copa de vino en la mano durante una cena en un restaurante | Fuente: Pexels

Publicidad

Al volver, vi que Jason jugueteaba con algo de mi plato. Antes de que pudiera preguntarle qué hacía, levantó la vista con una sonrisa traviesa.

"Mira esto", susurró, colocando un pelo en mi plato. "Voy a enseñarte un truco".

Mis ojos se abrieron de golpe, pero antes de que pudiera protestar, Jason llamó a la camarera.

"Disculpe, hay un pelo en la comida de mi amiga", dijo, con voz lo bastante alta como para hacer girar cabezas. "Esto es inaceptable".

Primer plano de una comida servida en un plato | Fuente: Pexels

Primer plano de una comida servida en un plato | Fuente: Pexels

La camarera parecía nerviosa y se disculpó profusamente. Se ofreció a llevarse el plato y traernos otros nuevos. Jason, sin embargo, insistió en que no debíamos pagar los platos por las molestias.

Publicidad

Tras un rato de idas y venidas, el gerente se acercó y accedió a compensarnos por las comidas e incluso nos regaló un postre.

Cuando salimos del restaurante, Jason sonreía de oreja a oreja. "Ves, así es como se manejan estos sitios. Nunca hay que pagar por una mala experiencia".

La pareja saliendo del restaurante | Fuente: Midjourney

La pareja saliendo del restaurante | Fuente: Midjourney

Forcé una sonrisa, aún aturdida por lo que acababa de ocurrir. "NO PUEDO CREER que hayas hecho eso".

Jason se encogió de hombros. "Ya sabes, trabajar de promotor no paga mucho, así que tengo que buscar la manera de buscarme la vida para comer en sitios así. Este truco nunca falla".

¿Promotor? Eso era lo que hacía Jason durante las vacaciones de verano en el instituto. No podía creer que siguiera atrapado en ese mismo trabajo. "¿Sigues de promotor?" pregunté, intentando mantener la voz firme.

Publicidad

"Sí, no es glamuroso, pero paga las facturas", dijo, ajeno a mi creciente malestar.

Pareja conversando al salir de un restaurante | Fuente: Midjourney

Pareja conversando al salir de un restaurante | Fuente: Midjourney

"No te preocupes", añadió, percibiendo mi malestar. "La próxima vez será aún mejor. Pero tendrás que pagar tú, ya que esta noche me he encargado yo".

Forcé otra carcajada y asentí. "Claro, Jason. Gracias por lo de esta noche".

Mientras nos despedíamos, le prometí que le llamaría pronto, aunque sabía que nunca lo haría. El chico guay y popular que una vez idolatré seguía estancado en sus días de gloria en el instituto, haciendo trucos baratos para salir adelante. De camino a casa, no podía dejar de reírme de lo absurdo de todo aquello.

Publicidad
Mujer forzando una sonrisa a su cita | Fuente: Midjourney

Mujer forzando una sonrisa a su cita | Fuente: Midjourney

En cuanto saqué el móvil, bloqueé su número y sacudí la cabeza, maravillándome de lo mucho que podía cambiar la gente y seguir siendo la misma.

A la mañana siguiente, me desperté sintiéndome renovada y fortalecida. Tenía un día ajetreado por delante, pero no podía deshacerme de los acontecimientos de la noche anterior. Me sentí bien al ver lo lejos que había llegado y lo mucho que había crecido desde el instituto.

En mi despacho, me moría de ganas de contarle a mi íntima amiga y colega, Mia, lo de la cita.

Primer plano de una mujer utilizando su smartphone | Fuente: Unsplash

Primer plano de una mujer utilizando su smartphone | Fuente: Unsplash

Publicidad

En cuanto entré, se dio cuenta de que pasaba algo. "Cuéntamelo todo, Emma. ¿Qué tal la gran cita?"

Me eché a reír. "Mia, no te lo vas a creer. Jason me puso un pelo en la comida y montó una escena para librarse de pagar nuestra comida".

Los ojos de Mia se abrieron de par en par, incrédula. "¿Hizo QUÉ? ¿Hablas en serio?"

Asentí, aún riendo. "Fue como ver una mala película. No puedo creer que estuviera tan enamorada de él".

Una mujer ríe mientras trabaja con su portátil en la oficina | Fuente: Pexels

Una mujer ríe mientras trabaja con su portátil en la oficina | Fuente: Pexels

Publicidad

Mia negó con la cabeza, riéndose conmigo. "Bueno, al menos conseguiste una comida gratis. Y una buena historia que contar".

Sonreí, dándome cuenta de lo cierto que era. "Sí, y una valiosa lección. A veces, las personas que idolatramos en nuestra juventud resultan ser muy distintas de lo que imaginábamos".

Mia se echó hacia atrás en la silla, aún riéndose. "Ahí has esquivado una bala. ¿Te imaginas salir con alguien que piense que es aceptable hacer cosas así?

Dos mujeres ríen mientras usan sus portátiles en una oficina | Fuente: Unsplash

Dos mujeres ríen mientras usan sus portátiles en una oficina | Fuente: Unsplash

Sacudí la cabeza, sintiéndome más segura de mis decisiones. "No, no puedo. Sólo estoy agradecida por la experiencia. Me demostró lo mucho que he crecido y lo lejos que he llegado desde el instituto".

Publicidad

El resto del día pasó volando mientras me dedicaba a trabajar, pero no pude evitar reflexionar sobre lo mucho que habían cambiado las cosas. La yo del instituto nunca habría creído que estaría donde estoy hoy, y ver a Jason atascado en el pasado me hizo apreciar aún más mi experiencia.

Hombres y mujeres trabajando en un proyecto de oficina | Fuente: Pexels

Hombres y mujeres trabajando en un proyecto de oficina | Fuente: Pexels

Más tarde, esa misma noche, mientras me relajaba en el sofá con una copa de vino, sentí que todo había terminado. Mi enamoramiento de Jason había sido una parte importante de mis años de instituto, pero ya no tenía ningún poder sobre mí.

Era libre para abrazar el presente y el futuro, segura de en quién me había convertido. Sonreí para mis adentros, dispuesta a seguir escribiendo mi historia, capítulo a capítulo.

Publicidad
Una mujer relajándose en el sofá con una copa de vino | Fuente: Midjourney

Una mujer relajándose en el sofá con una copa de vino | Fuente: Midjourney

Esta obra está inspirada en hechos y personas reales, pero se ha ficcionalizado con fines creativos. Se han cambiado nombres, personajes y detalles para proteger la intimidad y mejorar la narración. Cualquier parecido con personas reales, vivas o muertas, o con hechos reales es pura coincidencia y no es intención del autor.

El autor y el editor no garantizan la exactitud de los acontecimientos ni la representación de los personajes, y no se hacen responsables de ninguna interpretación errónea. Esta historia se proporciona "tal cual", y las opiniones expresadas son las de los personajes y no reflejan los puntos de vista del autor ni del editor.

Suscríbete a AmoMama para leer las mejores historias del espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Mi marido quería que limpiara la casa de su amigo por dinero, así que me inventé un plan perfecto para darle una lección

19 de abril de 2024

Mi marido me hizo un regalo que le dije expresamente que no quería – Le di a probar su propia medicina

22 de mayo de 2024

Mi esposo me exigió que me decolorara el pelo - Perdí el aliento cuando descubrí por qué

21 de junio de 2024

Abogado escucha a su hijo burlarse de un niño cuyo padre empaqueta víveres en una tienda - Historia del día

09 de mayo de 2024

Niña de 7 años asustaba a su madre porque sabía su secreto

22 de abril de 2024

A mis abuelos no les gustaba mi prometida por su color de piel y se negaron a darnos su bendición - Su respuesta me impactó

02 de junio de 2024

Mi hija pequeña destapó accidentalmente el secreto de mi marido - Su revelación me dejó pálida

18 de abril de 2024

Encontré el diario de infancia de mi esposa - Ahora quiero el divorcio

24 de mayo de 2024

Conseguí un reproductor VHS usado en eBay - Dentro había un vídeo mío de niño, grabado por mi madre biológica a quien nunca conocí

04 de junio de 2024

Mi cuñada me trata como una niñera gratis para su hija, pero esta vez le he dado el llamado de atención que se merecía

10 de mayo de 2024

Tengo miedo de dar a luz por culpa de mi suegra

23 de abril de 2024

Enfrenté a mi esposo después de que volviera a llegar tarde del trabajo - Su confesión me conmocionó

12 de marzo de 2024

Recibí una invitación inesperada a la boda de mi novio – A pesar de la angustia, decidí ir

17 de junio de 2024

Mis padres me invitaron a cenar para entregar los pendientes de mi difunta abuela a mi hermana, pero eso no fue lo peor

17 de abril de 2024