logo
Una cajera | Fuente: AmoMama
Una cajera | Fuente: AmoMama

Cliente se burló de mí porque trabajo de cajera en el supermercado – Momentos después el karma se vengó por mí

Susana Nunez
27 jun 2024
00:15

La vida de Erin cambia por completo cuando descubre la aventura de su marido. En un giro de los acontecimientos, pierde su trabajo y acepta hacer de cajera en la tienda de comestibles local. Todo va bien hasta que un cliente déspota entra en la tienda, obligándola a mantener la calma y la profesionalidad.

Publicidad

Mi vida dio un giro completo a los 38 años. Soy madre de tres hijos: Emma (15), Jack (9) y Sophie (7), y he pasado de ser gestora de proyectos en una empresa tecnológica mientras criaba a mis hijos a trabajar en una tienda de comestibles.

Congeladores en una tienda de comestibles | Fuente: Pexels

Congeladores en una tienda de comestibles | Fuente: Pexels

Esto es lo que ocurrió.

Las primeras grietas fueron apareciendo poco a poco, todas procedentes de James, mi esposo.

"James, ¿vienes a la cama?", le pregunté una noche mientras estaba sentado en el sofá, con la mirada perdida en el televisor.

Un hombre sentado en una silla | Fuente: Pexels

Un hombre sentado en una silla | Fuente: Pexels

Publicidad

"Dentro de un rato", murmuró, sin levantar la vista. "Tengo que terminar esto".

"¿Terminar qué? La tele está apagada".

Suspiró, pasándose una mano por el cabello, antes de contestar.

"Cosas del trabajo, Erin. ¿Podemos no hacer esto ahora mismo?".

Un hombre tumbado en un sofá | Fuente: Pexels

Un hombre tumbado en un sofá | Fuente: Pexels

Intuía que algo iba mal, pero en medio del caos del trabajo y la familia, no conseguía poner el dedo en la llaga. Entonces, una noche devastadora, descubrí la verdad. James estaba teniendo una aventura.

"¿Cómo has podido hacernos esto?", grité, con lágrimas cayendo por mi cara. "¿A los niños?".

Publicidad
La silueta de una pareja | Fuente: Pexels

La silueta de una pareja | Fuente: Pexels

James bajó la mirada, incapaz de encontrar la mía.

"Lo siento, Erin. Nunca quise llegar tan lejos".

El estrés del divorcio se acumuló a la ya inmensa presión en el trabajo. Las exigencias de mi trabajo se volvieron insoportables mientras intentaba navegar por los escombros emocionales de mi hogar.

Una mujer llorando | Fuente: Pexels

Una mujer llorando | Fuente: Pexels

Publicidad

La concentración y la agudeza de las que antes me enorgullecía se estaban esfumando, y me esforzaba por seguir el ritmo implacable de mi trabajo.

"Erin, necesito esos informes para el final del día", me recordó mi jefa, Lisa. "Sé que las cosas están difíciles en este momento, pero tenemos que seguir por el buen camino".

Una mujer sentada en una mesa | Fuente: Unsplash

Una mujer sentada en una mesa | Fuente: Unsplash

"Lo intento, Lisa", respondí, con voz temblorosa. "Es sólo que... todo se está desmoronando".

Y todo se volvió demasiado. Lisa, aunque simpatizaba con mi situación, no tuvo más remedio cuando mi productividad cayó en picado.

Una mujer mirando su portátil y sujetándose la cabeza | Fuente: Pexels

Una mujer mirando su portátil y sujetándose la cabeza | Fuente: Pexels

Publicidad

"Erin, tenemos que dejarte marchar", dijo Lisa, con los ojos llenos de pesar. "Intenté retenerte, pero tenía las manos atadas en este caso. Lo siento mucho".

Perder mi trabajo fue el golpe final de una serie de dificultades incesantes. La presión económica no hizo sino aumentar la carga emocional de mi divorcio.

Una mujer sujetándose la cabeza | Fuente: Pexels

Una mujer sujetándose la cabeza | Fuente: Pexels

Sabía que tenía que encontrar otro trabajo rápidamente para mantener a mis hijos, pero el mercado laboral era difícil, y los puestos que se ajustaban a mis cualificaciones y a mi salario anterior eran escasos.

"¿Estaremos bien?", me preguntó Emma una mañana mientras untaba con mantequilla una tostada para ella y sus hermanos.

Publicidad
Tostadas con mantequilla en un plato | Fuente: Midjourney

Tostadas con mantequilla en un plato | Fuente: Midjourney

"Lo estaremos", le dije. "Estaremos bien. Hoy tengo una entrevista, y va a ser el trabajo adecuado para nosotros. Te lo prometo, cariño. No te preocupes por nosotros".

"Pero estoy preocupada, mamá", dijo Emma, dando un bocado a la tostada. "No quiero vivir con papá".

Una adolescente | Fuente: Pexels

Una adolescente | Fuente: Pexels

Publicidad

Me dolía el corazón. No podía defraudarles.

La desesperación me llevó a solicitar un puesto de cajera en un supermercado local.

"Mira, sé que no es a lo que estás acostumbrada, Erin", me dijo el gerente, el señor Adams. "Pero este trabajo es estable. Podemos ofrecerte estabilidad y unos ingresos fijos".

Una persona sostiene un contrato | Fuente: Pexels

Una persona sostiene un contrato | Fuente: Pexels

"Lo sé", acepté. "Es que también tengo tres hijos que cuidar".

"Lo comprendo", dijo. "Podemos plantearnos un aumento dentro de tres meses".

Una cajera en un supermercado | Fuente: Midjourney

Una cajera en un supermercado | Fuente: Midjourney

Publicidad

El cambio fue difícil, pero me permitió estar al lado de mis hijos como no había podido antes. El horario predecible significaba que podía asistir a actos escolares, ayudar con los deberes y arropar a mis hijos en la cama todas las noches.

"Esto me gusta, mamá", dijo Sophie mientras la metía en la cama. "No estás siempre con el portátil".

Una niña metida en la cama | Fuente: Pexels

Una niña metida en la cama | Fuente: Pexels

"Estoy de acuerdo", dijo Jack desde su rincón de la habitación. "Ahora mamá siempre está aquí".

Pero como siempre, a pesar de que las cosas parecían positivas en un sentido, la vida siempre iba a lanzarme bolas curvas.

Un niño sentado en la cama | Fuente: Pexels

Un niño sentado en la cama | Fuente: Pexels

Publicidad

Ayer fue diferente. Una madre con dos hijos adolescentes entró en nuestro supermercado. Iba vestida con ropa costosa de marca, al igual que sus dos hijos.

Cuando se acercó a la caja registradora, empecé a registrar la compra con el piloto automático. Estaba cansada y sólo quería que acabara el día. Quería llegar a casa para comer pizza con mis hijos.

Una mujer con ropa cara | Fuente: Pexels

Una mujer con ropa cara | Fuente: Pexels

"¿A qué viene esa cara, querida? ¿Por qué no sonríes a tus clientes?", me preguntó golpeando el mostrador con sus largas uñas.

Llevaba todo el día trabajando y me había olvidado de esbozar una sonrisa.

"Lo siento", le dije, sacando las cosas del carrito.

Publicidad
Un carrito de la compra lleno | Fuente: Midjourney

Un carrito de la compra lleno | Fuente: Midjourney

Luego le sonreí y seguí haciendo mi trabajo.

Pero, por supuesto, la cosa no acabó ahí.

"Yo también tendría esa cara si trabajara aquí. Tu cara parece mala porque no ganas lo suficiente. Por eso te sientes miserable".

Primer plano de una mujer | Fuente: Midjourney

Primer plano de una mujer | Fuente: Midjourney

Publicidad

Los demás clientes de la cola parecían asombrados, mientras yo enrojecía de la vergüenza.

No me avergonzaba de mi trabajo; estaba agradecida por él. Pero fue su feo comentario lo que me hizo querer hacerme un ovillo.

Una mujer conmocionada | Fuente: Pexels

Una mujer conmocionada | Fuente: Pexels

Justo cuando le entregaba la última bolsa, gritó fuertemente cuando uno de sus hijos chocó contra el carrito, todavía agarrado a su iPhone. El carrito volcó, derramando toda la compra por el suelo con un fuerte estruendo, seguido del estallido de cristales.

Las caras botellas de vino se derramaron por el suelo, empapando el pan artesano y el queso gourmet.

Botellas de vino expuestas | Fuente: Unsplash

Botellas de vino expuestas | Fuente: Unsplash

Publicidad

La cara de la mujer se puso roja y gritó a su hijo, humillada.

"¡Michael! ¡Cuidado con lo que haces! Torpe idiota!", chilló.

"Lo siento, mamá", murmuró él, guardándose el teléfono en el bolsillo y mirando a su alrededor.

Un adolescente | Fuente: Pexels

Un adolescente | Fuente: Pexels

Me agaché rápidamente para ayudar a recoger los objetos intactos, manteniendo la compostura.

"No pasa nada, los accidentes ocurren", dije en voz baja, mientras los demás clientes observaban cómo se desarrollaba la escena.

El señor Adams se acercó mientras la mujer y sus hijos se apresuraban a recoger sus cosas.

Publicidad
Un hombre con uniforme | Fuente: Unsplash

Un hombre con uniforme | Fuente: Unsplash

"Señora", dijo amablemente. "Parece que necesita ayuda. Podemos sustituir los objetos rotos, pero tendrá que pagarlos".

La mujer, ahora visiblemente nerviosa, me dio su tarjeta de crédito con un resoplido.

"Toma", dijo.

La pasé, pero la transacción fue rechazada. Volví a intentarlo, pero el resultado fue el mismo.

Una persona con una tarjeta en la mano | Fuente: Pexels

Una persona con una tarjeta en la mano | Fuente: Pexels

Publicidad

"Lo siento, señora, pero su tarjeta ha sido rechazada", dije, intentando ser lo más profesional posible, pero mi interior daba volteretas mientras el karma se lo daba a la mujer.

"Es imposible", dijo. "Tiene que ser un error. Llamaré a alguien para que lo solucione".

Marcó un número y se acercó el teléfono a la oreja, pero no contestaron. Volvió a intentarlo una y otra vez, pero la persona del otro lado no respondió.

Una mujer enfadada | Fuente: Unsplash

Una mujer enfadada | Fuente: Unsplash

La creciente fila de clientes que había detrás de ella empezó a murmurar y a intercambiar miradas, algunos moviendo la cabeza con incredulidad, mientras otros se impacientaban.

La señora Jenkins, una clienta habitual, se adelantó con su pan y su leche, dispuesta a unirse a otra cola.

Publicidad

"Parece que el karma tiene su propia manera de resolver las cosas", dijo con una sonrisa burlona. "Quizá la próxima vez te lo pienses dos veces antes de ser tan grosero con los demás".

Leche y pan en una cesta de la compra | Fuente: Midjourney

Leche y pan en una cesta de la compra | Fuente: Midjourney

Sin forma de pagar y sin que nadie respondiera a sus llamadas, la mujer se vio obligada a esperar en la tienda.

"Puedo conseguirle una silla, señora", se ofreció el señor Adams.

"No. Estoy bien", dijo rígida al final de mi mostrador, claramente mortificada.

Esperó al menos más de una hora, con sus hijos sentados hoscamente cerca y la humillación palpable.

Una mujer sujetándose la cabeza | Fuente: Unsplash

Una mujer sujetándose la cabeza | Fuente: Unsplash

Publicidad

"¿No podemos llamar a un taxi e irnos a casa?", se quejó la hija. "La batería de mi teléfono está a punto de agotarse y tengo cosas que hacer".

La mujer puso los ojos en blanco.

"Basta, Gemma", dijo. "Me da igual lo que tengas que hacer. Esperaremos a tu padre".

Una adolescente | Fuente: Unsplash

Una adolescente | Fuente: Unsplash

Muy pronto apareció el padre, con un aspecto importante y trajeado. Inmediatamente, dirigió su ira contra sus hijos.

"¿Cómo han podido ser tan descuidados? ¿Saben cuánto va a costar esto?", resonó su voz. "No hay concesiones para ustedes".

"Y tú", dijo, volviéndose hacia su esposa. "¿No puedes hacer una simple compra sin montar una escena? Por eso te dije que se lo dejaras a la cocinera".

Publicidad

Toda la tienda observó cómo les reñía. Me dio su tarjeta y me hizo un gesto con la cabeza.

Una persona con una tarjeta en la mano | Fuente: Pexels

Una persona con una tarjeta en la mano | Fuente: Pexels

"Que sea rápido, por favor", dijo. "Tengo que volver al trabajo".

Cuando terminé, tomó las bolsas y salió furioso de la tienda, sin esperar a que le siguiera su familia.

"Lo has manejado con gracia, Erin", dijo el señor Adams. "Anda, recoge tus cosas y vete a casa con tus hijos".

Tenía intención de hacerlo, me esperaba una fiesta de pizza.

Bandejas de pizza casera | Fuente: Midjourney

Bandejas de pizza casera | Fuente: Midjourney

Publicidad

¿Qué habrías hecho tú?

Si te ha gustado esta historia, aquí tienes otra:

Cuando Samantha alcanza un gran hito en el trabajo, decide celebrarlo regalándose algo caro: unos pendientes de diamantes. Pero cuando ella y su marido están con sus amigos, y Ross se lleva todo el mérito, ella no quiere otra cosa que avergonzarle. ¿Lo conseguirá? Y lo que es más importante, ¿se arrepentirá?

Lee la historia completa aquí.

Esta obra está inspirada en hechos y personas reales, pero se ha ficcionalizado con fines creativos. Se han cambiado nombres, personajes y detalles para proteger la intimidad y mejorar la narración. Cualquier parecido con personas reales, vivas o muertas, o con hechos reales es pura coincidencia y no es intención del autor.

El autor y el editor no garantizan la exactitud de los acontecimientos ni la representación de los personajes, y no se hacen responsables de ninguna interpretación errónea. Esta historia se proporciona "tal cual", y las opiniones expresadas son las de los personajes y no reflejan los puntos de vista del autor ni del editor.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Una dependienta le dijo a mi esposa que no era "lo suficientemente guapa" para trabajar en su tienda — Volví unos días después para vengarme

14 de junio de 2024

Compré comida para un indigente y al día siguiente me dejó atónito con su confesión

28 de febrero de 2024

"¡Limpia mis zapatos!": El dueño de una tienda escucha a su hijo burlarse de un niño cuya abuela trabaja de conserje - Historia del día

11 de junio de 2024

Mi suegra se negó a pagar su deuda, diciendo que es "vergonzoso" exigir dinero a una "madre"

21 de junio de 2024

Papá de 3 que vive en una carpa le da sus últimos $2 a extraño en gasolinera, se despierta siendo dueño de una gran empresa - Historia del día

22 de abril de 2024

Hija desagradecida humilla a su madre por ser pobre, luego la vida le da una lección - Historia del día

22 de abril de 2024

Una mujer se da cuenta de que un hombre de 89 años compra rosas rojas en su tienda todos los días y decide seguirlo - Historia del día

13 de junio de 2024

Mi marido me decía constantemente que era una floja - Decidí darle una buena lección

27 de mayo de 2024

Mis codiciosos suegros intentaron deshacerse de nuestra madre enferma, pero ella les dio una lección brillante

10 de junio de 2024

Mi esposo cumplió 50 y de repente se convirtió en el hombre con el que me casé

08 de junio de 2024

Mi hija pequeña saltó a abrazar a un desconocido en el supermercado – La verdad no era lo que esperaba

29 de mayo de 2024

Vendedora despide a un cliente pobre en una tienda de lujo - Historia del día

23 de abril de 2024

Una cazafortunas se burla de una vendedora, pero la vida le devuelve el golpe - Historia del Día

14 de mayo de 2024

Mi pequeño hijo llamó mamá a una vendedora en una tienda - Me rompí al descubrir la verdad

08 de mayo de 2024