logo
Niño con dinero en la mano | Fuente: Flickr.com/Kathleen Tyler Conklin (CC BY 2.0)
Niño con dinero en la mano | Fuente: Flickr.com/Kathleen Tyler Conklin (CC BY 2.0)

Encontré un montón de dinero debajo de la cama de mi hija – Lo que iba a hacer con él me dejó sin aliento

Susana Nunez
27 jun 2024
23:15

Mientras limpiaba la casa, Crystal encontró fajos de billetes debajo de la cama de su hija pequeña Daisy. Curiosa y nerviosa, se enfrentó a la niña y descubrió una verdad desgarradora que le hizo llorar, lo que provocó una llamada urgente a su exesposo.

Publicidad

Hola a todos, especialmente a todas las madres solteras que saben lo que es tener un pequeño mundo del que ocuparse...

Una madre con su hija pequeña | Fuente: Pexels

Una madre con su hija pequeña | Fuente: Pexels

Deja que te presente a mi universo: mi adorable hija Daisy. Acaba de cumplir ocho años y lo es todo para mí. Ella es mi razón para levantarme cada mañana.

La semana pasada fue un torbellino. Después de meter a Daisy en el autobús escolar, corrí a casa con mis útiles de limpieza porque, ya sabes, ¡día de limpieza!

Tras cargar la lavadora y ocuparme del salón, llegó el momento de enfrentarme a la habitación de Daisy. Me esperaba el desorden habitual.

El dormitorio desordenado de una niña | Fuente: Midjourney

El dormitorio desordenado de una niña | Fuente: Midjourney

Publicidad

La habitación de Daisy estaba en su habitual estado de dulce caos. Muñecas, libros para colorear y zapatitos estaban esparcidos por todas partes. Puse sus juguetes en su sitio y por fin empecé a pasar la aspiradora.

Estaba a punto de meter la aspiradora debajo de su cama cuando vi algo allí. Me arrodillé, metí la mano y palpé. Mis dedos rozaron un par de cajas. Al principio pensé que eran viejas cajas de zapatos o de juguetes.

Me picó la curiosidad y las saqué, sin saber lo que encontraría.

Dos cajas bajo la cama | Fuente: Midjourney

Dos cajas bajo la cama | Fuente: Midjourney

En cuanto abrí una de las cajas, exclamé. Dentro había un montón de dinero: billetes de cinco y veinte dólares, bien apilados. Me temblaron las manos al contar.

Publicidad

¿Varios cientos de dólares? ¿De dónde había sacado mi niña todo ese dinero? ¿Y qué pensaba hacer con él?

Me senté en su cama, con la mente llena de preguntas. ¿Cómo podía tener tanto dinero? ¿Me ocultaba algo? El corazón me latía con fuerza cuando pensaba en enfrentarme a ella.

Dos cajas llenas de dinero | Fuente: Midjourney

Dos cajas llenas de dinero | Fuente: Midjourney

Terminé de limpiar la habitación de Daisy rápidamente, luego recogí las cajas y las coloqué en la mesita del salón. Necesitaba respuestas. No podía concentrarme en otra cosa.

Cuando Daisy llegó a casa aquella tarde, era toda sonrisas, charlando sobre su día. "¡Mamá, adivina qué! Hemos compartido caramelos en la comida, ¡y me han dado una estrella por mi dibujo!".

Publicidad
Una niña sonriendo | Fuente: Unsplash

Una niña sonriendo | Fuente: Unsplash

Su felicidad se desvaneció en cuanto vio las cajas de dinero. Palideció y se detuvo a media frase, con los ojos desorbitados.

"¿DE DÓNDE HAS SACADO ESTE DINERO?", le pregunté, mostrándole un billete de cinco dólares. Mi voz temblaba de miedo y rabia. Sentía que el corazón me latía con fuerza en el pecho, cada latido más fuerte que el anterior.

Una mujer con un billete de cinco dólares | Fuente: Pexels

Una mujer con un billete de cinco dólares | Fuente: Pexels

Publicidad

A Daisy se le llenaron los ojos de lágrimas cuando tomó el dinero, pero se lo retiré. "No, Daisy, no hasta que me digas qué pasa".

"Mamá, por favor", gimoteó, con la voz quebrada. "Es para papá".

Una niña mirando hacia arriba | Fuente: Midjourney

Una niña mirando hacia arriba | Fuente: Midjourney

"¿Cómo que es para papá?", exclamé. "¿Por qué necesita papá este dinero?".

Los sollozos de Daisy llenaron la habitación. "¡Mamá, por favor! Devuélvelo. No me quites mi dinero. Lo necesito para papá", volvió a decir.

Me quedé paralizada. Mi exmarido, William, era un hombre de negocios de éxito que vivía en el extranjero. ¿Por qué demonios iba a necesitar dinero de nuestra hija?

Publicidad
Una mujer asustada | Fuente: Midjourney

Una mujer asustada | Fuente: Midjourney

"¿Por qué? ¿Te ha dicho papá por qué lo necesita?", pregunté, intentando mantener la calma. Daisy no paraba de llorar, así que la abracé y le sequé las lágrimas.

Su pequeño cuerpo temblaba en mis brazos y sentí una punzada de culpabilidad por haberla hecho llorar.

"Dime la verdad, cariño. ¿De qué se trata?", le pregunté. Me dolía el corazón, pero necesitaba saberlo. Necesitaba comprender lo que estaba pasando.

Una niña triste llorando | Fuente: Pexels

Una niña triste llorando | Fuente: Pexels

Publicidad

Daisy me miró con aquellos ojos grandes y llorosos. "Papá me ha dicho que tengo que pagarle si quiero verle", susurró con voz temblorosa.

Se me encogió el corazón. "¿Dijo QUÉ?", exclamé, tapándome la boca con las manos, conmocionada.

"¿Por qué no me lo habías dicho antes?", añadí con la voz entrecortada, mientras abrazaba a mi hija.

Una mujer alterada y con los ojos llorosos | Fuente: Pexels

Una mujer alterada y con los ojos llorosos | Fuente: Pexels

Sentí un nudo en la garganta mientras intentaba contener las lágrimas. ¿William se atrevía a pedirle dinero a nuestra hija para verla? ¿Cómo podía?

Daisy moqueó y se limpió la nariz con la manga. "No quería que te preocuparas, mamá", dijo, con voz apenas audible.

Publicidad

"Dime, cariño, ¿de dónde has sacado ese dinero?", presioné suavemente, intentando que el pánico no se reflejara en mi voz.

Una mujer tomando monedas de una caja | Fuente: Midjourney

Una mujer tomando monedas de una caja | Fuente: Midjourney

Antes de que pudiera procesarlo, me entró otro miedo. ¿Había robado Daisy ese dinero? Necesitaba estar segura. Así que le pregunté si le había robado el dinero a alguien.

Daisy me miró con ojos brillantes. "¡No, mamá! No he robado. Ahorré el dinero de Navidad, el de mi cumpleaños y el del almuerzo. Incluso vendí algunas de mis muñecas Barbie y juguetes", explicó, lloriqueando.

Mis ojos se abrieron de par en par, incrédulos. "¿Hiciste todo eso PARA VER A PAPÁ?".

Una mujer disgustada sentada en el sofá | Fuente: Pexels

Una mujer disgustada sentada en el sofá | Fuente: Pexels

Publicidad

Asintió con la cabeza, mientras las lágrimas le corrían por las mejillas. "Sólo quiero verle, mamá. Le echo tanto de menos".

La ira y la tristeza brotaron de mis ojos. "Mi pobre niña, no deberías tener que hacer esto para ver a tu padre", abracé a mi hija, con la voz temblorosa. "No está bien".

Agarré el teléfono y me dirigí al balcón para llamar a William. Tenía mucho que explicar.

Una mujer con un teléfono en la mano | Fuente: Pexels

Una mujer con un teléfono en la mano | Fuente: Pexels

William contestó en dos timbrazos, sonando sorprendido. "¿Crystal? ¿Va todo bien?".

No perdí el tiempo. "¿Le has dicho a Daisy que tiene que pagarte para verla?", le pregunté.

Publicidad

Hubo un breve silencio antes de que dijera: "¿Qué? No entiendo de qué estás hablando".

"¡No te hagas el inocente, William! ¿Cómo se te ocurre pedirle dinero a nuestra hija?", grité.

Un hombre hablando por teléfono | Fuente: Midjourney

Un hombre hablando por teléfono | Fuente: Midjourney

"¡Vaya, vaya! Ahora lo entiendo", suspiró. "Hace meses, Daisy me preguntó por qué nunca la visitaba. Le dije que estoy superocupado con el trabajo, intentando ganar dinero".

La cabeza me dio vueltas mientras jadeaba: "Oh, Dios, William. ¿Qué más le dijiste?".

"Bromeó sobre pagarme la visita, y yo le dije: 'Claro, cariño, tienes que pagarle a papá por su tiempo'. Era una broma, Crystal. Lo olvidé. ¿Por qué?".

Publicidad
Una mujer hablando por teléfono | Fuente: Midjourney

Una mujer hablando por teléfono | Fuente: Midjourney

Sentí que me hervía la sangre. "¡William, eres un IDIOTA! ¿Sabes lo que has hecho? Daisy se lo tomó en serio y ha estado ahorrando dinero sólo para verte", exploté.

"¡Dios mío! ¿En serio?", preguntó, sonando realmente preocupado.

"Le has roto el corazón a nuestra hija", escupí, conteniendo a duras penas las lágrimas.

Un hombre sobresaltado en una llamada telefónica | Fuente: Midjourney

Un hombre sobresaltado en una llamada telefónica | Fuente: Midjourney

Publicidad

Hubo una larga pausa. "No tenía ni idea de que se lo tomara en serio", dijo en voz baja. "Nunca la haría daño intencionadamente. Lo sabes, ¿verdad?".

"Ya no sé qué pensar", respondí, sintiendo que el peso de la situación me presionaba.

Solté lo del dinero bajo la cama de Daisy. "Ha estado ahorrando hasta el último céntimo, vendiendo sus juguetes, sólo para verte", dije, con lágrimas en los ojos.

Dinero | Fuente: Pexels

Dinero | Fuente: Pexels

William tartamudeó, claramente conmocionado. "Yo... no lo sabía", tartamudeó. "Nunca quise hacerle daño".

No podía dejar de gritar. "¿Te das cuenta de lo que le has hecho? Ha estado llevando esta carga ella sola".

Publicidad

"Tienes que arreglarlo", dije con firmeza. "Tienes que hablar con ella y arreglar esto".

Un hombre alterado hablando por teléfono | Fuente: Midjourney

Un hombre alterado hablando por teléfono | Fuente: Midjourney

Se hizo el silencio al otro lado. Luego dijo: "Por favor, dale el teléfono a nuestra hija. Necesito hablar con ella".

Secándome las lágrimas, me acerqué a Daisy. Estaba abrazada a su osito de peluche y parecía muy triste. "Cariño, papá quiere hablar contigo", le dije, entregándole el teléfono.

Tomó el teléfono con manos temblorosas, los ojos abiertos de esperanza y miedo. "¿Papi?", susurró.

Una niña hablando por teléfono | Fuente: Pexels

Una niña hablando por teléfono | Fuente: Pexels

Publicidad

Salí, preparándome para lo que William dijera a continuación. Sólo podía esperar que arreglara las cosas.

Unos instantes después, Daisy vino corriendo y se arrojó a mis brazos. Lloraba, pero de alegría. "¡Mamá, papá prometió verme el próximo fin de semana! ¡Va a venir! Me va a comprar mis muñecas favoritas y mis caramelos!".

Una niña feliz corriendo escaleras abajo | Fuente: Midjourney

Una niña feliz corriendo escaleras abajo | Fuente: Midjourney

No me lo podía creer. Llamé a William para que lo confirmara, y así fue. Estaba dejando su trabajo y volando miles de kilómetros sólo para hacer feliz a Daisy.

"¿Estás seguro?", pregunté, aún incrédula.

"Sí, Crystal. Voy a ir. Te lo prometo", dijo con una voz llena de sinceridad.

Publicidad
Una mujer aliviada hablando por teléfono | Fuente: Pexels

Una mujer aliviada hablando por teléfono | Fuente: Pexels

Colgué, sintiendo una oleada de alivio y gratitud. "Daisy, papá va a venir a verte. Ya no tienes que preocuparte", dije, volviéndome hacia mi hija.

Me miró con los ojos muy abiertos. "¡Siiii! Estoy tan contenta, mami!", gorjeó, y mi corazón empezó a derretirse en ese mismo instante.

Aquella noche, mientras arropaba a Daisy en la cama, le dije: "Cariño, hay algo que debes saber... no se puede comprar tiempo con dinero. Guardaremos este dinero para tu cumpleaños, ¿vale?".

Una niña tumbada en la cama | Fuente: Pexels

Una niña tumbada en la cama | Fuente: Pexels

Publicidad

Asintió, un poco disgustada pero comprensiva, mientras metía el dinero en su alcancía. "Papá no quiere el dinero", dije con una sonrisa. "Quiere que lo guardes y ahorres para algo especial". La sonrisa de Daisy reflejó la mía mientras apretaba con más fuerza la alcancía.

Con mi hija rebosante de ilusión por ver pronto a su padre, me siento muy aliviada de que todo acabara bien. Echando la vista atrás, quizá gritarle a William no fue lo más acertado, pero, sinceramente, ¡ponte en mi lugar! ¿Cómo habrías reaccionado tú?

Una mujer mirando por la ventana | Fuente: Pexels

Una mujer mirando por la ventana | Fuente: Pexels

Esta obra está inspirada en hechos y personas reales, pero se ha ficcionalizado con fines creativos. Se han cambiado nombres, personajes y detalles para proteger la intimidad y mejorar la narración. Cualquier parecido con personas reales, vivas o muertas, o con hechos reales es pura coincidencia y no es intención del autor.

Publicidad

El autor y el editor no garantizan la exactitud de los acontecimientos ni la representación de los personajes, y no se hacen responsables de ninguna interpretación errónea. Esta historia se proporciona "tal cual", y las opiniones expresadas son las de los personajes y no reflejan los puntos de vista del autor ni del editor.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

3 historias desgarradoras en las que padres solteros se enfrentaron a lo peor

09 de abril de 2024

No pude contactar con mi esposo durante días – Luego mi suegra me llamó y me reveló la sorprendente verdad

27 de junio de 2024

Mis hijastros codiciosos mintieron a mi esposo moribundo diciéndole que robé sus joyas y mi marido sabio les dio una lección

10 de junio de 2024

Mi suegro dudaba de que yo hubiera dado a luz a la hija de su hijo – El resultado del ADN lo destrozó

09 de mayo de 2024

"Papá tiene una foto de ella": gritó nuestra hija durante la cena familiar - La verdad nos sorprendió

13 de junio de 2024

Mi hija recién adulta estuvo a punto de casarse con un viejo, me escandalicé hasta que descubrí la verdad - Historia del día

09 de abril de 2024

Mi hija recién adulta casi se casa con un anciano, quedé en shock hasta que descubrí la verdad - Historia del día

17 de junio de 2024

5 historias de personas que se quedaron sin hogar en tiempos difíciles

07 de mayo de 2024

Cogí accidentalmente el equipaje equivocado en el aeropuerto - Lo que vi dentro me dejó boquiabierta

19 de junio de 2024

¿Me equivoco por arruinar la relación de mi esposa con nuestra hija?

08 de mayo de 2024

Mi única hija me desinvitó en la víspera de su boda: "No mereces estar en mi vida"

22 de marzo de 2024

¿Me equivoco por darle una lección a mi nuera después de que hiciera pagar a mi esposa un servicio de limpieza?

10 de junio de 2024

La sorpresa que le di a mi madrastra en mi cumpleaños 18 puso su mundo patas arriba

06 de marzo de 2024

Mi suegra me pidió que la ayudara a cubrir sus deudas - Me horroricé cuando descubrí lo que ocultaba

30 de mayo de 2024