logo
Una mujer apoyando las manos en el vientre | Fuente: Pexels.com/amina-filkins
Una mujer apoyando las manos en el vientre | Fuente: Pexels.com/amina-filkins

Le conté en secreto a mi cuñada que estoy embarazada y arruinó la sorpresa para mi esposo - Él le dio una buena lección

Jesús Puentes
28 jun 2024
05:15

Alice se emociona al descubrir que está embarazada. Se lo confía a su cuñada y juntas planean una cena especial para sorprender al marido de Alice con la noticia. Alice nunca hubiera imaginado que ella lo estropearía todo, ¡ni lo que su marido haría en represalia!

Publicidad

Semanas de planificación culminaron en este momento. Esta noche, bajo el cálido resplandor de las luces de hadas colgadas en el patio trasero, por fin le diría a Mark que íbamos a ser padres.

Se me revolvió el estómago de excitación nerviosa cuando coloqué la cajita blanca con el body que decía "La estrellita de papá" en la mesa, como si fuera un centro de mesa. No sabía que la velada pronto se convertiría en un desastre.

Una caja de regalo | Fuente: Pexels

Una caja de regalo | Fuente: Pexels

Antes le había hecho jurar a Emma, la hermana pequeña de Mark, que guardaría el secreto. Normalmente éramos íntimas, cotilleábamos con tazas de té y nos reíamos sin control ante fotos familiares embarazosas.

Sin embargo, esta vez me tembló la voz al susurrar la noticia: "Mark no tiene ni idea, Em. Por favor, que sea una sorpresa, ¿vale?"

Publicidad

Emma, toda sol y sonrisas brillantes, me apretó la mano con demasiada fuerza. "¡No te preocupes, hermanita! Será épico. La mejor sorpresa de la historia".

Un destello brilló en sus habitualmente cálidos ojos marrones, provocándome un escalofrío que descarté por nerviosismo.

Una mujer sonriendo | Fuente: Pexels

Una mujer sonriendo | Fuente: Pexels

La mesa de la cena bullía de conversación. Los padres de Mark, siempre la imagen de la vida conyugal cómoda, nos obsequiaban con historias de su último proyecto de jardinería. Jason, el novio intermitente de Emma, estaba sentado junto a ella, un poco perdido en el mar de bromas familiares.

A cada momento que pasaba, mi ansiedad aumentaba. Por fin se sirvió el plato principal. ¡Era el momento que estaba esperando!

Publicidad

Me aclaré la garganta, y el tintineo de mi cuchara contra la cerámica fue un sonido ensordecedor en el repentino silencio. Mark, siempre atento, levantó la vista y sus ojos color avellana brillaron de afecto.

Un hombre | Fuente: Pexels

Un hombre | Fuente: Pexels

"Hola a todos", empecé, con una amplia sonrisa dibujada en la cara. "En realidad hay una razón por la que os he invitado a todos aquí esta noche...".

Justo cuando me acerqué a la caja que había en el centro de la mesa, una mano salió disparada a la velocidad del rayo. Era Emma, y su sonrisa se transformó en algo travieso.

"¡Oh, mira! ¿Qué es esto?", exclamó.

Mi corazón martilleó contra mis costillas.

Publicidad

"Emma, espera..." balbuceé, pero ya era demasiado tarde.

El delicado papel del envoltorio se rasgó con un desgarro nauseabundo cuando ella abrió la caja, revelando el diminuto body y la borrosa foto de la ecografía en blanco y negro.

Mujer sonriendo maníacamente | Fuente: Pexels

Mujer sonriendo maníacamente | Fuente: Pexels

"¿Adivinan qué?", declaró, con una voz llena de suficiencia que me hizo sentir una oleada de rabia. "Voy a ser tía".

Sus ojos brillaron de triunfo, recorriendo los rostros atónitos de la mesa.

La sala se quedó en silencio. Mark frunció el ceño, confuso. Mi sonrisa se había evaporado, sustituida por un frío nudo de traición en el estómago.

Publicidad

Se suponía que ése iba a ser nuestro momento, un recuerdo grabado en nuestros corazones para siempre. Ahora estaba manchado por la necesidad impulsiva de Emma de contarlo todo.

Una mujer triste | Fuente: Pexels

Una mujer triste | Fuente: Pexels

El silencio se hizo denso y sofocante. Emma, que aún guardaba la prueba de nuestro secreto, sonreía a su público cautivo.

Se me nubló la vista y una marea de decepción amenazó con desbordarme. No se suponía que fuera así. Las semanas de planificación, los susurros nocturnos con los libros de embarazo, el aleteo nervioso en el estómago... todo se evaporó, sustituido por una fría ira.

"Emma", dije por fin, con voz temblorosa. "Se suponía que era una sorpresa para Mark".

Publicidad

La sonrisa de Emma vaciló un instante y luego reapareció, tensa en los bordes.

Dos mujeres discuten | Fuente: Pexels

Dos mujeres discuten | Fuente: Pexels

"¡Oh, vamos, hermanita! De todas formas, yo lo supe primero. Además -miró a Jason, que miraba atentamente su servilleta-, ¡yo también tengo una noticia emocionante! Jason va a proponerme matrimonio pronto, ¿verdad, Jason?".

Jason, que parecía un ciervo sorprendido por los faros, balbuceó: "Sí. Bueno, yo...".

Tosió, claramente poco preparado para aquel anuncio público.

Mark, siempre perspicaz, habló por fin. Se inclinó hacia mí, me rodeó con el brazo y susurró: "No te preocupes, nena. Te prometo que me ocuparé de esto".

Publicidad
Un hombre guiñando el ojo | Fuente: Pexels

Un hombre guiñando el ojo | Fuente: Pexels

La voz de Mark era tranquila, pero en sus ojos había un brillo acerado que no había visto antes. Se levantó y aplaudió.

"Emma, ¡qué noticia tan maravillosa!", Se aclaró la garganta y se volvió hacia sus padres. "¿Recuerdas cuando se casó la prima Penny y Emma apareció con un vestido blanco? ¿No sería divertido que todos fuéramos de blanco a su boda?".

A Emma se le escapó un grito ahogado. Su fachada cuidadosamente construida se desmoronó como un castillo de arena bajo una ola.

"Mark, ¡no lo harías!" -siseó, con la voz apenas por encima de un susurro.

Una mujer mirando de reojo | Fuente: Pexels

Una mujer mirando de reojo | Fuente: Pexels

Publicidad

Mark le dedicó una sonrisa tensa. "Ya estoy deseando pronunciar mi discurso. ¿Debería contar la historia de la vez que vomitaste sobre Blancanieves en Disney World, o tu obsesivo enamoramiento de Zac Efron?".

Emma se levantó y golpeó la mesa con las manos. "¡Basta ya!" Gruñó. "¿Qué te pasa?"

"Bueno, Emma, parece que a los dos nos gusta revelar secretos y robar protagonismo", respondió Mark. "Pero es importante recordar que algunos momentos están destinados a ser compartidos de forma que hagan sentir especial a la persona a la que van dirigidos".

Un hombre sonriente con una bebida en la mano | Fuente: Pexels

Un hombre sonriente con una bebida en la mano | Fuente: Pexels

Emma enrojeció. "¡No me refería a eso!", gritó, con lágrimas en los ojos. "¡Sólo estaba emocionada!"

Publicidad

La sala contuvo la respiración. Incluso mi ira disminuyó, sustituida por un sordo dolor de compasión. Pero antes de que pudiera decir nada, Jason se levantó bruscamente.

"Si me disculpáis", murmuró, prácticamente corriendo hacia la puerta trasera.

Un silencio atónito se apoderó de la mesa. Mis suegros, normalmente la imagen de la compostura perfecta, intercambiaron miradas de desconcierto. Parecía como si el aire chisporroteara de tensión.

Una pareja madura | Fuente: Pexels

Una pareja madura | Fuente: Pexels

Terminamos la cena con las magdalenas especiales para bebés que había pedido, pero el ambiente seguía apagado. Mis suegros, que solían gastar bromas y burlas, parecían inseguros sobre cómo proceder.

Publicidad

Nos despedimos incómodamente en la puerta, con el peso de la tensión no resuelta. Mark y yo limpiamos en silencio. Más tarde, una vez terminados los platos, se acercó y me dio un fuerte abrazo.

"Lo siento mucho, nena", dijo por fin, y su voz rompió el incómodo silencio. "Estoy segura de que no ha salido como lo habías planeado".

Una pareja abrazándose | Fuente: Pexels

Una pareja abrazándose | Fuente: Pexels

Sacudí la cabeza contra su pecho. "No entiendo por qué Emma me hizo eso".

Mark suspiró. "Así es mi hermana. No me malinterpretes, la quiero muchísimo y creo que es increíble, pero de vez en cuando es como si no pudiera soportar no ser el centro de atención".

"Supongo que se ha dejado llevar un poco" -dije, tratando de encontrarle un lado positivo.

Publicidad

Mark soltó una risita sin gracia. "Puede ser. Pero aun así..."

Se interrumpió, dejando el resto sin decir. Ambos sabíamos que las acciones de Emma habían ensombrecido la velada.

Una mujer triste | Fuente: Pexels

Una mujer triste | Fuente: Pexels

Decidí cambiar de tema, lo miré y sonreí. "Entonces, ¿te hace ilusión ser padre?".

Su rostro se iluminó al instante, borrando todo rastro de preocupación.

"Emocionado ni siquiera empieza a describirlo", dijo, con la voz cargada de emoción. Me acercó y me dio un beso en la frente. "Estoy deseando conocer a nuestro pequeño. Ya me estoy imaginando todas las primeras cosas: la primera sonrisa, los primeros pasos...".

Publicidad

En ese momento, la decepción por la sorpresa arruinada se desvaneció, sustituida por una oleada de alegría pura y sin adulterar.

Una pareja abrazándose | Fuente: Pexels

Una pareja abrazándose | Fuente: Pexels

Esto era real, este vínculo entre nosotros, esta pequeña vida que crecía dentro de mí. Era más grande que cualquier fiesta o entusiasmo fuera de lugar.

Mientras me acurrucaba en la cama junto a Mark, los acontecimientos de la noche se repetían en mi mente. Tal vez, sólo tal vez, éste fuera un punto de inflexión para Emma. Quizá los acontecimientos de esta noche, por incómodos que fueran, sirvieran de catalizador para el cambio.

Publicidad

Tal vez aprendiera por fin que la verdadera felicidad no consiste en ser el centro de atención, sino en celebrar la alegría de los demás.

Una mujer feliz | Fuente: Pexels

Una mujer feliz | Fuente: Pexels

Sólo el tiempo lo diría. Pero por ahora, me aferraba al calor del abrazo de Mark, a la promesa de un futuro lleno de cambios de pañales y risitas, y a la tranquila certeza de que nuestro pequeño secreto, aunque revelado un poco prematuramente, nos había acercado más que nunca.

¿Qué opinas de la represalia de Mark? ¿Hizo lo correcto?

Aquí tienes otra historia sobre traiciones familiares en torno a un regalo, ¡pero lo que hay dentro de ésta te sorprenderá!

Mi nuera me regaló una caja de insectos por mi 60 cumpleaños, cuando oyó mi anuncio en la fiesta, se hizo la víctima

Publicidad

Era mi 60 cumpleaños y estaba decidida a que fuera memorable; al fin y al cabo, sólo se cumplen 60 años una vez, ¿no?

Mientras revoloteaba de una habitación a otra, asegurándome de que todo estaba en su sitio, no podía evitar sentirme un poco ansiosa. Verás, hace una semana, mi nuera Emily y yo tuvimos un pequeño altercado y no pude evitar la sensación de que se volvería en mi contra.

Mujer madura con mirada pensativa | Fuente: Pexels

Mujer madura con mirada pensativa | Fuente: Pexels

Por eso, cuando llegó a mi fiesta mostrándose inusualmente dulce, sentí que se me hacía un nudo de sospecha en el estómago.

Pero decidí olvidarlo y centrarme en disfrutar del día con mi familia y mis amigos.

La fiesta estaba en pleno apogeo cuando sonó el timbre.

Publicidad

"¡Ya voy yo!" llamé, corriendo hacia la puerta. El cartero me entregó un paquete brillantemente envuelto con una gran etiqueta de "Feliz cumpleaños". Mis invitados se reunieron a mi alrededor, picándoles la curiosidad.

"¡Ábrelo, Martha!", me instó alguien... ¡ Haz clic aquí para saber qué ocurre a continuación!

Regalo | Fuente: Pexels

Regalo | Fuente: Pexels

Esta obra está inspirada en hechos y personas reales, pero se ha ficcionalizado con fines creativos. Se han cambiado nombres, personajes y detalles para proteger la intimidad y mejorar la narración. Cualquier parecido con personas reales, vivas o muertas, o con hechos reales es pura coincidencia y no es intención del autor.

El autor y el editor no garantizan la exactitud de los acontecimientos ni la representación de los personajes, y no se hacen responsables de ninguna interpretación errónea. Esta historia se proporciona "tal cual", y las opiniones expresadas son las de los personajes y no reflejan los puntos de vista del autor ni del editor.

Suscríbete a AmoMama para leer las mejores historias del espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Mi esposo no fue a buscarme al aeropuerto porque la esposa de su amigo le pidió que la recogiera después del gimnasio - Le di una lección perfecta

27 de junio de 2024

Mi única hija me desinvitó en la víspera de su boda: "No mereces estar en mi vida"

22 de marzo de 2024

Mi marido no me reservó un asiento en la cena familiar de su madre - Si supiera lo que le preparé en su lugar

22 de abril de 2024

Mi hija de 14 años encontró un chupete en el maletín de mi marido — La sorprendente verdad casi me destruye

09 de mayo de 2024

Mi esposo me exigió que me decolorara el pelo - Perdí el aliento cuando descubrí por qué

21 de junio de 2024

Esposo infiel acude a cita a ciegas y ve allí a su suegra - Historia del día

05 de junio de 2024

Mi suegra arruinó nuestra boda después de que mi marido y yo la echáramos de la lista de invitados - ¿Qué debemos hacer?

09 de abril de 2024

Mi padre destrozó nuestra familia con un solo mensaje - Me vengué, pero a qué precio

30 de mayo de 2024

Mi suegra intentaba robar la reliquia de mi difunta madre, pero se quedó sola y destrozada tras caer en mi trampa

25 de abril de 2024

Mi suegra me regaló una báscula por mi cumpleaños - Pero mi marido no tardó en darle a probar su propia medicina.

06 de junio de 2024

Recibí un anillo de compromiso familiar falso porque mi futura suegra dijo que "no me merecía" el auténtico - Le enseñé una lección sobre el respeto

30 de mayo de 2024

El collar que mis padres me regalaron por mi boda desapareció - Años después, mi padre reveló la sorprendente verdad sobre él

08 de mayo de 2024

Mujer rescata a hombre que perdió la memoria y le miente diciéndole que es su prometida - Historia del día

12 de marzo de 2024

Recibí una invitación inesperada a la boda de mi novio – A pesar de la angustia, decidí ir

17 de junio de 2024