logo
Joyas en un cajón | Fuente: Flickr.com/m01229 (CC BY 2.0)
Joyas en un cajón | Fuente: Flickr.com/m01229 (CC BY 2.0)

Mi nieta me exigió que vendiera mis joyas para pagar su viaje con amigos - Le hice ver la realidad

Guadalupe Campos
01 jul 2024
05:45

A Janet se le rompe el corazón cuando su nieta se transforma para encajar con un grupo glamuroso y materialista en la universidad. Cuando le exige que venda sus preciadas joyas para pagarse un viaje, Janet le enseña a su nieta una dura lección sobre valores.

Publicidad

Es curioso cómo cambia la vida tan deprisa. En un momento, mi nieta Emily era una chica dulce y amable con un corazón lleno de sueños, y al siguiente, era completamente diferente.

Todo empezó cuando se fue a la universidad.

Una joven sonriendo | Fuente: MidJourney

Una joven sonriendo | Fuente: MidJourney

Emily estaba muy emocionada el día que la dejamos. Me dio un fuerte abrazo y me dijo: "¡Abuela, voy a hacer amigos y a aprender tanto!".

Sonreí y le dije que disfrutara de cada momento. No sabía lo que le esperaba.

Al principio, llamaba a casa a menudo y contaba historias sobre sus clases. Luego se hizo amiga de un grupo de chicas que siempre estaban al tanto de las últimas tendencias de la moda. Poco después, Emily empezó a cambiar.

Publicidad
Un grupo de universitarias a la moda | Fuente: MidJourney

Un grupo de universitarias a la moda | Fuente: MidJourney

Empezó a maquillarse más y a pedir a sus padres ropa cara, bolsos de diseño y los últimos teléfonos. Al principio, pensamos que sólo era una fase. Todo el mundo pasa por cambios durante sus años universitarios, ¿no?

Luego sus notas empezaron a bajar y empezó a dejar de lado a sus antiguos amigos. Era preocupante, pero pensamos que acabaría cambiando.

En lugar de eso, empeoró.

Un día vino a visitarme y apenas la reconocí. La Emily que yo conocía estaba oculta bajo capas de maquillaje y ropa cara. Me rompió el corazón.

Anciana sorprendida | Fuente: MidJourney

Anciana sorprendida | Fuente: MidJourney

Publicidad

"Abuela", empezó, con un tono diferente, casi exigente, "necesito que vendas tus joyas".

Parpadeé, sorprendida. "¿Vender mis joyas? Pero, ¿por qué, querida?"

"Mis amigas de la universidad se van de viaje y quiero acompañarlas", dijo impaciente. "No tengo suficiente dinero, y mamá y papá ya han dicho que no lo pagarán. Ya no necesitas las joyas; eres vieja y a nadie le importa tu aspecto".

Sus palabras me atravesaron como un cuchillo.

Una joven señala con el dedo a una anciana | Fuente: MidJourney

Una joven señala con el dedo a una anciana | Fuente: MidJourney

Las joyas a las que se refería eran una colección de preciosos regalos de mi difunto marido. Cada pieza guardaba un recuerdo de nuestra historia juntos.

Publicidad

"Emily" dije en voz baja, intentando mantener la voz firme, "esas piezas significan mucho para mí. Fueron regalos de tu abuelo".

"Lo sé, pero están ahí guardadas. Estoy viva, soy joven y necesito esta experiencia más que tú esos recuerdos", replicó con dureza.

Respiré hondo, intentando mantener la calma. Sabía que no se limitaría a escucharme. Necesitaba un plan para mostrarle la realidad.

Una anciana con expresión pensativa | Fuente: MidJourney

Una anciana con expresión pensativa | Fuente: MidJourney

"De acuerdo, Emily. Si este viaje es tan importante para ti, consideraré la posibilidad de vender las joyas. Pero primero quiero conocer a tus amigas. ¿Por qué no las invitas mañana a tomar el té?".

Emily vaciló, con los ojos parpadeantes de duda, pero acabó aceptando. "Muy bien, abuela. Las invitaré".

Publicidad

Al día siguiente llegaron sus amigas. Eran un grupo muy animado, lleno de energía y entusiasmo. Les di una calurosa bienvenida y las conduje al salón, donde había preparado una buena merienda.

Cuando Emily se excusó para ir al baño, puse en marcha mi plan.

Una anciana entreteniendo a dos mujeres más jóvenes | Fuente: MidJourney

Una anciana entreteniendo a dos mujeres más jóvenes | Fuente: MidJourney

En cuanto Emily estuvo fuera del alcance de mis oídos, me incliné y hablé en voz baja. "Emily me ha pedido que venda mis joyas para pagar el viaje que están planeando. Sin embargo, tengo una oferta mejor para ustedes".

Las chicas se inclinaron hacia mí.

"Les daré una joya a cada una si aceptan cancelar lo de Emily", dije. "Creo que necesita centrarse en sus exámenes finales y no en este viaje".

Publicidad

Los ojos de las chicas se abrieron de sorpresa e intercambiaron miradas codiciosas.

Dos jóvenes intercambiando una mirada conspiradora | Fuente: MidJourney

Dos jóvenes intercambiando una mirada conspiradora | Fuente: MidJourney

Una de ellas, una rubia alta de expresión altiva, fue la primera en hablar. "¿Quieres decir que no tenemos que llevarla con nosotros?".

"Exacto", respondí. "Pueden conservar las joyas, y Emily se quedará aquí estudiando".

Aceptaron de inmediato, con evidente entusiasmo.

"Sinceramente, de todas formas no queríamos que viniera", confesó una chica, tratando de sonar despreocupada. "Ha estado tan pegajosa y desesperada por encajar. La única razón por la que accedimos a que viniera con nosotros fue que pensábamos que ella pagaría la mayor parte de nuestros gastos allí."

Publicidad
Una mujer presumida | Fuente: Pexels

Una mujer presumida | Fuente: Pexels

Me dolió el corazón al oírlo, pero mantuve la compostura. "Ya veo. Así conseguirán lo que quieren y Emily estará mejor aquí".

Justo entonces, Emily irrumpió en la habitación, con el rostro enrojecido por la ira y el dolor. Estaba claro que lo había oído todo.

"¿Cómo pudieron decir eso? dijo. "¡Creía que eran mis amigas!"

La habitación se quedó en silencio. Las chicas parecían sorprendidas, buscando excusas. Por fin, la rubia alta habló, con la voz cargada de falsa preocupación.

Una mujer sentada junto a una ventana | Fuente: Pexels

Una mujer sentada junto a una ventana | Fuente: Pexels

Publicidad

"Emily, no queríamos hacerte daño. Sólo pensamos que sería más fácil para todos".

"¿Más fácil para todos?" A Emily le temblaba la voz. "¡Me estaban utilizando! Nunca les gusté, ¿verdad?".

Otra chica, una morena con demasiado rímel, suspiró dramáticamente. "Emily, no lo entiendes. Estabas tan desesperada por encajar. Pensamos que podrías ser útil, eso es todo".

A Emily se le llenaron los ojos de lágrimas y apretó los puños a los lados. "¿Útil? No puedo creer que alguna vez confiara en ti. Lo hice todo para encajar con ustedes, ¿y esto es lo que me devuelven?".

Una mujer enfadada gritando | Fuente: Pexels

Una mujer enfadada gritando | Fuente: Pexels

La rubia puso los ojos en blanco. "Mira, Emily. Nunca fuiste realmente una de nosotras. Te esforzabas demasiado, y era vergonzoso. Sólo estábamos siendo educadas".

Publicidad

Me dolía el corazón por Emily, pero sabía que necesitaba oírlo. Me quedé a su lado, dispuesta a intervenir si las cosas se descontrolaban, pero éste era el momento de que viera la verdad.

La voz de Emily se quebró al hablar. "Cambié todo de mí por ustedes. Ignoré a mis antiguos amigos, dejé que bajaran mis notas e incluso le pedí a mi abuela que vendiera sus preciosas joyas. ¿Y para qué? ¿Para que me traten así?"

Una joven gritando a otra | Fuente: MidJourney

Una joven gritando a otra | Fuente: MidJourney

La habitación estaba llena de tensión. Las chicas intercambiaron miradas, claramente incómodas. La morena miró a la rubia, que se encogió de hombros con indiferencia.

"Lo que tú digas, Emily. No necesitamos este drama. De todas formas, íbamos a dejarte atrás", dijo la rubia, poniéndose en pie. "Vamos, chicas".

Publicidad

Todas se levantaron, ya sin interés por la conversación. Mientras salían, una de ellas murmuró: "Esto es una pérdida de tiempo".

Emily las vio marcharse, con lágrimas en los ojos.

Joven triste | Fuente: MidJourney

Joven triste | Fuente: MidJourney

Cuando la puerta se cerró tras ellas, se volvió hacia mí, con una expresión de pesar y dolor.

"Abuela, lo siento mucho. No me di cuenta... He sido una estúpida", sollozó y se derrumbó en mis brazos.

La abracé con fuerza, con el corazón roto por ella. "No pasa nada, querida. No eres estúpida. Eres joven y estás aprendiendo. A veces cometemos errores, pero lo importante es que aprendemos de ellos".

Publicidad

Lloró con más fuerza, su cuerpo temblaba por la intensidad de sus emociones.

Una joven llorando | Fuente: Pexels

Una joven llorando | Fuente: Pexels

"Sólo quería encajar. Me sentía tan sola e insegura. Pensaba que si era como ellas, me aceptarían".

Le acaricié el pelo, consolándola lo mejor que pude. "Los verdaderos amigos nunca te pedirán que cambies lo que eres ni que sacrifiques algo tan preciado. Te querrán por lo que eres".

Emily asintió contra mi hombro y sus sollozos fueron remitiendo poco a poco. "Ahora lo entiendo. Siento haberte pedido que vendieras tus joyas. No comprendí lo mucho que significaban para ti".

Publicidad
Primer plano de una mujer llorando | Fuente: Pexels

Primer plano de una mujer llorando | Fuente: Pexels

Me aparté para mirarla y le enjugué las lágrimas con el pulgar. "Sé que no lo hiciste, cariño. Y me alegro de que ahora lo entiendas. Las joyas no sólo son valiosas en términos de dinero; no tienen precio por los recuerdos que guardan."

Volvió a asentir, respirando hondo. "Creo que también tengo que disculparme con mamá y papá. Y a mis viejos amigos. Me he portado fatal con todos los que de verdad se preocupan por mí".

Sonreí suavemente, orgullosa de que se diera cuenta. "Me parece una buena idea. Nunca es tarde para hacer las cosas bien".

Anciana sonriendo | Fuente: Pexels

Anciana sonriendo | Fuente: Pexels

Publicidad

Durante los días siguientes, Emily empezó a reencontrarse con sus antiguos amigos y se centró en sus estudios. Se disculpó con sus padres, quienes, a pesar de su frustración, se sintieron aliviados y la apoyaron.

La vi reencontrarse poco a poco con su verdadero yo, y mi corazón se hinchó de orgullo. No fue un viaje fácil, pero Emily aprendió una valiosa lección sobre la amistad y la autoestima.

En cuanto a mis joyas, permanecieron a buen recaudo, como testimonio del amor perdurable de un marido que conocía su verdadero valor y de la resistencia de una nieta que estaba aprendiendo el suyo propio.

Joyas en un joyero | Fuente: MidJourney

Joyas en un joyero | Fuente: MidJourney

Haz clic aquí para leer cómo Harold tuvo que intervenir para enseñar a su hijo una dura lección sobre el respeto a los demás.

Publicidad

Esta obra está inspirada en hechos y personas reales, pero se ha ficcionalizado con fines creativos. Se han cambiado nombres, personajes y detalles para proteger la intimidad y mejorar la narración. Cualquier parecido con personas reales, vivas o muertas, o con hechos reales es pura coincidencia y no es intención del autor.

El autor y el editor no garantizan la exactitud de los acontecimientos ni la representación de los personajes, y no se hacen responsables de ninguna interpretación errónea. Esta historia se proporciona "tal cual", y las opiniones expresadas son las de los personajes y no reflejan los puntos de vista del autor ni del editor.

Suscríbete a AmoMama para leer las mejores historias del espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Mi dama de honor llevó a su propio maquillador a mi boda porque "mi gusto es ridículo", pero el karma no se lo dejó pasar

27 de junio de 2024

Hombre tala un viejo árbol de la familia y encuentra en su interior una profecía de su bisabuelo - Historia del día

13 de junio de 2024

Encontré una carta de amor en los jeans de mi esposa y me arruinó la vida de forma inesperada

14 de mayo de 2024

Mis hijastros codiciosos mintieron a mi esposo moribundo diciéndole que robé sus joyas y mi marido sabio les dio una lección

10 de junio de 2024

Llegué a casa a una cena romántica, pero no era para mí

24 de abril de 2024

Encontré fotos extrañas de mi papá en el cajón de la mesilla de noche de mi compañera de piso - Historia del día

29 de febrero de 2024

Mis padres no asistieron a mi boda porque el perro de mi hermana estaba enfermo – ¿Estuvo mal lo que hice?

09 de mayo de 2024

Mi esposo me echó de casa cuando estaba embarazada — Mi venganza le hizo caer de rodillas

22 de junio de 2024

Mi amiga habló mal de mi hija, así que hice que se arrepintiera

21 de junio de 2024

Mi esposa se convirtió en madre de alquiler sin que yo lo supiera – La verdad que hay detrás destrozó a nuestra familia

28 de mayo de 2024

Hombre gana millones en la lotería y regala todo el dinero a su exesposa - Su novia planea venganza

09 de mayo de 2024

Mi hija y yo quedamos con hambre repetidamente por culpa de mi hijo y mi nuera – ¿Hice bien en llamarles la atención?

23 de abril de 2024

3 historias desgarradoras de personas desaparecidas cuya verdad se descubrió repentinamente

17 de mayo de 2024

Recibí una invitación inesperada a la boda de mi novio – A pesar de la angustia, decidí ir

17 de junio de 2024