logo
Anciano con un libro en la mano | Foto: Midjourney
Anciano con un libro en la mano | Foto: Midjourney

Después de 40 años, un viejo solitario encuentra el libro que regaló a su primer amor, desvelando un gran secreto que ella le ocultó - Historia del día

Jesús Puentes
01 jul 2024
01:15

James deambulaba por las estanterías de la biblioteca, buscando algo que calmara su alma. Una colección de poesía captó su atención. Abrió el libro y se quedó atónito al ver páginas llenas de versos que había escrito a mano hacía mucho tiempo, dirigidos a una mujer a la que amaba. ¿Cómo había ido a parar allí ese libro y por qué?

Publicidad

En la tranquila soledad de una residencia de ancianos, los días a menudo se mezclaban unos con otros, sin apenas distinción.

James avanzó lentamente por la biblioteca. Su mirada se posó en un libro familiar que estaba entre los títulos más nuevos y brillantes de la estantería. El corazón le dio un vuelco cuando estiró las manos temblorosas para cogerlo. La cubierta estaba desgastada y los bordes deshilachados.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

James abrió el libro por una página al azar y enseguida le llamó la atención su letra en los márgenes: poemas y notas escritos con pasión juvenil. Se lo había regalado a su primer amor, Sara, hacía más de cuarenta años.

¿Cómo había acabado allí, en la biblioteca de la residencia?

Publicidad

James se acercó a la bibliotecaria, que estaba muy ocupada catalogando las nuevas donaciones.

"Perdone, ¿sabe cómo ha llegado este libro hasta aquí?", preguntó, con la voz ligeramente temblorosa por la emoción.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

La bibliotecaria levantó la vista de sus notas.

"Ah, ése", murmuró, con un deje de vacilación en la voz. "Llegó con otras cajas la semana pasada. La donación se hizo de forma anónima, así que no sabemos quién las trajo".

James frunció el ceño, pensativo. Un destello de esperanza se encendió en su interior: ¿podría ser Sara? ¿Habría recordado su pasado común y encontrado la forma de enviar un mensaje a través de aquellas viejas páginas?

Publicidad

Como la bibliotecaria no podía darle más detalles, James sintió el deseo de rastrear el viaje del libro hasta su último propietario, con la secreta esperanza de que le condujera hasta Sara, a la que no veía desde hacía décadas.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

***

A la mañana siguiente, James decidió encontrar a Sara, el hermoso pasado que tanto había echado de menos. Con la ayuda de una amable enfermera, obtuvo de los registros de la biblioteca la dirección vinculada a la donación.

James se sentó en el borde de la cama, apretando los dientes mientras se calzaba los zapatos. Le temblaban las manos, no sólo por la edad, sino por el cóctel de emociones y medicación que corría por sus venas.

Publicidad

"¿Crees que deberías estar haciendo esto, James?", le preguntó su enfermera, Helen, con el ceño fruncido, apoyada en el marco de la puerta.

"Tengo que hacerlo, Helen", respondió James, "Una parte de mi pasado está ahí fuera, llamándome".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Helen suspiró: "Sé que crees que esto es importante, pero tu salud...".

"Siempre se trata de mi salud", interrumpió James, con una pizca de frustración en el tono. "Pero, ¿y mi vida? ¿Qué pasa con terminar algo que empecé hace años?".

Sabiendo que no podría disuadirle, Helen le ayudó a levantarse.

"De acuerdo, pero al menos deja que te lleve. Y me quedaré cerca, te guste o no", insistió Helen. Le dio el abrigo a James y salieron para emprender el viaje.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

***

El viaje fue largo y agotador. Cada bache en la carretera producía una sacudida en el frágil cuerpo de James, y el suave zumbido del automóvil apenas disimulaba la incomodidad.

"Helen, ¿puedes ir un poco más despacio?", preguntó James, haciendo una mueca de dolor cuando otro bache agravó sus doloridos huesos.

"Lo siento, James" -respondió Helen, soltando el acelerador-. "No tenemos ninguna prisa. Llegaremos cuando lleguemos".

A medida que se acercaban a la dirección, el corazón de James empezó a latir con más fuerza. ¿Y si Sara estaba allí? ¿Y si no estaba?

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Por fin, el automóvil se detuvo ante una pintoresca casa rodeada de flores.

"Aquí es", dijo Helen en voz baja, aparcando el automóvil.

James respiró hondo y se agarró a la puerta del automóvil para apoyarse mientras se preparaba para salir. "Gracias, Helen. No sé qué haría sin ti".

"Llámame cuando estés listo", dijo ella y lo abrazó.

James asintió, haciendo acopio de todas sus fuerzas mientras permanecía fuera del automóvil, mirando fijamente la casa que podría contener la clave de su pasado. Ahora sólo unos pocos pasos se interponían entre él y las respuestas que había buscado durante tantos años.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

***

James llegó lentamente al porche, apoyado en su bastón. Pulsó el timbre y la puerta se abrió para dejar ver a un hombre de unos sesenta años.

"¿Puedo ayudarle?", preguntó el hombre, mirando cautelosamente a James.

James templó la voz. "Sí, yo... Busco a alguien que podría haber vivido aquí: una mujer llamada Sara".

El hombre frunció ligeramente el ceño y se puso tenso.

"¿Sara? Aquí no hay ninguna Sara. Debes de haberte equivocado de dirección".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

Publicidad

James vaciló, percibiendo cierta reticencia en el comportamiento del hombre.

"¿Estás seguro? Me han hecho creer que podría estar aquí. Sólo intento reencontrarme un poco con el pasado".

La voz del hombre reflejaba tristeza.

"Sara era mi esposa. Falleció hace algunos años".

"Siento muchísimo lo de tu mujer", respondió James, con un tono lleno de auténtica tristeza. "Me llamo James. Sara y yo estuvimos muy unidos hace muchos años".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

El hombre hizo una pausa, evaluando a James, y luego se apartó ligeramente, abriendo más la puerta.

Publicidad

"Soy Richard, el marido de Sara. Ya que has venido hasta aquí, ¿te gustaría entrar un momento?".

Agradecido por la invitación, James asintió y entró en la casa.

Una vez dentro, Richard cerró la puerta y se volvió hacia James: "¿Qué te trae por aquí después de tantos años?".

James se tomó un momento para ordenar sus pensamientos.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

"Bueno, se trata de un libro que una vez le regalé a Sara. Apareció en una donación en la residencia de ancianos donde vivo. Tenía escritos, poemas, notas... todo de mí para ella".

Las facciones de Richard se tensaron ligeramente.

Publicidad

"Ah, ya veo. Bueno, debió de ser Linda quien donó ese libro. Es nuestra hija. Después de que Sara falleciera, Linda ordenó muchas de sus cosas y las donó a lugares de la ciudad".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

James procesó esta nueva información.

"Linda, ya veo. ¿Crees que es posible hablar con ella? Me gustaría saber más sobre cómo se donó el libro".

Richard se movió incómodo.

"Linda ya no vive aquí, y ha pasado bastante tiempo desde la última vez que hablamos. Se mudó para empezar su propia vida en otro lugar" -explicó Richard, con voz que insinuaba finalidad.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

Publicidad

Dudó: "Preferiría no molestarla con todo esto. Ha pasado por muchas cosas tras la muerte de su madre, y sacar a relucir estos recuerdos podría ser demasiado doloroso para ella en estos momentos."

"Lo comprendo", respondió James con pesar. "Es que hay tantos recuerdos ligados a ese libro... que significa mucho para mí".

Mientras hablaban, la mirada de James se desvió inadvertidamente hacia el pasillo, donde vio un par de zapatos de mujer cuidadosamente colocados junto a la puerta.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Algo le pareció extraño. Empezó a sospechar: ¿Richard no le estaba contando todo?

Tras unos minutos más de tensa conversación, se despidieron y Richard acompañó a James a la puerta. Pero cuando James salió al aire libre, decidió no marcharse de inmediato. En lugar de eso, empezó a caminar lentamente por el vecindario, pues necesitaba tiempo para ordenar sus pensamientos.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

***

James no se había alejado mucho de la casa cuando un automóvil se detuvo en la entrada. Cuando el motor se detuvo, salió una mujer y sus ojos lo observaron hasta que se posaron en él.

Con una inclinación de cabeza, reconoció su presencia y caminaron el uno hacia el otro, con el crujido de la grava bajo los pies rompiendo la tranquilidad del atardecer suburbano.

"Hola, soy Linda" -dijo sonriendo.

James logró esbozar una sonrisa amable a pesar de sentir el peso de su frágil salud y la tensión emocional del día.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

Publicidad

"Hola, Linda. Me llamo James. Pasaba por aquí cuando me he dado cuenta de tu llegada. La verdad es que es toda una coincidencia" -dijo mientras bajaba al banco que había cerca de la casa.

Linda parecía desconcertada: "¿Una coincidencia?".

"Sí", continuó James, eligiendo sus palabras con cuidado.

"Verás, hace muchos años estuve muy unido a alguien que vivía aquí. Se llamaba Sara y era muy especial para mí. Hoy he encontrado algo que nos pertenecía a los dos y me ha traído aquí".

La expresión de Linda se suavizó, un destello de interés iluminó sus ojos: "¿Conociste a mi madre?".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

James asintió, con la voz llena de nostalgia.

"En efecto, la conocí. Sara y yo compartimos muchos recuerdos, y encontré un libro que formaba parte especial de ellos. Acabó en la biblioteca de una residencia de ancianos, donado anónimamente".

"Parece una historia de la que merece la pena saber más. Papá ha estado un poco distante desde que murió mamá, y no es el mejor con las visitas. Pero me gustaría mucho oír tu historia. ¿Quieres venir a cenar?". - Linda le abrió la puerta.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

Agradecido por la invitación y por la oportunidad de descansar tras su viaje, James aceptó: "Gracias, Linda. Te lo agradecería".

***

Publicidad

Richard estaba poniendo la mesa cuando entraron en la casa y no ocultó su disgusto por volver a ver a James. Sin embargo, la presencia de Linda pareció amortiguar la tensión, y pronto se sentaron a tomar una modesta cena de pollo asado y verduras.

Linda y James estaban absortos en una animada discusión que más tarde reveló inesperados puntos en común entre ellos.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

James, al dar un sorbo a su té, se dio cuenta de que Linda elegía la misma mezcla.

"Ah, manzanilla con un toque de menta. Mi favorito para una tarde relajante. Es raro conocer a alguien que también lo prefiera".

Linda sonrió. "Ha sido mi preferido desde que era adolescente. Es curioso cómo elecciones tan pequeñas pueden decir tanto de alguien, ¿verdad?".

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

La conversación fluyó sin esfuerzo hacia las preferencias alimentarias.

"Me he dado cuenta de que te has saltado la ensalada de gambas", mencionó James con indiferencia.

Linda se rió entre dientes: "Sí, siempre he sido alérgica a los marisco. Parece que es cosa de familia, aunque no sé de dónde lo he heredado".

James asintió, con una expresión pensativa en el rostro.

"Yo tengo la misma alergia. Lo descubrí con dificultad cuando viajaba por ciudades costeras para asistir a exposiciones de arte".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

La revelación aumentó el interés de Linda.

"¿Viajabas por arte? Eso suena fascinante. A pesar de las opiniones más prácticas de mis padres sobre las carreras, siempre he sentido esa atracción hacia las artes, sobre todo la escritura."

A James se le iluminaron los ojos. "¿Escribir, dices? ¿Sobre qué escribes?"

"Sobre todo poesía", explicó Linda, con la voz teñida de pasión.

"Eso es maravilloso", respondió James, realmente impresionado. "La poesía es mi pasión".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Richard, que llevaba un rato en silencio, empezó a mostrar signos de inquietud. Su conversación era demasiada coincidencia para él, y su humor cambió visiblemente.

Publicidad

"James -intervino bruscamente Richard-, debes de haber llevado un estilo de vida bohemio con todas tus actividades artísticas. ¿Cómo conseguiste mantener la compostura en medio del caos?".

James, sintiendo el cambio de tono, hizo una pausa antes de responder.

"La vida era realmente vibrante y a veces impredecible, pero el arte siempre fue mi ancla, mi forma de dar sentido al mundo".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

"¿Y el alcohol?" insistió Richard, con los ojos entrecerrados. "¿También formaba parte de "dar sentido al mundo"?".

Linda intervino rápidamente en la conversación.

"Papá, ya basta. James es nuestro invitado, y no es de buena educación sacar a relucir asuntos tan personales".

Publicidad

Richard se quedó callado, con los labios apretados en una fina línea, mientras Linda se volvía hacia James disculpándose.

"No le hagas caso. A veces, el pasado tiene una forma particular de aferrarse demasiado".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Pero la mente de James se llenó de sospechas sobre los motivos de Richard.

¿Cómo sabía cosas tan privadas de su pasado? ¿Por qué se empeñaba tanto en dar una imagen negativa de sí mismo? ¿Qué intentaba proteger u ocultar?

Después de cenar, mientras Linda recogía los platos, James se tomó un momento para serenarse.

Cogió una servilleta que había utilizado Linda y se la metió en el bolsillo, mientras en su mente se formaba un plan para solicitar una prueba de ADN. Necesitaba saber si su corazonada sobre Linda era cierta.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

***

Unos días después, James se reunió con Linda en un tranquilo café. Su salud había empeorado y el estrés de los acontecimientos le había pasado factura.

"Linda, he hecho algo que espero que puedas comprender. He hecho una prueba de ADN. Creo que existe la posibilidad... de que yo sea tu padre".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Linda estaba confusa: "James, yo... No sé qué decir. Richard es mi padre. No me imagino a nadie más siendo mi padre".

"Podría equivocarme. Pero deberíamos estar seguros. Toma", dijo, ofreciéndole el sobre con los resultados. "Podemos mirarlo juntos".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

Linda dudó, le temblaba la mano al coger el sobre. Justo cuando iba a abrirlo, el rostro de James palideció y se agarró el pecho.

"¡James!" gritó Linda, olvidando su vacilación anterior, mientras corría a su lado pidiendo ayuda.

Mientras la cafetería se desdibujaba a su alrededor y las voces se convertían en un eco lejano, James fue trasladado al hospital. La verdad sobre su conexión chocó con su enfermedad en un momento crítico.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

***

Richard y Linda estaban junto a la cama de James. James parecía frágil, pero sus ojos se iluminaron ligeramente ante su presencia.

Richard rompió el silencio: "James, hay algo sobre Sara... algo importante que debes saber".

James asintió débilmente, indicando que quería continuar.

"Sara estaba embarazada cuando os separasteis", empezó Richard, con la voz cargada de años de verdades no dichas. "Llevaba en su vientre a tu hija... nuestra Linda".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Linda exclamó suavemente. Richard continuó con una sonrisa triste.

"Por aquel entonces, tu vida era... turbulenta. Sara no podía hablarte del embarazo. Estaba perdida, insegura, y entonces me conoció durante sus prácticas" -Richard cerró los ojos, abrumado por el peso de los recuerdos-.

"Nos enamoramos, y prometí cuidar de ella y del bebé como si fueran míos".

James tenía los ojos húmedos, llenos de arrepentimiento y gratitud.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

"Y has sido un buen hombre, Richard. Gracias por estar ahí cuando yo no podía".

Richard asintió, las líneas de su rostro se suavizaron cuando apartó la mirada un momento, luchando con los recuerdos y las viejas heridas.

Publicidad

"Mencionó tu nombre antes de morir, James", dijo Richard, con la voz ligeramente quebrada.

"Siempre me dolió saber que una parte de su corazón estaba ligada a ti para siempre. Me pasé años resintiéndolo, sintiéndome un extraño en mi propia familia por culpa de un pasado que no podía cambiar".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

Se acercó a la ventana y respiró hondo, tembloroso.

"Pero viéndote hoy aquí, viendo tu conexión con Linda -aunque ella no sepa toda la verdad-, ahora lo tengo claro. Esto nunca se trató sólo de mí o de mis sentimientos. Se trata de Linda y de lo que merece saber".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

Publicidad

Richard continuó con una sonrisa triste.

"Llevo demasiado tiempo aferrándome a esta amargura, y ya es hora de que la suelte. Formas parte de esta familia, James, tanto si estaba preparado para aceptarlo como si no. No sabemos cuánto tiempo te queda, pero quiero que sea tiempo dedicado a construir nuevos recuerdos, no a lamentar los viejos. Hagámoslo por Sara, por Linda".

James asintió, embargado por la emoción. Las lágrimas corrían por sus mejillas, no sólo por los años perdidos, sino también por la aceptación y la comprensión que por fin le había brindado Richard. Era una comprensión agridulce de todo lo que se había perdido y de todo lo que aún podía apreciarse en el tiempo que quedaba.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

Publicidad

"Gracias a los dos. No puedo deshacer el pasado, pero ahora estoy aquí. Y estoy muy agradecida".

Unos días después, volvieron juntos a casa, donde James, a pesar de su fragilidad, se reunió con Linda y Richard en el salón, compartiendo historias y recuerdos hasta bien entrada la noche.

Era como si el tiempo intentara compensar los años que habían perdido, cada momento ahora saboreado, cada risa un bálsamo para las viejas heridas. Por fin se habían encontrado el uno al otro y estaban decididos a apreciar cada segundo que les quedaba juntos.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

Publicidad

Dinos lo que piensas de esta historia y compártela con tus amigos. Puede que les inspire y les alegre el día.

Si te ha gustado esta historia, lee ésta: Alex entró en una casa espeluznante para refugiarse de la tormenta. Había oído que allí vivía una anciana que daba miedo, pero no tenía elección; fuera arreciaba la inmensa tormenta. De repente, le llamó la atención un viejo álbum de fotos. Alex se quedó helado de sorpresa: ¡había una foto suya de cuando era pequeño! Lee la historia completa aquí.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Cuidé a este niño durante un año cuando de repente me enseñó el secreto de su padre

21 de junio de 2024

Hombre pierde a hija de 6 años en parque de atracciones sin saber que su nueva esposa le ocultó los detalles de la tragedia - Historia del día

06 de marzo de 2024

Mi suegra puso a la venta mi ropa interior en eBay mientras yo estaba en el hospital — Quería quemar su armario, pero se me ocurrió un plan mejor

10 de junio de 2024

Bebé fue robado del hospital, 5 años después la mamá ve una cara familiar en el cementerio

26 de abril de 2024

Mi padre me pidió que bailara con él en mi boda pero no apareció

21 de junio de 2024

Mi novia me dijo que mi hija había muerto, luego descubrí que mentía - Historia del día

19 de abril de 2024

3 historias desgarradoras de personas desaparecidas cuya verdad se descubrió repentinamente

17 de mayo de 2024

Novia huye de su propia boda tras recibir misterioso regalo de bodas - Historia del día

25 de junio de 2024

Mujer rescata a hombre que perdió la memoria y le miente diciéndole que es su prometida - Historia del día

12 de marzo de 2024

Mamá se muere por conocer a la novia de su hijo, queda atónita cuando trae a una mujer de su misma edad - Historia del día

04 de marzo de 2024

El viejo libro de recetas de mi suegra reveló un horrible secreto que destrozó a nuestra familia

02 de abril de 2024

Encontré las fotos de mi infancia en casa de mi suegra – Como huérfana, nunca supe que existían

26 de junio de 2024

5 historias de cómo ayudar desinteresadamente a desconocidos cambió para siempre la vida de las personas

25 de junio de 2024

Conductor de autobús encuentra a un niño abandonado en el asiento trasero que dice ser su hijo - Historia del día

24 de junio de 2024