logo
Billete de 1 dólar estadounidense | Fuente: Pexels
Billete de 1 dólar estadounidense | Fuente: Pexels

Hombre se entristece porque su abuela sólo le deja 1 dólar, hasta que se da cuenta de que hay coordenadas atrás - Historia del día

Susana Nunez
01 jul 2024
23:15

Michael llega al funeral de su abuela. Era su único nieto y siempre tuvieron un vínculo especial, pero en los últimos años, apenas la visitaba porque siempre estaba trabajando. Esperaba heredar la casa donde creció, pero el abogado le dice que ella sólo le dejó un dólar y que la casa pasará a manos de una persona desconocida.

Publicidad

Michael asistió al funeral de su abuela, con el corazón apesadumbrado. Aunque últimamente no se veían a menudo, la quería profundamente. Había sido su roca, su estrella guía.

Cuando sus padres se marcharon, ella lo acogió y le dio un hogar lleno de amor y cuidados. Cuando se hizo mayor, Michael juró recompensarla de todas las formas posibles.

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

Michael encontró un buen trabajo y ascendió rápidamente por la escalera corporativa hasta convertirse en el jefe de la empresa. Ganaba mucho dinero y se aseguraba de enviar una generosa cantidad a su abuela cada mes. Sin embargo, ella siempre se quejaba de que él rara vez la visitaba.

Después del funeral, Michael se dirigió al despacho del abogado para hablar del testamento de su abuela. Entró en el despacho, una habitación poco iluminada con estanterías repletas de gruesos libros de derecho, y se sentó a la gran mesa de caoba.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

Su abuela tenía una casa donde él había crecido, y Michael estaba seguro de que sería para él. Es lo lógico, pensó.

El abogado, un hombre de unos cincuenta años y aspecto severo, abrió un expediente y se aclaró la garganta. "Michael, tu abuela te ha dejado... un dólar".

Los ojos de Michael se abrieron de par en par, conmocionados y furiosos. "¿Qué? ¿Sólo un dólar? ¿Y la casa?".

El abogado se ajustó las gafas. "Lo siento, pero ella pidió que no se revelara la información relativa a la herencia de la casa".

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

Publicidad

Michael apretó los puños. "¡Esto es ridículo! ¿Quién se quedó con la casa?".

El abogado mantuvo la calma. "Me temo que no puedo revelarlo, por deseo de tu abuela. Aquí tienes el dólar que te dejó".

Furioso, Michael recogió el sobre y salió furioso del despacho. Subió al automóvil y se dirigió a casa de su abuela con la mente acelerada.

Mientras recorría las calles que le eran familiares, pensó en el trabajo que había solicitado en otro estado.

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

Michael llegó a casa de su abuela y entró, sintiendo una oleada de nostalgia.

Recorrió la casa despacio, tocando las paredes y los muebles, cada pieza contaba una historia de su pasado. Se dirigió a su antiguo dormitorio y se sentó en la cama; el colchón crujía bajo su peso.

Publicidad

Michael respiró hondo y abrió el sobre que contenía el dólar. Al hacerlo, una nota salió volando y aterrizó en su regazo.

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

Estaba escrita con la pulcra letra de su abuela: "Hay cosas en la vida más importantes que el dinero".

Michael se quedó mirando la nota, con el corazón encogido por la emoción. Desplegó el billete de un dólar y le dio la vuelta, observando unas coordenadas escritas en el reverso.

Intrigado, introdujo las coordenadas en su teléfono y se dio cuenta de que apuntaban a un lugar situado en el otro extremo de la ciudad.

Decidido a desvelar el misterio, Michael salió de casa, subió a su automóvil y condujo hasta la dirección indicada. Pronto llegó a una casa pequeña y pintoresca y vio el vehículo del abogado aparcado cerca.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

Confuso y curioso, Michael salió del coche y se acercó a la casa. Llamó a la puerta y esperó, con la mente llena de preguntas.

Al cabo de unos instantes, una mujer joven abrió la puerta y le miró con una mezcla de curiosidad y cautela. "¿En qué puedo ayudarte?", preguntó.

"¿Conocías a Grace, mi abuela?", preguntó Michael, intentando mantener la calma.

"Sí, la conocí", respondió ella.

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Midjourney

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Midjourney

Publicidad

"¿Podemos hablar?", preguntó él, esperando respuestas.

La mujer se hizo a un lado y le dejó pasar. "Soy Emily", se presentó.

Michael entró en el salón y vio al abogado sentado. Confundido y enfadado, se volvió hacia él. "¿Qué haces aquí?".

El abogado le miró con calma. "Michael, no puedo decírtelo".

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

Los ojos de Michael se abrieron de par en par al comprenderlo. "¿Le dejó la casa a ella? ¿A una desconocida?".

"Michael, con el debido respeto, no es asunto tuyo", dijo el abogado con firmeza.

"¿No es asunto mío?", gritó Michael, con la cara enrojecida. "Es mi casa. Me he criado en ella".

Publicidad

Emily se adelantó, con rostro sincero. "Michael, no lo sabía. Realmente no necesito la casa. Te la devolveré".

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Midjourney

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Midjourney

"Claro que sí", espetó Michael. "Espera una citación judicial". Sin decir nada más, salió de la casa dando un portazo.

Michael pasó la noche en casa de su abuela, paseando por las habitaciones y esperando a que viniera la policía a desalojarlo, pero no vino nadie.

Al día siguiente, al caer la tarde, Michael oyó que llamaban a la puerta. Su corazón latía con fuerza cuando fue a abrirla, esperando problemas. En lugar de eso, vio a Emily de pie, vacilante pero decidida.

"Creo que tenemos que hablar", dijo Emily, de pie junto a la puerta.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Midjourney

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Midjourney

"No tengo nada que decirte", replicó Michael, con voz fría.

"Pero yo tengo algo que decirte", insistió ella, sin moverse.

Michael suspiró y se hizo a un lado para dejarla entrar. Caminaron hasta el salón y se sentaron en el sofá. La habitación estaba cargada de palabras no dichas.

"Grace, tu abuela, era mi amiga", empezó Emily en voz baja.

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Midjourney

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Midjourney

Publicidad

"¿Una amiga? ¿No podías encontrar a alguien de tu edad? ¿Cuántos años tienes, veinte?", se burló Michael, incapaz de ocultar su escepticismo.

"Tengo 26", le corrigió Emily, manteniendo la voz firme. "Pero ésa no es la cuestión. Nos conocimos en un club literario. Los dos fuimos allí para socializar y conocer gente nueva. Inesperadamente, incluso para mí, Grace se convirtió en mi amiga".

Michael enarcó una ceja. "Que yo sepa, los amigos no regalan casas así como así".

"Me quedé igual de sorprendido cuando ayer vino el abogado y me dijo que Grace me había dejado la casa. Nunca quise tomar lo que no era mío. No la necesito. Así que estoy dispuesta a firmar todos los documentos necesarios para devolvérsela", dijo Emily con sinceridad.

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Midjourney

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Midjourney

Publicidad

Michael sintió una punzada de culpabilidad por su comportamiento del día anterior. Ahora estaba claro que Emily no quería hacerle daño.

"He estado pensando en ello", admitió Michael. "Debe de haber una razón para que te lo dejara a ti".

"No lo sé, de verdad", dijo Emily, bajando la mirada.

"Gracias por estar ahí cuando ella necesitaba a alguien", añadió en voz baja.

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Midjourney

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Midjourney

"Para mí fue una alegría, no una obligación", respondió Emily con una sonrisa amable.

El teléfono de Michael sonó, rompiendo el silencio. "Perdona", dijo, apartándose para contestar.

Publicidad

La voz del otro lado estaba emocionada, le informaba de que le habían aceptado para un trabajo en otro estado. Michael sintió una oleada de alegría y alivio. Por fin comprendía lo que tenía que hacer.

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Midjourney

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Midjourney

Volvió junto a Emily, con una nueva determinación en los ojos. "Puedes quedarte con la casa", le dijo, "pero sólo con la condición de que yo pueda visitarla de vez en cuando".

Emily sonrió, aliviada. "Por supuesto, Michael. Siempre serás bienvenido".

Michael sintió que se quitaba un peso de encima. "Vamos", dijo, "te enseñaré la casa".

Caminaron juntos hasta la habitación de su infancia. Los ojos de Emily se abrieron de par en par al ver un viejo telescopio en un rincón. Se acercó a él fascinada, tocando suavemente el frío metal. "Esto es increíble", dijo, volviéndose hacia Michael.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

"De niño soñaba con ser astrónomo", dijo Michael, mirando el viejo telescopio.

"¿Por qué no lo hiciste?", preguntó Emily, con ojos curiosos.

"Resultó que esta profesión no pagaba tanto como yo quería", admitió Michael.

Emily sonrió un poco triste. "Grace siempre me decía que si de verdad amas lo que haces, tarde o temprano te dará buen dinero".

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Midjourney

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Midjourney

Publicidad

"No estoy seguro de que funcione así", replicó Michael, negando con la cabeza.

"¿Te gusta tu trabajo ahora?", preguntó Emily, mirándole fijamente.

"Me pagan bien", dijo Michael encogiéndose de hombros.

"Eso no es exactamente lo que he preguntado", señaló Emily con suavidad.

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

Michael suspiró. "Estoy contento con ello. ¿Qué te gustaría hacer con tu vida?".

"Soy escritora. Un principiante. Ahora no me da mucho dinero, pero espero que cambie algún día", dijo Emily, con la voz llena de tranquila esperanza.

Publicidad

Hubo una pausa entre ellos, llena de pensamientos no expresados. Emily cargó el telescopio, sintiendo su peso. "¿Podemos llevarlo a la azotea? Podrías hablarme de las estrellas", dijo.

Michael vaciló. "No lo sé. Hace mucho tiempo que no lo hago. No estoy seguro de poder".

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Midjourney

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Midjourney

"Por favor", dijo Emily, con ojos suplicantes. "De todas formas, no sé nada de eso, así que puedes inventar algo".

Michael se rio, tomó el telescopio y se dirigió a la azotea con Emily detrás. El aire fresco de la noche los saludó cuando subieron a la azotea, con las luces de la ciudad parpadeando debajo.

Michael colocó el telescopio con facilidad y lo orientó hacia el cielo despejado.

Publicidad

"Adelante, echa un vistazo", dijo, dando un paso atrás.

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

Emily se inclinó y miró por el telescopio. "¡Vaya, es precioso!", exclamó, con la voz llena de asombro.

Michael sonrió, sintiendo una alegría que hacía mucho tiempo que no sentía. "Ése es el Cinturón de Orión", explicó, señalando la constelación. "Y allí está la Osa Mayor".

Emily lo miró con ojos brillantes. "Tú sí que sabes".

Al cabo de un rato, Emily y Michael se sentaron en el tejado junto al telescopio, con el cielo nocturno extendiéndose sobre ellos como un vasto lienzo tachonado de estrellas.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

"Siempre me han fascinado y asustado las estrellas", dijo Emily, con voz suave. "Somos tan pequeños comparados con ellas".

Michael asintió. "Por eso me gustan. Considerando el tamaño de nuestro universo, todos nuestros problemas parecen insignificantes".

Emily se lo pensó y asintió lentamente. "Quizá tengas razón".

Michael miró al cielo. "¿Sabías que las estrellas que vemos ya han muerto?".

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Unsplash

Publicidad

Emily se volvió hacia él, sorprendida. "Eso suena bastante deprimente".

"A mí me parece inspirador", dijo Michael. "Incluso después de la muerte, siguen brillando".

Emily sonrió, pensando en sus palabras. "Grace también lo consiguió. Incluso después de su muerte, consiguió sacudirnos".

Michael rio entre dientes. "Siempre fue así".

Michael notó que Emily temblaba de frío. "¿Vamos dentro?", preguntó.

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Unsplash

Emily asintió, agradecida. "Sí, empieza a hacer frío".

Michael la ayudó a levantarse y empezaron a caminar hacia la puerta. "¿No te llevas el telescopio?", preguntó Emily.

Publicidad

Michael miró hacia el telescopio y luego hacia las estrellas. "No", dijo sonriendo. "Creo que éste es el lugar perfecto para ello".

Bajaron las escaleras de la azotea y, al descender, Emily tropezó con un escalón y estuvo a punto de caerse. Michael alargó rápidamente la mano y la agarró, acercándola.

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

Sus rostros estaban a escasos centímetros y se miraron a los ojos, alargándose el momento. Sin pensarlo, Michael se inclinó y besó a Emily. Ella le devolvió el beso y sus emociones se entremezclaron.

Hicieron una pausa, los dos sin aliento, y luego se sonrieron. La conexión era innegable. Aquella noche permanecieron juntos. Fue una noche que ninguno de los dos olvidaría.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

Al día siguiente, Emily y Michael se despertaron juntos, con la luz de la mañana entrando por la ventana. Emily se estiró y sonrió a Michael.

"¿Qué te parece si desayunamos juntos?", sugirió con voz cálida.

Michael dudó. "Me gustaría, pero tengo que irme", dijo, con tono de disculpa.

La sonrisa de Emily se desvaneció. "¿Adónde?", preguntó, con confusión en los ojos.

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

Publicidad

"He solicitado un trabajo en otro estado. Ayer me llamaron para decirme que me habían aceptado", respondió Michael, evitando mirarla.

Emily se incorporó al darse cuenta. "¿Así que ayer sabías que no te quedarías aquí?".

Michael asintió lentamente. "Sí, pero...".

Emily se levantó de la cama, con el rostro enrojecido por la ira. "¿En qué estaba pensando? ¿Cómo he podido caer en esto?", murmuró, más para sí misma que para él.

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Unsplash

"Emily, de verdad que no quería hacerte daño", suplicó Michael. "Anoche... No sé, algo cambió en mí. Sentí algo que nunca había sentido antes".

Publicidad

Emily negó con la cabeza, recogiendo su ropa. "No me cuentes cuentos de hadas. ¿Cómo he podido ser tan idiota?". Se vistió rápidamente, con movimientos bruscos y apresurados.

"¡Emily, espera!", gritó Michael, pero ella no se detuvo. Salió de la habitación e, instantes después, él oyó cerrarse la puerta principal con una finalidad que le encogió el corazón.

Se tumbó en la cama y se cubrió la cara con las manos, sintiendo el peso del arrepentimiento y la confusión. Tras permanecer acostado durante lo que le pareció una eternidad, Michael se obligó a levantarse.

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

Metió las maletas en el coche y condujo de vuelta a la ciudad donde vivía, con la mente llena de pensamientos sobre Emily y lo que podría haber sido.

Publicidad

Una semana después, Michael ya estaba trabajando en su nuevo empleo. Tenía un puesto más alto y un sueldo mayor, tal como siempre había soñado. Pero mientras estaba sentado en su mesa, mirando el papeleo que tenía delante, sentía un vacío en su interior.

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

Casi sin darse cuenta, Michael empezó a buscar a Emily en Internet. Encontró las novelas que había escrito y pulsó sobre la última. Era sobre estrellas.

Impulsivamente, Michael salió de su despacho y se dirigió a la ciudad donde había vivido su abuela y donde aún vivía Emily.

Cuando llegó a casa de Emily y llamó a la puerta, nadie respondió. Desesperado, Michael recordó el club literario que ella había mencionado.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Midjourney

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Midjourney

Volvió a su automóvil y condujo hasta allí, con el corazón latiéndole a mil por hora. Michael entró en el club literario y enseguida vio a Emily entre la multitud. Su corazón se aceleró cuando se acercó a ella.

"Emily, ¿puedo hablar contigo en privado?", le preguntó con voz urgente.

Emily parecía sorprendida y un poco recelosa. "No tenemos nada de qué hablar", respondió ella, dándose la vuelta.

"Vale", dijo Michael, alzando un poco la voz para que se le oyera por encima del murmullo de la habitación. "Entonces lo diré aquí mismo. Mi abuela sólo me dejó un dólar con coordenadas y una nota que decía que hay cosas más importantes que el dinero".

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Midjourney

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Midjourney

Emily hizo una pausa, luego se levantó y se acercó a él. "Ya te lo he dicho, Michael, estoy dispuesta a devolverte la casa", dijo, con voz firme pero triste.

"No, no lo entiendes", insistió Michael. "Las coordenadas del dólar llevaban a tu casa. Mi abuela quería que te encontrara".

Emily parecía confusa. "¿Y eso qué tiene que ver?".

Michael respiró hondo. "No mentía cuando dije que aquella noche sentí algo que nunca antes había sentido. Me di cuenta de que Grace tenía razón; hay cosas más importantes que el dinero. Tú eres más importante, Emily. Más que nada en mi vida".

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

Publicidad

Los ojos de Emily se suavizaron, pero permaneció en guardia. "Pero elegiste tu trabajo", dijo en voz baja.

"Lo dejé", confesó Michael. "Conduje hasta aquí sólo para verte. No quiero brillar después de la muerte; quiero brillar ahora. Contigo".

Por un momento se hizo el silencio. Entonces Emily dio un paso adelante, acortando la distancia que los separaba. Tiró de Michael por el cuello y lo besó profundamente. La gente del club literario se dio cuenta y empezó a aplaudir.

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

"Igual que en los libros", comentó una de las mujeres con una sonrisa.

Michael y Emily se apartaron, sonriéndose el uno al otro. Volvieron a besarse, esta vez sabiendo que habían encontrado algo verdaderamente especial.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Si te ha gustado esta historia, lee ésta: Tras la muerte de su marido, Margaret decidió hacer realidad su viejo sueño de abrir una cafetería. Al darse cuenta de que no podía hacerlo sola, tuvo que contratar a un joven para que la ayudara. Gracias a él, descubrió un secreto que su difunto marido había ocultado durante 20 años. La historia completa aquí.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Mi esposa se convirtió en madre de alquiler sin que yo lo supiera – La verdad que hay detrás destrozó a nuestra familia

28 de mayo de 2024

Una nieta lee un viejo diario a su abuela con Alzheimer y descubre un secreto que nunca debió saber - Historia del día

29 de marzo de 2024

Hombre recibe boleto de ida de remitente anónimo que lo lleva hasta mujer que creía muerta - Historia del día

25 de junio de 2024

3 historias desgarradoras de personas desaparecidas cuya verdad se descubrió repentinamente

17 de mayo de 2024

Tras la muerte de su abuela en una residencia, un hombre recibe un sobre con varios billetes de dólar - Historia del día

18 de junio de 2024

Niño visita a su difunto papá para quejarse de los abusones del colegio, halla paquete con su nombre en la tumba - Historia del día

12 de abril de 2024

Esposa se da cuenta de que esposo siempre sale de casa cuando suena su teléfono, un día decide seguirlo

07 de marzo de 2024

Hombre gana millones en la lotería y regala todo el dinero a su exesposa - Su novia planea venganza

09 de mayo de 2024

Mi amiga habló mal de mi hija, así que hice que se arrepintiera

21 de junio de 2024

3 historias sobre herencias familiares que dieron un giro inesperado

13 de marzo de 2024

Mi hija dejó de hablar cuando mi suegra empezó a cuidarla - Mi esposa y yo encontramos un dibujo que expuso a su abuela

11 de marzo de 2024

Estudiante grita cuando ve a su maestra por primera vez: "Mi papá tiene una foto tuya" - Historia del día

06 de marzo de 2024

Hombre renunció a herencia millonaria por un viejo oso de peluche - Resultó ser un brillante plan de venganza

03 de abril de 2024

Mujer alquila apartamento y descubre que un desconocido ya vive allí - Historia del día

27 de junio de 2024